Un examen escolar

una prueba

Esta historia ya apareció en un diario de circulación masiva –La Nación, de este martes- y no tiene nada que ver con la actividad política. Pasa que tengo ganas de contarla.

En la ciudad de Mar del Plata, una profesora decidió modificar el rumbo de una evaluación cuando una de sus alumnas le manifestó que “no sabía nada” para el examen. En su blog, Lucía Gorricho contó la historia que vivió junto a su alumna, que necesitaba aprobar un examen para pasar de año. El relato se viralizó en Internet.

“Este año tomé horas en una escuela en Sierra de los Padres, una localidad del Partido de General Pueyrredón que cuenta con una población estable de unos 4 mil habitantes. El lugar forma parte del sistema montañoso de Tandilia y está compuesto por sierras de unos 150 metros de altura. La vegetación es muy diversa y se pueden apreciar pastizales, monte y bosque.

En el espacio conviven un barrio residencial con calles que respetan la topografía y campos productivos ubicados sobre los márgenes; siendo el más destacado ahora por su rentabilidad, el cultivo de frutillas. Hay varias agro-empresas operando en la zona y todas contratan mano de obra boliviana y han recibido diversas denuncias por parte de organizaciones sociales y ambientales que señalan, no sólo situaciones de semi-esclavitud en relación a la mano de obra, sino que han advertido sobre el uso de agroquímicos como parte del paquete tecnológico de producción.

Esta semana me citaron para evaluar a una estudiante que debía una materia que la habilitaría, en caso de aprobarla, a pasar de año. El director me anticipó que el nivel académico no era bueno pero que era una alumna que se esforzaba mucho para estar en la escuela.

Como no fue estudiante mía decidí preguntarle a ella los temas que habían visto en geografía el año anterior; pero no se acordaba ninguno. Con piel morena y voz muy bajita, me dijo que no había podido estudiar porque no tenía libro ni carpeta.

Entonces le dije que yo tenía toda la voluntad de aprobarla pero que era fundamental que escribiera algo que justificara la nota.

A pesar de mi insistencia no supo decir nada en relación a los contenidos de la planificación anual y entonces le pregunté: -¿De las frutillas sabes algo?

Abrió los ojos enormes.-Sí, me dijo.

Entonces sobre la hoja de carpeta que ella misma me dio escribí:

Evaluación de Geografía / Fecha: 07/04/16 / Año: 2º / Estudiante: G.C

1) Describir una actividad económica

y ella preguntó:

-¿Puedo escribir también sobre Bolivia? Porque yo soy boliviana.

-Si claro, le dije. Entonces agregué:

2) Mencionar los aspectos más importantes del algún país latinoamericano.

A las dos horas me entregó 3 hojas escritas de ambos lados con letra clara y prolija.

Hacía tiempo que no corregía una evaluación con tanto entusiasmo. Todo el relato de esta nena de 14 años aportó sin duda, a mi formación como geógrafa y como docente. Comparto el desarrollo de la evaluación porque creo que no pueden quedar estos contenidos sólo en mí.

Corregí las faltas de ortografía y agregué algunos signos de puntuación para facilitar la lectura.

“1) En la frutilla trabajan aproximadamente 200 personas que cosechan la fruta, limpian el campo, sacan las hojas, sacan la maleza, tienen que carpir. Ahora pagan más que antes aún mejor, pagan todo lo que hacen si carpean, limpian la cunita, etc. Algunos niños trabajan ahí aproximadamente de la edad de 13 años para arriba y algunas embarazadas también pero no hacen tanto esfuerzo o si no, no trabajan. Eso depende de ellas. A veces lo hacen para ayudar a sus maridos. Algunos de ahí, bueno casi todos, son juntados.

Casi todos los bolivianos trabajan en el campo y siempre llegan cansados y que no le toman importancia a los hijos que nunca le preguntan nada qué cómo estás o algún problema en la escuela.

Las frutilla se cosecha en cunitas en un carrito y un balde. El balde es para descartable y la cunita es para armar caja. Eso se llama embalada. A mí me gusta embalar y armar cajas y claro a la frutilla se le pone esa cosa rara en las plantas. Las riegan con un tubo que está debajo del plástico. Lo ponen los tractores.

Las cajas con frutilla y las cunitas con frutilla descartable se lo lleva un tractor que viene a las 12:15 o cerca aproximadamente y a la tarde también.

Los bolivianos pueden soportar más el campo que los argentinos porque los bolivianos tienen el trabajo más pesado y los argentinos están en las oficinas o será porque ellos si pudieron estudiar? Yo pregunto en mi casa porque no estudian porque no hay tiempo es la misma respuesta que me dan todos los días.

Ya que la frutilla es una empresa a nosotros nos dan techo, agua potable, luz menos gas. Pero claro a veces nos quitan un poco de plata para ayudar en las pagas. Para que los padres se vayan tranquilos a trabajar hay una guardería que los cuidan. Ahí les dan desayuno, comida y merienda y hay reuniones para levantar la basura. Porque además de levantar la basura de su casa, tienen que levantar la basura del patio o del suelo del baño y sino están presentes, tienen que pagar 5 pesos por cada día que falten.

También hay donaciones que mandan o traen en camiones y se le dejan a una señora que se llama Graciela y parece que ella se queda con las ropas de las cosas bonitas que llegan y lo descartable lo dejan en una carretilla para que la gente lo use.

2) Bolivia me encanta porque la primera vez que fui me encantó. Cuando es de noche todas las luces se encienden de todos colores y yo escucho tambores y cosas así como una banda porque mi casa está en una montaña. Me acuerdo cuando fui a la cancha. La cancha es una cosa que llega casi a la terminal. Hay tiendas de comida, ropa, bebidas y cosas de mercadería. A mí me gustó donde venden caña de azúcar.

En Bolivia hay montañas chicas y en la escuela les dan uniformes. Sabía que en el jardín de niños estudian las líneas, los cuadrados, triángulos y números?

La gente del campo vive en casas de barro y paja y lo único que comen es chuño y mate y cuando es cumpleaños de alguien de la familia comen seco que significa arroz con papa y ensalada y carne seca y queso de vaca y de desayuno arroz con leche y buñuelo. Todo eso lo cocinan en una clase de horno a la parrilla y yo me sé el nombre pero no sé cómo se escribe.

La gente, más bien las mujeres, tienen que ir con ropa lavada desde su casa hasta que llegan a un río caminando y la ropa la llevan en un aguayo en la espalda. Más o menos lo que tienen que caminar es desde aquí hasta Sulema para enjuagar la ropa.

Alguna vez comió tostado? Se hace con habas. Las haces secar al sol hasta que estén más secas. Después tenés que poner en una olla sal y después poner las habas secas y tostarlas hasta que revienten. Mi abuela las hacía. Sabe que mi abuela tiene ochentaialgo y fue al doctor y le dijo que estaba muy fuerte ella? Vive en el campo y solamente dos veces la vi”.

La aprobé. La abracé cuando se fue. Le pedí permiso para compartir su texto en internet y le dije que escribiera todo lo que pudiera porque escribir hace bien y porque siempre hay cosas importantes para contar. Con un 4 (cuatro) pasó de año y por eso no estará en mi aula durante este ciclo lectivo, pero espero cruzármela en los pasillos o en el patio y preguntarle:

¿Cómo fue tu día de ayer? ¿Lo querés contar en un papel?“.

26 respuestas a Un examen escolar

  1. Juan Guillermo Cocina dice:

    Gran historia.

    Me recordó a aquel concepto de Platón, el de la “anámnesis”; es decir, el proceso de recordar la sabiduría que perdimos cuando abandonamos nuestro estado ideal en el cielo. Platón decía que cada individuo tenía conocimientos generales y precisos; simplemente había que hacer el esfuerzo de recordarlos, ya que los había olvidado en su viaje a la tierra.

    Esta profesora realizó el trabajo de orientar a una alumna que se confesó ignorante, con el objetivo de extraerle el conocimiento -muy rico- que permanecía oculto dentro de ella. Le dió la posibilidad de expresarse, la aceptó en su especificidad, sin incurrir en ningún tipo de prejuicios.

    Que tomen nota los pedagogos y docentes. Así es como debe actuar un educador. No deben someter arbitrariamente al alumno a sus designios para que este repita mecánicamente lo que quieren escuchar; no deben forzar al alumno a que se adapte a sus propios conceptos y dogmas; sino que deben incentivarlo para que construya su propio conocimiento, para que aprenda a pensar, a educarse a sí mismo. Hacerle sentir que su propio saber es válido aún cuando no encaje con las normas prescritas.

    Así es como se forman seres humanos valiosos.

  2. beatriz lopez mosteiro dice:

    quizás habría que revisar el concepto “saber”; cuales son los saberes considerados tales.
    la docente que manifiesta que la alumna fue aprobada por su decisión ó gracia, comparte los saberes instituídos y es un acto discrecional suyo la que aprueba a la alumna.
    creo que la alumna sabe mucho y bien
    sugiero leer a ranciere: “el maestro ignorante”, a veces los franchutes la pegan
    éste es uno, además de sus escritos y acciones políticas
    prestarle atención para los tiempos políticos presentes

  3. Capitán Yáñez dice:

    ¡Ay mi siempre muy estimado blogger no más en jefe!
    Más de un comentarista se debe estar mordiendo los dedos para no escribir cosas como ¡qué vergüenza! y/o “a ésos bolitas hay que matarlos a todos”.
    A lo mejor alguno se anima…

  4. bistiarj dice:

    Me emocionó. Por eso es lindo ser peronista por que podés sentir orgullo por lo que hacés y lo que sos y sino lo sentís tenés derecho a cambiar.
    Abrazo.

  5. vale dice:

    genial!!!Esa profe vale oro!, de cuántas maneras se transmite, qué se transmite, cómo….qué se evalúa, a quién me sujeto a la institución instituida o al vínculo con el otro?…esos profes trascienden las puertas del aula y ….las paredes de la institución…pero están en el aula.
    Seguramente esa profe no hará legajos prontuarios sino relatos e impresiones donde se visibiliza un sujeto, no un alumno.
    Me gustó mucho abel, estas son las cosas que deberían “virallizarse” en internet, gracias!

  6. casiopea dice:

    Muy bien 10 a la maestra y a la alumna y gracias, Abel, por ayudar a viralizarlo. Es bueno saber que todavía existen esos maestros que pueden cambiar la vida de sus alumnos, y una alumna que puede renovarnos la esperanza con sus palabras tan sencillas como profundas.

  7. el yo pregunto en mi casa por qué no estudian, y la respuesta,
    duelen.

  8. Luis dice:

    Muy buena la nota !! Visibiliza un poco varios problemas: trabajo infantil, falta de inclusión educativa y varios etc. Me imagino que algunos lectores de La Nación se conmovieron con la nota pero al mismo tiempo les molesta todo programa de inclusión que realice cualquier gobierno… algo esquizoide, digamos.
    “Cuando alimenté a los pobres me llamaron santo; pero cuando pregunté por qué hay gente pobre me llamaron comunista.” Hélder Pessoa Câmara, Obispo brasileño

  9. guido dice:

    El frutillar de moretti (no lo menciona por su nombre pero es el único que tiene guardería) fue denunciado hace unos años por varias cosas, entre ellas impedir el ingreso de trabajadores sociales y médicos de la salita de La Peregrina con personal armado (Sierra de los Padres es el barrio residencial, la zona son varias localidades y parajes, es un gran lugar para ir unos días a descansar, paso el chivo). A partir de ello y algunos allanamientos hubo cierta lavada de cara pero como surge del relato de la alumna se siguen dando situaciones de trabajo infantil y sobre explotación laboral.

    Les evito comentarios escuchados a partir de la difusión del caso (primero en el portal 0223 que La Nación no cita porque eso ya fue). Como docente me parece que la aprobación es válida en este caso porque se jugaba la acreditación del año y era solo una materia restante. Yo no la habría aprobado en diciembre, por ejemplo. Parece claro que durante su cursada el docente anterior no logró generar en la alumna el proceso que “conecte” su vida con los contenidos de la materia (lo que no implica que sea mal docente necesariamente, a veces pasa) y en cambio Lucía si logró esa conexión.

    Aunque es emocionante la historia para cualquier Profe no olvidaría que es una historia triste: la nena habla de sobre explotación, de trabajo infantil y de su percepción de una suerte de división racial del trabajo de un modo absolutamente naturalizado. En este caso de explotadores argentinos, pero bien podrían ser sus paisanos. Es bello y aterrador a la vez que lo pueda contar y que lo relate con el candor de aquel al que la escuela no ha logrado mostrarle que eso no está bien, que no es normal, que es horroroso. Sirve para pensar en lo maravilloso que se puede hacer en un aula pero también sobre los límites evidentes que la realidad impone a quienes creen que la educación es el comodín multifunción que resolverá todos los problemas.

  10. juan dice:

    ya vendrà algùn buròcrata de la provincia a sumariar a todos los responsables por la aprobaciòn “fuera de la ley” de la alumna. esto sucederà en 3, 2, 1…

  11. Carlos G. dice:

    A veces suceden cosas extraordinarias y emocionantes.
    Dan ganas de abrazar a esa profesora y a su alumna.

  12. claudiad dice:

    Somos una sociedad endiabladamente hipócrita. Comemos productos tocados por lágrimas, nos vestimos con géneros manchados de tristeza, transitamos calles arregladas y edificios erigidos por manos esclavas que dejan una impronta de resignación en sus superficies. En cada rincón de nuestra geografía, personas que bajo engaño de allegados vinieron sin saber el pacto de sometimiento que suscribían, nos revelan de qué está hecho nuestro silencio cómplice. Porque estamos callados desde hace casi dos décadas. El tiempo en que este sistema recrudeció y se expandió. Y quizás nos consolemos malamente con que la Justicia es tan lenta y la policía tan venal y los inspectores tan inoperantes o deliberadamente renuentes… pero lo cierto es que seguimos comiendo, vistiendo, transitando, cobijándonos , gracias a ese sistema perverso y no hay puebladas que hayan exigido su eliminación perentoria. O sea que no dejamos de usufructuar lo que esos padres y niños esclavos nos ofrecen desde su invisibilidad.
    Felicito a esa maestra, cómo no hacerlo.Ya el esfuerzo de idear con astucia dos preguntas bajo las cuales escabullir el relato infantil y la aprobación final, dan pauta de una trabajadora con un grado de compromiso y ternura altísimos. Una mujer que sembró en esta niña y ahí nomás cosechó una flor silvestre rarísima.
    Pero seamos sinceros, tanto estos extranjeros como las comunidades indígenas y empobrecidas de nuestro interior profundo, así como esas cooperativas truchas de zafreros disfrazadas de monotributistas, SON NUESTRA DEUDA NEGRA. ¿Piensan en ellos nuestros legisladores cuando discutimos banalidades de Mínimos No Imponibles? Y digo banalidades porque en comparación con esos calvarios, lo son. ¿Les exigimos con petitorios a nuestros representantes que se dejen de joder y actúen sobre esto?
    No jodamos, tenemos los pies sucios. Yo, al menos desde la lectura de esta carta, no puedo ocultar huellas de barro por la casa.

    • David (idu) dice:

      Coincido bastante contigo, Claudiad:

      No obstante, eso de que: “los inspectores tan inoperantes o deliberadamente renuentes…”

      … a veces tienen una velocidad de vértigo:

      Ya “allanaron” las “oficinas” de UBER, y hasta se ha planteado ¡prohibir la aplicación informática!

      Como en China, Irán, Cuba…

      Y eso que estamos en pleno “neoliberalismo”

      El poder de las corporaciones y sindicatos, aliados a los gobiernos, que le meten la mano en el bolsillo a los contribuyentes.

      Cambalache estatista.

      • Mariano T. dice:

        Por una razón de vecindad conozco bastante la situación laboral en la horticultura marplatense, una de las más importantes del país.
        No escapa a la realidad general de las actividades mano de obra intensivas (con baja productividad de la misma) en todo el país.
        Es un círculo vicioso que se autorreproduce. En los 70 y 80 empezaron a llegar trabajadores de Bolivia en las condiciones que eran usuales en ese entonces. Primero como jornaleros, después proveyendo mano de obra a porcentaje de la producción. Por laboriosidad y frugalidad (vivían con menos que los locales) en poco tiempo se constituyeron enel 90% de la mano de obraen el sector; siempre en condiciones de explotación, que hace 30 años parecían habituales y hoy en día nos repugnan.
        La cuestión es que esa frugalidad y laboriosidad, que les permitía ahorrar en las mismas condiciones en que los demás abandonaban, los hizo progresar individualmente y como comunidad. En la década del 90 de la primer camada de inmigrantes un número cada vez mayor se constituyó en patrones, primero sin tierra y después en muchos casos, propietarios.
        Hoy dominan el 80% de la actividad, como patrones, ya sea propietarios o arrendatarios. Pero con sus paisanos, que siguen llegando, reproducen las mismas condiciones laborables tan lamentables que encontraron ellos cuando llegaron.
        Es un problema de dificil solución, porque cuando la explotación laboral y la informalidad impositiva se constituye en standard, el que opera diferente se funde en meses por la competencia con los otros.
        Creo que se deben hacer modificaciones legislativas paulatinas para ir elevando el nivel de formalidad y de situación laboral de a etapas, digamos un objetivo de 4 años.
        Es inevitable que esto ocasione un aumento de los precios de frutas y verduras que se consumen en Buenos Aires, pero ésto se puede amortiguar trabajando en la comercialización (hoy de punta a punta con márgenes del 400%).
        En los casos de horticultura o fruticultura de exportación, que son cada vez menos, la consecuencia va a ser la mecanización total al el estilo primer mundo, o la desaparición. Pero ya se sabe que la exportación mano de obra intensiva y los salarios decentes son casi antitéticos. O se aumenta drásticamente la productividad de cada hora trabajada, o se explota a esa mano de obra, o se desaparece del mercado mundial.
        La agricultura extensiva ya hace décadas que tomó el otro carril, que es aumentar la productividad de cada hora trabajada(maquinaria más eficiente y mayor producción), de tal manera de poder tener relaciones laborales decentes y legales. Menos gente, mejor pagada, y sin problemas. Una tonelada de maíz lleva 10 o 15 minutos de mano de obra producirla(a lo largo de 9 meses), y 30 minutos transportarla en medio día ( o sea más mano de obra de camionero que de tractoristas)

      • claudiad dice:

        La situación que describe Mariano es exacta: a la explotación de los extranjeros concurren fuerzas mixtas y se manejan con esa lógica de reproducción.
        Pero le pregunto a Mariano – sin animosidad y porque comprendo que conoce del tema – si en los países centrales el comportamiento de la ganancia respecto del mercado interno – el rango de ganancia esperada – es el mismo que aquí (máxime si consideramos su mención a la informalidad impositiva reinante, que hace todavía más pingüe el negocio local). Es decir, si necesariamente los precios en Argentina subirían, de no contar con mano extranjera esclava, o connacional reducida a cooperativas de monotributistas truchos, de regularizarse esas relaciones laborales. Porque lejos de decidirse por aumentar los valores de los productos si se regulariza trabajadores, lo lógico, sería analizar la cadena entera y ver dónde es deficitaria. En ese sentido, y por comparación con otros países… ¿no es excesiva la ganancia punta a punta que aquí se pretende?
        Y no está ausente del planteo general, claro, la discusión sobre el rol y volumen del mercado interno versus el externo. Como tampoco la consideración del histórico desinterés nacional por crear mercados descentralizados más exitosos, como sí se practicó en Chile, donde se supo garantizar un autoabastecimiento virtuoso del 70% del mercado interno, sin apelar a estructuras medievales.
        Pero más allá de escalas y decisiones mercantiles macro, hay rangos de análisis propios de lo social que son potestad de los ejecutivos y legislativos y que deberían abordarse en serio, porque ninguna bonanza productiva sectorial puede construirse sobre pilares irregulares y antihumanos, ya que no es sostenible en el tiempo tal sistema (digo esto descontando cero dejo de humanidad en quienes lo practican y apelando, más no sea, a su costado pragmático).

  13. Chiclana dice:

    En muchos centros educativos hace años que se habla de múltiples inteligencias y más cerca en el tiempo de neurociencias. El abordaje de la maestra es un ejemplo de como conectar, como un alumno que no puede llegar al tema desde una inteligencia lo logra desde otra.

  14. Marcelo dice:

    Muchas gracias Abel por acercarnos esta “historia mínima”, y también a Guido por su acertada reflexión.
    La mezcla de sensaciones que produce es muy fuerte.
    Saludos.

  15. vale dice:

    con la vuelta de los aplazos en la provincia de buenos aires:
    Cambiemos pa’tras? o sigamos arrasando pa’lante?
    el 1 es la moderna metodología pedagógica para seguir excluyendo al indio y al gaucho.
    La máquina de triturar en su apogeo, lamentable.

  16. vale dice:

    Cierto, Guido señala lo correcto, no es justo que un niño trabaje, pero algunas veces es imprescindible para la supervivencia de ciertos grupos sociales, es cierto que en ocasiones es explotación, también es cierto que otras veces es necesidad ; también es cierto que hay tantas culturas como modos en que una sociedad se organiza, como posibilidades de organización de cada grupo dentro de una misma sociedad.
    Creo que es importante situarnos, como docentes, donde situarnos no implica naturalizar, sino reconocer al otro, en su realidad y en su contexto, esta niña cuenta su historia y al contarla llena la hoja que estaba en blanco. Cuál es el criterio desde el que alguien se sitúa para valorar “la otra historia?”, esa que la niña nos muestra desnuda y que fue escrita desde la piel y no desde el mandato fundacional? y que es invisible a tantos ojos?
    Estamos tan llenos de esas historias minimas alrededor nuestro , en cada esquina, en cada vereda , en cada banco de la escuela, decirla escribirla, ponerla en palabras es cierto, abre un espacio pedagógico enorme a quien la recibe, un espacio de creatividad tremenda para quien tenga capacidad de combinar los elementos, procesarlos y transformarlos en un “apreñaje”, ambos sujetos de una historia común desde un espacio que permite seguramente alguna instancia superadora quizá indecible pero con-mocionante.

    La profesora aprobó esa historia, la consideró exitosa, más allá de la valoración moral, mucho más allá del juicio situado en ella misma.
    Quizá ese día la profe aprendió también que la historia tenía “otra vuelta de rosca” diferente de la acostumbrada?
    La profe aprobó una biografía que posiblemente y gracias a eso podrá seguir siendo escrita, la misma historia y su continuidad , pero con algunas correcciones?
    La profe fue capaz de abandonar su narcicismo intelectual, moral y social, porque se posicionó en “el otro” transmitió algo indecible, algo importante, eso que hace que nuestros alumnos dentro de cuarenta años nos griten !chau seño!” por la calle , eso que no se logra desde el pedestal de nuestra propia moralina personal, sino desde la ternura y desde el vínculo más profundo y pedagógico que existe, el permiso para ser diferente y no ser raro.
    Habilitar el derecho a existir , eso que no se hace con palabras.
    saludos

  17. vale dice:

    y en esta “encerrona trágica” ( en el idioma del sabio Ulloa), historias minimas , como la de esta niña, como la de tantas otras niñas y niños que nacen diariamente en este país,también escriben NUESTRA historia como país.
    De nada sirve “calificarlas” “censurarlas” o invisibilizarlas.
    Las correcciones a eso que nos gusta, no nos remiten a lo
    pedagógico, la salida no es exclusivamente pedagógica, sino pedagígico- política, porque nos remite a nuestra propia realidad, la que por acción u omisión construimos todos los días.
    Lamentablemente las respuestas que produce la escuela, se encuentran en estos momentos , cada vez más lejos de una solución.
    Ajustar, poner corcet, proscribirlas, censurarlas, juzgarlas ….( ¿desde qué lugar?::::me pregunto yo) no me parece el camino, la aprobación de ese “examen”, fue creativamente pedagógico, porque incluyó un posicionamiento político bien claro, frente a una realidad que la profe sola no puede transformar, pero sí aprobar al mismo tiempo que desaprueba otra, que sí puede ser contada, escrita, conversada, publicada y transmitida sin correr riesgos mayores y quizá sea la suya propia…?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: