Vamos a la Cumbre de Seguridad Nuclear. De turistas

sumario_normal_recorte1

Estimo que muchos lectores de este blog -quizás una mayoría- están conmovidos por la reciente batalla legislativa, y la rendición frente a los fondos buitres. Comprendo, simpatizo, pero como dije en el posteo que le dediqué hace algunas horas, no es la primera batalla que se pierde. Y no es la última que habrá que enfrentar.

Mientras tanto, no debemos perder de vista lo que pasa en el mundo (estamos adentro). Los medios locales han tratado en forma superficial la Cumbre que se reúne en Washington, aunque el Presidente Macri está viajando allí, y el gobierno no ha comunicado otra cosa que generalidades que suenan bien.

(La oposición más emocional sospecha que Macri lleva como ofrenda el desguace del plan nuclear argentino. No lo creo, para esta conferencia. Aquí les interesa el uranio enriquecido, pasible de ser utilizado para bombas. El desguace de nuestro esfuerzo, en todo caso, será la consecuencia de sus políticas de ajuste).

Es  cierto que en otro momento tuvimos cosas para aportar en el tema de la seguridad nuclear. Como señalé en el blog hace cinco años, Argentina y Brasil firmaron en 1991 un Acuerdo para el Uso Exclusivamente Pacífico de la Energía Nuclear y crearon la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC) para controlar los acuerdos asumidos.

Y en 2011 el Grupo de Proveedores Nucleares (NSG), el foro de las 46 naciones que están en condiciones de proveer algunos de los insumos para producir armas atómicas y que acordaron combatir la proliferación, del que formamos parte – actualmente lo presidimos, desde junio ´15 a junio´16 – reconoció a esos acuerdos como una salvaguardia suficiente, alternativa a las inspecciones de los organismos de la ONU.

Pero hoy Argentina y Brasil están preocupados por otros temas, con razón. Entonces, les invito a leer esta nota de El País, razonablemente informativa, desde el punto de vista de la OTAN, claro. Es una manera de enterarnos como encaran los pesos pesados del Atlántico Norte un tema que toman muy en serio.

“Qué es la Cumbre de Seguridad Nuclear

La Cumbre se celebró por primera vez en 2010 como parte de una iniciativa impulsada por Obama en 2009. Su objetivo es promover la cooperación internacional en materia de seguridad nuclear. Las reuniones han tenido lugar en Washington, La Haya y Praga y buscan aprobar políticas y acuerdos para eliminar el material nuclear de los países, ratificar tratados relacionados con la seguridad nuclear, reforzar las regulaciones o mejorar la tecnología para aumentar la seguridad. Según la Casa Blanca, desde la primera reunión de 2010, más de 50 líderes internacionales han trabajado para prevenir el terrorismo con armas nucleares y se han firmado más de 260 acuerdos entre numerosas naciones.

Tras las sesiones plenarias, este viernes se conocerá el acuerdo global de los asistentes a la reunión, así como casi una veintena de pactos entre varias naciones en materia de ciberseguridad, prevención de tráfico de armas nucleares o amenazas a plantas energéticas. Laura Holgate, Directora del Consejo de Seguridad Nacional para Armas de Destrucción Masiva, explicó este martes que también se espera el lanzamiento de un “grupo de contacto de seguridad nuclear” para garantizar el cumplimiento de los acuerdos más allá de esta cumbre y compartir información, entre otros asuntos, sobre medidas de seguridad, fuentes de energía radioactiva o tráfico de armas nucleares.

La amenaza terrorista

La cumbre incluirá por primera vez una sesión sobre cómo afrontar la amenaza de un ataque terrorista en una ciudad y un simulacro sobre cómo responder al terrorismo nuclear.

Los atentados de Bruselas planearán sobre la cumbre, especialmente a raíz de las informaciones que apuntan a que algunos de los terroristas estaban interesados en el funcionamiento de las plantas de energía nuclear. Ex trabajadores de plantas nucleares belgas se han unido a las filas del Estado Islámico (ISIS en sus siglas inglesas).

La evolución de la seguridad nuclear

Desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca en 2009, se han eliminado casi 3.000 kilogramos de uranio altamente enriquecido para uso civil, una cantidad que serviría para fabricar al menos 100 bombas nucleares. Algunos países, como Ucrania, han acabado por completo con sus reservas de uranio. Pero otros, como Pakistán y Rusia, han ampliado sus arsenales o han rebajado el cumplimiento de salvaguardas internacionales.

Una veintena de países mantienen reservas de uranio altamente enriquecido que servirían para el desarrollo de miles de armas nucleares, según la Iniciativa de Amenaza Nuclear, un grupo que supervisa el sector nuclear. El grupo advierte de que hay demasiadas fuentes radioactivas con “mala seguridad y vulnerables a robos”

En paralelo, EE UU ha reducido progresivamente su presupuesto en seguridad nuclear internacional.

P5 + 1, sin Rusia ni Irán

La primera cumbre de seguridad nuclear después del histórico acuerdo que frenó el acceso de Irán a la bomba atómica a cambio de levantar sanciones se celebrará en Washington sin la participación de Irán ni de Rusia. Ben Rhodes, asesor de Seguridad Nacional del presidente Obama, explicó este martes que en 2009 Irán era “la mayor preocupación en materia de proliferación de armas nucleares”. Siete años después, Obama tendrá la oportunidad de “destacar el progreso alcanzado tras el pacto” con Irán y junto con representantes de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA). “La decisión de Rusia de no participar es una oportunidad perdida”, dijo Rhodes.

Ausencia de Rusia

Rusia ha decidido no participar en la cumbre por su rechazo a que Estados Unidos lidere iniciativas de desnuclearización. La ausencia de Moscú -que acudió a la última cita en 2014- es significativa dado que posee algunas de las mayores reservas de material nuclear de uso civil y protagonizó con Washington durante la Guerra Fría una carrera por el desarrollo de armas nucleares.

En abril de 2009, EE UU y Rusia acordaron, en el llamado nuevo tratado Start, reducir en siete años cerca de un 30% el número de armas estratégicas, incluidas cabezas nucleares. Pero al mismo tiempo ambos países han dado pasos que han cuestionado ese compromiso: Rusia anunció el año pasado la puesta en funcionamiento de más de 40 nuevos misiles intercontinentales, mientras que EE UU está renovando sus sistemas de armas nucleares en gran parte porque el Congreso se lo impuso al presidente Obama a cambio de aprobar el Start.

La política exterior para Asia

El presidente Obama se reunirá este jueves con sus homólogos de Corea del Sur, Park Geun-hye, y de Japón, el primer ministro Shinzo Abe, para tratar “la amenaza de Corea del Norte”, según avanzó Rhodes. El giro en la política exterior de Obama, asegura la Casa Blanca, también pasa por China. Obama mantendrá un encuentro con su mandatario, Xi Jinping, el mismo día, y destaca que las últimas sanciones de Naciones Unidas a Corea del Norte “no hubieran avanzado sin la cooperación y el apoyo de China”. El pasado mes de febrero, el director nacional de inteligencia, James Clapper, aseguró que es Pyongyang, no Teherán, quien representa la mayor amenaza nuclear del mundo”.

Anuncios

3 Responses to Vamos a la Cumbre de Seguridad Nuclear. De turistas

  1. Una pequeña aclaración: desde que se fue nuestro ilustre visitante Obama, se canceló el ARSAT-III (tiro por elevación contra INVAP, 600 de cuyos 1500 expertos trabajan en el área espacial). Dentro del abanico de ramas tecnológicas de INVAP, la que creció en forma más rampante fue la espacial.

    Es obvio que INVAP tiene otro cliente espacial, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, creada y dirigida por Franco Varotto (fundador de INVAP en otros tiempos, y justamente para enriquecer uranio). Pero la CONAE vive históricamente con bajos presupuestos y sus proyectos se demoran mucho. No parece que INVAP vaya a poder retener su masa crítica de constructores de satélites con la terminación de los SAOCOM.

    Insisto: los tiros van contra INVAP. Carga con el pecado original de haber construido la planta de enriquecimiento de uranio de Pilcaniyeu, bajo las narices mismas de la CIA y del embajador Schlaudemann.

    Por eso luego de que un presidente electo más bien demudado (Alfonsín) y el presidente saliente de la CNEA, el Alte.Castro Madero, anunciaran en 1983 que un país que salía de una guerra reciente contra el Reino Unido estaba enriqueciendo uranio, las carreras del station-master en Buenos Aires y de Schlaudemann debían tener, como opción más ventajosa, el “sapukku”.

    Pero INVAP carga con otra cruz más: la de ser nuestro último fabricante real de material bélico o dual.

    Lo hecho en materia de radares fue rápido y efectivo: partiendo de cero, un primer radar 2D colaborativo que ya cubre el 100% de las rutas aéreas argentinas (sorry, Raytheon, pardon, Thales), y un 3D militar enorme pero transportable en container, y con un alcanza efectivo de 480 km. Siguen versiones portátiles de menor alcance del 3D, y sobre todo -y esto sí es esperanzador- el primer radar de apertura sintética (antena fija) del hemisferio sur, que es el del satélite SAOCOM. Si podés hacerlo imenso y en banda L, seguramente podés también hacerlo en miniatura en una banda de mayor frecuencia y ponerlo en la nariz de un caza, o de un drone, o de un misil.

    A no olvidar que también INVAP dio algunos pasos en la aeronáutica dura y pura, y por eso, como diría Obama si hablara latín, “delenda este”. El elefante republicano tiene memoria larga, pero también el burro demócrata, y sabe bien adónde patear.

    La acción de INVAP dentro de FAdeA fue demasiado corta como para mostrar resultados, pero estos barilochenses no dan puntada sin hilo y SIEMPRE terminan lo que empiezan, y suele salirles bien.

    Con la FAdeA no llegaron a los titulares porque realmente les tocó ganar la maratón con un adoquín atado en cada zapatilla. Inevitablemente es más difícil resucitar un fiambre muerto en 1983 que parir un bebé nuevo. Tras otros traspies de otras administraciones kirchneristas, INVAP compartió la plana de la FAdeA (Fábrica Argentina de Aviones), tratando de sacarla con proyectos cortos, viables y útiles de la indecible ruina física y financiera en que la dejaron Menem, De la Rúa, los 5 presidentes de puerta giratoria, Duhalde, la Lockheed Corporation y el US Marine Corps, que vigiló el enorme predio desde 2005, asegurando el derrumbe -obra del óxido y el tiempo, no de las armas- de 58 de los 60 enormes galpones llenos de maquinaria avanzada. En los otros dos, nuestros presidentes más entreguistas y la Lockheed jugaban a construir aviones IA-63 Pampa. Como 12 aparatos en 15 años, wow.

    Los planes de INVAP fueron muy conservadores y racionales. Primero remotorizar rehacer la aviónica del Pampa III, y construir nuevos hasta tener una fuerza efectiva de 40. A ese valor “de corte”, el aparato habría sido económicamente competitivo en el mercado mundial.

    Como para salir de pobre hay que trabajar para socios grandes, otro acierto fue colocar a FAdeA como aviopartista de Embraer en el proyecto KC-390, un transporte militar destinado a complicarle el mercado mundial al Hércules y al Galaxy. Brasil aceptó sin problemas la tercerización de todo un segmento electromecánicamente complicado del avión: el cono de cola, con el empenaje y las rampas de carga.

    Y así empezó a entrar plata legítima a la fábrica. No es poco decir: FAdeA vivía de changas, manteniendo los IA-58 Pucarás (cuyas células ya no aguantan más la vejez), los IA-63 Pampa, los Embraer T-27 Tucano comprados a Brasil, y los escasos Hércules y Fokker F28s y F27s que todavía logran volar. Una buena ida fue repotenciar el vetusto Lockheed Martin P-3B Orion, único avion de patulla maritima de la Aviación Naval Argentina (COAN). Fuera de ello, para llegar a fin de mes, FAdeA hacía mantenimiento y pintura de aviones comerciales argentinos.

    Otro proyecto aún más interesante fue el entrenador primario IA-73 del Unasur, en el que participaban como accionistas y aviopartistas los países de la región. Era (¿es?) un biposto lado a lado (facilita el aprendizaje) con una célula de materiales compuestos (cuadruplica la vida útil de una de aluminio, y elimina virtualmente sus costos de mantenimiento). Aviónica de la buena, además. Y decenas de PyMES tecnológicas repartidas en toda la región como fabricantes de partes. Lindo aparato, realmente bonito, y como solía decir Michel Dassault, “un avión bello vuela bien”.

    Pero los que volaron fueron los accionistas. De los 9 anotados iniciales, en 2012, en 2014 quedaban 3: 50 aviones para Argentina, 24 para Venezuela y 18 para Ecuador. Vergonzosamente, el primer presidente en recular fue una Dilma Rousseff, que ya iba para atrás ante el golpe blando que enfrenta el PT desde que Lula descubrió el petróleo pre-sal. Brasil comunicó que no compraría el aparato, aunque no se negaba a que el BNDES -estatal- siguiera financiando el proyecto. Obviamente, Brasil -cuarto fabricante mundial de aeronaves- iba a ser el cliente principal, y le daría lustre al proyecto: a fecha de hoy su entrenador multipropósito Tucano sigue siendo el mejor aparato de célula metálica del mundo en su tipo. Flor de chapa iba a tener el IA73 en su fe de bautismo.

    El proyecto sigue formalmente vivo, pero la creación de la empresa AERO-UNASUR se paró por falta de apoyo de (je) los bancos centrales, y Pratt & Whitney de Canadá se olvidó de contestar si suministraba los motores turbohélice (los mismos que usa el Tucano). Se lo puede remplazar por el motor ucraniano Ichvenko-Progress, pero algo me dice que el diablo va a meter la cola ahí también.

    El tener fabricación propia de un buen entrenador primario y un todavía aceptable entrenador secundario, como es el Pampa, le daba futuro a la fábrica y sobre todo a la formación de pilotos de combate, aunque no tengas cazas o aviones de ataque a los cuales subirlos, Eso desgraciadamente se resuelve más fácil: importando. Un caza viejo lo sustituís, si te dejan. Un piloto que deja la FAA y se va a una aerolínea no lo sustituís, salvo que tengas con qué. Y son años.

    Pero la cola del diablo es larguísima: la intención inicial argentina de anotarse como partista local del formidable Saab-Gripen sueco fabricado en Brasil se malogró porque la aviónica original tiene componentes que la OTAN considera prohibidos de adquisición o uso por la Argentina, la sustitución de los viejos Mirage III interceptores y Dagger (Kfir israelíes) por el caza chino-paquistaní supersónico CAC JF-17 quedó en la nada. La idea de sacar del cementerio los viejos Kfir dados de baja por Israel puede ser absurda u obligatoria, según se mire. Seguramente es ambas cosas, pero no parece que vaya a suceder.

    Es evidente que si el menguado Bush sufría de “target fascination” con Afghanistán e Irak, la diplomacia de Obama es capaz de seguir mucho más blancos simultáneos, e irlos derribando uno a uno, sin ruido y silbando bajito. Y en Sudamérica está teniendo éxito tras éxito. Pero tiene límites: Brasil no se baja ni a palos de su programa de uranio enriquecido, y máxime con la plata que puso en la enorme planta de enriquecimiento de Resende.

    Con todo, si INVAP y el kirchnerismo hicieron algo realmente notable e invisible en materia aeronáutica, todavía no llegó a término. Hubo tarea previa: desbrozar el terreno del vedettismo de cada Fuerza Armada, que quería construir (tradúzcase como “importar”) su propio drone, y establecer dos aparatos únicos para todas las fuerzas, te guste o no, según autonomía de vuelo y capacidad de carga.

    Pero hoy dormimos sin frazada. Hemos llegado a puerto. FAdeA ha pasado a ser dirigida por un radical lechero y cordobés. Nadie podrá acusar a la fábrica de actuar con mala leche, pero no veo un gran futuro mientras esto dure.

    ¿A qué viene todo esto, si el maestro Abel estaba hablando de enriquecimiento de uranio? Bueno, en 1983 y operando a través del canciller Caputo, la embajada puso a dieta de muerte a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), aún al costo de quedarse sin Atucha I (rota a fuerza de suspender paradas de mantenimiento) y sin Atucha II, 1110 megavatios con un factor de disponibilidad del 95% o más, eso en pleno alud de apagones en los veranos de 1987 y 88. Pocos eventos tecnológicos se volvieron inmediatamente políticos: los apagones contribuyeron como ningún otro factor a esa sensación de “¿Adónde está el piloto?” que permitió que el microcentro sacara de juego a Alfonsín con dos hiperinflaciones al hilo.

    Al dejar sin sus proyectos propios a la CNEA, quedó colgada del pincel INVAP (autora de la planta inicial de enriquecimiento). Casi el 100% de las entradas de INVAP provenían de proyectos como contratista principal de la CNEA. La CNEA se negó a morir, nunca sabré cómo, pero los daños de Alfonsín, corregidos y aumentados por Menem 1.0 y 2.0, De la Ruina, los 5 grandes del buen humor y Duhalde fueron terribles, especialmente en pérdida de recursos humanos.

    INVAP por su parte logró no morirse por varias decisiones estatales: la del estado egipcio, en primer lugar, ya que ganó el contrato por la construcción del reactor de Inshas, en vecindades del Cairo, y trascartón volvió a ganar otro de menor potencia pero mayor chapa: el OPAL de Australia, en Sydney. Hay que reconocer que también fue decisivo el salvavidas de 15 palos verdes que le consiguió a su hija díscola, la empresa INVAP, el mentado y nunca suficientemente elogiado Franco Varotto desde la CONAE para que la PyME barilochense, que había dejado en la calle al 70% de su planta y estaba en trance de cierre, se pusiera a construir satélites.

    Señores, Obama fue a Bariloche a ver cómo volver a aplicar la receta de matar al ternero hambreando a la vaca.

    El contratista oficial de construcción de centrales nucleares de la Argentina es NA-SA, cuyo plantel directivo dimitió en masa después de que el ministro de la Shell (perdón, de Energía) dejó en la calle a 2500 tipos altamente calilficados para construir nuevas centrales y remozar viejas (Atucha I puede repotenciarse y tirar 30 años más, pero la quieren desguazar, y Atucha III, una Candú canadiense-china que la Argentina puede construir de memoria y los chinos financiaban a full)… bueno, no se va a hacer. ¿Y del reactor CAREM, en construcción? Dios proveerá.

    Pero estimados, NA-SA es, como toda empresa nuclear argentina, altamente INVAP-dependiente, en buena medida porque no hay reactor u obra que los barilochenses no hayan entregado en tiempo y forma, lo que los vuelve una oveja blanca en nuestro mundillo atómico.

    Lo que es interesante es pensar que en los buenos años pasados, además de repolentear la planta de enriqucimiento de Pilcaniyeu (que es tecnología de los años ’50, la más fácil pero la más costosa en energía), desarrollamos dos vías más de enriquecimiento desde la CNEA, que tercamente sigue investigando: una de centrifugadoras, como la de los brasileños en Resende, llamada cariñosamente “la Moulinex”, tecnología de los ’70 y ’80, la más usada en el mundo) y otra de láser (la más futurista, y la que promete menor costo energético). A ésta vía los cerebros de la CNEA la llaman “la lamparita”.

    Dado que la Argentina necesita enriquecer uranio al 4,5% para un pequeño CAREM “de demostración” o una central grande tipo PWR china o rusa (paradas), lo de bajar el costo en energía de producir energía no es un tema menor. Vamos a necesitar bastante uranio pero no muy enriquecido. Hay que añadir un poco de enriquecido al 20% para los reactores de fabricación de radiosótopos, rubro en el que somos el proveedor de mejor reputación mundial, acostumbrado a pasarle como topadora por encima a la oferta francesa, japonesa, china, coreana… y estadounidense. De hecho, la última ranada de INVAP fue venderle a una farmacológica yanqui (Coqui-Pharma) dos reactorcitos para fabricar tecnecio 99m, que allá falta y aquí sobra. Eso debe haber dolido en la Gran Democracia del Norte: ya no saben hacer un aparato que ellos mismos inventaron, como el reactor de pileta abierta…

    De modo no necesitamos de plantas de enriquecimiento de gran tamaño, don Obama. La idea de que la Argentina haga una bomba atómica de uranio no despeina a nadie. ¿No sería mucho más fácil, barato y sencillo hacer una implosiva de plutonio? Y creáme que teniendo el 8vo territorio del mundo por superficie, y tan lleno de lugares desérticos, podríamos disimularla un tiempo. Ud. lo sabe y en este foro casi todos también. La gilada no.

    Lo que Ud., don Obama, quiere es que no tengamos ninguna tecnología nuclear, punto. Y si para eso hay que barrer con NA-SA, la CNEA, INVAP y la pléyade de PyMES surgidas o recapacitadas para lo nuclear con la epopeya (perdón por la aparente desmesura, no lo es) que fue terminar Atucha II, al diablo con todas ellas.

    Dado que INVAP a esta altura es una empresa dual, dado que tiene varios proyectos aeroespaciales y de control de grandes superficies, lo de frenar la CNEA es matar dos pájaros de un tiro. Si éste le sale bien, cae también INVAP.

    Es todo el proyecto nuclear el que está en peligro. Lo interesante es que el encargado de ejecutarlo es un ministro de la Shell (perdón, de energía) en un país con un déficit de generación de base de alrededor de 4000 megavatios. Que precisamente, por ser generación “de base”, imprescindible 24×7, debe ser necesariamente térmica o nuclear.

    Pero dado que desde 2008 somos importadores netos de petróleo, y de gas mejor ni hablar… ¿qué mejor que la Shell para administrar este déficit? Después de todo es una empresa que no tiene yacimientos argentinos, hace únicamente “downstream”: compra (no importa si arafue o adentro), refina y distribuye.

    Lo que sí debería recordar el gobierno es que los apagones desatan descontrol social y su equivalente fino, mucho más dañino: hiperinflaciones.

    • Alcides Acevedo dice:

      Acabo de leer lo que puso Arias y me veo en la obligación de responder aunque sea algunos de los puntos del fárrago.

      1) Arsat-3.
      Lo cierto es que INVAP (la súper cumplidora empresa) había anunciado que el Arsat-3 estaría en órbita para 2014 ¿qué pasó?
      VIA SATELLITE: What is the schedule for the deployment of the Arsat satellites?

      Tognetti: Arsat’s satellite fleet deployment plan involves three satellites, with the first satellite — Arsat-1, being under construction and slated for launch by mid 2012. We have signed a contract with Arianespace for the launch of this satellite. We plan to launch Arsat-2 in 2013 and then Arsat-3 in 2014, respectively.

      Lo cierto es que Argentina NO NECESITA al Arsat-3, su construcción (o anuncio de construcción) es parte, en el mejor de los casos, de voluntarismo “tecnológico”, fabricar satélites sin una justificación clara no traerá desarrollo, mucho más en un país que acaba de desplegar tremenda red de fibra óptica a nivel nacional que se encuentra apagada, muy raro.

      2) Parece que INVAP surgió por generación espontánea y se sostuvo por década gracias al esfuerzo y talento individual de sus “científicos”.
      La verdad es que INVAP nació en los 70 a instancias del gobierno de Videla y con Siemens con un 25% del paquete accionario… ¿capisci? hablamos e transferencia de tecnología nuclear alemana con eventual uso militar, digamos que el programa nuclear argentino y el de Sudáfrica formaron parte de la misma trama producto de la guerra fría…. pero es una larga historia.
      Por otra parte INVAP le debe mucho a Menem, menciona bien Arias los reactores de Egipto y Australia en el que la diplomacia argentina jugó un papel fundamental, y el el caso australiano también fue de mucha ayuda el apoyo de los norteamericanos.
      ¿Y qué decir del desarrollo satelital? de vuelta, sin el apoyo del gobierno norteamericano todavía estaríamos haciendo los palotes, la transferencia de tecnología (con capacitación de personal en Estados Unidos incluida) está tan bien documentada y conocida que plantear algún resquemor imperial ante los “avances” tecnológicos de Argentina es simplemente ridículo.

      3) INVAP está hasta las manos con un montón de contratos oscuros, sobre todo con la TDA y Venezuela, cuando empiece a salir a la luz toda esa información espero que no hablen de una conspiración neoliberal.

      Bueno, muy largo lo de Arias, yo no quisiera extenderme…. pero leer que alguien habla de FaDEA y del avión Pampa (que voló por primera vez en 1984)… o que Lockheed fabricó 12 Pampas en 15 años (los K desde 2009 CERO)… bueno, no sé qué agregar.

  2. […] subí un posteo sobre la Cumbre de Seguridad Nuclear, en “política internacional“. No trataba sobre la nuestra (no estamos jugando en esa […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: