La construcción de una corriente kirchnerista

encuentro federal

Ayer a la tarde se hizo el Encuentro Federal del Frente para la Victoria, en la sede Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional. El lema fue Queremos Patria, y su consigna, la oposición sin concesiones al gobierno de Macri. Los medios, y los portales politizados, ya dan la información, con el sesgo de sus respectivas agendas. Les enlazo esta nota de Página 12 -favorable, of course- razonablemente detallada y completa, y procedo a volcarles mis reflexiones.

Mi resumen ya lo puse en el título. Ha sido un paso -significativo, pero ni el primero ni por cierto el último- en la construcción de una identidad política kirchnerista. Que se plantea (volver a) conducir el conjunto del peronismo y conservar la coalición con el progresismo que se expresó en el Frente para la Victoria. Este objetivo -más allá de si podrá lograrlo o no- es el que define su naturaleza. Y que hace que yo le dé la bienvenida, agrego para definir mi sesgo.

Me gusta la nota que enlacé de Página porque es la que trae más nombres propios y de agrupaciones. Eso sí, según la incompleta información que tengo, los principales organizadores de este encuentro fueron los dirigentes Jorge Capitanich (Resistencia, Chaco) y Jorge Ferraresi (Avellaneda, Buenos Aires); y las agrupaciones La Cámpora (Máximo Kirchner), Nuevo Encuentro (Martín Sabbatella) y la Corriente Nacional de la Militancia (Agustín Rossi), en ese orden.

Ahora, me parece evidente que hubo una aprobación previa explícita de Cristina Kirchner. Y veo su mano y su intención en el objetivo que se traza esta embrionaria corriente en el seno del peronismo, en la invitación a Daniel Scioli, y en el rol deliberadamente discreto de La Cámpora, cuyo número y organización le hubieran permitido más protagonismo. Creo que los muchachos, o al menos su jefa, están conscientes que su predominio y (en algunos casos) la forma de ejercerlo en las listas y en el Estado, en los tiempos en que la Gran Lapicera la tenía Cristina, generó muchas broncas y muchas ganas de cobrar facturas en el peronismo y en el funcionariado de los niveles medios.

Es un dato de la realidad política, claro, pero no le daría un peso excesivo. Hoy esa Lapicera la tienen otros, y nuevas broncas harán olvidar (la mayoría de) las anteriores.

Entonces, lo que se reunió allí son los dirigentes del peronismo, y de fuerzas políticas hoy comprometidas sin retorno con el éxito de ese proyecto, que están dispuestos a dar una batalla política con y por la conducción de CFK. Más Daniel Scioli, que, como recomienda un texto del Evangelio, trata de ser “todas las cosas para todos los hombres (y mujeres)”.

Esto significó -era inevitable- que estuviesen ausentes en Avellaneda no solamente los que no se plantean ser una “oposición dura”, por ahora, al gobierno de Macri. También había pocos representantes del poder territorial y sindical que conserva el peronismo, que hoy no tienen un liderazgo “indiscutible”, y no lo tendrán hasta y si un peronista llegue a la Presidencia de la Nación.

Esto no desalienta, ni tiene porqué desalentar, a los organizadores. Cristina sigue siendo, de muy lejos, la referente más conocida y apreciada por la mayoría de los votantes peronistas (y la más rechazada por los otros). Es una carta poderosa, si es bien usada.

Y, como dije al principio, que aparezca una expresión política de estas características me parece un hecho positivo para el peronismo y para la política argentina. Porque expresa una realidad: para casi todos los argentinos menores de 30 años, su vivencia del peronismo es la gestión de los gobiernos Kirchner. Y están a favor o en contra según sea su valoración de ella.

Entonces, el intento de inventar un “kirchnerismo” y un “peronismo” enfrentados me parece una estrategia previsible del gobierno macrista, o una tontería que pueden creer en general no peronistas. (Ojo: hay bastantes peronistas (muy) veteranos -unos cuantos de ellos amigos míos- que están convencidos de eso. Pero no es ideología; es nostalgia). Una corriente “cristinista” peleando por conducir el peronismo es una refutación práctica.

Y además, es el descarte de la tentación opuesta. Hay kirchneristas no peronistas, o desilusionados del peronismo y sus mañas, que confían que CFK volverá en algún momento para conducir solamente a los que rechazan de corazón al neoliberalismo y a los yanquis. Un “peronismo” sin el sindicalismo y las provincias pobres -su base fundamental desde hace 70 años… es difícil que alguien que participó en el gobierno de una provincia y luego de un país por tres décadas se enganche en eso. No sería “un nuevo tipo de unidad histórica”, sino un Frepaso K.

Anuncios

9 respuestas a La construcción de una corriente kirchnerista

  1. Jose dice:

    “Un “peronismo” sin el sindicalismo ” fue lo que llevó al enfrentamiento de CFK con la “segunda rama” que reclamaba su histórico cupo en las listas.

  2. Fue llamativa la ausencia del Evita

    • Abel B. dice:

      Mi opinión: El Movimiento Evita es el rival de La Cámpora.

      NO el adversario, por supuesto. Sus objetivos políticos son los mismos o compatibles entre sí.

      Tampoco el competidor: trabajan en espacios sociales que no son los mismos (aunque tengan muchos vasos comunicantes).

      Es el rival porque hoy son las dos organizaciones más numerosas y extendidas geográficamente en el seno del peronismo. Y LaCámp. expresa y necesita a CFK. El Evita, no.

      Abrazo

  3. Politico Aficionado dice:

    Bueno, tras estos primeros <a href="http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-294863-2016-03-18.html” rel=”nofollow”>cien días, empieza a quedar claro, para el que quiera ver, que ideas traen quienes nos gobiernan.

    También empiezan a perfilarse quienes los acompañarán y quienes tenemos otra visión.

    No puedo menos que apoyar calurosamente este Encuentro. Es hora de que los peronistas retornemos a la conducción de nuestro Movimiento.

  4. guillermo p dice:

    “Entonces, el intento de inventar un “kirchnerismo” y un “peronismo” enfrentados me parece una estrategia previsible del gobierno macrista, o una tontería que pueden creer en general no peronistas”

    Abel Fernández

    “…Ser piadosos con los amigos.
    No confundir a los ingenuos con los traidores. Y aún con estos, tener el perdón fácil para cuando vuelvan con las ilusiones forreadas.
    Aquí nadie sobra…”

    Instrucciones para capear el mal tiempo – Alejandro Robino

  5. Politico Aficionado dice:

    Enseña la Santa Madre Iglesia que hasta en el lecho de muerte estamos a tiempo de arrepentirnos y ser perdonados.

    Hasta quienes estarían destinados al cuarto sector del noveno círculo del infierno (el de los traidores como Judas), pueden redimirse.

    ¿Pero a Ud no le daría un poquito de pavura darse un abrazo con Bossio?

  6. vale dice:

    agggggggg, pero Bossio en poco tiempo regresa, lo escuchaste P.A hoy hablando con roberto navarro? las resistencias son minimas, aunque yo pese a las reconvenciones de la santa madre iglesia y a la fecha que hoy nos convoca , lo sacaría a patadas en el tugess….ser bueno está bien, ser bolu…es otra cosa amigo PA.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: