La juventud peronista se hamburguesó

pj

Esta nota la mandó ese otro cuyano alborotador, Marcelo Padilla. Habla de la JP mendocina. Y él eligió la foto de arriba, eh. No me miren a mí, chicos.

Igual, responsabilidad asumo, la de subirla al blog. Pasa que derrotas políticas recientes han provocado en algunos amigos y conocidos una racha de “muchachismo esperanzado”. Resulta que “nosotros” (¿de qué franja etaria estamos hablando exactamente?) nos hemos formado en el frío y la oscuridad, y eso nos condiciona, pero por suerte hay jóvenes que han crecido en el pasado luminoso reciente, y…(armen ustedes el relato).

Puede ser, o puede ser lo contrario. El peligro es que sea una excusa para bajar los brazos. Lo que se debe tener claro es que cada generación/franja etaria tiene sus tareas. En Argentina, en el último siglo, las primera y segunda líneas de la política están ocupadas por una mayoría de los que pasaron hace rato los 50. Y lo que hacen (y no hacen) no es “culpa” de su edad.

Perón comenzó a hacer política muy cerca de cumplir 50 años, y se había formado bajo Uriburu y Justo. Michel Temer, el vice brasileño, tiene 75 años, y probablemente ya era como es a los 20.

En la mesa de disección está la juventud… van pasando de a uno para el by pass gástrico. Son los dirigentes juveniles peronistas que ahora quieren enflaquecer. Juventud. Peronista. Así, separado y con punto y aparte. La crítica ofende. Y los muchachos putean por lo bajo o redactan un documento. Hacen. Pero más son los que hacen hacer a otros.

Engordados, los jóvenes que entraron a la política con Néstor y Cristina y pisan los treinta, o los pasaron, ya tienen auto nuevo y Procrear. A otra cosa mariposa. Algún cargo  a través del cual deben responder a las órdenes de pasividad de sus mayores. Están más viejos y no han logrado instalar en Mendoza un espacio unido y atractivo para que los jóvenes se sientan jóvenes. Es decir, rebeldes, críticos, picantes, anarkos, bombarderos. Critican por lo bajo. Murmurando. Comen asados y ya llevan cuanto menos 20 costillares por nuca y 20 damajuanas. Algunos quieren pista y no saben cómo hacer para despegarse de sus jefes políticos que conforman el mandarinato. El proyecto nacional  y popular lo necesita más que nunca, pero rebeldes. La causa está y es la misma de siempre: por historia y coyuntura, “emancipación o dependencia”.

Pero no. Oficinas. Azules, naranjas y celestes. La gloriosa JP suena en un disco de pasta. Así están. Se juntan, pero especulan. Cuando gobernaban Néstor y luego Cristina había guita. Hoy no hay un centavo pibes y pibas. Si la JP nació en los barrios, y en los sindicatos, pues hoy habrá que dejar de mirarse las mismas caras. Tengo una imagen de engorde y desinfle de los jóvenes peronistas. O están deprimidos o esperan. ¿Qué esperan?

¿Cuándo le van a patear la puerta a sus jefes cuarentones y cincuentones? ¿Qué miedo tienen? Ellos hacen su trabajo, y sus negocios por supuesto. Pueden ser sus referentes pero los tienen pisados muchachos. El peronismo mendocino no seduce a ningún pendejo o pendeja que anda por ahí con ideales. Hay más jóvenes militantes fuera de la juventud peronista que adentro. ¿Eso no les llama la atención? ¿No se lo han planteado como un problema acaso? ¿Qué interna de la interna los tiene internados en terapia intensiva?

Cargos. Sí, hacen faltan cargos para los más jóvenes. Cargos políticos y partidarios. Pero esos cargos no tienen por qué tener dependencia en oficinas de jefes que solo asfaltan las calles para la clase media y las zonas aledañas. Los pobres siempre están más lejos que los centros. Es simple. Hay que alejarse. Basta de bares temáticos. Reconozcamos que hubo una movilidad social ascendente en la juventud peronista dirigencial. Y eso, los hamburguesó. Y les pido que no usen esta crítica como chivo expiatorio para  hacerme un listado de todo lo que hicieron y hacen. No me tiren a mí. Piensen que yo no les hablo a ninguno en particular. Es más, piensen que estas palabras escritas un domingo frío de abril son el otro yo de ustedes. O hagan lo que quieran.

Tienen el “sí” fácil. Es hora del “no” complejo y crítico. Romper no es la idea. Porque aquí no hay ninguna idea. La calle no viste de juventud peronista organizada y unida. En las luchas sociales es donde se nace y se crece y se discute y se organiza y se acumula y se construye. Hoy no están porque no los dejan o porque tienen miedo. Lo mejor que le podría pasar al PJ es que se le revolotee toda su juventud y le muestren que no están en edad para hacer trámites. Hagan lo contrario. Si queda una pizca de rebeldía, hagan lo contrario a lo que hacen y dicen sus dirigentes de oficina. Rompan los prejuicios y únanse con los demás jóvenes peronistas de cualquier bando. Basta de banderitas con cañas para mostrar quién la tiene más larga.

Divididos… las pelotas. ¿Se acuerdan qué joven que era Bossio?

Con afecto, este viejo“.

Anuncios

13 Responses to La juventud peronista se hamburguesó

  1. Juan Guillermo Cocina dice:

    El camino es simple y sencillo: hay que endurecerse.

    • ricardo j.m. dice:

      claro es lo que decimos, si lo simple y sencillo incluye la transustanciacion de los elementos que vuelva cristina hoy

  2. Capitán Yáñez dice:

    Pero qué cosa. A la Juventud Ucedeista le pasó lo mismo: por ahí anduvo hace unos dias su ex referente Massita intoxicado con hamburguesas.
    Juventú pirdida.

  3. claudiad dice:

    Digamos que es complejo alumbrar una camada de lobos entre zorros. Los que, encima, regentean el único cubil disponible y por defecto de profesión se volvieron implacables gerenciadores de sobras. Pero el declive no tiene que ver con lo etario, sino con el concepto de especie y entorno. En fin, descuento que en no mucho más la realidad estallará nuevas topografías abriendo cuevas más propicias a los verdaderamente cazadores.

  4. Mario dice:

    “Rompan los prejuicios y únanse con los demás jóvenes peronistas de cualquier bando.” Lean a PERÒN. Eso los unirà.

  5. Luis dice:

    El Kirchnerismo es muy joven en la historia del país y es lógico que algunos anden desorientados. Poco ayuda el “panquequismo” de algunos dirigentes en la actualidad que se tiran de cabeza para tener su “sanguchito”.
    Lo importante es que Cristina se mantenga firme y clara en la conducción ya que “los melones se acomodan cuando el carro comienza a andar”

  6. Sergio Robles dice:

    Como Ud. bien dice don Abel “nosotros” … nos hemos formado en el frío y la oscuridad (en Saigon), y eso nos condiciona, pero por suerte (?) hay jóvenes que han crecido en el pasado luminoso reciente (París)…¿Qué pretende entonces de éstos don Marcelo Padilla? a la hora de tener que transitar “… por el duro y frio asfalto…”

    • Silenoz dice:

      Esssso don Robles… y yo estoy esperando la membresía al círculo aúlico del barro realpolitikero para lo cual presenté, en su debido momento y hace tiempo, una medalla de oro y una cruz de plata que le fuera entregada a mi abuelo el gobierno de su país natal en circunstancias de su participación y arrojo en la WWI (tomá.. con colonizaje cultural y to’o)… Psss.

      • Leandro dice:

        Yo tengo de esa también silenoz, heredada de bisabuelo, puedo unirme al clu? O además de la Cruz de Malta se necesita algún otro pergamino? Tengo como 50 marchas contra el carlo I de anillaco, pero por ahí esas me restan…

  7. miguel dice:

    No se las edades de los comentaristas, yo tengo unos cuantos y fuí de la J.P. de los 70 que participó de algunos hechos que hoy se consideran históricos, por ejemplo, haber concurrido a Ezeiza a recibir a Perón -muchos sin poder llegar-, el 17 de noviembre de 1972, y que luego se cristalizó como el “Día del Militante”. En lo personal, me disgusta que se cristalizara tal fecha con esa denominación, y que luego la festejen otros jóvenes, de ahora, en algunos casos con roles partidarios o en ejercicio de funciones públicas y con traje y corbata. Siento que ese tipo de recordaciones un poco ofenden al espíritu de aquellos jóvenes que interpretábamos que ese epìsodio era una pequeña batalla en la que enfrentábamos a la dictadura, sin más armas que la voluntad, el empeño, la determinación…basados en la “unidad de concepción para la unidad de acción” y bajo la consigna “Perón Vuelve”. Luego pasaron cosas, caminos que se bifurcaron, pero rescato fundamentalmente de mi generación (de aquellos momentos), la mística y el sentido épico que nos guiaba, no se si acertada o equivocadamente, pero nos daba una fuerza prácticamente invencible. Hoy estamos en una etapa de confusión que nos embarga a todos, y recuperar la mística y el sentido épico de la acción política, creo que es imprescindible para poner en marcha el motor espiritual que, cierto es, está un poco hamburguesado…

  8. ruben (Alias el Hippie) dice:

    Ni hablar de muchos gerontes del PJ y de la CGT que hace muchisimo tiempo que vienen hamburguesados a full

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: