Cristina y los intendentes

Colorados en Lujan 2

La reunión de Cristina Kirchner con los intendentes bonaerenses del Frente para la Victoria en el Instituto Patria, su local, es un hecho demasiado importante para no acercarlo a los lectores de un blog tan politizado como éste.

Pensaba subir la crónica de Letra P, un portal “peronista friendly”. Pero un comentarista del blog -kirchnerista duro él- trajo la versión de La Política Online. Y decidí usarla. Como ya les dije otras veces, esta publicación tiene vínculos con algún sector del PRO. Igual, la información es correcta -con algún error en las ausencias que corregí- y el sesgo -que se nota mucho, en especial cuando “interpreta” a los intendentes- no cambia los datos de la realidad.

Y sirve para mostrar, nuevamente, que enfatizar el protagonismo de CFK es una de las estrategias presentes en el seno del peronismo -obvio- y también en el seno del macrismo. Nada extraño en esto, claro. En una batalla, los generales enfrentados pueden tener estrategias similares. Eso sí, estrategias parecidas o no, sólo uno gana.

Cristina Kirchner consiguió casi quórum perfecto entre los intendentes bonaerenses, luego que durante horas varios de ellos amenazaran con faltazos masivos que finalmente no se produjeron. Sobre un total de 55 intendentes en la provincia de Buenos Aires, 51 dijeron presente en las oficinas del Instituto Patria (ausentes: Alejandro Granados, ex secretario de Seguridad bonaerense e intendente de Ezeiza; Mario Ishii, de José C. Paz; Gabriel Katopodis, de San Martín; y Ricardo Alessandro, de Salto).

Fueron dos horas y media de charla con ella sola sobre una tarima y los alcaldes desparramados en sillas de plástico. Pocos creyeron que haya cambiado algo, aunque reconocieron la voluntad de Cristina de ponerle el cuerpo al debate y ahorrarles la incomodidad de un entorno monopolizado por La Cámpora, que detestan. Hábil, Cristina apenas sentó en el fondo a Julio de Vido, un amigo de la casa para los intendentes.

“Cristina estuvo de acuerdo con los pedidos de unidad de algunos intendentes, pero incorregible los conminó: Unidad si, pero veamos bien con quien hacemos la unidad”.

“Esto pasa por culpa de Macri que le regaló todo el escenario”, se lamentaba un intendente que, como todos los presentes, consideró que no podía faltar. “Cristina transformó una citación judicial en un hecho político y de ahí pasamos a esta convocatoria”, agregó desesperanzado, ante el resurgimiento de un liderazgo que consideraban en vías de rápida extinción. La lectura peronista sobre la inconveniente torpeza política del Gobierno de Macri -para los peronistas que quieren ser dialoguistas- no es nueva.

Por las dudas, los intendentes consultados por LPO coincidieron en un diagnóstico: Su presencia en la reunión no significa que acepten dócilmente la conducción de Cristina. Lo enmarcaron en una cuestión de “respeto” hacia la ex presidenta, pero también se cuidaron de no cerrar ninguna puerta: “La conducción del peronismo la va a definir la gente, el año que viene miraremos las encuestas y se ira perfilando”, puntualizaron. Pero fue evidente el cimbronazo.

Los intendentes del interior, siempre más irreverentes, le pidieron una autocrítica por lo que entienden fueron fallas de conducción que desembocaron en la derrota electoral. Rápida para entender a donde apuntaban, Cristina se apresuró a responder. “La derrota fue culpa mía, no culpemos a los chicos, que son unos capos”, dijo palabras más, palabras menos, en referencia a La Cámpora.

Pero fiel a si misma, enseguida repartió culpas: Habló de los problemas en la “campaña de los candidatos”, un dardo para Daniel Scioli; y de “los que se bajaron y no quisieron ser candidatos”, en alusión a Florencio Randazzo. “La autocrítica de Cristina dio para un 30 por ciento”, bromeaba un alcalde.

Luego pidió “defendamos a Julio y Axel”, y no hizo ninguna referencia a las causas que acumula.

Cristina abrió la reunión con una introducción conciliadora, consciente de que no pocos guardaban broncas. “Esto no es un cuadrilátero ni una demostración de fuerza. Es una reunión de compañeros para discutir el futuro político”, se presentó, en la sede de Rodríguez Peña 80, con una gigantografía de la Plaza de Mayo llena como telón de fondo.

“Podemos tener una charla sincera, abierta y discutir la política del país”, siguió, para luego pegarle a Macri por “la brutal transferencia de recursos de los pobres a los sectores más ricos y concentrados”. Cuestionó además que el tarifazo se haya hecho de un saque y dijo que el actual Presidente “debió escalonarlo en tres o cuatro pasos”.

Tocados, algunos intendentes le explicaron que ellos tienen “responsabilidad territorial”, una manera de decirle que necesitan el diálogo con el Gobierno nacional para que les baje plata para obras. Inmune, Cristina reprochó que le hayan aprobado el presupuesto a la gobernador María Eugenia Vidal, confirmando la versión de José Ottavis, que fue ella quien le ordenó boicotearlo.

Lo cierto es que los famosos barones del Conurbano o ya no existen o están muy domesticados. Lejos de los reproches y amenazas que enarbolaron cuando recién este viernes a Cristina se le ocurrió convocarlos, el encuentro fue casi una charla académica.

Sólo pareció que la situación podía desmadrarse cuando Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela, le recriminó la alianza de Nuevo Encuentro con el PRO que le dio a esta fuerza la presidencia de su Concejo Deliberante.

“Yo le dije a Martín Sabbatella que eso estaba mal. Pero también es cierto que si ustedes dicen que yo no conduzco, no puedo intervenir”, devolvió el reproche la ex presidenta.

Los que no se animaron a cruzarla fueron Marín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Fernando Espinoza, ex intendente de La Matanza pero dispuesto a escoltar día y noche a su sucesora Verónica Magario. Ayer, Insaurralde pareció desafiarla a través de una foto que publicó su novia, la modelo Jesica Cirio en Istagram, que daba a entender que estaba en otra cosa.

Hoy, ninguno de ellos abrió la boca. La presencia más llamativa fue la de Espinoza -hoy alineado con Scioli- porque lo habían escuchado despotricar contra Cristina en un almuerzo. No imaginaban que quisiera escucharla.

Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco) y Jorge Ferraresi (Avellaneda) se deshicieron en elogios, Magario y Hernán Yzurieta (Punta Indio) reseñaron los problemas socioeconómicos de sus distritos. Otro cristinista furioso fue Juan Mussi (Berazategui).

Los intendentes esperaron en vano que cerrara con un plan de trabajo para adelante y alguna definición sobre el futuro del PJ hoy en camno a quedar en manos de Gioja, Scioli y los gobernadores. No les dio el gusto. “Vino cuando quiso habló y no sabemos cuando vuelve”, se lamentaban”.

intendentes

Anuncios

18 Responses to Cristina y los intendentes

  1. Norberto dice:

    Seguro que fueron por látigo y la chequera, ¿o no?
    El artículo es la mas acabada demostración de la adhesión que el pasquín mitrista, y sus delegados en el Poder Ejecutivo o sus organismos, como Lucas Llach, el cromagnon guanaco, ¿o era de los?, a sus delirios en política por qué proyectar en los barones y baronesas que creyeran que gran parte del pueblo, no menor a un tercio, del pueblo estaba alejado de su CFK, es delirante para quienes dicen ser periodistas aunque su triste realidad siempre fue de operadores.
    Los barones y baronesas serán o no cristinistas pero suelen tener olfato, y el despecho demostrado por los enanos con zancos multimierdáticos ante un retorno que conocían como amenaza y no querían se concretase, explica esa abigarrada y catárquica concurrencia, donde digamos que Katopodis según unos estuvo presente y según otros no.
    Por otra parte esto es toda una señal a la Liga de Gobernas y, según mi opinión cada vez mas firme, su impuesto ex candidato, mientras en vez de unirse pactan con un Gobierno que sin su ayuda no tendría fuerza, a pesar del uso de los instrumentos mencionados al principio del comentario. Están como Fernando Henrique y el riojano disputando por cafecinhos como diría Lula, en lugar de juntarse en montonera e imponer condiciones, y la presencia de un liderazgo sin intermediarios los aterra, tanto o más que a Isidoro y sus cómplices, cuya capacidad de reacción parece la de una babosa.
    Me parece que no está de más repetir ES LA POLÍTICA ESTUPIDOS.
    Nunca menos y abrazos

  2. Jaime dice:

    “En una batalla, los generales enfrentados pueden tener estrategias similares”.

    Pagni, alineado con una de las estrategias, comentaba ayer en La Nación que en esta “batalla” algunos combatientes – adversarios enconados – tienen sin embargo los mismos abogados – completo => http://goo.gl/L5G1KQ

    Transcribo un par de párrafos de su nota:

    A Lázaro Báez… “En Ezeiza lo alojaron en el pabellón 6, destinado a transexuales. Su conducta depende ahora de las presiones de su esposa, la temible Norma, y del consejo de sus abogados. En el penal comentan que Fernando Burlando se ofreció a cambio de un millón y medio de dólares. Burlando llega a Báez a través de Miguel Ángel Pires, un bróker de jugadores esencial para los negocios de Máximo Kirchner en el fútbol. Pires ayudó a Martín Báez a organizar el club Boca de Río Gallegos. En la foto de la inauguración se ve a Cristina Kirchner con “Martincito”, orgulloso, al lado. “Oltri tempi”, diría la ex presidenta.

    Quizás Burlando desplace a Daniel Rubinovich, el defensor de Báez. Un alivio para Mauricio Macri: Rubinovich compartió el estudio, en Cerrito 1294, con Ricardo Rosental, que patrocina al Presidente en el caso de los Panamá Papers. No es la única coincidencia. Para el expediente civil, Macri acudió al estudio Llerena, que tiene entre sus socios a Tomás Martínez Casas, en otro tiempo letrado de SGI, La Rosadita. Estas superposiciones estarían lejísimos de indicar alguna complicidad. Se producen por descuido. ¿Dónde está el asesor de imagen Jaime Durán Barba?”

    Nos queda una pregunta: ¿ casualidad, sincronicidad, descuido o superposición ?

      • Abel B. dice:

        ¡Muy buena descripción de la raza husky! Queda una pregunta pendiente, clave: ¿Qué tal es su olfato?

      • claudiad dice:

        Interesante intercambio sobre canes. Indudablemente, en territorio inuit, las cosas se manejan de esa forma.
        Pero si nos trasladamos a las llanuras y lo disponible son indios americanos y perros cuya genealogía mestiza hace rato dejó de tributar a la independencia tátara-husky (no cazan solos, se habituaron a alimentarse de una Caja) , la cosa cambia.
        Máxime cuando lo que hay por delante es una manada gigantesca de bisontes. Que en cualquier momento la emprende en estampida. Porque son bichos de enojo fácil.
        Y ahí es cuando un buen comando indio es la mejor opción para orientar esa masa de cuernos coléricos hacia terreno propicio. Por lo cual los perros, si no degeneraron en idiotas por mal intercambio de genes, entienden como más piola confiar la estrategia a esa tribu, que a caballo los excede en metro cincuenta garantizando desde esa altura, una visión de conjunto bien distinta de la deliberación canina a ras del piso.
        Por supuesto nada asegura que de entre los pastizales no surja un carapálida que a tiro de escopeta dirija la manada imprevisiblemente. Todo puede ser en esas raras llanuras americanas.

  3. E dice:

    Al macrismo le conviene que no se desinfle Cristina para tener un peronismo dividido en tres: Massa, aquellos que bregan por una renovación dentro del peronismo y los ultrakirchneristas, que aun responden a la conducción de Cristina. Su estrategia para con el peronismo es clara: “Dividir, cooptar, neutralizar”. Pueden enfatizar el protagonismo de Cristina para que no se les desinfle sin correr prácticamente ningún riesgo porque saben que difícilmente CFK remonte en la consideración de la opinión pública, sobre todo despúes del lavaje de cerebro que le están haciendo lo medios… Soy pesimista respecto a las chances de Cristina de volver.

    • Politico Aficionado dice:

      Permítame retribuirle con un consejo si cargo. Creo que el macrismo haría bien en ocuparse de su propia imágen que parece haber entrado en una fase de deterioro irreversible.

    • tlonuk dice:

      Ves una foto y pensas que es una pelicula.
      No sólo los ultrakirchneristas vamos a ir atras de Cristina. Cristina va a arrastrar a todos y todas.
      Los gobernas capitularon en pos de conseguir el financiamiento externo. Pero a la mentira Macrista le veo patas cortas. No estamos en 1989 cuando la Argentina podía modernizar su infraestructura comunicacional a cambio de la entrega. No veo que el macrismo pueda ofrecer nada, salvo quizas Uber… La entrega de la soberanía por nada no es negocio y tarde o temprano la gente va a caer en la cuenta, la miseria va a propagarse y Macri se va a ir como rata por tirante… Espera que la “gente” sufra un poco mas a mugricio y vas a ver como le ruegan a Cristina que vuelva. Espero que no quiera y que vaya el coqui.
      saluti.
      L.

    • Norberto dice:

      Si mirás bien esta encuesta vas a encontrar que si sumas a lo bueno y lo mejor malo conocido que bueno por conocer, CFK superaría hoy, a pesar de todos los medios machacando en contra el 40% y es poco probable que otro cualquiera consiga mas del 30% como se ve en los NS/NC

      y yo te diría que esto se va a acentuar en el tiempo, por eso la desesperación de Isidoro por levantar el pie del acelerador en lo social, de buscar el “fraude patriótico, por medio del voto electrónico con máquinas del multimirerdos y la recuperación del Correo con Franco, y el súbito endurecimiento del Employee de La Embajada y de su rival en la oposición complaciente e instrumento de la Liga de Gobernas, ambos mulettos según promesa del botarate, promesas que nunca cumple.
      Nunca menos y abrazos

    • En 2001 al gobierno de la Alianza le “convenía” tener a un peronismo dividido en tres (el sector menemista, el sector de Ruckauf/Duhalde, Reutemann y De la Sota —llamado por los medios “el de las provincias grandes”— y el de los Rodríguez Saá, Romero y cierto gobernador patagónico —llamado “el de las provincias chicas”—, que pugnaban por manejar el PJ). Pero cuando las papas quemaron los tres peronismos se unieron para fagocitarse a De la Rúa.

    • E dice:

      Tranquilidad. Solamente Cristina subiendo cuando y porque baja Macri me parece muy adolescente. Los ciudadanos -ya que Cristina propone la conformación de un Frente Ciudadano- no son pasivos. La política no es un subibaja ni un punching ball. Ni un flipper. No se si se entendio lo que queria expresar.

  4. manolo dice:

    Bajo

    Abel, ¿para que depender del olfato si existe Excel?

    Con los padrones de las mesas electorales tenes el DNI.

    Hay infinidad de herramientas en la red para confirmar el grueso de las direcciones de los 350 del padrón y/o 280/250 que votaron.

    Así que, simplemente vas, y los encuestas una vez por mes.

    Si en Noviembre de 2011 no hubieran comenzado la Cruzada del Control de Calidad ideológico; buscando la caducidad judicial del PJRA.

    Hoy tendríamos una información más detallada que Santa Marta, de sus párrocos y monjas.

    Por no hablar de otros poderes facticos con sus maquinarias de crunch de data masiva,

    Porque te crees que, a pesar del Relato de los Grandes medios, las Usinas alienígenas no terminan de descartar que Cambiemos sea otro paréntesis entre décadas peronistas.

    El balotaje exhibió una fractura social, y el sesgo plutocrático de la Presidencia no solo lo amplia sino que además, vía la proletarización via los precios oligopólicos; incrementa las masa crítica adversarte.

    Ergo, la sub oficialidad paso a “modo activista social y económico”,

    Para garantizar las “contenciones”, asi que cuando llegue la oportunidad, o sea las próximas elecciones, pasar a “modo militante político”.

    Las Clase Populares, en las fábricas y los barrios, no son la UBA ni los cafes de Palermo.

    Mucho menos los pasillos del Congreso.

    Como planteo Ernesto Calvo en su último artículo, si no hay un colapso económico a la vista, y para eso es el “modo activista”.

    La cuestión estará en manos de los 1000 en la PBA, y los otros ¿1000?, ¿500? del resto del paso; que sobrevivan a 2017.

    Cuando se vea si el Mandato del Cielo cambia de manos, como en 2001.

    Abrazo.

  5. Jose G. dice:

    “Yo le dije a Martín Sabbatella que eso estaba mal. Pero también es cierto que si ustedes dicen que yo no conduzco, no puedo intervenir”.
    Muy peronista esta frase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: