La corrupción y la política

A este video de arriba siempre lo consideré como una pieza maestra de la publicidad política, a pesar -o tal vez por- su realización simple: Una nena en guardapolvo blanco, frente a un pizarrón con marcas de tiza y un mapa del territorio nacional -todo bien retro, como se darán cuenta- contesta a las preguntas de su maestra, que no se ve en pantalla. “Y si la Argentina es un país rico ¿por qué el pueblo es pobre?” “Y… por los corruptos” “¿Que son los corruptos?” “Y… las personas que le roban el trabajo y la plata a la gente” “Entonces ¿qué necesita la Argentina?” “Y… un Presidente que no sea corrupto. Al final (son sólo 30 segundos) aparece la placa “PRESIDENTE DE LA RÚA“.

Como toda publicidad eficaz, utiliza y confirma los supuestos básicos, a menudo no verbalizados pero que están incorporados “desde siempre”, en su audiencia: Este es un país rico (si cuenta con recursos, es rico. La riqueza no se produce, se tiene), y como hay una identificación inconsciente con el país, si uno no es rico, si enfrenta dificultades, debe ser culpa de alguien. O algunos. Atención: la identificación de los culpables no puede ser arbitraria; tiene que haber una predisposición previa para aceptar determinados culpables. En ese caso, el final del gobierno de Menem, los corruptos eran candidatos naturales. En otros momentos, para otras audiencias, podían ser los judíos, los inmigrantes, los subversivos…

(Interrumpo un momento el hilo de mi argumento para apuntar algo necesario: No estoy diciendo que la corrupción no existe y no empobrece a los países. Al final del posteo volveré a ese aspecto, pero quiero marcar esto porque forma parte de una vieja discusión con mis colegas: la publicidad no inventa la realidad, la moldea).

Este video es de 1999, por supuesto, de la campaña de la Alianza. Pero yo lo subí por primera vez al blog en mayo de 2014, en un momento (uno entre muchos, claro; es un clásico del periodismo) en que, como ahora, los medios agitaban el tema de la corrupción. Hay una diferencia muy importante a tener en cuenta. Entonces, como está sucediendo desde hace dos años en Brasil, como en la mayoría de las ocasiones en todos los países, las denuncias se esgrimían como un arma para atacar a un gobierno. Ahora la intención -las intenciones, porque la campaña tiene distintos impulsores- son: a) destruir o al menos debilitar la fuerza política que pueden conservar los partidarios del gobierno anterior; b) desviar el fastidio, la bronca popular provocada por -básicamente- el desborde inflacionario de estas semanas; c) “fidelizar” -el término es del ingenioso oficialista Carlos Pagni– a los que votaron al gobierno actual.

Todas las campañas son distintas, porque no hay momentos iguales en la política y en la vida. Una síntesis perfecta de la actual es este título del Clarín de ayer: La sociedad exige corruptos presos ahora. En los medios de ese Grupo, en particular en algunos de sus editores, se ataca a Cristina Kirchner y su entorno inmediato con una virulencia que tal vez habría sido considerada exagerada en Der Stürmer. Dado el personalismo de la política argentina y el “odio fácil” que tienen muchos compatriotas, estos ataques son los que más se reflejan en las redes sociales y en los foros online.

La Nación acompaña a su socio mayor, claro, pero las diferencias de clase entre sus lectores, y de proyecto político también, hacen que apunte más al “populismo”/peronismo en general. En el Poder Judicial, alguno de cuyos miembros conspicuos colaboran con denuncias y resoluciones mediáticas, hay cierta ambigüedad. En realidad un objetivo principal de la campaña es empujarlos a ellos a actuar contra los miembros del gobierno anterior.

Una parte numerosa, quizás mayoritaria, de jueces y fiscales se sienten inclinados a, por lo menos, indagar al funcionariado kirchnerista. Sobre todo, comparten la antipatía hacia CFK. Pero Argentina no es Brasil: son conscientes de los privilegios personales que les otorga su lugar en el Estado, y son renuentes a arriesgarlos revolviendo los vínculos entre el mundo de los negocios y el de la política. Saben que son mucho más extensos que los que aparecen en los medios.

En el gobierno nacional hay distintos enfoques. En conjunto, en el nivel de decisión e influencia tienen clara la necesidad de la campaña contra la “corrupción K”. Como se dice aconsejó Chacho Álvarez en ese gobierno de la Alianza “Si no podemos darles pan, por lo menos démosle circo“. Pero no son pocos los que creen que es peligroso crear “mártires”. Un Ricardo Jaime tiene pocos defensores; Milagro Sala ya es un caso diferente, a pesar que su poder político es, sobre todo, entre gente de piel más oscura.

Como sea, la pregunta clave es: Esta campaña “anti corrupción anterior” ¿da resultado? El informado y lúcido periodista Sergio Villone -opositor a Macri, apuntemos- sostiene que sí: “Uno de los productores más exitosos de la televisión, especialista en talk show políticos hoy muy de moda en la TV abierta, comentaba esta semana un fenómeno interesante en los movimientos de las audiencias y los ratings. Cuando se tratan los temas de corrupción, con los casos que afectan a la familia Kirchner o a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López, el minuto a minuto trepa en forma vertiginosa. Cuando se cambia de tema, y se ingresa en los problemas económicos o políticos de la actualidad, la gente se escapa y cambia de canal. “La gente quiere sangre, que alguien vaya preso”, dicen ahora los hombres que manejan la agenda periodística de los canales.

(Esta semana) en el horario central de las 22 hs, Los Leuco por TN lo tuvieron a Jorge Lanata más de una hora en el aire, ya que el minuto a minuto no paraba de subir y superaba el cable a la TV abierta con la temática de la corrupción K. El tema Cristóbal, Lázaro, La Rosadita, Elaskar Fariña y demás, se tratan en los programas de la tarde con gran respuesta en las mediciones. Y programas muy populares que tenían en general una mirada indulgente de sus conductores y panelistas hacia el kirchnerismo y la Década Ganada, hoy son líderes en instalar y profundizar el debate sobre la corrupción K. Sencillamente porque mide, como dicen en la TV“.

Por mi lado, encuentro que esas apreciaciones deben ser matizadas: ahí veo el fenómeno de “audiencias redundantes”, con que tanto insistió el encuestador Artemio López. Quienes ya rechazaban al kirchnerismo, mantienen su fervor “anti K”. Pero no he detectado entre los partidarios del gobierno anterior que se manifiestan en las redes sociales un impacto significativo de estas denuncias. En todo caso, discuten con peronistas menos “cristinistas”. A los oficialistas, los bardean, simplemente. Como dije otras veces en el blog, la corrupción que indigna es la de los otros.

Igual, puede decirse que esto ya llena las necesidades tácticas actuales del oficialismo. Su prioridad es evitar que la economía concentre ahora la atención de las mayorías. Su “audiencia redundante”, después de todo, le sirvió para ganar la elección.

Frente a eso, tengo que señalar que es una ventaja táctica. Es imposible que las revelaciones más espectaculares, si llegara a haberlas, desvíen por mucho tiempo la atención de los que tienen que llegar a fin de mes. Y, a pesar del instinto político de su incómoda aliada, la Dra. Carrió, esta claro que la anti corrupción no es la clave de los votos del oficialismo. O el candidato no hubiera sido Mauricio Macri. Más allá de historias personales, todo el etos y el mensaje del PRO nada tienen que ver con una actitud moralista, como Durán Barba sería el primero en señalar.

En cuanto a la corrupción en sí, que -me parece indiscutible- ha existido en todos los gobiernos y por supuesto en éste- es un delito, y una patología de la política, que consiste en el intercambio de beneficios entre los funcionarios de un Estado y empresarios privados. No puede erradicarse por completo, porque el Estado -aún el neoliberal, o especialmente el neoliberal- toma decisiones que favorecen a algunos y perjudican a otros, constantemente. Y la política es una actividad que cada vez requiere más recursos en la sociedad moderna.

Ponerle límites, es una tarea difícil, que los argentinos todavía no hemos encarado seriamente. Usar su denuncia como arma política, no ayuda.

34 respuestas a La corrupción y la política

  1. David (idu) dice:

    Esto es totalmente off tópic, Abel,

    Ya que sos tan afecto a censurar mis comentarios políticamente incorrectos, te pregunto por qué te parecen buenos los comentarios de “services” que se inmiscuyen en las vidas privadas de tus comentaristas.

    Alcanzaría con echarlos de frente y explícitamente, sin hipocresías.

    Saludos

    • David (idu) dice:

      Echar a personas como yo, quise decir, nunca a los hijos putativos, pero “del palo”

      • David (idu) dice:

        Por exactamente las mismas razones, Artepolítica decidió suspender los comentarios.

        Una censura amplia, generosa, e indiscriminada.

        La muchachada tal vez los siga leyendo, pero ya no es lo mismo.

        Ah, aclaro que recibí pedidos de disculpa por parete de uno de sus directores, Nicolás Tereschuk, aclarando que los “Stiuso” y “Milani” no eran de ellos.

      • Abel B. dice:

        Nicolás es joven, y por eso no está tan acostumbrado a la actividad de los servicios en la política. En los viejos tiempos, en el peronismo se hablaba de la “4° rama”, la de los servis.

        Clarín dice que Macri aprueba la idea de hacer un “campus” para su entrenamiento. Pero hasta ahora, no he notado mejoras en sus manejos.

      • David (idu) dice:

        Te agradezco honestamente la publicación de mis quejas, y por su puesto la respuesta. (Bah, todo lo que digo lo hago honestamente, tal vez por eso los cumpas me quieren mandar a un manicomio de Siberia).

        Lo que no entiendo es tu razonamiento: ¿Los jóvenes como Nicolás Tereschuk creen que está mal revelar intimidades de adversarios políticos, y los mayores no?

        Coincido con Lilita: disolver los “servicios”, reasignar las partidas de dinero dedicadas al espionaje, para otros fines socialmente más útiles.

      • David (idu) dice:

        Aunque el “service” que actúa por estos lares, parece ser un onanista soitario.

        Por lo visto, no pudo encontrar sobre el suscripto mucho más que tres tipos tocando música.

        Como buchón, un verdadero fracaso. Un fracasado a título gratuito.

        Bueno, al menos es del palo. Algo es algo.

        ¡Qué nivel!

  2. Norberto dice:

    Transcribo el whatsapp con mi hijo

    Que decíamos en la Milanga?
    Ercolini no movió Papel Prensa en 8 años.
    Clarín necesita una tapa por el desastre.
    Ercolini llama a declarar a Jaime el sábado
    Tapa de Clarín de Domingo
    No justifico a Jaime, pero es otra operación
    Besos

    Y si. Abrazo

    Nunca menos y abrazos.

    • Mariano T. dice:

      Ercolini no movió Papel Prensa porque tenía miedo de archivarla.
      Así que lo defendés a Jaime, también?

    • Norberto dice:

      Además y por casualidad, hoy revive un viejo tema que he tocado, muchas veces, tal como hablé del TJN, también lo hice el ICIJ, cuyos derechos exclusivos los tiene el pasquín mitrista desde hace creo que más de tres años, sin que publicase informes, sin embargo este domingo parece que para adherir a la campaña involucra a un secretario privado de los gobiernos K, pero por motivos de la interna por estar al frente del Ministerio de Hacienda, que la hay y fuerte por la firma del endeudamiento y las comisiones que pasaría a manejar quien lo dirija, saltó una de las cuentas del Grupo familiar de Isidoro, que supongo, y de acuerdo con un vocero, es sin valor relevante, pero aún así fue retirada en poco tiempo del listado.
      Conociendo los jugadores de este Truco, en mi opinión le mostraron la puntita para el valecuatro al botarate, y como Ud dice Gran Jefe, el que viva lo verá, en este caso en los movimientos en área económica del gobierno.
      Nunca menos y abrazos

  3. eduardo dice:

    ” esta claro que la anti corrupción no es la clave de los votos del oficialismo. O el candidato no hubiera sido Mauricio Macri. ”
    “la corrupción que indigna es la de los otros”
    Dos frases que resumen muy bien el momento que estamos viviendo, son muchos los que uno de estos días se van a despertar con un dolor donde termina la espalda y darse cuenta que preso no hay ninguno y aunque lo hubiera no le va a servir para calmar su dolor.

  4. claudiad dice:

    Muy buen post, imperdible cada punto señalado. Y es cierto que, en política, no conduce lejos concentrarse en moldear realidades impostergables. Además, convocar al salvajismo interno alentando su fruición por sangre ajena, trae desde moradas inconscientes otro camarada colérico que es parte del tándem: el tenaz reflejo de supervivencia. Un reflejo que se lleva puesta cualquier operación, si se activaron sus defensas ante la posibilidad de la supresión personal.
    Particularmente, me convoca uno de los temas que trataste como al pasar: la concepción que el individuo tiene del patrimonio estatal. Cuestión que las ópticas publicitarias leen, antropológicamente, muy bien, fogoneando la posibilidad de “robo” o “usufructo” de esas supuestas posesiones nacionales que contabilizamos como activo personal. Vengo sosteniendo esa discusión entre conocidos, hace rato. Y es que desde el momento en que acordamos un Contrato Social para defendernos del exterior y de nuestras propias pulsiones egoístas… los bienes del país, si es que son cuantificables, no son factibles de disposición individual. Y recalco “si es que son cuantificables”, pues muchos no están relevados siquiera o no son susceptibles de serlo. Y otros bienes, como los financieros, dependen su cómputo del prisma teórico/paradigmático empleado (que legitima, o no, su imaginativa aparición y supervivencia). O sea que los recursos “cuantificables” y los “no cuantificables” del país, NO SON DE ACCESO INMEDIATO AL SUJETO. Por su propio carácter de PATRIMONIO GENERAL. Que nunca nos perteneció más que simbólicamente. Y ya que hablamos de plano simbólico, se es poseedor simbólico pero también se es garante simbólico. Así que ojo, porque que hay obligaciones para con los recursos del país. Por ejemplo, decidir públicamente, si endeudamos a la Argentina, en tanto entidad material. Y esto lo decidimos individualmente al concurrir a urnas, expresando elección por el Administrador que habilitaremos a tal efecto.

    • Mariano T. dice:

      Eso se contrapone con “L’etat c’est moi” de Luis 14. Son bienes públicos, de todos, pero algunos de los administradores los creen propios, ese es el problema.
      Alguna vez a alguien se le escapó una frase delante mío analizando una temática de política ganadera “Cómo podemos monetizar esto?”

      • claudiad dice:

        Dejemos a Luis XIV dormir en su cripta, nadie discute aquí el carácter gregario de los bienes estatales, sino la simplificación ideológica y mediática que le dice al ciudadano que un ilícito contra el Estado le merma patrimonio individual, aquél sobre el cual sí tiene acceso y potestad.
        Me estoy refiriendo a esos latiguillos delirantes del tipo “Que fulano/a me devuelva la plata que me robó..” (falacia extendida que sorprende por su tosquedad). Pues no hay conversión dineraria posible, a nivel individual, de esos activos estatales. Siempre son activos gregarios e inaccesibles. Así estén bien resguardados o en manos de Alí Babá, esos activos nunca serán parte de la posición individual del ciudadano.
        Lo que sí puede pedir un connacional y, con todo derecho, es el castigo para quien sustrajo o lesionó bienes del Estado. Pero no puede, ni siquiera discursivamente, cometer la gaffe de mencionar el daño como acontecido sobre algo de su potestad. Este era el punto de mi comentario. Como lo es apuntar que cuando se azuza con falacias tan groseras, el comportamiento ciudadano se embrutece, abandona la modernidad y aterriza en la horda irracional.

      • claudiad dice:

        Y agrego, lo que pierde el ciudadano, cuando alguien delinque contra el Estado, son servicios que le correspondían y a resultas de ese ilícito terminan siéndole sustraídos. No bienes.
        Porque el Estado como superestructura brinda servicios. Siendo las pérdidas sociales más graves, obviamente, las que atañen a salud, educación, trabajo, alimentos, transporte, vivienda.
        Ahora bien, en estos precisos momentos, mientras se judicializa burocracias salientes (con pruebas suficientes o sin ellas) , se están perdiendo servicios básicos o se degrada fuertemente la calidad de los percibidos, bajo la excusa de un pedido urgente de colaboración. Y esta nueva situación de pérdida, no parece percibirse como tal. Lo cual es una curiosidad antropológica remarcable, francamente.

      • Mariano T. dice:

        Para ser más directo y negro sobre blanco. Hay un perjuicio para el pueblo cuando los funcionarios se llevan dinero del Estado. Ya sea porque podrían haberse ofrecido mejores servicios o cobrado menos impuestos.
        No disfracemos este hecho indiscutible detrás de sinfonías dialécticas.

      • David (idu) dice:

        En realidad, que los corruptos devueltan la plata, es una tontería.

        El daño que causa la corrupción es infinitamente mayor que los dineros mal habidos por algunos funcionarios.

        Recuperar algunas propiedades, plata, o lo que fuere, nunca podrá compararse por ejemplo con regalarle miles de millones a la Patria Financiera vía “dolar futuro”, por tomar solo un ejemplo del último mes kirchnerista.

        Ahora bien, rematarle el petit hotel a María Julia, no deja de ser un símbolo gratificante, a pesar de ser insignificante frente a los 300 palos verdes de coimas (correctamente repartidas entre los amigos peronistas y UCD) por la privatización menemista de Entel.

      • claudiad dice:

        Mariano, no entendiste hacia adónde apunto – o no te interesa y, todo bien, no tiene por qué interesarte mi óptica – . Que no es otra cosa que subrayar el retorcimiento publicitario del concepto “perjuicio”, al diluirse su estatura social hacia una noción de perjuicio individual. En realidad muy en sintonía con estos tiempos egoístas. Tan ocupado estás en declararme sinfónico-dialéctica, que ni te has dado cuenta de que coincidíamos en el tema. En fin, ensayaré salsa retórica, quizás llegue mejor.

  5. vale dice:

    Coincido con el artículo en sus puntos principales, aunque pienso que los bienes que conforman el patrimonio estatal, no están todos en los bancos.
    También existe la riqueza simbólica.
    Más allá de las riquezas materiales, que en un estado deberían ser redistribuidas de manera permanente y equitativa entre sus habitantes, están también las culturales, las sociales y las universales, ( son los derechos humanos garantizados por los pactos internacionales a los que argentina adhiere están en la constitución) lo preocupante es que todo eso, solo ocasionalmente , se ocupan por garantizar los poderes del estado también y con cuentagotas y llamativas resistencias.
    Una democracia, siempre se asienta en una desigualdad relativa entre sus ciudadanos, pero esto , en aquellas relativamente estables como sus derechos y obligaciones, no debería impedir que la cuestión económica se transforme en un obstáculo insalvable para participar también y en pie de igualdad en todas las demás “riquezas” comunes a todos y en su construcción.
    Me refiero a la construcción de una comunidad, politica, social y culturalmente, desigual en el bolsillo, pero igual en garantías , derechos y obligaciones, sin importar el tamaño de su cuenta bancaria.
    Nuestro problema esencial radica , en que se presta tan poco cuidado de parte de la política a la atención debida en estos aspectos de nuestro patrimonio , como por ejemplo , la conducta de sus funcionarios, de los representantres de los poderes, de la prensa y los medios de comunicación en general, la garantía de derechos y la supervisión del correcto funcionamiento de las instituciones.
    El cuarto poder no es o no debería al menos ser la prensa ni los medios, sino los partidos políticos, que también tienen una función de control sobre las gestiones de diputados y senadores, yq eu no nacieron de un repollo, sino de su seno.
    Todas las leyes que se persiguen con más énfasis por parte de nuestro poder Judicial son represivas y lo que es aún peor “funcionales” al grupo de turno. Les cuesta mucho desgaste sancionar aquellas que garantizan derechos y si lo hacen, esperan el momento agazapados, para borrar con el codo lo que firmaron con la mano., lo cual me habilita a sentir una gran desconfianza en esta gente ( como ciudadana) en el poder judicial.Lamento comunicarles que en el poder judicial también “negocian expedientes de manera diaria ( aqui lo llamamos lavado de expedintes)” y en el ejecutivo actual lo mismo y que en esas negociaciones no está jamás presente el ciudadano en general, sino algunos en particular, siempre, mientras que los demás son invisibilizados y reprimidos sistemáticamente para que no jodan.
    Una primera aproximación, podría indicarnos que estamos asentados sobre arenas movedizas que en cualquier momento se abren y nos tragan a todos/as., ya que lo que falla son precisamente los cimientos de nuestra república y de nuestra declamada democracia que en realidad es bastante raquítica hoy x hoy, como en otros tiempos pretèritos… “como antes, más que antes….”
    El poder legislativo que negocia leyes a través de “servilletas y sanguchitos”, tampoco es demasiado confiable.
    Y un poder ejecutivo basado en una sociedad “de responsabilidad limitada a sus intereses”, tampoco nos resulta muy confiable.
    Freud decía que la Ley es el padre común y que “si uno la transgrede, ninguno la respeta, porque a través de ese uno que no cumple, todos /as quedan habilitados para hacerlo.”.
    Este estado de anarquía pseudo- republicana en que nos encontramos entonces , habilita a cada ciudadano a interpretar lo que le da la gana y a cumplir o usufructuar una ley de acuerdo a su libre interpretación personal, a juzgar al otro desde su criterio personal a excluir, a borrar al semejante y a desparecerlo concreta o simbólicamente si no conviene esa presencia a sus mezquinos intereses personales inconfensables por amorales.
    Las bases de esta república, tienen cimientos muy flojos en la percepción de los hombres que las habitan y de allí nacen las grietas, las fracturas y los abismos como el que transitamos hoy.( al que es esquizofrénico calificar de “herencia” me parece a mi, (una simplificación ignorante y mal intencionada)
    Un país ordenado empieza por una ciudadanía alineada detrás de l valores, leyes justas para todos igual, decisiones consensuadas cuando está en juego el país ( como bien dice Claudia) y ámbitos de participación ciudadana con derecho a voz y voto por parte de sus representados, voto y veto ( aunque hoy por hoy también hacen lo que se les da la gana , salvo honrosas y escasas excepciones, ” ya me votaste gil? fuiste, acatá cuatro años ahora y callate la boca” porque si no te meto preso…)
    Esto que digo, no es un sueño ni un delirio cholulo, esto está en la Constitución Nacional y es bien claro, más allá de que cada uno, como ocurre en la realidad actual lo recorte a su antojo y luego quiera que todos lo veamos así creyendo que al país entero es ignorante como ellos)
    Un gobierno, un poder legislativo y un poder judicial que hacen lo que quieren, no conforman una república, sino una célula anárquica que se apoderó ( sí, un cáncer) de ella y como un cáncer acabará destruyéndola si no se interviene a tiempo, lo cual habilita a los ciudadanos ( como indica la Constitución) a organizarse en su legítima defensa.
    Creo que no queda mucho más para decir, me gustó mucho el artículo, me hizo pensar. Gracias.
    El patrimonio públicos señores o sea el estado, por mayoría de votos de sus legítimos propietarios, es decir los aqui nacidos, ciudadanos argentinos no están en venta.
    (al coforero que le vaya el sayo, que se lo ponga y se deje de distorsionar.la verdad oculta en sus prtéritas y futuras intenciones que son inocultables ya). En cuanto a los que ya “suponen” que lo hicieron, los sacaremos a patadas en el tuges dentro de muy poco.( a los propios y también a los ajenos).
    saludos

    • Mariano T. dice:

      La Constitución es bastante clara sobre los atributos de cada uno.
      Hay derecho a protesta, como no, y siempre se ha ejercido y se seguirá ejerciendo. Pero esas veleidades de echar gente, legítima defensa, etc me suena a no reconocer que el pueblo ya se expresó en elecciones, y hay que bancarse 4 años.

      • vale dice:

        defendido? a vos te parece que el derecho a la protesta se defiende: amenazando, con balas de goma, con balas “denserio”, mintiendo, ensuciando, echando laburantes en la puerta del laburo a punto de entrar a la hora debida por ñoquis? por favor marianote ¿¿¿¿qué me estás diciendo?????
        Te voy a aclarar algo, Macri puede desconocer muchisimas cosas de la política, ya que como dice “él es empresario”, desempeña flojito un rol que no ha comprendido bien, en principio, porque ser empresario y ser lavador son dos cosas diferentes, es decir hay una gran diferencia entre un rol asumido y un rol desempeñado para la sociología.
        Por otra parte el pueblo se expresó, no para que echen laburantes, sino para que cumpla las promesas voladoras que prometió incluir en su “revolución de la alegría” ( quizá fue otra gaffe idiomática de su colección variada de furcios lingüíticos a las que nos tiene acostumbrados?), lo cierto es que todo lo que prometió lo incumplió religiosamente en su lógica contradictoria predominante notoriamente en su hemisferio izquierdo.
        PObreza cero
        pleno empleo
        devaluación gradual
        etc., etc., etc…..
        Eso votó la gente que hoy por hoy no los votoriá ni en p2, conozco varios por acá arrepentidos del día siguiente que nunca fallan porque su lógica funciona como la descripta.
        Es la lógica del capitalismo salvaje:
        Hacer todo lo contrario de lo que se promete
        proyectar en otros lo que piensa hacer él ( o lo que está haciendo desde hace rato)
        votar compulsivamente o por ciertas características de clase a la que se quisiera pertenecer, aunque uno sea un rasca y al día siguiente darse cuenta de lo que no es y querer otra cosa.
        Aqui el problema para mi, lo que genera corrupción, ignorancia política, fomento del choreo y la ambición desmedida, avidez, mafia y crimen es el sistema que nos envuelve y las personas somos su consecuencia no su causa.
        saludos

  6. Luis dice:

    La corrupción no es defendible y estará siempre en cualquier nivel y gobierno que tengamos. Lo que si importa es si las políticas de Estado ampara o no estas prácticas. Para eso necesitamos de un Poder Judicial transparente, eficiente y que represente al pueblo (democratizado) y no a las corporaciones. Esto es fundamental !!
    El ejemplo muy claro en estos años fue la ley de medios, pero podemos hacer una lista muy grande y comenzar cuando la justicia legitimó el golpe de Estado de 1930 -doctrina de los gobiernos de facto-, su participación en el último de 1976, la bochornosa acordada que Fayt cuando firmó pero no estaba presente siendo un supremo, y por último que ingresen dos por “la ventana” del DNU -el sólo hecho que haya aceptado ya lo invalida como juez-.
    Lo mas bizarro es que los que hablan de corrupción son los mas apegados a esas prácticas: por ej. Clarin con la apropiación de Papel Prensa, pesificación asimétrica durante el Duhaldismo, comportamiento mafioso con el futbol -compraron operadoras de cables con eso- y de Lanata, idem. Hasta Jorge Rial le cerró la boca al gordo por su alianza con el tipo que vació Aerolineas,
    Igual si fuera gobierno no apostaría a usar la corrupción para “distraer” o “justificar” políticas. Ya la nota demuestra que le sirvió poco a De la Rua esa publicidad. Lo que si importa y creo que es generador de violencia por excelencia, es la injusticia. Y hubo bastante en estos 3 meses del PRO.

  7. Mariano T. dice:

    No debería ser tan complicado encontrar gente honesta. Porque solo se trata de eso.

    • Abel B. dice:

      Se dice que Diógenes buscaba un hombre honesto con una linterna. No se dice que lo haya encontrado

    • Leo dice:

      No conozco a nadie
      y todos saben de mí
      pero es así
      porque siempre estoy en Fantasy.
      Fantasy es un lugar
      del que nadie puede regresar
      del que nadie puede regresar.
      Fantasy es ilusión
      porque nunca hay nadie alrededor
      porque nunca hay nadie alrededor.

  8. […] mismo día que subo al blog una reflexión teórica sobre La corrupción y la política, aparece este texto (¿una de las coincidencias significativas que proponía Jung?) en el, […]

  9. En mi modlesta opinión, este batir el parche con los casos de corrupción del gobierno anterior no solamente es parte de una campaña para tratar de tapar las calamidades diarias del gobierno actual, que nos hace ir de una sorpresa desagradable a otra aún más desagradable. Yo lo veo también como una especie de educación presidencial, por usar el término acuñado por Horacio Verbitsky a fines de los ’80 (que sostenía que el final desastroso del gobierno de Alfonsín era en verdad un mensaje al gobierno entrante de Menem, de lo que podía ocurrirle si no aplicaba al pie de la letra todas as políticas impulsadas por el establishment en aquel entonces).
    El objetivo final con que sueñan las mentes anti-K más afiebradas —ver a CFK presa— no es únicamente revanchismo; tampoco se limita a un deseo de neutralizar a CFK como figura política, como intentan hacer en Brasil con Lula. También buscan convertir a CFK en un ejemplo para Macri y todos los futuros presidentes de lo que puede ocurrirle a un gobernante que osa enfrentarse al Grupo Clarín o a cualquier otro sector del establishment, al volver al llano.

  10. Politico Aficionado dice:

    Habría que investigar Fleg Trading Ltd, sociedad offshore radicada en Bahamas y no declarada que dirigió el Mauri durante largos años.

  11. claudio Maxl dice:

    Al grueso d los argentinos no les interesa el nicho “corrupcion”, la historia refleja el triunfo d Menem 2003 con 25%, y conste (en actas, je) q el abandono en ballotage fue x su herencia economica. Respectos a los programejos d cuarta del 13 y 2, su rating tiene media d 10 puntos en el primero y 6 puntos el segundo, caza en el zoologico antiK, es decir el 90% d los argentinos no des da bola. Se tiene ahora la oportunidad d jucio politico al contrabandista: espero q el menemismo residual q controla gobernaciones y el bloke PJ Sanguchito en el Congreso no arriesguen sus cabezas en un q se vayan todos x salvar la cabeza del contrabandista.

  12. vale dice:

    No hay que aflojar tranco con la fleg trading ltd, están cayendo como cucarachas , fijense en el holandés, son como los teros, ponen el huevo en un nido y gritan en el otro, eso hacen con cristina: PROYECTAN. y lo peor de todo es que lo hacen a sabiendas y se les nota mucho ya.
    En cuanto a diógenes abel, concuerdo con vos. pero no todas las naturalezas humanas son iguales, algunos ni la tienen.

  13. Politico Aficionado dice:

    Están interferiendo a Victor Hugo Morales en AM 750..

  14. vale dice:

    y a pagina 12 cuesta mucho entrar….

  15. […] La corrupción y la política […]

  16. […] creo que es relevante una parte de lo que escribí sobre La corrupción y la política el domingo pasado, justo al comenzar la semana en que estallarían en los medios los Panama […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: