De lo que deja 2015: Una nueva militancia peronista

678 2

Este año, como todos los otros, deja muchas cosas. Tal vez la más importante -lo sabremos no antes de una década- sea el “reacomodamiento” entre EE.UU., la hiperpotencia global, e Irán, la potencia regional del Medio Oriente que es a la vez el único Estado definido por la variante shíita (duodecimana) del Islam. En nuestro país, es probable que la más sorprendente haya sido el triunfo electoral del PRO, todavía en enero pasado un partido vecinal.

Si elijo en lo que puede ser el último post del 2015 escribir del desarrollo de una nueva militancia -que se identifica a sí misma en forma imprecisa con el Frente para la Victoria, y más claramente con Cristina Kirchner, y a la que no vacilo en considerar peronista por razones que daré en este posteo- es porque pienso que no es un hecho aislado, una anomalía. Creo que está intímamente vinculado a formas nuevas de participación entre nosotros y en el mundo. Y, sobre todo, porque es un hecho clave en el escenario político con que se abre el 2016. Uno tiene sus adicciones, después de todo…

Al punto: De las manifestaciones de esta militancia se habló bastante en este blog y en otros, en el lapso entre la primera vuelta, el 25/10, y el balotaje, el 22/11. Porque era imposible ignorar que empezaron a jugar un rol fundamental en la campaña, en los barrios, en fábricas y en las redes sociales, mientras que la dirigencia del FpV -con la casi única excepción de Daniel Scioli- había quedado groggy, y el activismo tradicional no recibía instrucciones claras.

En este blog el posteo más visitado sobre esta realidad -según WordPress, algo más de 9 mil visitantes individuales- resultó ser Mientras, ahí afuera. Pero quien hizo la descripción más precisa fue, hace 16 días, el comentarista Guido -marplatense, antropólogo y peronista (no en ese orden)-, hablando de una realidad que percibe en el peronismo bonaerense:

En breve: son kirchneristas e incluso “cristinistas”, se informan por las redes sociales y algunos programas de TV, leen pocos diarios, y son una masa militante activa y no pequeña que no responde a nada más que a su propia identificación con el peronismo de estos años, con Néstor y Cristina, y a la bronca por el triunfo del PRO. No son tropa de ningún dirigente, ni siquiera (e incluso especialmente ni siquiera) del llamado “kirchnerismo duro”. No me parece un dato menor porque son la mayoría de los votos en una interna de verdad y una porción de ningún modo despreciable en una elección general“.

Voy a tratar de poner estas observaciones de Guido en un contexto más amplio: Tradicionalmente, los militantes están vinculados a un dirigente territorial -gobernador, intendente, autoridad partidaria-, a una estructura sindical, o a una agrupación política con jerarquías internas (más o menos orgánicas). Ejemplos de estas últimas en la coalición política que gobernó hasta el 9 de este mes y es hoy la principal oposición son La Cámpora (ligada directamente a Cristina Kirchner), el Movimiento Evita (que en Buenos Aires tiene vínculos estrechos con Daniel Scioli), Nuevo Encuentro (cuyo referente es Martín Sabbatella),…

Cualquiera que haya visto de cerca la impresionante despedida a la Presidente saliente el 9/12 en la Plaza de Mayo, o analice las recientes manifestaciones antimacristas en parques, en Facebook y Twitter, puede darse cuenta que esta militancia “no encuadrada” fue en todas una clara mayoría. Ahora, lo más importante que podemos decir de ella es que no es nueva, ni surge solamente en el Frente para la Victoria.

Ante todo, que “lean pocos diarios” no es distintivo. Es una minoría, cada vez más pequeña, de la sociedad la que se informa por los medios gráficos. La televisión abierta todavía es masiva, a pesar de la competencia de la TV por cable. Pero ya los jóvenes están dejando de lado a ambas, y ven películas, series, videos por Internet (¿Tendrá claro esto el contador Magnetto?). En cambio, las redes sociales llegan a todos los niveles sociales a través del celular, en la Argentina urbana y suburbana. Es natural que se informen y se comuniquen por ellas.

El impacto político de esto se mostró hace pocos años en la llamada “primavera árabe”. Y, antes de eso, en las “revoluciones de colores” en el este de Europa. ¿Que hubo usinas que las fomentaron? ¡Por supuesto! ¿Cuándo no? Además, fomentarlas por medios digitales es mucho más fácil, más económico, que por los mecanismos tradicionales de agentes disfrazados, con acento extranjero. En Argentina, donde adoptamos con entusiasmo los festivales de rock, Halloween y Cyber Monday, no nos íbamos a privar.

Se pueden rastrear los antecedentes locales de este tipo de expresión popular convocada por fuera de identidades políticas previas en la Crisis del año 2001. Pero el contexto de anomia social y de rechazo indiscriminado a la política en ese momento fueron muy específicos, y no tuvieron continuidad. Las primeras manifestaciones masivas se dieron en ocasión del enfrentamiento entre el gobierno K y las entidades patronales rurales en el año 2008. Fueron gigantescas, las de ambos lados de la “grieta” (más numerosas, las opositoras, hay que reconocerlo).

Desde entonces, hubo continuidad en esta forma de participación política. En el respaldo al kirchnerismo, los blogs “del palo” (no el de Abel; ya era crítico en ese entonces) fueron claves en brindar un lenguaje y una identidad a los que se incorporaban, desde fuera del peronismo casi todos. Y fue muy visible el éxito del programa de TV 6-7-8, aunque fuera cuestionado desde el comienzo aún por muchos kirchneristas, en movilizar a los que apoyaban al gobierno -o, más aún, rechazaban a sus enemigos: en bastantes municipios del Gran Buenos Aires y en ciudades del interior se formaron grupos y asambleas de televidentes de 6-7-8, sin ningún vinculo a los aparatos locales del PJ. El punteraje extrañau miraba sin comprender…

Por parte de la entonces oposición, basta recordar los “cacerolazos” que acosaron periódicamente al segundo gobierno de Cristina Kirchner. El gobierno se ocupó de hacer conocer los operadores profesionales que los organizaban, pero eso no debería hacer olvidar el hecho obvio: existía un numeroso sector que respondía a su convocatoria.

Igual, es importante que no convirtamos en un mito este proceso (estos dos procesos). Las manifestaciones de apoyo al “campo”, los “cacerolazos” no debilitaron al gobierno nacional, ni le dieron coherencia o liderazgos a una oposición que no los tenía… hasta que este año que termina llegó la “Revolución de la Alegría” de Mauricio Macri y Jaime Durán Barba.

Desde el entonces oficialismo se miró con desconfianza -y, desde algunos, con hostilidad- a toda forma de manifestarse que no aceptase una disciplina vertical. Y en ningún caso estamos hablando de una mayoría electoral. Los que participan tienden a engañarse a sí mismos pensando que lo son, y la naturaleza segmentada de la comunicación que consumen no los disuade. Pero… los politizados son, somos, una minoría en la sociedad.

Por eso, si afirmo que hay “una nueva militancia peronista” que es uno de los hechos más importantes del escenario político en este fin de año, y decisivo para el futuro inmediato del peronismo, me baso, no en un análisis sociológico, sino en datos muy prácticos. Estos militantes, están motivados por un vínculo emocional con Cristina Kirchner, con los logros del kirchnerismo (mirados a través de un cristal idealizado; siempre es así; también lo fue con el primer peronismo) y, sobre todo, con su bronca con el gobierno de Macri. Que no les escatima motivos, claro está.

Entonces, este grupo humano no necesita -en lo inmediato- organicidad, niveles intermedios de conducción. Van a aceptar las convocatorias que resuenen con su hostilidad al gobierno actual, y sólo ellas. Y, en las provincias no gobernadas por el peronismo y en la Capital, son más numerosos que los activistas “orgánicos”. En cualquier elección interna más o menos democrática que se haga en el peronismo en el futuro cercano, garantizan el triunfo de la variante opositora más dura, más kirchnerista. Que además probablemente contaría con el apoyo de un sector mayoritario, en esos mismos distritos, los más poblados, del activismo tradicional.

Anuncios

24 Responses to De lo que deja 2015: Una nueva militancia peronista

  1. victorlustig dice:

    El PI

    Feliz año Abel!!

    PS El pais es mas que Parque Centenario, mucho mas.

  2. Norberto dice:

    Que tengan un feliz y necesariamente militante año, les deseo a Ud, Gran Jefe, y a todos y todas.
    Nunca menos y abrazos

  3. Miguel Strogoff dice:

    Salute y buen año para todes!
    Con ardiente paciencia y con buena parte de esta nueva militancia, iremos preparando la vuelta.
    Abrazos!

  4. Carlos G. dice:

    Se acabo (hace tiempo) el viento de cola y ahora tenemos un tsunami de frente.
    Que la providencia nos dé la fuerza y la energía que necesitamos para capear el temporal.

    FELIZ AÑO para tod@s! (y gracias, Abel.)
    Hay que seguir.

  5. ricardo j.m. dice:

    se reian del anarko peronismo, hoy son el 60×100 de los votos

  6. Silenoz dice:

    Ja…

    En tiempos en los cuales ciertas regularidades empíricas, la “histéresis” y fundamentalmente ciertos “artifacts” como el fundamentalismo mazorquero parecen haber sido fuertemente jaquedos, urge re interpretar ciertas cuestiones,… no vaya a ser cosa que nos pase como a esos camaradas del otro lado de la cortina que nunca entendieron que sus dirigidos querían ser “burgueses”

    En fin.. tiempos sublimes de pateaduras de upite, renovación de cuadros más “auftragstaktik” …. como debe ser ja ja…

    Saludos y felicidades para ¿tod@s?

  7. MAGAM dice:

    Feliz 2016, que nuestros prejuicios y emociones no anulen nuestra capacidad analítica.

    Brindo por renovadas y constructivas discusiones en el blog!

    Salud!!!

  8. Voces dice:

    Estimado Abel:
    Me parece que el tema central va a ser:
    “… En cualquier elección interna más o menos democrática que se haga en el peronismo en el futuro cercano,…”,
    si esto que usted dice va a ocurrir.
    Saludos y felicidades.

  9. claudio Maxl dice:

    Excelente radiografia del pueblo cristinista, probablemente en el segundo semestre 2016 irrumpa la reencarnacion del mistico evitismo en un inedito escenario q shockeara el escenario politico: LAS MULTITUDINARIAS MISAS CRISTINISTAS. Despues d las misas nada sera igual en la politica argenta.
    Buen año nuevo para todos y todas (mediopelo incluido, je, me divierto muchisimo con ellos) y en especial al anfitrion Abel q nos “sufre”, je, d parte d una “patrulla perdida”, je, q tiene el rumbo muy claro y hara el aguante para el seguro retorno 2019 a la Rosada ( 2019 o 2017?, je).

  10. No sé que es la “auftragstaktik” pero con tantas consonantes suena mal, de modo que les deseo un 2016 con dosis subtóxicas o al menos subletales de eso.

    Abel, en tu evaluación del valor práctico de ese kirchnerismo disperso e infuso en el país, que no lee pero se twittea, sos más optimista que yo. El hasta hace un año vecinal Macri hoy manda cómodamente sobre lo peor del estado nacional. Ya tiene los medios, los jueces le besan las patas, los gremios no le gruñen, las patronales lo adoran… sólo le queda conquistar a las FFAA… que seguramente esperan exactamente eso.

    No creo que un enjambre de twitteadores pueda oponerse a semejante colusión de fuerza destructiva. A la que no le faltarán twitteadores.

    De todos modos es excelente tu página y muchos de los que en ella discuten saben bocha y argumentan bien. Otros no, pero no importan. Al menos, aquí.

  11. Raúl C. dice:

    Feliz año nuevo…

    Felicitaciones, Abel, por este excelente espacio que usted pone a nuestra disposición.

  12. casiopea dice:

    ¡Feliz 2016 para Abel y todos los comentaristas!

  13. claudio Maxl dice:

    Ah, me olvidaba, je: un presente para todos y todas

    Como hubiera cambiado la historia si hubieramos tenido un candidato a presi del palo haciendo el aguante al modelo pulverizando los relatos opositores…..

  14. Capitán Yáñez dice:

    ¡Feliz año nuevo a los cumpas… y a algunos que no lo son!

  15. David (idu) dice:

    Felicidades para todos los amigos blogueros.

  16. ABEL: Muchas felicidades a vos y a los que me caen bien entre tus comentaristas habituales.
    Eddie

  17. Ñandú dice:

    El cepo mediático no lo informa pero en Las Heras Mendoza, fueron despedidos 662 trabajadores y reincorporados por la movilización de nueva y vieja militancia
    Extraño Padilla y el PJ tradicional juntos

  18. Raúl C. dice:

    Abel:
    Una sugerencia para los parques y demás.
    Estuve en Saavedra: cuando se cantó el Himno caí en la cuenta de que faltaban banderas argentinas.
    No hay que dejarles las banderas a los caceroleros balconudos que las pusieron cuando subió Macri.
    Quienes piensan más en los intereses nacionales tienen más derecho a enarbolarlas.

  19. Alfredo Piccone dice:

    Interesante su reflexión compañero….estoy convencido que en esta etapa de repliegue debemos reflotar los escritos de Perón, Jauretche, Scalabrini, J.J.Hernández Arregui, Ramos, Fermín Chávez y otros intelectuales con conciencia nacional y desplegar toda una acción de formación doctrinaria, como en los tiempos de la resistencia setentista…esa masa a la que Ud. se refiere necesita pasar por la escuela de formación teórica, de preparación de nuevos cuadros militantes…tenemos liderazgo, tenemos organización movimientista, tenemos poder de movilización….hay que darle contenido doctrinario y actualización política que incluya a los que vienen de formación marxista-leninista o de la nada ideológico-política….de manera que cuando las condiciones estén dadas salgamos a la superficie con una masa organizada y encuadrada…en la actualidad y después de la experiencia kirchnerista ni el pejotismo ni el kirchnerismo no peronista está en condiciones de cortarse por la propia….pero hay muchos pícaros que lo van a intentar…cuanto más preparada doctrinariamente esté la masa, en mejores condiciones de expulsar a esos factores disolventes, estaremos….abrazo peroncho.-

  20. Claudiad dice:

    Estimado Alfredo:
    Coincido en mucho con tu planteo sobre reflotar escritos fundantes y aún vigentes (esto podría tener un cariz preocupante, también, si es que tenemos que ir tan atrás para hallar sentidos a transmitir, me preocupa que no se haya producido actividad teórica y verdaderamente trascendente, en forma reciente – o tal vez la hay pero está tabicada por considerársela no apropiada a efectos electorales, se verá) .
    Ya veníamos insistiendo con la siempre lúcida Esther sobre esto de bajar ideología en serio, una carencia que le encontrábamos al Kirchnerismo, quizás por su praxis urgentísima sobre una realidad que no permitía larguezas. Aunque reconozco que me pica un poco tu expresión de preparar doctrinariamente a la “masa”. Es el concepto de masa informe el que me pica, reconozco. Porque los tiempos han cambiando y cómo.
    Mucho se dijo del fenómeno de movilización espontánea y adhesión declarada en plazas y redes. Siendo el único dato más confiable el número aproximado de concurrentes que transitaron estos espacios concretos y virtuales y sin discernirse proporcionalidades actualizadas entre orgánicos y autoconvocados que los configuraron. Un hecho que sin embargo no impidió que todos nos entreguemos a toda clase de inferencias (me hago cargo de mis personales dislates, que los tuve).
    Y como los números de adherentes son tentadores, es lógico para algunos pensar en darle organicidad al fenómeno. Yo adhiero a esto último. Porque la inorganicidad podría resultar en trampa doble: no fideliza, restando recursos estructurales y, a la vez, exime a una clase política poco afecta a la autocrítica, de incluir agentes que puedan solicitarle orgánicamente convenientes retoques.
    Tal vez haya que internalizar que esa militancia inorgánica podría no querer tratamientos de número ciego como en el pasado.
    Además, inferir anatomías específicas para esos “militantes inorgánicos” es una apuesta fuerte no habiendo el beneficio de perspectivas, todavía. Y una evaluación etaria de esas composiciones podría confirmar o desdibujar esa caracterización que lanzó Guido respecto de medios de acceso a la información y niveles formativos. Cuando lo único constatable en ambos escenarios, hasta ahora, son los datos incompletos obtenidos en ocasión de breve contacto de proximidad (presencial o virtual).
    Yo invitaría a no apresurarse a coser sobre género evanescente en esto de la militancia inorgánica Porque el derrape electoral podría reiterarse si no le anteceden relevamientos estadísticos o la experiencia de la afiliación concreta que daría datos ciertos. El Kirchnerismo descubrió en comicios que había desconectado con el imaginario de una parte del electorado antes acompañante…volver a edificar sobre presunciones sería un lujo que nadie puede permitirse.
    A veces un concepto enamora. Lo ideal es diseñar las herramientas para probarlo en la cancha. Feliz y coherente 2016 para todos.

  21. […] más amablemente a las “convocatorias por redes sociales y las catarsis en los parques” aquí, porque -hasta que los sindicatos se muevan- son las movilizaciones que […]

  22. […] quiero repetir estos conceptos, desde una fuente kirchnerista ortodoxa si la hay, a la nueva militancia peronista (y a la efepeveísta también). Que no es nueva, pero se ha hecho nuevamente visible a partir de su […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: