Papismo y antipapismo en Palermo y Recoleta

eameo

Mi visita a la PBA profunda no permitió que preparara mi análisis político de los domingos a la mañana. Probablemente fue para bien, porque leyendo las columnas de los principales opinadores de los medios se ve que no ha sido un día inspirado. Lo menos convencional que he leído -no leí mucho, eh- es un tuit de mi amigo Guidola histeria antipapa del PRO es tan ridícula como el súbito papismo kirchnerista“.

Pero 140 caracteres dejan afuera, siempre, cosas importantes. En realidad, el kirchnerismo, como una expresión actual del peronismo, tiene por eso mismo varias vertientes. Hay K que se identifican con el catolicismo popular de una buena parte -quizás mayoritaria- de nuestros votantes y enarbolan entusiasmados las palabras de Francisco. El más notorio es Guillermo Moreno, pero son bastantes más.

En cambio, la progresía K no ha empezado a comulgar, ni mucho menos. El bloguero Oscar Cuervo -lo cito como un ejemplo- aplaude gestos del Papa, pero no se priva de señalar que es de derecha, y de Guardia de Hierro (lo que parece considerar más o menos lo mismo).

Y la mayoría de los militantes kirchneristas, de clase media, tienen “onda” con Francisco -a partir que él y CFK elaboraron una buena relación- y están de acuerdo con lo que él dice sobre política y sociedad. Y les cae todavía mejor por su falta de onda con Mauricio (ver la foto de arriba). Pero no se han hecho católicos, más allá de la adscripción formal de los que fueron bautizados. La Argentina urbana de hoy no es tan hedonista y completamente laica como Europa, pero le pega cerca.

(Los Misioneros de Francisco, que comenté aquí, tienen simpatías con la experiencia kirchnerista por sus políticas sociales, pero no se los puede incluir en su militancia. Y, desde que los obispos argentinos decidieron discontinuar la Acción Católica, no veo mucha incorporación de jóvenes con convicciones religiosas a la política).

Por el otro lado, hablar de “la histeria antipapa del PRO” es desacertado. Los dirigentes del PRO, el “etos” del sector social de donde provienen, es en su mayoría a-religioso. Como corresponde a la punta de lanza de la globalización en curso. “Falaz y descreído”, como decían de otro impulso modernizador anterior, más serio. Un sector minoritario -su figura más notoria es la vice, Gabriela Michetti- viene de un entorno más vinculado a la Iglesia, en especial a sus instituciones educativas. Pero el evidente malestar con el Papa no ha provocado cuestionamientos religiosos en ninguno, que se sepa. La Iglesia sería, entonces, un buen lugar para hacer contactos y para enviar a los hijos a sus escuelas.

El fastidio con la actual cabeza de la Iglesia Católica se origina exclusivamente en sus gestos dirigidos a la política interna argentina (La presencia de nuestra clase dirigente en el escenario global es demasiado minúscula, para que le importe su rol internacional, más allá de lo periodístico. Y la exhortación que se le atribuye a su Fundador “Deja todo lo que tienes y sígueme“, simplemente no se toma en cuenta).

Por eso el gobierno actual se esfuerza en minimizar el asunto. Para Marcos Peña, Francisco “no es ni kirchnerista ni de Cambiemos” (chocolate por la noticia). La canciller Malcorra cuestionó a quienes salieron a medir si el Papa y Macri “hablaron poco”. El Mauricio está con el budismo, después de todo. Quien dijo que el Papa no ayuda a pacificar al país y que “empodera a violentos”, que si ella fuera presidenta no lo hubiera ido a visitar, es, por supuesto, su incómoda pero necesaria aliada, Lilita Carrió.

Ella sale a expresar la cólera del medio pelo argento contra un Papa que legitima -eso es lo insoportable- al reconocerlos, no a los pobres en general, que lo entenderían como cristiano y que queda bien. Reconoce y legitima a los que edifican poder desde la adhesión de esos pobres, y con ese poder los hacen arrogantes. Además, viajan a Punta del Este, como ella.

La hostilidad y la desconfianza hacia los que están en la escala social un poco por debajo de uno es una característica humana muy extendida. Pero convertirla en un mecanismo para la inserción política requiere una habilidad especial. Otro colega bloguero, Manuel Barge, dice que Lilita es la “médium” de la clase media. Es algo exagerado, sobre todo porque la clase media no es como la madre: hay muchas. Igual, he buscado esta vieja foto de Lilita, de cuando aparecía con un gran crucifijo sobre el pecho, para indicar que, en la noche de los Oscar, ella merecería estar presente.

ALBUM-PERSONAL-Lilita-intima

Anuncios

10 Responses to Papismo y antipapismo en Palermo y Recoleta

  1. Norberto dice:

    Perdone Gran Jefe pero creo que en el análisis dejó de lado un gran detalle, la jerarquía católica del país, que en su gran mayoría fue designada por Papas conservadores en gobiernos del mismo signo, y por lo tanto o está ligada al Opus o es próxima a esa organización, siendo escasos los que se agrupan en la linea cercana a Francisco, y la dirigencia del PRO tiene exactamente las mismas características respecto a esa organización.
    Es por eso que en una de sus diatribas habituales la diva anaranjada puso en claro su confianza ya no la depositaba en el Papa sino en los obispos argentinos, aunque por allí tiene la sorpresa de encontrarse con alguno que otro que resiste a esa otra linea que ha colonizado la mayoría de las instituciones de la religión en nuestro país.
    Nunca menos y abrazos

  2. Mariano T. dice:

    Todo refuerza mi agnosticismo, y mi prevención hacia el clericalismo.
    Tengo dudas sobre la adscripción de Francisco a las instituciones civiles, las libertades civiles y las Constituciones(como cualquier Papa anterior). Pero en realidad, que tenga la opinión que tenga no nos atañe a los no creyentes.

  3. Jose dice:

    Hablando del papa pancho ¿Se enteraron de que película ganó es Oscar? ¿De que tema habla?

  4. Gerardo González dice:

    Habla un católico renegado.
    Este tejemaneje entre Macri y Bergoglio me tiene podrido. Se analiza con microscopio eléctrónico hasta la menor de las minucias.
    Mauricio es seguidor de Ravi Shankar y va por el tercer matrimonio, para lo cual hay que tener ganas. Lo único católico que tiene es Santiago de Estrada.
    Sería bueno que ambos jefes de estado nos dejaran de joder, pero ambos son demagogos y poco serios.
    Lilita es la mejor lengua viperina del país y no se priva de nada.
    Espero ansioso el prólogo del papa al libro del católico ultramontano Guillermo Moreno, destacado pensador postconciliar.

  5. Raúl C. dice:

    Qué genial nuestra derecha ideológica…
    Cuando el tipo llegó a Papa se hacían pipí encima de la emoción. ¡El jefe de la oposición argentina llegó al Vaticano y desde allí va a hacer echar a la yegua como Juan Pablo II al comunismo en Polonia!
    Cuando el tipo se apartó del libreto -o de las expectativas- ¿qué pasa?
    Ahora tooooooodos son agnósticos, repudian el clericalismo y se acuerdan de los pedófilos (como si este Papa los hubiera inventado).
    Son desopilantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: