El peronismo se cuenta desde abajo

aquí me pongo a cantar

Le puse este título por los dos sentidos de la palabra: “se cuenta”, se relata, como se hacía desde mucho antes que existiera la TV, antes de los diarios también, cuando en los pueblitos y en los ranchos se contaban historias de justicia y reparación. Y también en un sentido muy concreto, como los punteros que te dicen que los votos se cuentan de a uno.

Pasa que es un feriado largo, cuatro días no laborables (para muchos), y me siento libre para subir material (que no tengo que escribir yo). Y pensé que lo que me acaba de enviar Marcelo Padilla desde Mendoza encaja bien para completar la trilogía sobre el peronismo a hoy con lo que subí aquí y aquí, muy desde la política y la franja dirigencial. Marcelo cuenta bien la versión “basista”, como lo hizo hace pocos días Pablo Ayala después de la reunión del Consejo.

“Disfrutan los medios, se frotan las manos, y Macri baila una improvisada zambita norteña al compás del no me acuerdo. La política del goce neoliberal desparrama su fétido mensaje a-histórico. ¿Se acabaron las identidades? ¿Serán ahora los individuos con su propio sudor los que emprenderán la titánica tarea del capitalismo austral: esfuerzo propio, insensibilidad social, donar centavos en los hipermercados para causas nobles de fundaciones caritativas?

La culpa social se redime en las cajas de los híper con esas migajas, y dale que va. Han venido a instalar una prepotencia restauradora oligárquica para que nadie grite ni se queje. Ni proteste ni debata. En esta “Era bravucona y persecutoria” pareciera no tener límites el deseo de disciplinamiento del pueblo. Mientras, el peronismo se pasa facturas por derecha y por izquierda. Los que se van, los que se quedan, los ilustrados que merodean, blancos y puros, de ojos azules, antipejotistas, equilibristas de los cargos.

No es así. La idea de autocrítica es una falacia. No existe la posibilidad material de hacer una autocrítica. Son acusaciones y marcadas de cancha entre unos y otros. La salida no es otra que eludir el laberinto por arriba. Lo que están haciendo unos y otros es morfi para los medios. La mejor salida, en todo caso, es la organización popular y el empoderamiento de las bases militantes, de aquellos cientos de miles de atrevidos que salieron a bancar al FPV hablándoles a los vecinos en las verdulerías y los almacenes. Son los nuevos y verdaderos protagonistas del recambio que se viene.

¿Con qué cara hablan los que se van y los que se quedan? ¡Si la derrota fue de todos, pues las miserias son de todos!… hasta de los que hoy salen a acusar con el dedo, ayer nomás, le daban estilete al propio Daniel Scioli para que no fuera el candidato (por su origen, por su mano, por su moderación, por lo que fuere). Es que son aburridos algunos compañeros del peronismo y del movimiento nacional.

Hacerse cargo es escuchar lo que no se quiere escuchar. Que los métodos de la burocracia no van y tampoco los de los ilustrados endogámicos. La fácil es esa, impoluto en el discurso y excluyente en la práctica. No fueron los dirigentes justamente los que condujeron el despertar desesperado de quienes vieron lo que significaría Macri Presidente. Que ahora se arreglen entre ellos o contra ellos. El peronismo real, el de abajo, el de las bases, los van a pasar por encima o los van a poner en caja. Porque no se trata de que “se vayan todos”, se trata de modificar la correlación de fuerzas de abajo hacia arriba, para que los aristócratas tengan que ubicarse de un lado o del otro por convicción o defección. Por abajo hay un peronismo dolido, ardiente y pagano, que no detendrá su marcha hasta ver otras caras y nuevos senderos.

La crisis existente en el movimiento hoy pasa por una sencilla razón: se acabó la prosperidad, la comodidad  y el confort de estar en el gobierno. Es así, se acabó la línea vertical que bajaba de nación desde los ministerios para el armado, los fondos y la artillería, se acabó también el cotillón. Hoy no tenemos un centavo para hacer política. Lo que surja será en estado de incomodidad y necesariamente abierto a la discusión permanente para que tengan lugar los que no tenían voz o callaban o no podían porque criticar era hacerle el juego al enemigo. Tal vez eso nos faltó un poco, la voz disonante que no queríamos escuchar, la que molesta por irreverente.  La que se escuchaba y se escondía por las dudas que se dieran cuenta. Bien, ahora se destapó la olla popular y el guiso es para todos. Si no hay discrepancia abrazada en un proyecto, habrá migración. Por derecha y por izquierda. Y el peronismo de la calle, que siempre le dio la espalda a las exquisiteces, no está para la tarea fina, está para la obra gruesa, la de las grandes calzadas.

Pendular como todo movimiento el peronismo está en construcción permanente, las casas se hacen con bosta y con cemento, con palos y ladrillos, con azulejos y con fratacho a la vista. Si el peronismo se parte es porque no supimos hacerlo. Algo se nos descolgó en el camino, tal vez el movimiento obrero que hoy de a poco se va ordenando, y los jóvenes de los patios de Cristina que no entendieron los mensajes por embotamiento, y los viejos y las viejas que estaban incluidos en el modelo pero no en la palabra. No sé, fideos con tuco hecho con tiempo. Como el de antes, con tres horas de cocción en la olla a presión. Claro, para que no explote ni salpique”.

Anuncios

8 Responses to El peronismo se cuenta desde abajo

  1. Estimado Abel: es de agradecer el texto que posteas de Marcelo Padilla desde Mendoza por algunas razones: a.- es bueno que quienes se ubican en el peronismo le den más lugar a un concepto muy elemental y raro “el deseo”, cosa que el texto hace, obvio el deseo de la gente común y corriente que opera también en política; b.- las bases nunca se relacionan con las estructuras de “conducción” no les interesa a uno y a otros, son contradictorias en si mismas, lo cual que en ocasiones coinciden y en muchas las cosas van por andariveles separados o distintos; c.- nuestra actual sociedad sigue teniendo peronismo, pero ahora la base es distinta, ya no es única ni uniforme, lo tiene de forma compleja, ya no es único -vaya a saber si alguna vez lo fue- se presenta con las mismas líneas de parcelación o de fragmentación de la sociedad, el fragmento obreros con sueldos permanentes o fijos o en blanco son una parcela distinta de los obreros en negros. Los espejos cuando se quiebran lo hacen por las líneas de parcelación que traían desde su misma fabricación. Extraigo de ese texto de Padilla una cosa las “bases heterogéneas” salen a luchar, organizarse, protestar pues sufren las consecuencias de la actual barbarie civilizada del Ing. Macri mientras que los funcionarios políticos de izquierda, de derecha, nacional y populares en tanto miembros de la sociedad del espectáculo, en tanto forman parte de la clase política, están protegidas , no sufrirán esas consecuencias. Como se dice por allí:Perro no come perro.

    • Jaime dice:

      Alberto, si lo de “perro” va por HV me parece muy buena ocurrencia. Entre bomberos…. ¿ no ?
      Ahora, lo de la “forma compleja” y “fragmentación” me parece que vale más para el horizonte dirigencial que para las bases, no se haga muchas ilusiones porque los de abajo son incorregibles.
      ¿ Imaginó alguna vez antes de ahora a Sabatella, Filmus y el perro ocupados con una reunión del Consejo del PJ ?
      Desopilante no ?
      “Cosas vederes Sancho que nunca crederes”

      Pero vayamos paso a paso admitiendo que, como dice Abel, hasta ahora la única que demostró capacidad de sumar votos es CFK.
      Pregunto: ¿desde el 2013 hasta la fecha, cuando y donde ganó CFK una elección?
      ¿ Fue para conservar sus propios votos que en el 2015 CFK trabajó en contra de la candidatura presidencial del FpV ?

      El resultado está a la vista: hasta hoy consiguió un buen “picado fino” pero todo indica que todavía no esta satisfecha.
      Es una ganadora insaciable.
      😉

    • Juan el Bautismo dice:

      sufren las consecuencias de la actual barbarie civilizada del Ing. Macri mientras que los funcionarios políticos de izquierda, de derecha, nacional y populares en tanto miembros de la sociedad del espectáculo, en tanto forman parte de la clase política, están protegidas , no sufrirán esas consecuencias

      a los funcionarios politicos yo le agrego una franja de analistas politicos de izquierda, de derecha, nacionales y populares, le pongo un poco de mala leche, y me borran los comentarios.
      Es una cosssa de locos.
      Una puteada vaya y pase, pero una metafora…
      Con la metafora no eh

  2. el carlo dice:

    “Hoy no tenemos un centavo para hacer politica”….

    Conmovedor acto de honesticidio que reconoce la cooptacion del estado para financiar la propia politica partidaria con recursos del pueblo. Esto recien empieza.

  3. vale dice:

    Hola Alberto, creo que lo que vos proyectás en “las bases”
    ( correctamente expresado) es lo que exactamente está sucediendo al interior de los movimientos y partidos políticos de corte “popular”, inclusive en los frentes políticos de izquierda, fijate….no encuentran acomodo, se parten se desparten, dicen, se desdicen, se contradicen …en fin, si realmente se diera voz y participación real a las bases, serían mas coherentes con las banderas que levantan y no hablo solo del peronismo, (porque esto abarca al socialismo, al radicalismo, al partido obrero etc.). Sencillamente se han dislocado de la realidad. Las bases están y viven cotidianamente esa realidad y ese sería a su vez el punto central de las autocriticas, me parece a mi, por empezar una persona que ejerce un cargo politico, con un salario doscientas (o más veces superior) al de un empleado base o un obrero, “construye” una realidad diferente a la de un obrero que va a trabajar todos los días o al que han despedido por “ñoqui” cuando pretendía ingresar a su trabajo( fijate qué paradoja). No es lo mismo que “te cuenten” la realidad a vivirla y sufrirla todos los días;
    Además, las cúpulas en las “cocinas” de los partidos negociando cargos, atienden problemas diferentes a los que sufren las masas en la realidad de todos los días.
    Ese es desde mi humilde entender el principal problema hoy en nuestro país. Fijate que nuestra Constitución no contempla sino de manera tangencial y acotadísima, la posibilidad de consulta popular frente a ciertas medidas de gobierno y eso no parece preocupar a nuestros politicos que participaron en sucesivas reformas o quizá sí, les “preocupa” demasiado.
    saludos

  4. victorlustig dice:

    el pueblo no gobierna ni delibera sino a traves de sus representantes

    sino les gusta, armen un partido y cambienla

    a veces el basismo es bueno, como sintoma, y direccion, pero el problema muchas veces es que existen las minorias iluminadas, la Nomenklatura es la consecuencia de eso, aca ya lo pasamos en el periodo anterior con organizaciones que no se sabe bien com construyen sus jerarquias y pierden las elecciones, al terminarse la billetera se dedican a epicas menores basicamente

  5. valeria dice:

    Que un fanático productor de industria cultural, pueda comprender algo que va más alla del iluminismo victorlustig? lo dudo esas cosas no se hacen con la enciclopedia a mano, sino con mucha creatividad, para lo cual hay que descartar le cocina de Friedrich hayek y el recetario de adam smith, aunque sea un momento.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: