Hacia un tipo de unidad política: Gioja mueve

en el consejo del PJ

El distinguido encuestador, bloguero y militante (no en ese orden) Artemio López plantea desde hace tiempo la necesidad de avanzar hacia “un nuevo tipo de unidad histórica”. Por mi parte, ya dije en el blog que la historia avanza de a pasos cortos, y a ese nuevo tipo lo veo verde. Pero la unidad política es otra cosa: es difícil de lograr, es necesaria, y a menudo sabe a sapo.

Para que no sea una discusión teórica -interesante pero al dope, dirían en mi barrio- les invito a leer la nota de Letra P que hoy subió Artemio: Capitanich va por la contención y arma cumbre de intendentes. Abajo les copio otra nota de Letra P, también de hoy. Y al final, claro, mis comentarios sobre el asunto.

Gioja jugó al límite, negoció unidad y ahora se muestra enojado con Bossio por ruptura

“Creo que no era el momento de hacerlo. Las causas que generaron el enojo están desapareciendo. Hay una apertura importante. Hay que tratar de mantener la unidad” dijo el sanjuanino José Luis Gioja al salir de la reunión del Consejo Nacional del PJ, el miércoles por la noche, horas después de que un grupo de diputados, liderados por Diego Bossio, decidiera dejar el bloque del Frente para la Victoria-PJ. Días antes, el propio ex gobernador había tensado la relación con el kirchnerismo duro, sector con el que finalmente selló la paz.

La reunión que convocó el jefe de la bancada, Héctor Recalde, en el tercer piso del Congreso estaba prevista para las 11 de la mañana. Pasado el mediodía, casi 80 diputados colmaban el salón. Gioja fue uno de los últimos en llegar y mantuvo en vilo a las autoridades del bloque, que todavía no daban por hecha la ruptura. “¿Vendrá Gioja a plantear las demandas del grupo de los que quieren romper?”, especulaba un sector del kirchnerismo. Sin embargo, en ese mismo momento, en el sindicato de taxistas, un grupo de 18 diputados sellaba la fractura.

Que Gioja se convirtiera en vocero de los díscolos era una especulación que encontraba sustento en lo sucedido en las semanas previas, cuando el ex mandatario sanjuanino mantuvo fluidos contactos con el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, y recibió en su provincia a Bossio y a Mauricio Mazzón, promotores de la ruptura del bloque.

Por lo bajo, el ex gobernador había tensado la relación con el kirchnerismo duro, en nombre del peronismo, en el reclamo de mayor apertura de los cristinistas hacia el partido en el reparto de los cargos que le corresponden. Los líderes territoriales sufrieron en carne propia el veto de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que en los últimos años de su gobierno privilegió al camporismo y a su núcleo duro, pasando por encima del poder de los caciques históricos. El propio Gioja había sido elegido por sus pares para presidir el bloque del Frente para la Victoria, después del 10 de diciembre, hasta que se topó con la negativa de Cristina, que impuso a Recalde.

“Hoy todos los cargos que pertenecen al bloque, los auditores, los consejeros, las secretarías, los despachos del Palacio, están copados por La Cámpora. Quieren todo para ellos”, se quejaba un representante de la liga de los gobernadores. En línea con ese discurso, llegó Gioja a la reunión del bloque del FPV.

En la noche del martes, el ex gobernador se había reunido durante un largo rato con Máximo Kirchner en la Cámara. Según fuentes del camporismo, el sanjuanino se manifestó en contra de la fractura del bloque. Lo mismo le había dicho horas antes a Daniel Scioli, con quien se reunió el martes por la tarde. “Hablaron de mantener la unidad por lo menos hasta después de la reunión del PJ”, contó, en referencia al encuentro del Consejo Nacional, celebrado el mismo miércoles por la noche, una fuente que mantuvo contactos con los protagonistas de la charla.

Así, Gioja se garantizó el apoyo del kirchnerismo en la pelea por la presidencia del PJ, que antes había fogoneado al chaqueño Jorge Capitanich. Días antes, había logrado el aval de los gobernadores durante la reunión que mantuvieron en San Juan por el tema de la coparticipación. Allí, el mismo Urtubey lo promocionó como “el candidato de la unidad”. Sin aspiraciones de pelear por la presidencia en 2019, con experiencia e historia y sin identificación con ninguno de los grupos que se disputan el poder, el sanjuanino aparecía como una síntesis perfecta para la transición.

“Si quiere ser el presidente de la unidad, a Gioja no le conviene llegar a la reunión del PJ con el bloque partido”, arriesgaba, en el pasillo del tercer piso de Diputados, una fuente del camporismo que daba por hecho que la agrupación que responde a la ex presidenta la daría su apoyo al sanjuanino. Adentro de la oficina del bloque, mientras tanto, Gioja presidía la reunión junto a Recalde y al formoseño Luis Basterra. La bancada ya había sufrido la fuga de al menos 12 de sus miembros.

Aunque el sanjuanino se mostró públicamente en contra de la decisión de los diputados díscolos, en el peronismo varios dirigentes creen que no podía haber desconocido la movida, considerando su estrecha relación con Bossio y con Mazzón, hijo del histórico operador del peronismo Juan Carlos Mazzón, que falleció el año pasado. “No parece posible que se quiebre esa sociedad. Es raro que Bossio se haya ido y el Flaco haya decidido quedarse”, remarcó un miembro del Consejo que participó de la reunión en el quincho del edificio de Matheu. “Quiere unidad, está enojado con Bossio y no le gusta que Urtubey esté tan cerca de Macri”, aseguró otro de los asistentes que agregó que “una cosa era tensar para negociar y otra distinta, romper”.

Gioja trabaja desde hace varios años codo a codo con Bossio en el Instituto Gestar, creado por Néstor Kirchner para la formación política de dirigentes del PJ. El ex gobernador sanjuanino preside el instituto, el ex titular de la Anses es el director y Mazzón, el director ejecutivo. Desde Gestar, Gioja forjó junto a Juan Carlos Mazzón la candidatura presidencial de Scioli, que tuvo a Bossio en la mesa chica de su campaña.

“Hemos hablado con los compañeros. Los estamos esperando a todos”, aseguró Gioja por la noche, tras la reunión del PJ. Con el bloque partido, el sanjuanino logró posicionarse como el único capaz de amalgamar a las partes dispersas del peronismo“.

La función que ha asumido Gioja es difícil – tanto como la de Héctor Recalde, en realidad. La ruptura del bloque de diputados nacionales no sólo debilita al peronismo, al disminuir su poder de presión institucional. También es vista por los militantes y muchísimos argentinos de a pie como una traición a lo que los votaron,  y los políticos no deben ni pueden ignorar esto, si quieren continuar en su oficio.

Al mismo tiempo, la realidad de la política incluye el reparto de los cargos, del poder y los contratos que significan. Y es muy evidente que desde hace largos años, en el peronismo hay muchos poderes locales -ni hablemos de los sindicalistas- descontentos con lo que (no) les toca en el reparto (Suena cínico, pero piensen en la indignación que muestran muchos militantes cuando son sus contratos los que se cortan).

Las circunstancias del peronismo, y de sus aliados, han cambiado en forma drástica. Es inevitable un duro forcejeo por las palancas del poder disponibles, y nadie con un mínimo de experiencia en política puede escandalizarse.

Eso sí, si José Luis Gioja se propone como el hombre de la unidad es evidente que la ruptura del bloque no lo favorece. Si continúan los desgajos en el PJ… indicará que el peronismo en su conjunto habrá adoptado la vieja técnica del sindicalismo: dividirse según las estrategias elegidas. Y unirse cuando una de ellas se muestra exitosa.

De todos modos, ésta no es la situación actual. Capitanich, por ejemplo, está tratando de sumar a todos los que ven la ubicación que asumió el peronismo a partir de 2003 bajo el liderazgo de Néstor Kirchner -el centro izquierda del sistema político- como la más acorde con sus mejores tradiciones en una sociedad moderna. Y como la que permitirá un triunfo electoral en el mediano plazo. Son propuestas que se dan en el seno del PJ.

Eso sí, en cualquier caso, no es suficiente con sumar gobernadores, intendentes,… Hay que sumar voluntades y entusiasmos entre los de a pie. Que son los que votan.

Anuncios

4 Responses to Hacia un tipo de unidad política: Gioja mueve

  1. Mario dice:

    Hola. Puede ser que haya leìdo aquì hace un tiempo, que el Coqui estuvo reunido cuatro horas con el Papa Francisco y no para confesarse…
    Si fue cierto, debemos estar atentos a sus movimientos. Chau

  2. […] Y una verdad a medias, o del 40% … no es verdad. Igual, con la crítica que agrego, y lo planteado en el posteo del viernes, sirve, me parece, como un cuadro bastante completo del peronismo a […]

  3. […] desde Mendoza encaja bien para completar la trilogía sobre el peronismo a hoy con lo que subí aquí y aquí, muy desde la política y la franja dirigencial. Marcelo cuenta bien la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: