Los tutores y los apoyos del Proceso

reconstruccion retrato (1)

Encontré entre los comentarios de estos días en el blog referencias a la responsabilidad de los EE.UU. en el golpe de 1976 -por supuesto; hasta en los medios se menciona- y respuestas que aludían al apoyo que tuvo de la Unión Soviética.

Me parece un tema que vale la pena tocar. Nos dice algo de nuestra historia, y, más importante, nos advierte como son las cosas en el mundo real (siento que a los argentinos nos cuesta salir de la nube de los relatos). No estoy contestando a esos “comentaristas” -con nobles excepciones, no leen de los posteos más que el título, y repiten obsesivamente sus pequeñas certezas (o consignas programadas, si es que hay gente bastante idiota para pagar comentarios en blogs).

Mi idea es hacer un esbozo, muy breve, del tema, que puede ser ampliado o corregido por los que se interesen. Hay mucha bibliografía, y material en Internet.

En el plano de la política internacional -no en el de la local, ojo- ese golpe puede ser visto como un episodio de la Guerra Fría. Porque las Fuerzas Armadas argentinas eran aliados muy menores, pero muy concientizados, del bando que encabezaban los EE.UU. y sus aliados de la NATO. Desde principios de la década anterior -los ‘ 60- todos los ejércitos latinoamericanos y sus servicios de información -salvo, hasta cierto punto, los mexicanos- eran, en la práctica, piezas en la estrategia norteamericana destinada a impedir -a cualquier costo (el costo lo pagábamos nosotros, claro)- la instalación en el continente de otro gobierno que, como el de Cuba, estuviera en la esfera de influencia de la Unión Soviética.

En ese marco, militares argentinos fueron entrenados por asesores norteamericanos en las técnicas de infiltración, captura, tortura, terror y asesinato empleadas, por ejemplo, en el Programa Phoenix en Vietnam. El origen más lejano era la “guerra contrarrevolucionaria” que el ejército francés desarrolló en Indochina y en Argelia. Por afinidades ideológicas y culturales, los asesores franceses (en tortura) tuvieron vínculos más cercanos.

Del otro lado, muchos de los cuadros de la guerrilla, que proporcionaron el motivo/pretexto del golpe -el que lo justificaba, en la estrategia descripta más arriba- habían recibido entrenamiento en Cuba, y contaban con algún apoyo logístico de países del Comecon, en particular la entonces Checoeslovaquia. Era parte de la fantasía del Che Guevara “Dos, tres, muchos Vietnam en América Latina“. No hay ninguna indicación que la URSS haya depositado mucha fe en eso, pero cualquier cosa que incomodara a los EE.UU. le servía.

Entonces, es absurdo negar que EE.UU. apoyó ese golpe, contribuyó a su metodología, y ayudó a su coordinación con gobiernos similares del continente. Es público desde hace años que el Secretario de Estado Henry Kissinger, el asesor más influyente de Nixon y Ford, hizo llegar a la junta militar en Buenos Aires la indicación “Lo que tengan que hacer, háganlo rápido“.

Probablemente el Dr. K no esperaba que sus interlocutores quedaran tan “enganchados” en las matanzas… Porque el marco internacional había empezado a cambiar, muy lentamente. En la Conferencia de Helsinki en 1975 se habían llegado a acuerdos que santificaban las fronteras europeas, vieja aspiración de la URSS. Se desactivaba la Guerra Fría en Europa. Pero… al mismo tiempo se planteaba por primera vez en una conferencia internacional que los firmantes vigilarían el cumplimiento de los derechos humanos. En la práctica, funcionó como una presión sobre el bloque soviético.

Los disidentes del comunismo argentino que se identificaron con el maoísmo -el PCR- afirmaban que la Unión Soviética tenía entonces agentes y amigos en el ejército argentino. Que había un bando “pro ruso” en el golpe. No tengo certezas. El hecho comprobable es que, cuando en noviembre de 1976 James Carter fue elegido Presidente de los EE.UU., empezó a tomar la bandera de los “derechos humanos”. Paulatinamente, él y su Secretaria del área, Patricia Derian, se convirtieron en espinas para el gobierno militar argentino. Y salvaron algunas vidas, hay que decirlo.

El Partido Comunista local había mirado el golpe con cierta benevolencia. Insistía que había “militares moderados” -Videla y Viola, por ejemplo- que servían de barrera a los “halcones pinochetistas” (hay que decir que el PC pagó con muertos y torturados este error, y que años después hizo una autocrítica muy profunda). Puede haber sido una indicación de la URSS -de la que eran fieles seguidores- porque ya en ese tiempo Pinochet cultivaba algunos vínculos con China (Chile siempre tan geopolítico), o simplemente su vieja hostilidad al peronismo y su absoluta desconfianza de la guerrilla local. Quizás lo único que compartía con las fracciones del troskismo (excepto el PRT-ERP, claro): la consideraban “aventurerismo pequeño burgués” (cruel pero cierto, también hay que decirlo).

En todo caso, la Unión Soviética, sus satélites europeos y Cuba se convirtieron en los únicos apoyos del gobierno del Proceso en los foros internacionales. Que EE.UU. planteara una condena a la Argentina por violaciones a los derechos humanos y que el bloque “socialista” votara en contra, terminó siendo un espectáculo habitual en las Naciones Unidas.

A Carter lo sucedió Reagan -todo lo opuesto que puede ser un presidente estadounidense de otro- y la Guerra Fría se volvió a calentar por la invasión soviética a Afganistán. Pero ya los lazos comerciales con la URSS eran muy fuertes -esto sí era el aspecto cívico-militar- y Argentina fue el país que rompió el bloqueo que intentó imponer EE.UU., vendiéndole trigo a los rusos.

Aquí… el Proceso termina en Galtieri, que intentó recomponer la relación con EE.UU., y creyó que lo había conseguido cuando militares argentinos fueron a su vez tutores antiguerrilleros en América Central… Suponer que eso le permitiría desembarcar en Malvinas sin consecuencias, indica que nuestras jefaturas militares, además de asesinos, eran estúpidos.

Este incompleto relato histórico sólo sirve para refrescar la lección que debíamos haber aprendido de George Canning hace casi dos siglos: las Potencias no tienen ni amigos ni enemigos permanentes. Tienen intereses.

Quiero subrayar otra cosa, para que no nos confundamos: estas técnicas de tortura y terror que enseñaron los norteamericanos, que ahora están empleando en otras regiones del globo, las usan con extranjeros. Tal vez, para una moral abstracta, no hace diferencia. Pero la moral abstracta es para filósofos santos. La tragedia y el horror de lo que pasó en Argentina es que fueron empleadas por argentinos contra sus propios compatriotas.

10 respuestas a Los tutores y los apoyos del Proceso

  1. Alcides Acevedo dice:

    Ahá… linda ensalada hiciste.

    Desde ya no estoy de acuerdo en nada, hay relatos y “teorías explicativas” que merecen ser debatidas.

    1) Ciertamente el bloque soviético (Castro incluido) estuvo mucho más cerca del Proceso de lo que muchos quisieran recordar, sin ir más lejos los acuerdos de la época de Gelbard con Cuba (exportaciones industriales con créditos NUNCA reintegrados) se cumplieron a rajatabla, de hecho el bloque soviético llegó a ser el PRINCIPAL socio comercial del país por esos años.

    2) Estados Unidos impuso a la Argentina un embargo de armas extremadamente severo que duró hasta los 90.

    3) Pensar que Galtieri y sus secuaces eran estúpidos al extremo puede ser tranquilizador y hasta gratificante… pero no ayuda a entender.
    Veamos, cuando estalla la guerra de Malvinas en astilleros alemanes se estaban construyendo cuatro destructores y dos submarinos de última generación para la marina argentina, los submarinos eran de los más avanzados del mundo en su categoría (de hecho pensaban adaptarles propulsión nuclear) y los destructores tenían turbinas inglesas, como eran inglesas las dos de naves más poderosas de la Armada Argentina, hablo de las fragatas tipo 42 Hércules y Santísima Trinidad.
    ¿Por qué lo menciono? porque la iniciativa de iniciar la guerra de Malvinas partió de la armada, fuerza anglófila por antonomasia. Para pensar y no caer en facilismos, ah, los destructores y los submarinos fueron entregados en tiempo y forma después de la guerra (salvo algún embargo muy menor de un par de helicópteros).

    4)¿Los norteamericanos enseñaron técnicas de tortura? ¿No fueron los franceses que sentaron doctrina en la “La batalla de Argel”?

    Como sea, aflojen un poco, y en lugar de patalear contra los Estados Unidos expliquen un poco qué cosa fue la “Triple A” ¿fue un invento de Estados Unidos o de Perón? ¿o de los dos? no jodamos.

    • elnelson dice:

      Y hombre… “invadir para negociar”, dar un golpe de mano creyendo que luego se podría negociar con una potencia de la NATO con el nuevo statu quo, como si fuéramos Israel con los países árabes… yo también pienso que eran bastante estúpidos (como mínimo).
      La prueba que los militares pensaban que no habría enfrentamiento es que nosotros no enviamos armamento pesado a las islas, solo tres cañones de largo alcance y a los soldaditos conscriptos.
      Podría ser que en la forma en que actuaron haya habido algún aliento desde afuera (USA o el mismo RU), no hay que olvidar que la Thatcher venía en baja estima con su gobierno y el conflicto fue brillantemente utilizado para levantarlo.
      Saludos

    • victorlustig dice:

      Aunque esto es offtopic ya que el amigo alcides cree tener la posta
      a) Las meko no fueron entregadas en tiempo y forma
      B) los tr1700, tampoco
      C) nuclear los tr? Pavo, no hay lugar

      Podría seguir, la Animalada de la navy autóctona fue la condición de apoyo aal militar majestuoso, con chile se dieron cuenta que tenían municiones para 30 días, que de los barcos la mitad o mas ni servían y en vez de esperar el downsizing de thatcher fueron igual, ni hablo de otras cosas

      Alcaides, habla de lo que sabes, ya pareces Silenoz mezclando cosas

    • claudiad dice:

      Una vez más, la comparación de períodos requiere de ciertos cuidados básicos. Como por ejemplo, notar que el post alude al momento de ascensión de los militares (1976) y no a su punto de quiebre en Malvinas (1982). O que las justificaciones del triunvirato militar que el PC argentino ensayó fueron posteriores en dos años, al menos, a los inicios de éste (1978 en adelante). Lo que deja a otras potencias dando respaldo inicial al golpe. Tres momentos diferentes que implican variaciones en las alianzas y permiten visualizar rotaciones en las conductas de la Junta Militar.Rotaciones nunca ideológicas, dada la tradición post-peronista, definitivamente condenado a evaporación en los subsuelos de la Historia, el irrepetible GOU y sus coqueteos con el Tercer Mundo.
      Cuando se dice que la ascensión tiene apoyatura internacional norteamericana en la explícita actuación de Kissinger, es dato real. Cuando se alude a la Escuela de la Américas, tributaria directa de su predecesora francesa, como el lugar de formación contra-insurreccional por excelencia, el dato, también es real. Como también lo es el abatimiento de los movimientos armados (y su espantoso daño colateral, los que no pertenecían a ellos y corrieron misma suerte) como condición de posibilidad para la instauración, sin competencia discursiva, del beneplácito comunista local al Proceso y otras creaciones similares.
      Lo que Ud. consigna respecto de las condiciones de entrada a la Guerra de Malvinas y la estrategia conjunta de las potencias socias de la NATO, es totalmente plausible. Ahora bien, la teoría de que en los militares despuntó un ala pro-rusa, es cierta solo en el sentido de su pragmatismo comercial sin pruritos. Pero las especulaciones sobre la probable entrada de esta federación al conflicto de Malvinas carecen de datos confirmados (al menos para el común de las personas).
      En cuanto a la génesis de la Triple A no quedan dudas de su filiación, como así tampoco, de su oportuna reconversión operativa llegados los militares. Pero tampoco es la Triple A y su contraparte insurreccional la posibilitadora del Proceso sino un juego geopolítico mayor en salvaguarda de un subcontinente a recuperar para la gran empresa. En todo caso Triple A e guerrillas son excusa para la intervención que llevará un plan que las excede largamente. Porque es eminentemente económico.
      Que USA y Gran Bretaña hayan sospechado la posibilidad de un giro populista de derechas en los militares (en virtud de cierta habilidad para el manejo demagógico), podría justificar el uso de la Marina argentina como ariete. O que tal giro fuese improbable pero sí resultara que los militares se revelaron ineficaces para mantener el control social en pos de la continuidad de un proyecto extractivista puro, también califica como condición de su sentencia de partida.

    • Juan el Bautismo dice:

      …que tranquilidad me da tenerlo a Vittor entre ellos y yo, es un muro de defensa impresionante…

      El proyecto de ponerles un Carem existió, si al final no lo hiceron por “falta de espacio” suena medio ridiculo, aunque vaya saber…
      Un tio materno ing.electronico trabajó en esos submarinos para Siemens en Alemania, gracias a ello empecé a conocer Europa 40 años antes que Vittor

      • victorlustig dice:

        Ay Juan
        Pregúntale a tu tío que es Kollmorgen, luego, acerca del ruido de mugido del buje de palo santo.
        No, no hay lugar si te dijo eso saraseo.
        Me alegro, ahora, 40 años? Mmm error, y, se ve que ni por ósmosis entendes la realidad y solo repetís Slogans
        40 años? Eso es 1976 parientes milicos mira vos, después habla de la dictadura nomas, de paso, los tr y Meko los encargaron post Chile (mi colimba)

  2. Jose dice:

    “Que había un bando “pro ruso” en el golpe. No tengo certezas.”

    Basta con ver la visita oficial que recibió la dictadura de Videla por parte de dos generales soviéticos de alto rango. A Pinochet no le enviaron ni un equipo de fútbol (por eso clasificó Chile al mundial de Alemania)

  3. David (idu) dice:

    De acuerdo.

    Esta vez, totalmente. Excelente artículo.

    Saludos.

  4. Luis dice:

    Veo bastante facilidad para confundir una visita protocolar o una foto con adhesión/respaldo/alineación en las relaciones internacionales. Ahora vamos a decir que los Cubanos se hicieron capitalistas?. Que Kicillof se saque una foto con Lagarde no quiere decir que sea pro FMI… y las vinculos comerciales se hacen por conveniencia.
    La realidad es que Estados Unidos ayudó a cuanto golpe de Estado hubo en Latinoamerica y nosotros no fuimos la excepción. Recomiendo ver “la doctrina o teoría del shock” de la canadiense Naomi Klein -está en youtube- donde expone por qué se usó la tortura. Que el 67% de los desaparecidos fueron trabajadores no es un dato menor.
    Que el árbol no nos tape el bosque !!
    Saludos

  5. CV dice:

    http://elblogdecabildo.blogspot.com.ar/2016/03/recordatorio.html

    ¿Sonreiría el erudito Dr. K? (Si entendiera y si le importara, claro. Tiene asuntos más importantes de los que ocuparse)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: