Música para el fin de semana – Prince

Hoy no podía ser otro. Un gran artista, el mejor guitarrista del mundo (yo desconfío de las clasificaciones “el mejor”, pero cuando el que la hace es Eric Clapton…), encaró y brilló en todas las manifestaciones de la música popular de las últimas décadas (No le iban Hip hop y Tecno, pero, bueno, a mí tampoco). Lo único que le faltó, o le sobró, es esa necesidad de ser amado por el público que tienen casi todos los ídolos.

Hoy otros, que conocen mejor su música, están subiendo sus temas clásicos: “Dirty Mind”, “Purple Rain”, “Sign of the times”, … Búsquenlos; vale la pena. Como este blog es muy personal, yo me quedo con esta performance que dio con el gordo Cee Lo en New York.

prince

3 respuestas a Música para el fin de semana – Prince

  1. petebondurant2 dice:

    Un día muy triste para mi. Lo sigo desde los 15 años (tengo 28). En Argentina no hay mucha noción de quién fue Prince, ni de su legado inmenso, ni de su influencia casi omnipresente en la música popular actual. En USA es una leyenda, una celebridad con un status reservado para muy pocos.
    Creo que en Argentina, la música negra en sí no es valorada en toda su dimensión, y queda relegada detrás de otras expresiones. No me explico muy bien la causa, pero intuyo una supervivencia cultural de “lo británico” por sobre “lo yanqui”; una concepción de la “cultura rock” como algo eminentemente “blanco”, escindido de su raíz negra y de esa monumental fuerza cultural que fue y es la música afroamericana. Prince era capaz de resumir y sintetizar toda esa fuerza en su sola persona, con una facilidad pasmosa.
    En todo caso, habla muy bien de usted este homenaje, Abel.
    Un saludo.

  2. claudiad dice:

    ¿Cómo que en Argentina no hay mucha noción de quién era Prince? Los que tenemos su edad sabíamos muy bien quién era: un Artista Absoluto. Nunca vendido a las industrias, andrógino, seductor y exquisito.
    Los hombres suelen preguntarse por qué Prince enloquecía a las mujeres si todo en él era hiperbólico. Les rompe la cabeza que sedujera con esos turbantes a lo Carmen Miranda, su tacos amarillos o el look Sai Baba Cool que curtió en sus finales, mientras seguía innovando y derribando multinacionales. O mientras advertía del … ¡Nuevo Orden Mundial!
    Es que no solamente era tan bello como diminuto.
    Era atemporal. Podíamos imaginarlo en cualquiera de las eras históricas siendo indefectiblemente el centro. Pero por sobre todo, era arte, en su expresión más hipnótica. El tipo hechizaba.
    No hacía performances “rentadas” como esos patéticos y pretendídos contraculturales de billetera gorda que se ponen vestidos de carne y disfraces pelotudos. Era genuino. Y refinado. Aunque para los que gustan de clasificar, su declaración de vida solo pueda concebirse como una performance artificial.
    Prince era mucho más que eso. Original cien por cien. Molde único. Incomprensible. Inasible, también.
    Aunque es probable, sí, que para las generaciones más recientes sea un desconocido pues solo existe lo que Yahoo, Youtube y Google les dicen que tiene existencia.
    Y el tipo se orinó en todos esos soportes y se borró. Adelantándose, como siempre. Entonces, a remojar las barbas.
    Porque quizás fue mucho más perspicaz que sus contemporáneos y a modo de telegrama urgente resultó que dijo… “esto se cae, muchachos, invéntense una vida… porque esto se cae”.
    Lo cierto es que Prince se decidió, un día, por el misterio absoluto. Y nos dejó. Mucho antes de su muerte. Y así, cada uno de nosotros hizo lo que pudo con esa resolución suya. Yo lo introduje en mis escritos, a los empujones y con los ojos vendados. O él, se introdujo en mis papeles con sus movimientos de gato aprovechando que la verdadera ciega, era yo.
    Solo deseo que como Absoluto que fue, ahora se expanda sin ataduras por el espacio en la forma de un planeta errante. Ahora sí, materialmente masivo. Y desde su órbita independiente susurre…
    ¿ 1,53, yo?
    Mis saludos.

  3. casiopea dice:

    Gracias por recordarlo, Abel. El talento le salía por los poros. Acá va mi homenaje, una de sus canciones interpretada por mi amada Patti Smith.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: