El PJ y el témpano

titaniciceberg

Importante como es la alternativa que enfrenta el Partido Justicialista -normalización acordada, a impulso y necesidad de los gobernadores, o intervención- no es el tema político decisivo de estos días. Por eso dejo para más adelante extenderme sobre al asunto, y les copio el análisis, sesgado pero informado, que hace Ignacio Zuleta. Una reflexión muy cortita al final.

Con el levantamiento de la veda y los jueces lanzados a la cacería de políticos, no podía hacer menos María Servini de Cubría. Ayer prorrogó el plazo para la presentación de listas de candidatos a las elecciones de autoridades del PJ que cerraba a medianoche. Con eso desbarató los planes de la cúpula actual para instaurar en lista única a la dupla José Luis Gioja-Daniel Scioli. Y aprieta los plazos y dinamita el cronograma que prevé urnas (formales, porque nadie ha previsto una competencia) para el 8 de mayo. Más importante, les da tiempo a los contradictores de la conducción del partido – que anoche anotó la lista oficial – para presentar una nómina que se enredará en una sucesión de impugnaciones que puede abrir espacio a una intervención judicial que le conviene a todos, menos al peronismo formal. El iceberg ya tocó a ese Titanic que es el PJ en estas horas.

Esa intervención es buscaba por el macrismo, el duhaldismo y el massismo que quieren quitarle la sigla PJ al peronismo que maneja hoy el partido. Con eso terminarán de balcanizarlo para las elecciones del año que viene. Para esos comicios de renovación legislativa el macrismo espera mostrar un resultado airoso que sólo puede lograr si en las provincias se enfrenta con una multitud de siglas peronistas.

En ese negocio está también el massismo, que necesita retener adhesiones peronistas en Buenos Aires para hacer elegir a Sergio Massa (hoy aliado odioso del gobierno) como senador nacional. Con tal de que el peronismo de Gioja-Scioli quede fuera de esa pelea el massismo hasta toleraría recibir el respaldo del macrismo, que no tiene candidatos competitivos en ese distrito, salvo Elisa Carrió que puede dar una buena pelea pero que divide al electorado.

La prórroga que dictó Servini les da tiempo a los peronistas que hoy se referencian en Eduardo Duhalde a presentar una lista para competir con Scioli-Gioja. Hasta anoche el ex presidente no había dicho si él mismo encabezará esa tira. La postergación la puso en marcha el jueves el fiscal Jorge Di Lello para abrirle tiempo a la agrupación duhaldista que concurrió ese día al juzgado electoral de Servini a una audiencia convocada para escuchar posiciones sobre su pedido de intervenir el partido.

Según los apoderados de esa tribu – Omar Gadea y Oscar Diani – las elecciones convocadas son ilegales porque las resolvió un congreso presuntamente fraudulento de un partido que tiene una conducción presuntamente ilegítima. Para ese sector el congreso legítimo es el de Avellaneda del año pasado, que encabezó una mesa en la que estaban Duhalde, Juan Carlos Romero y Ramón Puerta (un massista y dos macristas, aunque de origen peronista). Los apoderados de ese congreso son el ex diputado Daniel Basile, el ex ministro Julio César Aráoz y Carlos Gallego. Argumentan que sus congresales son los legítimos y están en la justicia reclamando que los reconozcan.

El martes, en otra audiencia, la agrupación que se hace representar por Luis Barrionuevo no sólo pidió la intervención sino también el giro del expediente a la justicia penal por el presunto delito de usurpación que habrían cometido las autoridades del PJ que hoy preside Eduardo Fellner.

Enfrente estuvo en las dos audiencias el abogado Eduardo López, segundo de Jorge Landau como apoderado del PJ, quienes rechazan las impugnaciones a los títulos de la conducción partidaria (Consejo y Congreso) y a la convocatoria de la elección interna. En la audiencia del jueves, el fiscal Di Lello adelantó la idea de postergar los plazos para darle tiempo a la nueva lista y evitar una intervención que, dijo, será “un mal peor que el que se quiere remediar”.

Es difícil para los peronistas que resisten con mayoría numérica en la sede de Matheu defender su posición. Gioja pasó de gobernador a diputado y Scioli y Fernando Espinoza – presidente del PJ de Buenos Aires – sufren los rigores de la vida civil porque no tienen cargos de poder territorial. Ahora la justicia les da espacio a sus impugnadores para que presenten una lista que están obligados a impugnar si la respaldan las firmas y avales del congreso duhaldista de Avellaneda. Si se cruzan esas descalificaciones, el enredo escalará y el iceberg abrirá un rumbo bajo la línea de flotación, y hundirá al PJ en la intervención (medio que me chirria la metáfora, pero no hay vuelta atrás).

Si la lista Gioja-Scioli no gana la apelación a la prórroga que presentará el lunes (hasta esta madrugada sus apoderados no conocían el texto de la medida, que llegó a la prensa, pero no a ellos) se verá obligado a competir. Puede elegir no impugnar a la otra lista, pero si eso ocurre y van a la elección el 8 de mayo, tendrán que gastar millones en una movilización carísima para demostrar que tienen un número decoroso de afiliados activos. En abril de 2008 una lista que encabezaba Héctor Maya, respaldada por los Rodríguez Saá, no llegó a reunir dos de las condiciones que imponía la nueva carta orgánica del partido: no pudo presentar avales del 2 por ciento del padrón de afiliados ni tampoco logró el apoyo de cinco jefes distritales del PJ. Eso le evitó a la lista de Kirchner-Scioli abrir escuelas y urnas un domingo y exponerse al examen de la opinión pública que les cuenta las costillas a los partidos en esas pruebas de fuerza.

Con sus principales espadas sin cargo el PJ parece haber pasado de banca a ser punto de sus adversarios, que están en todos lados, en el oficialismo, en la oposición, en la justicia. El gobierno le ha quitado la espoleta a la jueza Servini, que pasó de manejar las elecciones nacionales y de la Capital en su juzgado, a subrogar el juzgado electoral de Buenos Aires, por moción del representante del poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, Juan Bautista Mahiques. Intervenir un partido como el PJ no se hace desde el juzgado sin consular con la casa de gobierno, y la mesa política que controla al gobierno desde la oficina de Marcos Peña puede sumar otra changa: manejar el PJ a través de un interventor amigo.

Por eso esta prórroga movilizó a los afectados a medidas poco habituales, como presentar en persona – Gioja, Scioli. Espinoza – la lista anoche en Matheu. Había que achicar los riesgos, más estando Landau todavía convaleciente de una operación – no política. Esa oportunidad dio para otra novedad: Scioli ha vuelto a ser acompañado por un fotógrafo, como en sus mejores tiempos“.

El peronismo ya cuenta con una tradición partidaria importante, en especial el bonaerense. No tan larga como el radicalismo, o el viejo socialismo, pero llena de historias (buenas y malas). Lo que no tiene es  una tradición de valorar al partido como algo más que una “herramienta electoral”, como lo llamaba Perón cuando la Argentina y el mundo eran muy distintos.

Pero… si los peronistas de a pie ven que sus adversarios están tan empeñados en despojarlo de esa herramienta, tal vez repiensen el asunto.

4 respuestas a El PJ y el témpano

  1. claudiad dice:

    El resentimiento de Duhalde lleva décadas creciendo. Nunca resignado a aceptar que no le dio la talla para elevarse más allá de armador doméstico o confabulador de coyunturas cortas, el único exotismo que se permitió fue soñar con Moncloas ridículas. Su paso presidencial de escasa legitimidad y nula proyección posterior, debería marcarle límites internos. Pero su encono – a esta altura geriátrico – lo entrega a cantos de sirenas de matriz UCEDÉ, instándolo a llevarse puesto un partido.
    Es indudable que el experimento de la intervención, a la cual concurren todos los antiperonistas rapaces (junto a ese extraño Ejecutivo en la clandestinidad que es la Justicia Federal), apunta a expulsar al verdadero peronismo hacia nueva franquicia, situación tabú que ha tratado de evitarse, por no reportarse ninguna que haya sobrevivido.
    Ahora bien, esa ingeniería grosera que idean, en conjunto, Peornismo, Massismo y Macrismo, se asienta sobre axiomas inestables. Porque no toma en cuenta la voluntad popular que está en condiciones de coordinarse para no elegirlos si quedan como opción única. Y porque descree que la sociedad pueda considerar una tangente, si lo que le ponen enfrente es una reedición del Fraude Patriótico.
    De no quedar más remedio que tomar dicha tangente (esperemos que no sea necesario), es claro que el proceso de recuperación del Peronismo llevaría todavía más años. Pero volveríamos por él, que no lo dude Massa. Porque es nuestro imaginario y no el suyo, claramente; adscripción vital que perdurará más que su propia carrera de advenedizo. Quién sabe si para entonces hasta tengamos la suerte de que estos viejos saurios que hoy embarran la cancha, espichen de viejos. Saludos.

  2. claudiad dice:

    Y siguiendo la ilustración del post, no solo el Peronismo tiene encuentro con icebergs. La forma de coordinarse en las políticas locales de estas tres fuerzas dista de ser estable. Es conocida la vocación traicionera del PRO que jamás ha respetado socio alguno. Pero lo que dio resultado en dos gestiones de CABA (nunca se comprenderá el papel del FPV en la Legislatura, consolidando el crecimiento de su adversario), no se asegura le resulte a R.Larreta en esta tercera.
    Peor aún, elevado este asociacionismo de corto plazo y puñalada veloz a niveles nacionales y bonaerenses, está destinado al buraco letal en las chapas. Porque es como si Cambiemos estuviera abriendo infinitos juegos para los que no tiene burocracia política suficiente. Y, especialmente, el pragmatismo bonaerense se traduce en paciencias cortas; el jueguito de Frigerio de armar comisiones a repetición para dilatar asignación de dineros de obras públicas se mide con reloj inclemente. En ese mismo sentido, suena contradictorio pretender alzarse con la FAM, si no hay capacidad de respuesta económica para sus integrantes.
    Es observable cómo en cada sesión legislativa nacional, provincial o municipal, Cambiemos “cambia” de socio pretendiendo aplicar dogal corto a los que le prestaran servicio en la circunstancia inmediatamente anterior. Y esto está dejando muchos heridos. Si a eso le sumamos que en los niveles nacional y bonaerenses comienzan a estallar internas PRO variopintas, el cuadro de estabilidad de asociaciones, es todavía más inestable que el Titanic peronista.

  3. Ñandú dice:

    Si intervienen el partido a gusto del Ejecutivo Nacional no hay nada escrito sobre lo que puede suceder. El gigante invertebrado tiene historia suficiente como para sacar elementos como para trazar escenarios de despliegue de nuestras fuerzas.

    Primer ejemplo histórico. Las elecciones bonaerenses de 1987. En 1985 ante la falta de democracia interna Cafiero fundó el FREJUDEPA o Frente JDP (¿les suena con que nombre coinciden?) y termino conquistando la gobernación con una estructura por fuera del Partido Justicialista.

    Segundo ejemplo (pre) histórico. Las elecciones generales de 1965 en Mendoza. Era una época en que sistemáticamente se proscribía al Partido Justicialista a nivel nacional, pero en esa ocasión la proscripción no alcanzó al nivel provincial, por lo que se presentó un particular problema político. A nivel nacional en esas elecciones a diputados la conducción del PJ proscripto decidió que a nivel provincial se apoyara el voto en blanco o votar a formaciones neoperonista como Unión Popular, pero en Mendoza se apoyo al Partido Justicialista.
    El peronismo provincial concurrió dividido en tres fuerzas: Movimiento Popular Mendocino, Unión Popular y Partido Justicialista: El resultado ganaron los gansos (conservadores) con el 28%, segundo el MPM con el 24%, tercero la UCRP con el 22%. Tres datos políticos relevantes al interior del peronismo: Primero:Triunfo del neoperonismo que levantaba el peronismo sin Perón. Segundo: la suma del electorado peronista unido hubiera ganado la elección con el 38 % (promedio histórico de todas nuestras elecciones hasta la fecha: 2015 = 40%). Tercero: El peronismo menduco siempre tuvo algo de conserva aún en la resistencia.
    Al año siguiente (1966) se elegía gobernador, en medio del enfrentamiento por la conducción del movimiento entre Perón y Vandor y en esta ocasión el peronismo concurrió dividido en dos el MPM con el histórico Serú García enfrentado al PJ con el no menos histórico Corvalán Nanclares (amigos íntimos y socios por años), el primero apoyado por Vandor y el segundo por Perón.
    En esta ocasión también ganaron los conservadores con el 33% de los votos, pero en el universo peronista esta vez el triunfo fue del PJ con el 25% frente al 15 del MPM.

    Conclusión (siempre puede fallar) en caso de intervención no es seguro que la franquicia oficial triunfe en la interna peronista, lo único seguro es que, si la intervención se concreta, todo el campo político se inestabilizará mientras el peronismo recompone su rol de Movimiento (o partido, o lo que sea) orientado a conseguir las clásicas tres banderas (modelo 2019).

    Para datos del peronismo histórico mendocino http://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digitales/2579/alvarezperonismomendoza.pdf

  4. Juan Salinas dice:

    Así es, Abel. Nunca estuve afiliado al PJ pero hace dos años, viendo como venmían las cosas, me afilié. Y como mios fichas las tiraron a la basura, volví a afiliarme en enero. Interrumpi mis vacaciones para eso. Y tengo entendido que la mia fue una mas de 200 mil afiliaciones nuevas. No van a poder arrebatarnos el partido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: