Macri no es la dictadura. Es Menem

oabamatango

Tengamos claro, ustedes y yo, una cosa. Cuando pongo un título, trato que refleje lo que voy a postear, y también que sacuda al que lo lee, que haga que me dé lo que más cuesta lograr en este tiempo tan posmoderno: su atención. En la publicidad se gastan millones y se queman cerebros para conseguirlo. Este blog es sólo un hobby, pero mi ego me obliga a esforzarme en lo mismo.

Entonces, después del título, lo aclaro: Carlos Menem y Mauricio Macri son muy distintos porque nacieron y se formaron en mundos distintos. Más importante, en lo humano, son distintos. Uno, un seductor, nacido de inmigrantes sirios en La Rioja; el otro, rígido e introvertido, hijo de inmigrante italiano, en Buenos Aires… Se puede seguir horas marcando diferencias. Noto algún parecido: una dureza, cierta insensibilidad. Pero no se llega a presidente sin una coraza, de todos modos.

La verdad profunda (creo) de lo que pongo en el título me surgió de lo que veía hoy, en pantallazos, de la recepción a Obama. Nada especial de su parte: el programa del visitante fue el menú standard de la visita a un país extranjero, tan convencional como una banda de rock que viene de gira y se pone la camiseta de la selección argentina (En ese sentido, un punto para el Mauricio: Barack tuvo que hacer como si bailara tango; a Bush sr. no se le pidió eso).

Pero los argentinos que le hacían claque, la fascinación con que se lo seguía en los medios, toda la nube de famosos, y los valores reflejados… era la Argentina que conocimos en los ’90. Ojo: no es que la Argentina K era taaan diferente: el cholulaje no faltó, por cierto. Pero en esos años se trató de dar una imagen de lo nacional, de lo propio. Aquí, se lo mostraba al visitante para ver cómo le parecía.

Macri no es la dictadura, aunque se coree la consigna. Hay ajustes, despidos y brutalidad policial, en cantidades mayores que las que se permiten a un gobierno populista, y algún preso político, pero los que han vivido dictaduras saben de la diferencia. Y, para precisar lo del título, él, como Menem, es la figura que una parte de nosotros pide para poder expresarse como es. Digamos que una porción de la sociedad argentina, y de la forma de ser colectiva, es menemista. O macrista.

Anuncios

19 respuestas a Macri no es la dictadura. Es Menem

  1. David (idu) dice:

    Tranquilos, cumpas:

    Macri está más cerca del populismo que del neoliberalismo.

    10 mil ñoquis despedidos contra un a planta pública innecesariamente incrementada en 1 millón, no mueve el amperímetro.

    “Desendeudarse” tal como lo hicieron los “desendeudadores”? ¿Cuál es la diferencia? Ah si… “moral”.

    Y con los actuales jueces federales, como dice Lilita, ningún corrupto irá en gayola.

    ¿Les convendrá a ambos gobiernos (el de antes y el de ahora?

    ¡Tranquilo, Comodoro Py!

  2. Politico Aficionado dice:

    ¡Sí, es como Ud dice, Abel!

  3. julia dice:

    macri es el ’55,el ’76 y los’90s. sólo q en materia económico-financiera, apenas de paso disfruta un poco las menemadas… no nos engañemos, absorvió el club mas popular de nuestro pais, absorvió nuestra Capital Federal, no es nada improvisado, y es muy peligroso.

  4. claudio Maxi dice:

    Presos politicos, persecucion judicial a opositores dibujando causas: eso es dictadura, eso no es menemismo…Otros vicios son menemistas: censura, corrupcion. Como vemos todos estos vicios del regimen son propio d dictaduras. Lo triste es q esta dictadura se sostiene gracias al PJ, bastaria gobernadores emitiendo cuasimonedas y blokeando en el senado para q este regimen se reencuentre con el helicoptero en pocos meses. Sin verdes provenientes del megaendeudamiento para aceitar la bici (con cepo abierto para garantizar la fuga) y en sintonia con un festival d papelitos (cuasimonedas) estalla el pais en un par d meses.

    • Me temo que la censura y la corrupción no son propias de una dictadura, las hemos visto en gobiernos como el de Peron o en estos últimos 12 años, y en gobiernos elegidos democráticamente!

  5. Bien, Abel. Siempre bien, siempre claro.

  6. Silenoz dice:

    “Digamos que una porción de la sociedad argentina, y de la forma de ser colectiva, es menemista. O macrista.”

    Aka creer ser lo que nunca se será…..

    Saludetes colonizados y tilingos

  7. Milonga dice:

    Dar cenas formales para visitas de Estado es ser Menem? Entonces todos los gobiernos son M. Salvo Corea del Norte, porque no vs nadie.
    TO-DO lo que hace Macri es malo? Incluyendo dar cenas a visitantes?

  8. Diego dice:

    No nos confundamos, que la jodita de generar alegría por medio del consumo de bienes y servicios importados lo usaron algunos que no tuvieron empacho en chapear por izquierda y comprar por derecha.
    Menemismo es el 1 a 1 de Cavallo. Eso es lo que impactó sobre la sociedad. El resto es chamuyo.

    • David (idu) dice:

      El chamuyo del 1 a 1 de Cavallo vino luego de la hiperinflación menemista.

      ¿Alguien recuerda la hiperinflación menemista?

      No. Pobre Alfonsín: le quedó la exclusividad.

      Lean los diarios, chicos. La “gran Bunge y Born” terminó “hiperinflacionada”.

      Ergo: Cavallo.

      Así que Menem, al igual que Joe, hizo la gran “deme dos”.

      Que fue nac & pop durante los últimos años. “Dame dos, cumpa”

      Hasta hace 3 meses. Ahora restan pagar las cuotas de la tarjeta del viaje.

  9. Cine Braille dice:

    Creo que el tuitero Coronel Gonorrea definió muy claramente las primeras semanas del gobierno de Macri. Dijo que eran “menemismo sin alegría”. Para el que no lo conozca, aclaro que Gonorrea es insospechable de ser K y menos aún de izquierda.
    Saludos

  10. Capitán Yáñez dice:

    Disiento por completo, mi siempre muy estimado blogger en jefe. Además de las que señalaste, hay diferencias más sustanciales entre Macri y Menem.
    El Turco empezó su gobierno respetando la ortodoxia peronista, la “alianza de clases” tan vituperada por la izquierda, con el tandem Roig – Rapanelli en el ministerio de economía. Intento fallido, por supuesto, porque en plena “revolución conservadora” Reagan – Thatcher (o viceversa, se’gual) y la caída del Muro y con ella el fín del peligroso oso soviético, el Capital ya no aceptaba dar más concesiones. Recién entonces el Turco vio venir la ola global y decidió surfearla. Es cierto que la tenía en vistas y por eso andaba un tal Cavallo en el gobierno, pero entregó el rosquete un año después, no de entrada. Finalmente, se lo comió el personaje: mintió con aquello de “si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie”. Lo que “iba a hacer” fue lo que empezó haciendo. Ocurre que hete aquí una de las diferencias sustanciales: por su origen peronista y guarango, el Turco fue siempre mirado con desconfianza por el tilingaje. Macri no padece de tal desconfianza. Al contrario: miembro de la “clase alta” por vía materna, es él el que desconfía de los tilingos de la “clase media”.
    No, no. Fue la “clase alta”, entre la que ya andaba mezclada la “burguesía nacional”, Macri padre incluido, la que dió el golpe del ’76, con las Fuerzas Armadas como mascarón de proa. Detrás de Martínez de Hoz estaban los Chicago Boys de Adolfo Diz -uno de ellos, Christian Zimmermann, casado con una Pereyra Iraola, para más datos y como para reafirmar la mezcla- que eran los encargados de crear “el clima de negocios” de la época. He aquí otra diferencia sustancial: el Turco no tenía nada que ver con todo éso. El entonces joven Macri si. Es más: era parte. No es casual que haya una larga lista de apellidos comunes a ambas épocas en el gobierno actual. El ahora maduro Macri hijo, entonces, no “representa” al “componente cívico” de la dictadura: es parte de él, aunque en aquellos tiempos sólo era el “hijo de”, preparandose en la UCA para heredar el “poderoso holding” que su padre erigía gracias, en buena parte, a las “obras y servicios públicos”.
    No, mi siempre muy estimado. El equivocado soy yo con lo de Videlita. En términos náuticos, como corresponde, Videla fue el mascarón de proa, los Macri parte de la quilla. Néstor tenía razón: Mauricio es Macri.
    En cuanto al grotesco de anoche, no es justo compararlo con la visita de Bush padre. Deberíamos recordar que en la primera etapa de la dictadura no hubo “visita” del presidente de USA porque este era un tal Jimmy Carter. Hubo una célebre visita en reemplazo. Mr Rockefeller (mecenas de los Chicago Boys de allá), para quien se cerró el Teatro Colón en una “velada exclusiva”. Podríamos comparar el cipayaje de anoche a aquel del Colón. Bush padre, al menos, fue llevado al Congreso y el Turco no le dijo -al menos que se sepa- “estoy fascinado con usted”.
    En fin, que el Turco se metió en la “línea Caseros” como convidado de piedra. Macri pertenece a ella. Es mucho peor.

    • Luis dice:

      Es cierto que el turco ganó mintiendo y macri dijo tal cual su plan de gobierno excepto lo de “pobreza 0”, y los grandes medios ayudaron a “vender” el cambio -para peor-. Independientemente de la forma de acceso al poder podemos decir que sus políticas son bastante parecidas.

  11. vale dice:

    no, pero invitar a los presidentes a bailar el tango, a jugar golf en bariloche y en las sonrisitas cómplices, o decirle “está ud en su casa Mr.President” mientras se defeca en los argentinos, hace que al menos se le aproxime bastante…aunque menem era más avispado, eso sí, al menos a veces tenía un discurso político, por más cintura no lectura, en la ausencia total de lectura también se parecen, como en la frivolidad y la improvisación en las decisiones de gobierno.

  12. Gerardo González dice:

    Terminada la visita de Obama y su familia, apunto:
    -Me impresionó sentir en nuestra tierra la visita de semejante personaje, que desplegó unas medidas de seguridad como si hubiera ido a Libia. O más. Hollande o el tano son como mujicas o bachelets al lado del presidente del imperio.
    -El tipo es un gran seductor. La faltó ver un partido de fútbol.
    -Se trajo una legión de empresarios yankys, que no prometieron mas de lo que tenían previsto invertir hace años.
    -Creo que de haber tenido la oportunidad, hubiera ido a vivarlo con las banderitas argentina y la de las estrellas.
    -El resultado fue mortífero para el relato cristinista. ¿Dónde quedó el reciente “si me pasa algo miren al Norte”?

  13. vale dice:

    Sigue en el norte ricardo j.m, desde allí maneja convenientemente los hilos del universo…..a través de sus títeres.¿ no lo sabías?

  14. vale dice:

    http://www.lateclaene.com/#!manuelquaranta/c1bzg
    en relación al tema de este post
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: