El empleo público

hobbes_leviathan_big

Como ya les avisé, sigo de vacaciones (el luminoso ejemplo del Presidente Mau…). Demoro mucho en aprobar comentarios, y no tengo tiempo para contestarlos (De todos modos, veo que se contestan entre ustedes. Los blogueros debemos hablar por nuestros posteos).

Para mantener la rutina del blog, copio un artículo valioso, y oportuno, de Matías Di Santi, en Chequeado. Con enlaces a trabajos fundamentales para entender el problema del empleo público. Al final, agrego una observación mía:

La investigación “Radiografía del empleo público en la Argentina. Quienes hacen funcionar la maquinaria estatal” elaborada por Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) (nota del bloguero: una ONG nada K) puso la lupa sobre el perfil del empleado público argentino en base a datos de la Encuesta Anual de Hogares Urbanos (EAHU) del INDEC, que abarca a la población urbana del país. Y encontró que “en los últimos años el Estado restauró su presencia en ámbitos de los cuales se había retirado años atrás”, ya sea aumentando el personal en áreas esenciales (educación, salud y seguridad) o haciéndose cargo de servicios que había tercerizado en concesionarios privados (ferrocarriles).

“El debate sobre el empleo público se asemeja a un diálogo de sordos y a los gritos. Es cierto que el Estado creció, pero no solamente en cuanto al tamaño sino también a las funciones y los servicios que brinda”, destacó a Chequeado Gonzalo Diéguez, director del Programa de Gestión Pública de Cippec.

La experta en mercado laboral de la consultora FIEL Nuria Susmel demostró en un estudio que desde 2007 el empleo público aumentó a un ritmo mayor que el empleo privado, prácticamente sin crecimiento desde ese año. En 2013, según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, alrededor de un 17% de la población ocupada trabajaba en el sector público, un porcentaje que se mantuvo relativamente estable desde los inicios del kirchnerismo, según Cippec.

Susmel destacó, además, que “la mayor parte del empleo público se localiza en los gobiernos provinciales, responsables no sólo de la administración sino también de actividades de Educación y Salud”, áreas transferidas sin los recursos por el gobierno federal a fines de los ‘70 y principios de los ‘90. Por eso, según un documento del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), el gasto en sueldos estatales de las provincias como porcentaje de su presupuesto es mayor al de la Nación.

Así, de acuerdo con los datos de la EAHU de 2013 procesados en el estudio de Cippec (ver datos), en la actualidad el empleo público provincial presenta el siguiente panorama:

Las cuatro provincias con mayor porcentaje de ocupados en el sector estatal como porcentaje del empleo total son dos petroleras y dos mineras (y las dos primeras son las tierras de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner y de Carlos Menem, los presidentes que gobernaron el país durante 22 de los últimos 26 años): Santa Cruz (41%), La Rioja (37%), Catamarca (35%) y Neuquén (31%);

– En la mayoría de las provincias argentinas, entre dos y tres de cada diez personas ocupadas trabajan en algún nivel del Estado (nacional, provincial o municipal);

– Y, por último, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (17%) y las provincias de Tucumán (16%), Buenos Aires (13%) y Córdoba (13%) son las jurisdicciones con menor participación de empleo público sobre el total.

En cuanto a la caracterización, seis de cada diez empleados públicos que trabajan en la Argentina lo hacen en las áreas de Educación, Salud y Seguridad, y un tercio del total en la Administración Pública, según destacó Diéguez a Chequeado. Y siguió: “El 44% de los empleados públicos cuenta con formación universitaria. Si se suma a los que terminaron la secundaria o poseen estudios universitarios incompletos la tasa se eleva a ocho de cada diez personas; estas cifras corren el eje del debate hacia otro aspecto sustantivo: la calidad de los bienes y servicios púbicos que brinda el Estado”.

Un estudio de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (Cedlas-UNLP) señala que -en línea con lo que sucede en Latinoamérica- los trabajadores del sector público tienen un promedio de catorce años de estudio, mientras que en el sector privado formal tienen doce y en el informal, diez. Al mismo tiempo, los salarios públicos en la Argentina son en promedio más altos que los privados (ver este chequeo).

A nivel internacional, la participación del 17% de empleo público sobre el total de ocupados ubica a nuestro país por encima de las principales naciones latinoamericanas incluidas en el estudio de la CAF y el Cedlas, como Uruguay, Chile, Brasil y México, pero por debajo de Venezuela y de países desarrollados y nórdicos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) (ver datos).

No hay un tamaño óptimo de Estado. Existen países con Estados grandes, con una oferta excelente de servicios públicos, como los nórdicos, y países con Estados de tamaño similar, como Venezuela o algunos países africanos, donde esa oferta es claramente deficiente. También aparecen países con Estados pequeños, como México, con graves problemas en la provisión de servicios públicos”, comparó Lucio Castro, director de Desarrollo Económico de CIPPEC.

En la Argentina, la mayor parte del empleo público está explicado por áreas de servicios esenciales, como la Educación, la Salud y la Seguridad. “Por eso, contar con más empleados no necesariamente es bueno o malo por sí mismo, el otro punto relevante es poner el foco de análisis en la calidad de esos recursos humanos y los criterios de reclutamiento y ascenso de los trabajadores estatales, que en la Argentina hay que mejorar porque en muchos casos no responden a criterios de mérito y profesionalismo”, concluyó Diéguez”.

Mi observación: Resulta evidente, a la luz de estos datos, que Argentina está entre los países cuya proporción de empleo público sobre la ocupación total es entre mediana y baja, especialmente en el Estado nacional. Independiente de eso, hay otra realidad: los servicios que presta el Estado son deficientes, especialmente en las áreas que tienen que ver directamente con las necesidades básicas de sus ciudadanos: salud, educación, seguridad.

Reitero algo que reconocí en un posteo reciente: “… En la etapa institucional que empieza en 1983, no se avanzó -se retrocedió- en la formación y conservación de los funcionarios de carrera, que son la memoria y continuidad del Estado”. Tampoco se hizo en el período de los golpes militares, por supuesto.

De todos modos, el mal ya está hecho. Se necesitan, entonces, más empleados públicos, mejor entrenados y más motivados. Lo que se consigue -no es necesaria una reflexión profunda para darse cuenta- con estabilidad y buenos sueldos.

Ahora, es difícil que entiendan esto fácilmente funcionarios entrenados como ejecutivos en la etapa actual del capitalismo: en la que el más eficaz es el que reduce los gastos en personal para maximizar la tasa de ganancia inmediata. Al contrario del capitalismo de los tiempos de Ford, o de Toyota, al trabajador no se considera parte del mercado.

23 respuestas a El empleo público

  1. Norberto dice:

    En general y a vuelo de pájaro son todos informes con sesgo, por ejemplo en la relación empleo población argenta de la CAF, esta última es menor a 26 millones, algo así como el 65% del total, mientras que en Brasil es muy cercana a 200 millones que entiendo muy próxima al total, la otra cosa cuando se compara es que servicios brindan los Estados, sobre todo en América Latina, mientras que en Argentina están muy extendidas la salud y la educación públicas, en Chile prácticamente no existen, y eso hace que se hagan comparaciones entre entes muy disímiles, y eso no se aclara.
    Ademas, si tomamos el empleo estatal nacional, en algún lado leí o escuche, que a comienzos del sultanato eran 700000 y al llegar a la culminación del saqueo y destrucción había bajado a 300/350000, luego con la recuperación y expansión de actividades se culmina con 656000 empleados, algo así como el 4/5% del empleo total, pero allí está una de mis objeciones sobre sesgo, en mi opinión no es lo mismo medir en países con alta desocupación estructural, Brasil o la España actual, que en países con una PEA importante respecto a su población, elemento que debería ser referencia junto con los servicios prestados, o su porcentaje, en el total de los mismos.
    Da para una discusión mas extensa y mucha mayor profundidad en la revisión de los estudios, pero mis otras actividades me lo impiden.
    Nunca menos y abrazos

  2. victorlustig dice:

    Un tema interesante y weberiano tambien
    Alfonsin quiso haer algo de eso con la ENAP (o algo asi) que dio lugar al SINAPA.

    Pero hay dos grandes lineas en esto, por un lado se generan los mandarines (en la acepcion francesa creo) y los gabinetes fantasma (habia una serie inglesa, creo llamada si Sr Ministro) que trata de introducir sus temas en los temas politicos (mejoras y como dicen los americanos, perks) y/o disminuir las barrabasadas politicas haciendo control de daños (en criollo, es un idiotez lo que queres hacer, lo hago, rompiste todo, la proxima dame bola)
    por otro lado, como el proposito de toda burocracia es perpetuarse a si misma segun algun paleoliberal las cosas se transforman en mas complejas. Alguien dijo alguna vez que las purgas de Stalin eran solo para movilizar y cambiar la burocracia.

    Llegando aqui, es cierto que la disminucion de la grasa (usando casi la expresion de nuestro ministro, si, es nuestro por que es del pais, guste o no), hace mas eficiente a las organizaciones, pero tambien es cierto que mejora el Q casi inmediatamente.

    Lo que no se dijo en el post es que no hay Q a rendir, si hay saberes o no hay saberes que son necesarios y eso no se reemplaza con militancia, y, lamentablemente, dado lo mencionado antes, todos los politicos agregan capas de fieles a ellos para controlar burocracia, pero, no se hacen responsables por los desaguisados resultantes, echandole la culpa a la burocracia, eso es por que no tienen cuadros tecnicos formados, la razon, una o muchas, pero ese es el problema de fondo, no sacar la grasa, pero la incompetencia, por decir algo, la pagamos todos, y, Parkinson, tambien

    Hasta aca, todo descriptivo, soluciones, de largo plazo (la ENAP quiso ser una), pero con el estado elefantiasico por sus resultados que tenemos va a ser complicado.

    Las medidas de eficiencia son nulas, solo un ejemplo, tengo que sacar la renovacion de registro, me aparece una multa de un lugar, de un auto que vendi hace años.
    como el certificado es nacional, pregunto que hago, me dicen que tengo que sacar un historico de dominio, les pregunto, quien lo paga? sale plata, silencio, o, vaya a la provincia X a reclamar que las bases de datos no deben estar actualizadas.

    Eso es un ejemplo claro de hacer a medias las cosas.

    • David (idu) dice:

      Me causa gracia el tembladeral ético, estético y político que provocó la palabreja políticamente incorrecta de Pratt Gay:

      “Grasa”

      “Mis grasitas”, decía Evita. Ahí si que estaba joya…

      Vamosssss…… Para mí que Pratt Gay es peronista a full… de hecho fue funcionario K.

      • Rodrigo dice:

        Ni una intervención interesante David. Falta que digas que cuando le digo a un amigo “Negrito, veníte a casa que comemos un asado” estoy justificando a quien habla de “negro de mierda” dirigiéndose a un “cabecita negra”.

      • Raúl C. dice:

        Rodrigo
        Para lo que escribe David deberíamos inventar un neologismo: DESHUMOR (aplicable también a sus ídolos Borenstein, Roberts y Nik).

      • David (idu) dice:

        Es verdad, Rodrigo:

        Entre los judíos hablamos de personajes como Timerman, Brieger, Chomsky, etc tildándolos “antisemitas judíos”, y lo hacemos con humor.

        Ahora, cuando el que habla es un antisemita de verdad… ¡oy, oy oy, cómo se sufre!

        Así que quedémonos con los “grasitas” de Evita, y el “negrito, vení a comer un asado”.

        Al “grasa” de Pratt Gay, ex kirchnerista orgulloso, ni la hora…

        Raúl:

        Ya te dije que entre mis ídolos NO está Nik.

        No insistas, plis.

  3. Uno dice:

    Me llamo la atención que en el sector publico se cobre mejor en promedio. Como sera en el resto del mundo? A priori pienso que puede resultar injusto dado que en general se tienen mas vacaciones y mayor estabilidad (hoy en día no parece ser tan así pero en general lo es). Obviamente habría que emparejar para arriba, por ejemplo dando un mínimo de 3 semanas de vacaciones para todos los trabajadores. Nivelar los sueldos para arriba ya es mas complicado, aunque si el estado compite con el empleador privado y paga bien, debería traccionar para arriba.

    • Mariano T. dice:

      Habría que dividir a los estatales en dos grupos:Los que no tienen establidad deberían cobrar como los privados.
      Los que tienen estabilidad deberían cobrar mínimo un 20% menos

  4. Mariano T. dice:

    Lo de los % es interesante, pero depende mucho de los servicios que el estado presta en forma directa. Qué % de la población se atiende en la salud o la educación pública. Qué servicios públicos se dan en empresas del estado o privadas, etc. Cuando se contabiliza todo, bien puede ser que el 15% de EEUU(donde hasta las cárceles son privadas) sea similar o mayor al 22% de Francia, y muy superior al 19% de un estado fallido como Venezuela.
    Otro tema es que el dato de 2013 puede ser viejo para Argentina. Desde entonces aumentó mucho el empleo público, y el empleo privado estuvo estancado en términos absolutos (y en disminución vs población activa)

  5. Daniel E. Arias dice:

    Qué sintesis excelente: “Ahora, es difícil que entiendan esto fácilmente funcionarios entrenados como ejecutivos en la etapa actual del capitalismo: en la que el más eficaz es el que reduce los gastos en personal para maximizar la tasa de ganancia inmediata. Al contrario del capitalismo de los tiempos de Ford, o de Toyota, al trabajador no se lo considera parte del mercado”.

    Así hay que escribir. ¡Kudos!

  6. David (idu) dice:

    Hola Abel.

    Coincido bastante con tu observación.

    Y destaco la frase:

    ————————————
    el foco de análisis en la calidad de esos recursos humanos y los criterios de reclutamiento y ascenso de los trabajadores estatales, que en la Argentina hay que mejorar porque en muchos casos no responden a criterios de mérito y profesionalismo
    ————————————

    No recuerdo haber visto por muchísimos años NINGUNA convocatoria a concurso para puestos públicos. O sea que el reclutamiento es “intra-famliar” o “intra-amigos” o “intra-política”, o “intra-sindicato”.

    Nada más alejado del mérito y el profesionalismo.

    Discrepo, humildemente, con tu última frase:

    ————————————-
    Ahora, es difícil que entiendan esto fácilmente funcionarios entrenados como ejecutivos en la etapa actual del capitalismo: en la que el más eficaz es el que reduce los gastos en personal para maximizar la tasa de ganancia inmediata. Al contrario del capitalismo de los tiempos de Ford, o de Toyota, al trabajador no se considera parte del mercado.
    ————————————-

    La “productividad” del servidor público no se manifiesta en cantidad de autos producidos, o en la reducción del gasto en personal (lo cual no es malo en sí), sino básicamente en la calidad del servicio público, que como dijiste varias veces, es más que deficiente en todas las áreas clave.

    Aunque tengamos distritos “escandinavos”.

    ¡Un gendarme con calzado, plis!

  7. Silenoz dice:

    En realidad para los schumpeterianos siempre, pero siempre, el salario fue/es/será (al menos en el mediano plazo) un costo.

    Y si, forman parte del mercado pero se lo quiere considerar un “factor de producción” y remunerarlo al precio correspondiente para su reproducción. Tal como otros ya sea el hierro, el litio, la carne, el trigo, el manganeso, el chucrut…

    El problema es que “ese factor de producción” tiene la capacidad de exigir una mayor retribución por su “fuerza de trabajo”

    Me salió medio marxista pero el cro. es digno de respeto y como, seguramente, los votantes del tilingo amarillo tienen masters en la Sierra Maestra.seguramente compartirán mi apreciación

    De hecho los “30 años dorados del capitalismo” -debido a cierta conjunción y/o alineación de astros- fue una excepción en…………. (complete según su saber) siglos.

    Saludetes resolvidos

    • victorlustig dice:

      los 30 años fueron miedo, asi de facil, nada mas.
      el problema, mi estimado Silenoz, es que no vivis en marte, ergo, los factores de produccion, segun tu lenguaje, deben competir en costos.
      pero, toda esta discusion esta a punto de ser demodee, automatizacion mediante.
      creeria que deberiamos empezar a pensar que hacer en ese sentido
      saludos automatizados
      y candela? y la moto? y la energia? silenoz just waiting un analisis sraffiano del (des)manejo energetico que vamos a pagar años

      • Silenoz dice:

        Ja ja…
        Mirá si la crisis energética por vos aludida se refiere a por ej. las pelotudeces que le escribiste a guido en unos posteos atrás…. bahh no es nada raro viniendo de quien viene…. con el grado de pobreza analítica usual, entre otras pobrezas

        Igual no desperes por que la chance real de una crisis la tendremos probablemente con Aranguren… pero buehhh sin Sol quizás quien te dice que ahora Arbus pare en la puerta de tu casa ja ja..

        Ahhh… y no recurras livianemente a caracterizaciones de las cuales no sabes un pomo

        Seguí laburando por que el modelito amarillo es inlevantable…. como sus votantes . ¿no?

      • guillermop dice:

        El ludismo Víctor es lo único que está demodee. Y bueno, tiene más de 200 años. “El fin del trabajo” va a terminar pifiando más que Fukuyama.

      • victorlustig dice:

        queridos

        a) Si eran tantas pavadas, no lei nada refutandolas, te lo servi para que lo hicieras, silencio, ah cierto, ni los grafiquitos te salvan ahi, que dijo Sraffa de eso?
        Sile, la restriccion externa, la autogeneraron, bah, de inutiles nomas, o, ignorantes, o ambos, ponete el calificativo que quieras.

        b) luditas, aparte de usar adjetivos, en algo medio racional, ignorante, en todo caso el ludita sos vos
        https://en.wikipedia.org/wiki/Ned_Ludd
        estudiar no cuesta nada

    • guillermop dice:

      Sile, con afecto:
      Qué entiende por schumpeterianos? categoría que he visto usa a menudo.
      Se lo digo entre otras cosas porque venero a Schumpeter por lo menos tanto como él veneraba a Marx.
      Un abrazo.

      • Silenoz dice:

        En realidad es una caracterización a la que recurro cuando me refiero a los empresarios -sobre todo de nuestro país- en forma despectiva, . A veces también les digo los “animal spirits”

        Mi intención es resaltar características que, al menos la mayor parte de nuestra “burguesia”, no tiene pero según ciertos comentaristas les chorrea a troche y moche

        De ninguna manera me estoy referiendo a personas que estan de acuerdo o siguen a Schumpeter

        Soy consciente de ciertos excesos por mi parte pero buehhh no se puede contra natura ja ja…

        Saludos

      • guillermop dice:

        Víctor, no se ponga agresivo porque en un blog no me va a encontrar.
        Y ahora explique qué quiso decir en su media lengua (o medio teclado). Por favor use la sintaxis correctamente y cuando el tema sea un poco más complejo, aclare.
        Otra ¿quiso decir que “ludismo” no existe como concepto?
        Ya sé que “estudiar no cuesta nada”.
        De paso puede preguntar por Candela, el CIADI, la moto e ilustrarnos sobre el BTW.
        Yo tenía una Tía que ya antes de CSM había inventado el liberalperonismo. Pobre tía (nunca tuvo novio), se hizo peronista porque en la 2º GM mi abuela había donado las alianzas al DUCE. (la abuela era patriota, la fascista resultó la hija).
        Y como correspondía a un fascista de los ’40 terminó siendo liberal en los ’90. No conozco su historia Víctor, quizá sólo sea un dilettante.

      • Mariano T. dice:

        El ludismo vendría a ser la oposición cerril a las tecnologías de mecanización del trabajo manual.
        Calculo que también se puede usar como sinónimo de ignorante o reaccionario.

  8. […] 17 enero, 2016 Dejar un comentario Como ya les avisé, sigo de vacaciones (el luminoso ejemplo del Presidente Mau…). Demoro mucho en aprobar comentarios, y no tengo tiempo para contestarlos (De todos modos, veo que se contestan entre ustedes. Los blogueros debemos hablar por nuestros posteos). Para mantener la rutina del blog, copio un artículo valioso, y oportuno, de Matías Di Santi, en Chequeado. Con enlaces a trabajos fundamentales para entender el problema del empleo público. Al final, agrego una observación mía:> Fuente: el blog de Abel https://abelfer.wordpress.com/2016/01/15/el-empleo-publico/ […]

  9. guillermop dice:

    Aire de familia: Gilles de la Tourette. Disculpe Víctor, es deformación profesional.

  10. guillermop dice:

    Sabe qué? ahora que reparo y a proposito de Pareto (vide supra). Al revés de mi tía. El fue liberal como economista finisecular y terminó como senador del Duce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: