Argentina y la larga depresion mundial

 

tormenta

El amigo Pablo Tonelli -economista y peronista- pinta un cuadro detallado y depresivo de la situación de la economía global. Y de sus consecuencias para nosotros en el futuro inmediato. Las cifras que uno maneja de los movimientos de capitales y de mercaderías parecen confirmar el pronóstico. La Revolución de la Alegría sufriría inevitables retrasos, entonces.

“La semana pasada culminó el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde líderes políticos, representantes de la gran banca, las empresas multinacionales y los economistas del mainstream realizaron su habitual ejercicio de auto celebración anual del mundo globalizado, sus obras y sus pompas.

El tema central del Foro tuvo que ver con el impacto de las nuevas tecnologías vinculadas a la robótica y la inteligencia artificial en la forma de producción del capitalismo, aunque la baja inflación internacional, el hundimiento del precio del petróleo (antes de los recortes a la producción propuestos por Arabia Saudita) la disminución de la cotización de las materias primas, la crisis de refugiados en Europa y la expansión del terrorismo tuvieron un importante espacio.

La emergencia de una nueva recesión mundial se coló tangencialmente entre los temas discutidos, a pesar de que este tema constituye, a mi juicio, el principal desafío que afronta la economía global.

China fue la primera alarma de la crisis. La caída de la Bolsa de Shanghai desespera a los fondos de inversión, bancos e instituciones del mercado de capitales, que ven en el horizonte una fuerte devaluación del yuan y la casi implosión del gigante asiático.  Temen que una caída de China arrastre a los demás bolsas del mundo, profundizando la tendencia bajista que mostraron durante el curso de enero. Los capitales internacionales y también los de los chinos mismos huyen de China. ¿Estamos entonces frente a un colapso inminente de las finanzas globales?

Michael Roberts, un economista de formación marxista que analiza diariamente el comportamiento de los mercados accionarios y de capitales internacionales, responde negativamente a esa pregunta. A pesar de su crecimiento en las tres últimas décadas, China no ocupa el centro del mercado mundial globalizado, lugar que aún pertenece a los EEUU. La crisis del gigante asiático afectará seriamente a las bolsas, influirá sobre el destino de los flujos de capital internacionales  y la cotización de las monedas internacionales (aunque debe tenerse en cuenta que el yuan no es todavía una divisa mundial plena). China acentuará la volatilidad de todos los mercados, incluidos los de bienes y los commodities, pero no puede aún ser el motor y causa de un derrumbe.  Una crisis global al estilo 2008 debe tener su epicentro en los EEUU, algo que  es una probabilidad y que voy a desarrollar después de analizar brevemente la economía china actual

¿Qué ocurre en el gigante asiático hoy?

Su economía se encuentra en problemas. En primer lugar su crecimiento se ha desacelerado. 2010 fue el último año en que su PBI creció a un nivel de dos dígitos (10,3 %), A partir de allí su comportamiento arroja niveles cada vez menores hasta el anunciado 7 % del 2015, con la expectativa que en 2016 no supere el 4 % y no el 6,3 % oficialmente anunciado.

La crisis de 2008 (sigo el análisis de Michael Lewis en general) alertó a la dirigencia china sobre un escenario de fuerte caída de la demanda mundial de su producción exportable. Frente a ese cuadro, reorientó fuertemente su inversión hacia su mercado interno. En particular, la infraestructura vial, ferroviaria e inmobiliaria (con la creación y construcción de nuevas y enormes ciudades). El Banco Popular de China bajó la tasa de interés y alentó el endeudamiento de ciudades y municipios. Esto produjo un boom crediticio. Los gobiernos locales se endeudaban con bancos chinos y otras instituciones, y creaban fideicomisos financieros con la garantía inmobiliaria de las viviendas construidas. A la vez se permitió que estos mismos gobiernos locales utilizaran los créditos otorgados y securitizados como colaterales (garantía) de nuevos prèstamos del Banco Popular de China.

Se produjo entonces una burbuja financiera hipotecaria: demasiadas propiedades para una demanda acotada de la población china. Como resultado el precio de los inmuebles y de la tierra cayó, mientras que la deuda global de China se cuadriplicó desde 2007 a la actualidad. Alcanzando un monto equivalente a dos veces el PBI de los EEUU (Fuente: Mckinsey Global Institute, citado en investigación de Rolando Astarita).

El gobierno chino alentó en paralelo la inversión en la Bolsa. Se incentivó a la población con ingresos excedentes a comprar  acciones y lo mismo se hizo con los bancos estatales. Estas compras, a su vez, se realizaron con apalancamiento, es decir tomando crédito bancario o del mercado de capitales, en un porcentaje de alrededor del 40 % del total de las compras efectuadas.  Se generó otra burbuja, en este caso bursátil, ya que  las empresas cotizantes  en la Bolsa de Shanghai incrementaron sus precios varias veces por encima de  su capacidad de ganancia por acción (que surge de los balances y constituye su sustento real de valorización).  Como ocurre en todas las historias conocidas de los mercados accionarios capitalistas, al frenesí alcista, a la creación de riqueza ficticia, le sigue la caída. Más estrepitoso el crash cuando mayor el boom. El índice bursátil  de Shanghai cayó un 40 % desde mediados del año pasado.

China había sido la clave para que la crisis del 2008 no se agravara aún más. Al volcar la inversión hacia el mercado interno e incentivar el uso del crédito sostuvo el precio de las materias primas y llevó sus precios a nuevos picos (en el 2011), los que coinciden con el inicio de la declinación de su nivel de actividad económica.

Las autoridades chinas también intentaron mejorar la competitividad de su sector externo a través de las devaluaciones ocurridas en 2015, sin resultados decisivos para su economía. Aparece claro que se ha agotado el ciclo actual y existe sobrecapacidad en las industrias, con caída consecuente de la rentabilidad del capital. A su vez, el boom inmobiliario y de inversión en infraestructura ha dejado ciudades fantasma y faraónicos emprendimientos detenidos y una masa de deuda que opera como obstáculo adicional al proceso de acumulación.

Los inversores extranjeros y los chinos que atesoran riqueza están vendiendo sus posiciones y activos, convirtiendo sus yuanes en dólares y huyendo a posiciones en títulos del Tesoro americano. Michael Roberts agrega un dato alarmante: si el nivel de salida de capitales de China continúa al ritmo actual de 1 billón de dólares mensuales, las reservas internacionales de China que alcanzan los 33 billones de dólares podrían verse comprometidas. La mitad de esas reservas se utiliza para el pago de importaciones y los ingresos por exportaciones sufren el creciente peso de la caída internacional de la actividad económica, debilitándose.

China está enfrentando su primera crisis al estilo capitalista con todas las de la ley. Su gobierno intentará reducir en forma controlada el nivel de actividad y concentrarse en la expansión del consumo interno, bajando su nivel de inversión en infraestructura y vivienda y con ello sus importaciones de aluminio, zinc, cobre, hierro, etc., lo que afectará seriamente los precios de los mercados de estas materias primas (entre otras) pues la demanda china equivale a la mitad de la demanda mundial de las mencionadas. La soja y los commodities agrícolas no seguirán, en opinión de analistas como Miguel Bein, el mismo camino que las commodities industriales, ya que los chinos buscarán sostener y ampliar el consumo interno en alimentos de su población.

El enigma es si la crisis lleva a un aterrizaje forzoso y brusco de la economía china, o sus autoridades -que hasta el momento no han logrado enfrentarla adecuadamente- lograrán monitorear la desaceleración en curso sin colisionar.

En el inicio de la nota había sostenido que la magnitud de la crisis china puede afectar severamente a todo el planeta pero no provocar en sí misma su colapso.

Roberts sostiene que la que llama “larga depresión”, el estado de situación de los EE.UU. y de la economía global obedece a que ésta no retorna a la tasa de crecimiento anterior, con posterioridad a la recuperación de la caída. Eso se debería a que la rentabilidad del capital no se recupera y la deuda tanto pública como del sector corporativo se mantiene en un nivel históricamente alto que debilita (porque insume cuantiosos recursos) la inversión en tecnología,  fuente de la productividad y el crecimiento.

A partir del 2008 las políticas de inyección monetaria (QE en su sigla en inglés), de tasas cero y de estímulos al gasto no consiguieron ni en los EE.UU. ni en la Unión Europea una recuperación sustentable. El comportamiento de la economía norteamericana durante el segundo trimestre del 2015 (un alza del 3,7 %) provocó una ola de entusiasmo y estuvo en el origen de la decisión de FED (la Reserva Federal) de subir la tasa de interés por primera vez en muchos años. Ahora bien, en noviembre la producción industrial de los EE.UU, mostró su peor caída desde diciembre de 2009 y el crecimiento global del PBI norteamericano en el cuarto trimestre del 2015 se ubicó en apenas un 0,7 %. Los bajísimos niveles de crecimiento son una constante año a año en la U.E., y Japón no logra salir de su largo estancamiento.

El BIS (Banco de Basilea), una asociación que nuclea a los Bancos Centrales sostiene con dureza que se deben abandonar las políticas de estímulo monetario (QE) vigentes en la UE y elevar la tasa de interés internacional mucho más radicalmente que lo hecho por la FED para limpiar el sistema del crédito excesivo y la inversión improductiva. “Destrucción creativa” llamaba Joseph Schumpeter a este proceso en su análisis del comportamiento del capitalismo. Una crisis como la del treinta para decirlo claro.

En mi opinión sea que la FED suba nuevamente la tasa de interés durante 2016 o no, el comportamiento errático y bajista de las bolsas del mundo parecen mostrar que los precios de mercado de las acciones de las corporaciones están muy por encima, en términos generales, de sus rendimientos, lo que prefigura una crisis. Una política adoptada por los CEOs de muchas compañías ha sido recurrir al endeudamiento para distribuir dividendos en efectivo o recomprar acciones de la propia empresa. Este último mecanismo “maquilla” los balances, ya que divide la utilidad del período por un capital societario menor, incrementando ficticiamente las “ganancias por acción”. Esta realidad incuba una implosión de precios. Por supuesto un comportamiento de suba sostenida de la tasa de interés inducida por la FED, en línea con  lo sugerido por el BIS, aceleraría el proceso. Este escenario está en movimiento y por eso sostengo que una crisis global con epicentro en los EEUU es una probabilidad creciente.

No estamos actualmente en  esa crisis global, pero sí existe una complicación del escenario externo de nuestro país y un enfoque del comercio internacional diametralmente opuesto en la Argentina actual al seguido durante los últimos doce años. El FMI continúa proyectando a la baja el crecimiento global para 2016 y proyecta una caída del 0,3 % para Latinoamérica y el Caribe, con Brasil cayendo un 3%. Los canales de transmisión de la desaceleración de la economía mundial son dos: el comercial y el financiero.

El costado comercial indica que Argentina tendrá más posibilidades de colocar su producción primaria, centrada en los granos, sin bruscas caídas en los precios, que los productores de commodities industriales, dadas las particularidades descriptas de la situación china. El escenario actual para las exportaciones industriales, en cambio, ya es grave, en primer lugar por la caída de la actividad en Brasil, destino del 46 % de nuestras exportaciones de MOI (Manufacturas de origen industrial) Las exportaciones a Brasil ya reflejaban una caída cercana al 30 % en 2015. Esta situación es particularmente visible en el sector automotriz, dado su enorme peso relativo en el sector y que exporta el 80 % de su producción al país vecino. Una noticia preocupante es la decisión brasileña de proponer la liberalización total de la industria automotriz que se rige actualmente por el Acuerdo que dio origen al Mercosur, que propone un índice llamado “flex”: por cada U$S 150 de exportaciones al vecino se pueden importar U$S 100 sin aranceles. ¿Qué ocurrirá sin acuerdos y total liberalización comercial frente a una industria brasileña varias veces mayor y con sobrecapacidad?  Los peligros para el sector autopartista local parecen evidentes.

Ignacio de Mendiguren, dirigente de la UIA y del Frente Renovador advertía: “Hoy el mundo está en vendedor. La industria brasileña decrece un 10 %. En ese escenario hay stock que está dando vuelta por el mundo que no tiene costo, que se va a colocar al precio que se lo compre. Los países serios tratan de no importar la crisis de otros, no importar empleo ajeno cuando usted tiene problemas de empleo”

Por otro lado, el canal de trasmisión financiero encuentra a la Argentina fuertemente desendeuda en dólares en relación a su PBI. El gobierno planea una rápida solución del conflicto con los Buitres y recurrir al mercado internacional de capitales de modo agresivo. En el contexto actual ese endeudamiento es factible y compensa la falta de dólares comerciales, pero si los flujos internacionales vuelven agresivamente hacia los EEUU y la depresión se acentúa las condiciones del endeudamiento pueden tornase mucho más duras (Ya lo hemos vivido en la Argentina).

Por último: En el epicentro de crisis, en el año 2009, el Gobierno destino 3,3 % del PBI en políticas anti cíclicas, para sostener el  trabajo y el mercado interno y aún así no pudo evitar que el empleo cayera dos puntos. ¿Qué ocurriría hoy? Sin una crisis desatada en Occidente, pero si grave en Brasil, el Gobierno acepta liberalizar el mercado automotriz y abrir las importaciones para contener precios internos desbocados, consecuencia de la devaluación. Se abre entonces el mercado al stock predatorio que existe y sobreoferta el mercado mundial. Esta situación recién empieza. Sus riesgos en términos de actividad y empleo son enormes”.

Anuncios

25 respuestas a Argentina y la larga depresion mundial

  1. claudio Maxl dice:

    Y como la unica verdas es la realidad: LA REALIDAD INDICA Q LAS EXPO SON INELASTICAS A LAS DEVALUACIONES ( y ni hablar cuando el pass through fue pleno y nuestro principal mercado se encuentra en profunda depresion economica).

    Las ventas desde Argentina hacia el país limítrofe alcanzaron u$s487 millones en el primer mes del 2016, el valor más bajo desde enero del 2005, reportó Abeceb. Además, el comercio bilateral inició el año con una caída del 19,7%.

    Argentina y Brasil – Comercio

    Las exportaciones argentinas a Brasil alcanzaron apenas los 487 millones de dólares en el primer mes del año, el valor más bajo desde enero del 2005, con una caída del 37,8%. En tanto, el comercio bilateral arrancó 2016 con una caída del 19,7%.

    El saldo comercial bilateral del mes se ubica en 339 millones de dólares (deficitario para la Argentina), a diferencia de los 69 millones de dólares del año anterior, y el déficit es el más alto desde octubre del 2013. Los envíos a Brasil se redujeron un 37,8% en enero, alcanzando apenas 487 millones de dólares.

    http://www.diariobae.com/notas/110814-bajaron-casi-38-las-exportaciones-a-brasil-en-enero-segun-privados.html

    Y para seguir divirtiendonos con la revolucion d la alegria:

    http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=825972

    http://www.eldestapeweb.com/siam-echo-80-trabajadores-su-planta-avellaneda-n14438

    http://www.cadena3.com/contenido/2016/02/01/Operarios-de-Liggett-protestan-por-despidos-en-Cordoba-157853.asp

  2. Paula Bach dice:

    Muy interesante. Sin duda China y Estados Unidos -y no solamente China- son la clave. Dejo link de un artículo sobre el tema que escribí hace poco http://www.laizquierdadiario.com/China-y-Estados-Unidos-dos-que-conmueven-al-mundo

  3. victorlustig dice:

    como la historia esta condenada, en parte, a repetirse, celebro que Tonelli haya leido algo
    https://en.wikipedia.org/wiki/Long_Depression

    • ricardo j.m. dice:

      podrias hacer lo que predicas , mira todos los nuevos que tenes para perseguir ahora con la cantinela de que ponen amigos y bla bla

      Dato:
      -Hasta el día 10 de diciembre de 2015 habían 17 ministerios, 68 secretarías y 165 subsecretarías.
      -A partir de ese 10 de diciembre pasado hasta ahora el nuevo gobierno ya cuenta con 21 ministerios, 83 secretarías y 200 subsecretarias.

      • victorlustig dice:

        1ro,que tiene que ver con el post
        2do,si alguna vez me leiste, dije que el comisariato me echo de mi trabajo para poner amigos, y que termine trabajando en un lugar donde por decision expresa no habia camporistas ni gentuza de esa laya, como hacian falta ingenieros, cosa que no hay, por alguna razon (imagino, pero no quiero ser peyorativo), termine el gobierno de CFK en el estado, sin gentuz a la vista, btw, decias CFK y te miraban torvo o alguno decia esa loca, fijate vos.
        3ro y? vos tenes alguna idea de la estructura del estado, necesitas 10.000 tipos mas o menos para manejarlo, solo en puestos politicos
        4. y si Macri (no el, alguno de ellos) decide no renovar el contrato, son las reglas del juego, es un contrato, no un puesto estable, lo cual es una diferencia notable, meva a gustar? no el contratacionismo del estado lo inflo, ah, si, y si me lo renueva, ok, no te hagas problema, tengo 2 manos y trabajare, cosa que le sera dificil a muchos no renovados, de la misma forma que a los 6 meses estaba trabajando

        algo mas?

        BTW ojala CFK sea nombrada presidenta del PJ

  4. EMILIO dice:

    Con el cambio en la forma principal de capital y su consolidación, se impone una matriz/orden general que implica una nueva territorialidad: la global.
    Deja de ser principal la contradicción anglo-americanos y americanos y su conjunto de alianzas (globalistas y retrasados) y se pasa a jugar en un nuevo territorio definido por nuevos actores.
    Aparece como resultado un polo principal y otro en proceso de desarrollo a partir de esa nueva co-relación de fuerzas.
    Sin ninguna de estas condiciones sería imposible marcar un cambio de etapa, toda vez que el enfrentamiento es el operador y cambio de las relaciones de fuerza, su resultado.
    Es decir, hay una nueva etapa porque del polo principal que impuso su escenario (programa-orden-arquitectura) emerge su propio contrario. El derrotado lo es porque sus intereses quedan subordinados bajo el nuevo tablero y las nuevas reglas de juego: forma principal del capital, su “territorialidad” tendencial o alcance, su unidad de planificación y sus dispositivos de relacionamiento: financiero, global, cities, la nube-datos en red.
    En ese marco de integración en lo global de la red financiera (que no es lo mismo que conquista/anexión de nuevos territorios), hasta la gran industria y el gran comercio no pueden menos que pensarse y desarrollarse sólo a esa escala: le impone el ritmo y el tamaño a las cadenas de valor que tienen necesariamente que ser globales.

    En términos formales es el pasaje al multipolarismo pero, ahí viene lo novedoso, con una nueva matriz de conflicto en la que hay polos en términos del poder, es decir, hay proyecto estratégico y líneas conducentes, pero distribuidas.
    Los anglo, la city de Londres, la milla cuadrada de Londres y sus islas -que no es la corona-, con la red de sus ex colonias son la forma más avanzada que juega sin aparecer frontalmente sino por intermedio de los actores que articula: brics/emergentes.
    Con la emergencia de la forma del capital que ahora termina siendo principal comienza la obsolescencia de todas las formas (relaciones sociales y tecnologías, que son mediaciones de relaciones sociales) productivas e institucionales de la fase imperialista multinacional / gran-nacional / gran-estadual.
    La resolución de la contradicción principal no elimina el otro polo sino que lo sintetiza en una nueva relación-marco-general-principal (que vuelve a ser tesis). Por lo tanto, las contradicciones secundarias tampoco se eliminan sino que se subsumen ahora dentro de la nueva relación principal pero “un escalón más abajo aún”. Y es posible que allí y así se reconfiguren el campo de las alianzas contribuyendo y construyendo el nuevo polo en desarrollo.

    Ése es el marco en el que se jugaron las elecciones en argentina ya sobre un programa de desarrollo global, es decir, las elecciones disputaban la gobernabilidad en relación a lo principal.
    Si eso es lo puesto en juego en la segunda vuelta es porque la derrota de nuestro proyecto, primero, y la de nuestros aliados, después (todos dentro de la fuerza multipolar multilateral), ya se había dado.
    El proyecto de los pueblos quedó afuera desde las últimas legislativas, devaluación, re-distribución de representantes en funciones de gobierno.
    El mercosur-vaticano, no pudo reorientarse en un candidato para la segunda vuelta. Y no pudo porque no conducía, es decir, porque las dos alianzas electorales principales enfrentadas representan la nueva globalidad. En la práctica, dicen que el kirchnerismo jugó a perder. ¿O a ganar? Es decir, ¿profundizar la crisis de los partidos políticos, de todo el sistema de representaciones institucionales, del estado, y realizar una territorialidad que venía construyéndose desde los 70, y que en las elecciones de 2002 fue principal: Memen neoliberalismo americano, Kirchner globalismo anglo?

    ¿Ganamos o perdimos?

    Esa pregunta ya ordena mal el problema. O mejor dicho, lo ordena dentro de la lógica burguesa del poder sin visualizar el programa como proceso de formación de fuerza.
    La agudización de la crisis interburguesa, interimperialista, siempre es un escenario favorable aún con derrotas tácticas de nuestros frentes sociales y políticos.
    Es crisis en la organización de la sociedad, es pasaje de momentos que implica reorientar la táctica.
    Nuestra alianza política perdió porque se impuso una nueva forma principal del capital que se desarrolló socialmente y se comportó como fuerza, que se fue armando como tal y que arribó al estado y a su gobierno.
    Y ganaron la batalla electoral porque jugaron en el plano de la contradicción principal, con plan completo para ese territorio latinoamericano en disputa pero barrio por barrio, con policlasismo articulado por un eje conducente.
    Nuestra vieja y retrasada alianza política y electoral jugó sólo a la institucionalidad nacional (Maduro convoca a ganar como sea y Alejandro Tullio -director nacional electoral- y CFK anunciaban que las nuestras habías sido elecciones transparentes: ¿qué estaba en juego entonces?)
    La nueva forma principal del capital eleva al estado aún más y más por sobre las clases. Esa distancia, entre el estado de las relaciones de fuerza y las clases y fracciones, es más ciudadanización, es más dispersión, crisis, proletarización de las economías nacionales, radicalización de la competencia, conducción vía las antinomias sociales. Nada aparece formalmente como clase pero todo es lucha de las clases.

    • MAGAM dice:

      Emilio, es tan evidente que Ud. es sociólogo como Tonelli es economista.

      Admiro su vocabulario, sueño algún día poder entenderlos.
      Saludos!

      • Juan el Bautismo dice:

        aver guido que es lo que opina sobre lo evidente, sera sociologo, no será. Que intriga

  5. Silenoz dice:

    Sobre la incidencia de China en la economía mundial hay miradas para todos los gustos, de hecho los yanquis fogonean esta incidencia para expiar las hdputeces que hacen.

    Lo cierto es que China es un terrible grandote pero todavía sigue siendo una economía periférica o en desarrollo Consecuentemente su capacidad de transformar simples catarros en pulmonías en el resto del mundo es débil

    Todo lo opuesto a lo yanqui, donde a pesar de su desindustrialización, su liderazgo tecnológico, financiero y económico todavía está lejos de ser amenazado.

    Bajo este panorama, a pesar de su tamaño, China debería ser analizado máso en los términos indicados, no muy alejado de lo que nos correspondería a nosotros, Brasil o Rusia por ej. Y en ese aspecto los tipos cuentan con terribles superavits de cta. cte. más una cantidad de reservas que cuatriplican sus compromisos externos.

    A esto hay que sumarle su estrategia en la orientación del crecimiento: se está pasando de uno export-led ponele hacia uno mercado internista (consumer-led) con las consiguientes reconfiguraciones desde casi todo punto de vista ya sea inversión, sector bancario y empleo

    Razón por la cual antes que preocuparnos por lo que le pase a los chinos, la principal amenaza seguirá proviniendo del gran país del norte ya que todavía (y por mucho tiempo mas parece) seguiremos bailando la musiquita que decida ese “disyokey”.

    Y nosotros… el “canal comercial” ya lo tenemos jodido, el externo que no depende de lo que haga nuestro país y ahora el interno con las medidas tendientes a lograr Pobreza 0

    Supongo que en ese mismo objetiivo se habilitará el “canal financiero” con el riesgo de meterse de a poco en un esquema Ponzi….

    Que se yo, las opciones del CEOfascismo son: endeudarse o alquilar divisas (vía Megacanje II) para guardarlas -por ahora- debajo del colchón … estamos mal pero vamos bien…

  6. Alcides Acevedo dice:

    Ahá, muy bien Tonelli, dice lo que se viene repitiendo desde hace rato: se acabó la fiesta para Latinoamérica (ni hablar de Venezuela) la FED va a aumentar la tasa de interés (hace años que lo anuncian), etc, etc.

    Pero lo realmente interesante de la nota es el cierre con la tradicional letanía: nos van a invadir con productos importados excedentes a costo cero, y eso a pesar de la devaluación que encarece las importaciones.

    Patético realmente, la industria argentina después de 12 años de populismo es menos competitiva que nunca, los automóviles “nacionales” tienen un componente importado superior al 80% (porcentaje mayor con creces a los valores de la convertibilidad).

    ¿Y el empleo industrial? lo cierto que viene cayendo con regularidad desde hace años, o sea: la industria no crea empleo y no es competitiva, no hablemos de ser competitiva contra México o Corea, no somos competitivos con relación a Brasil que es una risa en el plano industrial.

    Aquí el drama argentino: ¿hasta cuándo De Mendicurren y demás parásitos piensan vivir de las regulaciones aduaneras y saqueando al pueblo? ¿ése puede ser un modelo de desarrollo?
    Muchos Nac&Pop tienen esa fantasía, expoliarnos entre nosotros mismos es un mecanismo de enriquecimiento, bueno, De Mendicurren se hizo rico, lo mismo que Macri, que para los que no saben tiene fábricas de celulares, televisores y equipos de aire en Tierra del Fuego.

    • el carlo dice:

      Disculpe Don Alcides, pero si a esta altura del partido Ud sigue comentando en este Blog el error es suyo, no de los que hacen “terapia de grupo” aqui.

      Ud ya se deberia haber dado cuenta que la fauna cambio un poco por aqui.

      Dejelos como quieren ellos estar, tranquilos y en su soledad, insultando a todos los que no piensen como ellos que hay muchos lectores que si no escriben no es porque no tengan nada para decir.

      • Capitán Yáñez dice:

        A otros perros con esos huesos. “Aquí” los insultadores no son precisamente los que hacen “terapia de grupo”.

    • Silenoz dice:

      Ja ja ja…

      ¡No me pueden negar la ternura que genera el acicalado social!

    • ricardo j.m. dice:

      lo de macri y de mendiguren pobres en el 2003 es nueva, lo de proyectar los males del neoliberalismo en los demas no, esa es la imbecilidad de siempre.

  7. CV dice:

    1. “Se incentivó a la población con ingresos excedentes a comprar acciones y lo mismo se hizo con los bancos estatales. Estas compras, a su vez, se realizaron con apalancamiento, es decir tomando crédito bancario o del mercado de capitales, en un porcentaje de alrededor del 40 % del total de las compras efectuadas.”

    No entiendo: compraron con “ingresos excedentes” o compraron apalancados?

    2. ““Destrucción creativa” llamaba Joseph Schumpeter a este proceso en su análisis del comportamiento del capitalismo. Una crisis como la del treinta para decirlo claro.”

    Me parece que la “destrucción creativa” de Schumpeter no tiene que ver con crisis estilo la Gran Depresión.
    El autor se debe estar refiriendo al enfoque (para salir de la Gran Depresión) llamado “liquidacionismo” (según algunos, defendido por Hayek y Lionel Robbins, y por Herbert Hoover).

    3. Con relación al futuro en general de la economía china, lo que sostengo (ya lo dije aquí) es que los recitadores de “parábolas aeronáuticas” (“aterrizaje forzoso”) tienen posiciones especulativas en contra del yuan (y del dólar de Hong Kong):
    http://www.lanacion.com.ar/1867304-wall-street-apuesta-fuerte-contra-el-yuan

    • ricardo j.m. dice:

      los ciudadanos con ingresos exedentes los bancos nacionales con apalancamiento.

    • Silenoz dice:

      Hasta donde tengo entendido los “householder” se “apalancaron” y los bancos….. con su mixtura

      En cuanto a la “destrucción creativa”, a mi entender y por la “procedencia económica” de Roberts me parece que aflora la explicación de fondo del marxismo en cuanto al origen de las crisis del capitalismo:

      la caída de la tasa de ganancia por una acumulación excesiva de capital, lo cual lleva a pisar los sueldos para mantener dicha tasa y destruir capital posteriormente para recompenerla and sou on…

      A mi entender esta explicación es pobre, mal formulada

    • Silenoz dice:

      Ahhhh…

      Tambien, de acuerdo a lo que tengo entendido, todos los bancos son estatales, del estado o con participación mayoritaria de los gobiernos, desde el nacional al municipal

  8. David (idu) dice:

    Se sabe desde hace rato, que hay de 10 a 20 más activos financieros en el mundo, que bienes y servicios disponibles.

    El pico fue justo antes de la crisis de los inmuebles en EEUU y demás países avanzados.

    Los capitales migraron a los commodities como la soja y el petróleo.

    Que como era de esperar (todos somos genios con el diario del lunes), se iban a caer también.

    Para los genios que lean esto: ¿Cuál será la próxima burbuja financiera?

    Recordemos que hay que seguir bajando, bajando, bajando la sobreproducción de plata sin bienes.

    Mala noticia para Boudou y su fábrica de papel pintado.

  9. David (idu) dice:

    Off topic: La foto de la tormenta es ¡genial!

  10. Buena síntesis de distintos pensadores y de las noticias más recientes. Y escrita con excelencia, como siempre. Y más.

  11. […] martes pasado subí un artículo del economista Pablo Tonelli Argentina y la larga depresión mundial en el que Pablo describía las perspectivas para el futuro inmediato, y mediato, de la economía […]

  12. […] en ese sistema financiero, a partir del endeudamiento. Hace un mes subí al blog dos posteos, aquí y aquí. donde analizaba el estado de la economía global, que determina las posibilidades de esa […]

  13. […] global, recesiva, en la que el actual gobierno nos zambulle sin red, ya subí artículos, como aquí, aquí y aquí. En dos de ellos recurrí a trabajos de la economista Paula Bach. Ahora tomo éste […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: