El mundo que anunciaron en Davos, y la Argentina

china

Como ya escribí en el blog -y dijeron antes muchos otros- el Foro Económico Mundial de Davos es un ejercicio de relaciones públicas para los Estados y las grandes corporaciones, una búsqueda de contactos -networking, le dicen ahora- para políticos de nivel medio y ejecutivos varios, y una marca snob para los que quieren convencerse que son parte de una élite global.

Pero eso no significa que ahí no se hagan, a veces, anuncios importantes. Esta vez fue una de esas ocasiones. Lamentablemente, no fue “la decisión de volver al mundo” de la Argentina, como la describen columnistas en un esfuerzo de chupamedismo. Nadie importante se mostró muy interesado en el asunto. Ni, seamos francos, la intención del actual gobierno por reingresar al circuito financiero “occidental” -como tomador de crédito- justificaba mucho interés.

El anuncio significativo en términos globales -no repentino, por supuesto- fue formalizado ahí por el vicepresidente de China, Li Yuanchao:

La República Popular China está dispuesta a mantener la intervención en el mercado de valores para asegurarse que unos pocos especuladores no se benefician a costa de los inversionistas regulares.

“Un mercado con excesiva fluctuación es un mercado de especulación, donde solo unos pocos se quedan con los beneficios y la mayoría de la gente sufre”, dijo Li, al tiempo que señaló que “tenemos que hacer que el mercado de valores sea más dinámico, pero también tenemos que fortalecer la regulación”.

Por otra parte, el líder chino intentó dar tranquilidad a los mercados respecto al estado de la segunda economía mundial, asegurando que ha entrado a una “nueva normalidad” con un “crecimiento más estable”.

“Para esta nueva normalidad necesitamos cambiar el modelo de crecimiento, cambiar el concepto de desarrollo, la manera como crecemos, y centrarnos más en la calidad que en la velocidad”, afirmó Li, al tiempo que indicó que la prioridad en los próximos años “será mantener un crecimiento medio-alto”.

Estas declaraciones suenan muy distinto del catastrofismo que reflejan los medios económicos del Atlántico Norte. Y, por supuesto, a lo que dijo, también en Davos, el emblemático inversor George Soros: la economía China se dirige a un aterrizaje forzoso y contribuirá a la deflación global. “Es prácticamente inevitable“.

Pero están hablando de lo mismo: La próxima etapa, “prácticamente inevitable”, de la economía global. Soros es uno, el más visible para el ojo periodístico pero sólo uno más entre muchísimos, de los que se beneficiaron por largas décadas. con la “excesiva especulación”. Es natural que exprese la misma preocupación que podemos leer en Financial Times, Bloomberg, The Economist,… Los voceros autorizados de esta etapa del capitalismo financiero.

Y don Li, por su lado, está obligado a decir que todo está bajo control. Como cualquier ministro de economía en cualquier país. Como lo hacen los nuestros, antes y ahora.

En mi opinión, estamos presenciado el agotamiento de las posibilidades de la etapa anterior, definida por la conversión de China en el taller global. Procesos similares habían ocurrido antes, con Japón y otras economías, menores, del Este de Asia. Pero la incorporación de una parte sustancial de los mil trescientos millones de chinos a la producción y al consumo, en el marco de una globalización acelerada, fue la que transformó al mundo, y a las reglas de juego de la economía, en los últimos treinta años.

Una condición decisiva fueron, por supuesto, las reformas de Deng Xiaoping en los ´80, y su apertura, controlada, a la inversión internacional. Las que a su vez fueron hechas posibles por la jugada geopolítica pergeñada por Chou Enlai y Henry Kissinger, el acuerdo entre China y los EE.UU., una década antes.

Pero otro factor fundamental fue la “Revolución Conservadora” -la experiencia neoliberal, bah- impulsada por Reagan y Thatcher, y copiada en el resto del mundo, que permitió la desindustrialización -en los rubros que requerían mano de obra no especializada, al menos al principio- de los países desarrollados. Puede agregarse como causa -pero también como consecuencia- el derrumbe de la Unión Soviética y de (casi todas) las economías de control centralizado.

El resultado fue… el mundo que conocemos ahora. El abaratamiento de las manufacturas -de las que un porcentaje gigantesco llevan la etiqueta “Made in China“, el debilitamiento del movimiento obrero en la mayoría de los países de “Occidente” y la demolición parcial de los Estados de Bienestar, el desarrollo de una economía de servicios. Indirectamente, la consecuencia más pesada: que el criterio principal de la actividad económica dejó de ser la producción, las ventas, aún la ganancia, sino la valorización financiera de los títulos que la representaban. El Gran Casino Global. Y la creación de una clase transnacional de super ricos: los ganadores de ese casino.

Para ser realistas, y no repetir el desaliento de moda entre la izquierda que perdió sus sueños, reconozcamos que este proceso representó para cientos de millones de chinos el salir de la pobreza rural y acercarse a los estándares de una clase media (Esto es seguramente lo que le importa más al gobierno chino. Como debe ser). Y también significó, lo que nos debe importar más a nosotros, a través del aumento del consumo de esos millones de chinos, la valorización de las materias primas que los países de América del Sur exportamos, a partir, aproximadamente, del comienzo de este siglo.

Hizo posible la aparición de gobiernos más o menos distribucionistas en nuestros países. Que, con mayor o menor inteligencia y decisión, mejoraron las condiciones de vida de nuestros pueblos.

Este es el proceso, con sus luces y sus muchas sombras, que toca a su fin. Los capitales huyen de los “mercados emergentes”, BRICS deja de ser una “marca” de inversión: Brasil está en una recesión grave, Rusia en una menor, gracias a la firmeza de su gobierno y a un pueblo acostumbrado a las privaciones,… El gobierno chino, al que nadie puede darle lecciones de realismo, toma las medidas que considera apropiadas: El Banco Popular de China inyectó US$ 61.000 millones al sistema financiero; El primer ministro de China, Li Keqiang, reiteró la urgencia de reducir el exceso de capacidad en las industrias del carbón y del acero como parte de la reestructuración económica del país;…

Atención: no estoy practicando un catastrofismo del subdesarrollo. Menos aún nuestros amigos orientales: China tiene problemas, pero se plantea seguir creciendo a al menos un 6,5% anual hasta 2020; para los que conocen la fórmula del interés compuesto, eso indica casi media China más en cinco años. Es un paso gigantesco, salvo para la lógica enloquecida del casino, que exige más y más valorización financiera.

India no deja de crecer. Brasil, su demografía y su historia garantizan que tarde o temprano volverá a hacerlo. A Argentina no le faltarán clientes, si eso es lo que nos preocupa.

Lo que nos falta, y necesitamos encontrar, es un proyecto viable de crecimiento. Este bosquejo, muy elemental y discutible, ha sido un intento de describir, no lo que tenemos que hacer, sino los cambios en el mundo que a su vez condicionan lo que podremos hacer. Y faltan bastantes datos todavía. ¿Seguirá la discreta recuperación de los EE.UU. o, como ahora parece probable, vuelve a caer en recesión?

En el pasado, el gobierno de Cristina Fernández, ante las limitaciones que se hicieron evidentes en 2008, encontró en el estímulo al consumo y la defensa del empleo una forma de evitar sus consecuencias para el bienestar popular. Reconozco que ironicé sobre el “keynesianismo chabón”, pero resultó más eficaz que las medidas más ortodoxas que aplicó Brasil. O que el ajuste perpetuo de las economías del Sur de Europa.

El gobierno de Mauricio Macri, en cambio, ha elegido asumir las reglas de juego de la globalización, cuando cualquier lectura de los mismos medios internacionales que son sus defensores indica que no es un buen momento. Uno recuerda una frase afilada del joven Winston Churchill, cuando era un diputado batallador en las internas del Parlamento sobre otro, rival suyo “Es el único ejemplar de rata que corre hacia un barco que se hunde“.

Como sea, es su apuesta. Si fracasa, será probablemente la tarea del peronismo elaborar una propuesta a la sociedad adecuada a las nuevas realidades.

Anuncios

35 Responses to El mundo que anunciaron en Davos, y la Argentina

  1. Edgardo Furrer dice:

    ,Muy bueno,
    permiso, compañero para copiarlo.

  2. victorlustig dice:

    Abel
    El keynesiamismo chabon, como toda politica que en un momento dio frutos, provoco el enamoramiento, con lo cual nos dejo asi pagando los bonos de Vanoli, boqueando para llegar a las elecciones sin devaluar
    Es el mismo que nos hizo gastar los plus de superavit gemelos
    etc

  3. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Muy interesante y oportuna la síntesis del post.

    El panorama económico se puede complementar con la gira que acaba de realizar el presidente chino Xi Ping por Medio Oriente, donde los chinos son una presencia activa que parece apuntar a la estabilización de la región:

    – en la Liga Árabe: ofreció una estrategia de “ganar-ganar” para todos los países de la región sobre la base de intereses mutuos;
    – en Egipto: celebró acuerdos para la ejecución de 15 proyectos en las áreas de electricidad, infraestructura y transporte;
    – con Irán: acordaron coordinar sus estrategias de desarrollo en el marco del proyecto chino “Nueva Ruta de la Seda”.

    Saludos

  4. excelente análisis abel!

    no conocía la frase de churchill, es la transcripción de la imagen que uno tiene del esperpento y su horda.

  5. Silenoz dice:

    Recurrir nuevamente a un mayor empoderamiento de los rentistas (a costa de la gilada) y al endeudamiento externo (a costa tambie de la gilada) como forma de financiar la timba en una circunstancia como la actual, sólo nos garantiza comprar “tikets” para meternos de cabeza (otra vez) en un esquema Ponzi pero buehhh… todo sea por la “confianza”

    En cuanto al “keynesianismo chabón”, el problema para los ocultistas es que FUNCIONA, por eso se lo critica “cualuncamente”

    Nada más efectivo contra los sacramentos ortodoxos que la inconoclastía hetero (aka grafiquito mata supersticioso + falsacionismo+hechos teóricamente fundamentados que funcionan). Y así quedan…. como poraí arriba recurriendo a categorías blandas y dogmáticas

    ¿Y la energía, y la inflación, y el déficit fiscal, y Lanatta y el Totó, y los pobres, y el oso panda y candela?

    Saludos desde la tumba de León el Isaurio

    • victorlustig dice:

      si todo estaba tan bien por que Vanoli saco los bonos?

      que momento eh

      Ahora lees wikipedia? buenisimo, dijate Diocleciano ya que estas

      • Mariano T. dice:

        Qué timba? Hay que achicar el agujero fiscal, provocado por un aumeto desmesurado del empleo público. No alcanza con cortar ñoquis, recien nombrados, coimas, etc. Queda un deficit muy importante, que se irá achicando bajando paulatinamente los subsidios, y mientras tanto hay que financiarlo, para con emisión, y parte con endeudamiento

      • Norberto dice:

        ¿No será el agujero fiscal por la rebaja de los derechos de exportación y los aumentos de costos debido a eso y a la devaluación, momentáneamente del 40%?
        Nunca menos y abrazos

      • Silenoz dice:

        Ja ja ja…

        Que linda la tertulia de votantes de baja calidad con legitimidad segmentada “miltando el ajuste”

        Mamita…. ya están los dos para compartir unos copetines con el expulsado de la huerta terapeútica…. <a href="https://abelfer.wordpress.com/2016/01/19/el-caso-nisman-a-un-ano/#comments” rel=”nofollow”>asi van a quedar, sin dejar títere con cabeza y abusando de la compulsíon a escribir boludeces…. como el citado expulsado

        Saludetes supersticiosos desde Latòti

      • Raúl C. dice:

        Además del agujero fiscal ‘autoinfligido’ del que habla Norberto (en realidad: pago cash de servicios), varios han demostrado que la cifra de déficit de Prat Gay es totalmente falsa, hecha con ‘contabilidad creativa’.

      • David (idu) dice:

        Hola, Norberto:

        Obviamente el agujero fiscal fue muy divertido:

        Pudimos nombrar ñoquis (militantes o no).

        Pudimos bancar a los medios más caros e ineficientes de la Historia.

        Pudimos subsidiar a las empresas amigas (que no a los consumidores, pobres contribuyentes de esos subsidios)

        Pudimos dar asignaciones, sueldos fastuosos en el Estado, jubilaciones “merecidas” (y las otras).

        Lo cual está muy bien. Más aún: está perfecto.

        Bueno, ahora hay que pagarlo.

        Claro, con la soja barata, con menos retenciones para que el Pueblo sufra con dolor, y llenos de despedidos del Estado (ex) protector y paternalista.

        Y con mucha platita de ANSES para las Provincias, como bien previó la ex-monarca, antes de irse a su Lugar en el Mundo.

        Y encima con la “devaluación” (¿O fue cese de la apreciación del peso?), que como es obvio, se hizo para poner sal en las heridas del sufrido Pueblo.

        Una verdadera pena, vea.

      • Norberto dice:

        ¿Como, lo que podía sostenerse hasta el 9 de diciembre, el 10 no?
        Ese cuento ya lo hizo en el `56 Prebisch, y todos sabemos en que desmbocó.
        Mire, don David, y que me perdone el vino que es muy bueno, la economía de un país es como una bicicleta con piñón fijo, si Ud pedalea según viene andando, las apuestas dicen que continuará andando y que no se caerá, ahora si Ud pedalea en sentido inverso, pueden ocurrir dos cosas, que la bicicleta se frene y pierda el equilibrio y caiga, o que directamente se rompa la pierna que intenta esa absurda maniobra, y como dice el Gran Jefe, el que viva lo verá.
        En cunto a ñoquis y medios caros, aunque de posición dominante, tanto el Sr Magnetto como el del cargo menor tienen mucha experiencia, ¿o cuanto cree que le salió al Estado Argentino el multimierdos desde Frondizi para acá?, ¿Majul, Niembro y los “errores de carga”, cuantos ñoquis eran?, y estoy contando solo lo mas conocido, y no hablo de vacaciones o faltazos con saludables escusas.
        Y respecto a lo que dice mas adelante, si supervivió hasta ahora, no significa que el liberalismo salvaje le permita hacerlo de ahora en mas, yo apostaría a que Ud estará llorando mas temprano que tarde, la comunidad de negocios PRO no deja cabos sueltos

      • Mariano T. dice:

        El agujero fiscal no viene por ahí. En $ corrientes, al menos, no va a haber tal, por la soja que pasa de año, y por el mayor valor del dolar.
        En cambio, el chiste maléfico de Vanoli en los últimos día de central, le agrega un deficit cuasi-fiscal que es grande en serio

      • David (idu) dice:

        Bueno, Norberto:

        Todo puede ser: Si duró hasta el 9/12 a las 23:59 podía haber durado unos días más.

        Lo dudoso es que hubiese durado unos meses más.

        O si querés 100 años más.

        Todos los cuentos, llámense Prebisch, Joe, Cavallo o Kicilloff terminan mal.

        Siempre.

        Porque son eso: cuentos, “relatos”.

        Muy pocas cosas son absolutamente ciertas:

        *) Tierra feraz, que da para todos (y todas)
        *) Dios es argentino

        Por eso nos permitimos tantos “relatos”. Durante interminables décadas.

        Está buena la metáfora de la bicicleta. Te lo dice un ciclista de toda la vida.

        Por eso te puedo asegurar que los porrazos son inevitables, aunque tengas el equipo Shimano de última generación.

        Vayamos a los ñoquis:

        Si, como decíamos antes, la Argentina da para todo.

        Tuvimos una nueva oligarquía, que ya no agroganadera, sino peronista estatal.

        A la que le fue muy bien.

        Cristina es más rica que Obama (en dólares, obvio).

        Y por supuesto, tenemos infinidad de ñoquis que ganan más que muchos empleados de EEUU

        Y por supuesto, mucho más que similares empleados en la actividad privada argentina.

        Lo que le costó cualquier multimedios privado al Estado, seguramente fue mucho menos que el hiper-multimedios kirchnerista. Habría que ver por cuál mecanismo un multimedios privado le tiene que “costar” al Estado. Antes bien, debe oblar sus buenos impuestos… para mantener al Estado, precisamente.

        No sé cuánto le cuesta Majul al Estado. Creo que paga impuestos.

        Faltar, o tomarse vacaciones en el ámbito privado no es “costarle al estado” a lo sumo, al empleador, que supuestamente lo paga con la plusvalía y le sobra mucho, mucho, mucho.

        Es sabido que los “empresarios” son (somos) terriblemente angurrientos.

        Mirá, hermano: no sé por qué sobreviví hasta ahora. Para mí hay algo de fascinante misterio.

        Lloré, y seguramente lloraré (con o sin PRO). También me ocurrió todo lo contrario.

        Se llama “la vida”.

        Que rías mucho.

  6. Raúl C. dice:

    Lapidaria la frase de Churchill.
    El problema es si el peronismo logrará darse una conducción ‘adecuada a las nuevas realidades’.
    Ya aparecieron unos cuantos que comparten la orientación de Macri y aspiran a la conducción del PJ con apoyo mediático. ¿Podrán?

    • silvia lucia o lucia de montecastro dice:

      ¿confiar en el aparato del PJ? . El actual no el del ’45 en adelante. Movimiento o aparataje? Gioja, Urtubey, y demás…
      Seguir a estos muchachos es “rosca, rosca, desenrosca”

  7. Politico Aficionado dice:

    Un post instructivo y “thought provoking”, como dicen los bárbaros del norte.
    Mis felicitaciones, Abel.

  8. silvia lucia o lucia de montecastro dice:

    Entre los que postean aquí, tienen confianza el en aparato del PJ?
    Puede salvar al pueblo argentino de macrilandia en el ’17 y ’19?
    Confiar en las estructuras del hoy (digo hoy porque no es lo mismo que ayer…) partido o movimiento justicialista a través de afiliaciones lo constiituye en una versión moderna del antaño peronismo del ’45?
    Carta Abierta del sábado pasado se planteó un frente sin sectarismo, el PJ estaría en condiciones de llevarlo adelante?

  9. David (idu) dice:

    En realidad, ni Macri ni el peronismo parecen saber hacia dónde se dirige el mundo:

    Veamos:

    Todos creen que somos los “dueños” de la soja, y que como hace 200 años “con dos buenas cosechas nos salvamos”

    Y sin embargo, la soja (y de paso los demás cultivos), son paquetes tecnológicos pergeñados (y bien cobrados) por el Imperio, y las “tierras” en donde se implantan, son lo de menos: cuando nuestras pampas se sequen por la depredación de nutrientes, irán a otros lares más rentables y amigables.

    Chau bienes primarios.

    Veamos los secundarios (industria):

    No estamos mucho mejor: competir con los chinos subsidiando a los celulares ídem en Tierra del Fuego, es una pavada supina, fruto del Realismo Mágico Latinoamericano.

    Claro, podemos probar con otros proteccionismos, por ejemplo a la industria de los rebenques para jinetes. Pero “no suman”.

    Chau bienes industriales.

    Nos quedan los Servicios.

    Pero no solo el transporte, el administrador de consorcios, el odontólogo. No señor. Lo que debemos desarrollar son SERVICIOS EXPORTABLES.

    Conocimiento y tecnología.

    Eso de lo que NADIE habla (salvo algunos mínimos proyectos que demuestran que podemos).

    No hablan ni los (supuestos) neoliberales macristas, ni (mucho menos) los peronistas de los `40 y ni que hablar de los resentidos de los `70 que padecimos hasta hace 10 minutos.

    ¡ Señores políticos: lean un poquito a Sarmiento, y amolden su sapiencia al Siglo XXI !

    Tal vez en un par de generaciones tengamos de nuevo, lo que supimos tener “long time ago”: educación.

    Yo probaría por ahí…

    • Norberto dice:

      Por empezar Ud parte de una sentencia suya sin asidero real, nosotros no creemos en la soja, y de hecho hemos gobernado varios años sin una parte sustancial de ella, la misma que está tratando que le liquiden un Gobierno afín a esos miserables.
      Y si en particular me pregunta a mí, estoy por la nacionalización del comercio exterior de nuestros productos estratégicos, pregúntese qué país del mundo de economía mediana no lo hace así, en particular en los petroleros, no existe país que de forma explícita o disimulada no lo haga. Y eso incluye la soja, con derechos de exportación que la hagan inexplotable frente a los alimentos que consumimos, puesto que habiendo ampliado en forma notable nuestro comercio exterior, sin embargo fue el consumo interno el que sostuvo sin lugar a dudas el PBI en niveles aceptables a pesar de la caída mundial del intercambio, y no me venga con el crecimiento a dólares corrientes, porque es menor a la inflación publicada de la moneda de referencia, no hablemos de la inflación real.
      Si no encontramos nichos de mercado para productos de alto valor agregado que estén a nuestro alcance producir, que con la política de súper del mundo sería factible para una parte de nuestras necesidades externas, pero si no debiéramos competir con monstruos como los USA y la CE, que además subvencionan la salida de sus producciones, o mercados como precisamente China, y a la larga India que presionan por la compra de la producción sin agregado de valor para hacerlo en casa, la de ellos por supuesto, estaremos en una economía típicamente sudaca, tal como la chilena o la peruana, a la cual además se encamina México de exportación de productos primarios, con alguna ventaja para Chile o México que tienen el control de sus principales productos exportables, cobre y petróleo respectivamente, pero cuya subordinación económica hace que una muy pequeña parte de su población disfrute de los momentos de alza, y todos sufran los de baja, cosa que a pesar de los sabotajes e intentos de golpes económicos no pasó en la Argentina de los últimos años anteriores al 22 de noviembre.
      Estamos en un mundo donde desde siempre hay que abrirse camino a los codazos, cuando no con los puños, y quien crea en las sonrisas amables, lamentablemente se quedará sin dientes.
      Nunca menos y abrazos

    • David (idu) dice:

      Es verdad, Norberto: “no creemos en la soja”

      Solo creemos en las retenciones que nos deja.

      La plata, la biyuya.

      No es serio.

      • Mariano T. dice:

        Por supuesto que no es serio, solo rabia y delirios.
        Pero con la soja, y la agricultura argentina en general, quédese tranquilo, hay para rato.
        Ahora sin retenciones los cultivos que bien fertilizados enriquecen la tierra para la soja (trigo, maíz, sorgo),vuelven a ser viables, así como vuelve a ser viable fertilizar para reponer nutrientes. Me animaría a decir que en 2016 vamos a volver a los niveles de fertilización anteriores a la 125, y que por primera vez en muchos años vamos a ver como los otros cultivos le roban tierra a la soja.Todo eso es mejor para la sustentabilidad del sistema.

      • Norberto dice:

        Sigue con su error, nosotros creemos en este gráfico que publica Hernán en su blog Hache

        y que se complementa con este, que es resultado de la parte azul del primero

        https://infogr.am/argentina_deuda_y_desempleo

        y que podemos comparar con este donde las políticas que quieren implementar los del restringido aunque fluido inglés de Davos dieron el resultado que se ve a pesar de ser la cola de un poderoso aparato de dominio

        https://infogr.am/grecia_deuda_y_desempleo

        http://yaesta.blogspot.com.ar/2016/01/un-concepto-dos-graficos-una-idea.html

        por suopuesto que ni Ud ni el aspirante a agrogarca estarán de acuerdo, uno porque cree que aún sin mercado podrá vender sus productos, y ese es Ud David, y el otro porque cree que no lo aplastarán como a una cucaracha, como corresponde a las reglas de la concentración económica, cuando les empiece a hacer cosquillas, porque este es un modelo que cierra con el 1% de ricos que tiene un 10% de sirvientes correspondientemente escalofanados y un 90% de outsiders, y no se que lugar les reservan a Uds.
        Nunca menos y abrazos

      • Juan el Bautismo dice:

        No representation without taxation. Tomensela

      • David (idu) dice:

        Norberto:

        La “concentración” no pudo conmigo.

        Soy demasiado chico y escurridizo.

        Y mi mercado también es chico.

        Ventajas de la pequeñez y la insignificancia, cosas que ya tengo elaboradas en mi análisis.

      • Mariano T. dice:

        El dicho es al revés, Juan

    • Raúl C. dice:

      “Resentidos de los ’70″… Habló un ganador de la guerra.
      Es como el reflejo muscular del Dr. Strangelove, vea… Indetenible.

      • David (idu) dice:

        Mis guerras las perdí todas. Porque en las guerras no hay ganadores.

        Los que quisieron “ganar” la guerra de los `70 están temporariamente fuera del poder, parece.

  10. Mariano T. dice:

    Y si no fracasa? Nos haremos todos macristas?

    • Silenoz dice:

      Ja..

      ¿macristas?…. de semejante bruto y torpe, a imagen y semejanza de sus “folouers”….

      En todo caso me quedo con el reinado de Federico el Breve (<a href="http://polipolitoelpolitologo.blogspot.com.ar/” rel=”nofollow”>© Polito

    • Raúl C. dice:

      Depende de qué se entienda por fracaso.
      Para los agroexportadores, los bancos, los buitres y el Grupo Clarín, YA es un éxito. Macri paga cash.

      El problema, más allá de estos primeros meses, es que los números de las divisas no cierran.
      Se toma nueva deuda, se aumentan los pagos de la deuda anterior (buitres, más otra posible catarata de reclamos para cobrar igual que los buitres), mientras se libera la entrada de capitales especulativos y su correspondiente salida (aumentada en los intereses ganados), así como la remisión de ganancias al exterior y la salida (fuga) de capitales en general…
      Todo eso con un ingreso de divisas de comercio exterior no creciente (en el mejor de los casos).
      Los fuertes compromisos con los sectores que se benefician con este esquema, más la cerrazón ideológica estructural del PRO (una sucursal de una fracción del Partido Republicano de USA), nos encaminan a un desenlace tipo 2001, si no se le ocurre a alguien cambiar el rumbo.

  11. Capitán Yáñez dice:

    Videlita le pide a los gremios que “pongan el hombro”.
    Sin comentarios.

  12. CV dice:

    Me parece una buena síntesis de algunos hechos muy relevantes de los últimos, digamos, 40 años. Tengo dos observaciones (una más bien teórica, otra eminentemente práctica):

    1. Es muy cierto que George Soros fue uno de los “que se beneficiaron por largas décadas. con la ‘excesiva especulación'”. Pero al menos tiene la lucidez suficiente para darse cuenta de que algo no está bien con el modo en que funcionan (y son regulados, o más bien no regulados) los mercados financieros globales:
    http://www.lsf.com.ar/libros/96/NUEVO-PARADIGMA-DE-LOS-MERCADOS-FINANCIEROS-EL/

    2. No estoy muy seguro de que estemos “presenciado el agotamiento de las posibilidades de la etapa anterior, definida por la conversión de China en el taller global.” y con las estimaciones de su crecimiento a (sólo!) el 6,5 % anual.
    No perdamos de vista que China es la gran ganadora de la baja del precio internacional del petróleo (su economía es más dependiente de esas importaciones que la de EE.UU.). ¿Volverá a crecer a “tasas chinas”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: