Scioli y el gambito Troilo

Scioli en C5N

Hace unas horas recibí el wasap de un amigo “Scioli está con Gato Sylvestre en C5N. Muy bien guionado, eh? Nombró a Ferrer“. Quien me lo enviaba es un informado y convencido kirchnerista, pero desde hace tiempo cree que era necesario “bajar un cambio” y, sobre todo, hacer sintonía fina para que el modelo basado en el mercado interno fuera sustentable. Además, tiene vínculos con técnicos que trabajaban con DOS. No me sorprendió su llamada.

Ahora, corresponde señalar que escuché parte del programa con creciente interés. Lo que ahí dijo el ex gobernador y ex candidato tampoco fue sorprendente. Repitió la defensa de la gestión kirchnerista, de las políticas que ya había defendido en la campaña, en el estilo Scioli: es decir, el de alguien que no ha leído a Laclau, ni sobre el criterio amigo-enemigo en Carl Schmitt. O si los leyó, decidió que a él no le servían.

Consultado sobre su opinión de los primeros tres meses del nuevo Gobierno, dijo que “desde que asumieron hasta ahora, la gente fue deteriorando su nivel de vida”, y agregó que “ellos creen que la variable de ajuste es el salario, los humildes y el empleo”. “La brecha entre ricos y pobres se ha ampliado en estos tres meses. Se perdieron 100 mil puestos de trabajo y también las expectativas es que se recuperarán”.

También dijo “Se podrán criticar muchas cosas del Gobierno anterior, pero la gente llenaba el changuito, compraba un aire acondicionado y llenaba la heladera. Ahora, le dicen que apague el aire acondicionado por que no van a poder pagar la factura de luz y que no abran mucho las heladeras”.

“La inflación está muy por encima del 40 por ciento”. Y los dirigentes gremiales “fueron muy benevolentes al aceptar una paritaria muy por debajo de la devaluación”.

Sostuvo que nunca negó “la posibilidad de llegar a un acuerdo justo y equitativo con buitres”. Pero también aclaro que no había que caer en “los errores del pasado” porque “ha costado sangre, sudor y lágrimas desendeudar al país”.

En resumen, era posible prever que Scioli diría estas cosas o parecidas, si decidía aparecer cuestionando la gestión Macri y defendiendo las políticas kirchneristas. Y también, por supuesto, es lógico que lo haga: fue el candidato presidencial de la fuerza que hoy es la principal oposición, y acompaño durante 12 años estas políticas.

Es cierto que un número de los dirigentes que tuvieron responsabilidades importantes en la gestión K, hoy practican esa variante local de la autocrítica, con amnesia incluida. Pero no era de esperar con Scioli, que ha hecho un punto de reivindicar su pasado político. Todo.

El punto interesante es que los referentes, los nombres que en primerísimo lugar los argentinos no politizados -la gran mayoría- identifican con el gobierno anterior son los de la anterior Presidente, Cristina, por supuesto, y de quien fue gobernador de Buenos Aires y candidato (Los identifican los que lo recuerdan bien y los que lo recuerdan mal, claro).

Y si bien CFK mantiene una comunicación constante con un grupo reducido de fieles, y recibe en Calafate a más gente de la que se sabe, y Scioli caminó barrios y medios después de la derrota, lo cierto es que ambos se han abstenido de tomar posiciones públicas en estos días de forcejeos y disputas en el peronismo.

Eso sí, ahora Daniel puede decir como Troilo “Alguien dijo una vez que yo me fui de mi barrio… ¿Cuando?, pero… ¿cuándo? ¡Si siempre estoy llegando!“.

¿Es un hecho importante? Daniel Scioli comparte la carga de la derrota -pesada, en el peronismo y en la política-, hoy no gobierna en ninguna parte, no maneja ningún aparato territorial o sindical, y no cuenta con una multitud de seguidores unidos por un lazo emocional, como sí los tiene Cristina Kirchner. Además, se le cuestiona, y no sólo por los K más ortodoxos, que no sumó votos por encima de los dispuestos a votar al kirchnerismo, como las encuestas de años anteriores hacían suponer.

(Sobre esto, la historia reciente nos da una explicación: A fines de 1998 y principios de 1999, las encuestas le sonreían a Eduardo Duhalde: aparecía como el futuro Presidente. Cuando se afirmó la candidatura de De la Rúa, por la Alianza, sus números empezaron a descender. Era claro: los que querían votar contra Menem, ya tenían candidato.

Buena parte de la “imagen positiva” de DOS se la daban las encuestas simplemente porque era la figura más conocida que no era Cristina, muy diferenciado en estilo y gestos. Cuando el voto contra ella encontró dos candidatos mejores, Macri y Massa,… Scioli se quedó solamente con los votos peronistas-kirchneristas).

Esto es historia antigua, aunque los medios neo oficialistas (y algunos neo opositores nostálgicos) se esfuerzan en mantenerla vigente. El presente es este gobierno de Macri, y el año que viene los votos se decidirán -siempre es así- por cómo se sientan los argentinos en relación a él. Entonces, la tarea política de los que no son oficialistas es construir la oposición. De los peronistas en particular, armar el peronismo.

Es imposible separar el relativo silencio de CFK, la relativa discreción de DOS, del hecho que hoy el peronismo enfrenta una divisoria de aguas, con el acuerdo con los fondos buitres, y, en general, con la actitud hacia el gobierno de Macri: negociación o enfrentamiento.

Se especula que CFK espera a que esa división se haga explícita, para que no se le atribuya ser la autora. Porque sabe -todo el que se enfrenta a las realidades de la política lo sabe- que un peronismo dividido es más débil, y está más lejos de recuperar el gobierno. Puede ser. Si es así, la reaparición de Scioli, con este discurso, significa que cree que tiene espacio para reivindicar las políticas de la gestión kirchnerista, en su estilo “no confrontativo”.

Una pregunta pendiente, en este caso, es si CFK desconfiará de una “ambigüedad de Scioli y sus allegados. O encontrará su postura útil para consolidar un peronismo dispuesto a enfrentar al gobierno, que abarque más allá de los incondicionales.

La otra cuestión es la decisiva: si Scioli será, es, capaz de convertir la familiaridad que los argentinos tienen con su figura en una referencia política de la “oposición posible”. Podría repetir, otra vez!, “el que viva, lo verá“. Pero me parece más relevante una vieja frase de Perón: “No es que nosotros hayamos sido tan buenos. Pero los que vinieron detrás nos hicieron óptimos“.

Anuncios

7 respuestas a Scioli y el gambito Troilo

  1. claudio Maxl dice:

    “..,un peronismo dividido es más débil, y está más lejos de recuperar el gobierno”.
    Esta sentencia seria factible si las partes divididas fueran ekiparables en volumen electoral, peeeeero resulta aki q en un polo tenemos a Cristina y Scioli (x lo visto hasta el momento) y en el otro polo a personajes q se calzaron el traje d traidores y q no mueven el amperimetro electoral como se Urtubey y Bossio. Obviamente q estoy lo estoy analizando posicionandome en el 49%. Al 51% hay q ignorarlos xq tiene destino d balcanizacion. La gran incognita es Randazzo, este si mueve el amperimetro electoral y si decide fichar a nuestro lado en 2017, tras las legislativas, un helicoptero podria estar saliendo del hangar, je.

  2. claudia dice:

    Muy buena tu visión acerca de lo que, entre bambalinas, parecería estar en juego en estos meses de cautelas (algo exasperantes para el votante raso, convengamos).
    La aparición de Scioli acontece en momentos en donde en el Congreso se cuecen futuros y nadie puede hacerse el desentendido, requiriéndose alguna clase de exposición y expedición sobre esos asuntos. Como siempre, las alocuciones de Scioli son difusas cuando no parabólicas y saben a poco. Aunque las frases respecto de la heladera y el changuito, por simples, no son menos contundentes. Yo habría deseado se le repreguntara por las amenazas a su propia judicialización, pues ni Vidal ni otros partisanos oficiales, tienen prurito en ocultar sus amenazas públicas. Me habría gustado una respuesta a esto de su parte. Porque, amén de la natural prudencia para esperar mayores actuaciones oficiales sobre las cuales expedirse (por caso, el viaje de Obama y su comitiva monstruo en la cual imagino viajan decenas de empresarios y abogados prestos a cerrar con moño pesados acuerdos), olfateo que muchas ambigüedades se explican por estas amenazas que operan como extorsión rampante. Y me pregunto cuánto puede sostenerse, en el tiempo, una política de extorsiones, novedad macrista que la distingue totalmente de otras épocas ceñidas a traspaso y consecuentes pactos.
    Es claro que la judicialización de referentes pasados (y aún competitivos) no es una estrategia menor: por más inverosímiles o mal armadas sean esas hipotéticas causas, sabemos que con semejante poder judicial adicto, son altamente inhabilitantes de participación en compulsa eleccionaria.
    Así que pienso que sí, en gran parte, estas prudencias de seguro responden a lo que mencionás (el deseo de no llevarse puesta la secesión peronista por una intervención mediática beligerante y divisoria de aguas; el deseo de otros de permanecer instalados en la memoria popular con capacidad de voto) . Pero abro y comparto mi sospecha de que la extorsión manifiesta que pende sobre muchos políticos salientes que el oficialismo sobreentiende votaríamos, dicta muchos silencios, lentitudes de reacción y curiosas aperturas parlamentarias.

  3. Norberto dice:

    ” Pero abro y comparto mi sospecha de que la extorsión manifiesta que pende sobre muchos políticos salientes que el oficialismo sobreentiende votaríamos, dicta muchos silencios, lentitudes de reacción y curiosas aperturas parlamentarias.”

    Me permito dudar mucho de esa afirmación de Claudia, cuando todos sabemos que el Juez de la pistola de gatillo fácil, ya ha procesado sin sentido a varios que mueven el amperímetro, y según el pasquín mitrista del domingo, ya tiene redactado el procesamiento de Cristina.
    El silencio a que hace mención es muy probablemente una cuestión de estrategia para la interna como menciona un post de Gerardo, por qué es muy claro cual va a ser el resultado para el país del pago desaforado a los buitres, que no para los negociadores y sus sostenes cuyos bolsillos se llenaran con las coimisiones por firmar esos acuerdos que seguramente condenarán a nuestros hijos y nietos por sus consecuencias.
    Pero el amor por destruir el país no solo llega a eso de votar con la mano no y con el culo si, como si no conocieramos la maniobra de los traidores y sus patrocinantes, porque lo próximo que van a exigir es la adhesión al TTP como ya lo piden varios funcionarios del gobierno y empleados locales de La Embajada, cuyas funestas consecuencias son aún peores que las que podría traer este pago, dado que con el se adhiere a toda leonina propiedad intelectual registrada en USA, y por ejemplo tendríamos que técnicas de salud y medicamentos estarían totalmente sujetas, así como productos de genética agropecuaria o servicios de alta tecnología, llevando en el mejor de los casos a los tribunales por derechos de patente, y allí habría que ver si hay o no cesión de soberanía, y yo creo que si.
    Si a eso agregamos el TISA, que junto con el TTP tiene cláusulas secretas que no se hacen públicas ni pasan por los parlamentos y congresos nacionales, y el promocionado acuerdo de libre comercio del Mercosur con la CE, nos encontramos con un futuro panorama laboral y social tétrico, donde solo seremos aporte de materias primas extractivas, porque con respecto a las agropecuarias en poco tiempo tendríamos los problemas de México y Colombia, hoy sujetos a producir solo aquello que no compita con el norte del continente, dejando cultivos como el maíz en el primero y maíz y papa en el segundo fuera su propio mercado interno, como ya pasó con el arroz en Haití.
    Y si a los traidores ya los apretaron y recompensaron por su traición, lo esperable es que por esto ni siquiera les paguen, con el apriete bastará.
    Nunca menos y abrazos

    • claudia dice:

      Estimado Norberto: no pensé necesario aclarar que, en cuanto a morosidad de reacciones, no me estaba refiriendo a Cristina o a Moreno, de cuyos temperamentos suficientemente documentados no espero hesitaciones y, sí, comportamientos estratégicos. Pero no es una improbabilidad considerar, en ocasión de legislativas, la concurrencia de causas temporalmente inhabilitantes para referentes que hayan pertenecido al funcionariado y no detenten fueros especiales porque ya se observan atisbos de esa operatoria (más aún, el caso de Sala hasta derriba la supuesta intangibilidad parlamentaria). Y en cuanto a deserciones y patinadas impensables, creo que ese capítulo está lejos de cerrarse.
      En fin, ésa es mi preocupación personal, abierta a legítimo disenso de cualquiera. En otro orden comparto el panorama tétrico que describís.

  4. Margarita Sgró dice:

    Lo cierto es que uno de los que nos parecía menos confiable, es una de las voces más claras en la defensa del gobierno al que perteneció y con autoridad para decir, “yo les avisé”.

  5. Jose dice:

    Maravillosa frase; “autocrítica, con amnesia incluida”

    Disiento “se quedó solamente con los votos peronistas-kirchneristas” No con todos. Solo con los de derecha “tibia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: