Música para el fin de semana – Charly García “Cerca de la revolución”

Ahora que Charly dio una batalla cultural contra el flamante gobierno de Macri, y la ganó, (lo primero fueron muchos, en la C.A.B.A.; lo segundo, hasta ahora, muchos menos) me acordé que subí muy poco de él al blog. Es injusto: es uno de los grandes de nuestra música, de algo muy importante en la cultura en serio que fue (¿es?) el rock nacional.

Subo este video de 1984, excepcional “Y si mañana es como ayer otra vez  lo que fue hermoso será horrible después.  No es sólo una cuestión de elecciones.  No elegí este mundo, pero aprendí a querer“.

Anuncios

2 respuestas a Música para el fin de semana – Charly García “Cerca de la revolución”

  1. CV dice:

    Música para el fin de semana… 😉


  2. Capitán Yáñez dice:

    Allá por fines del ´90, Charly vivía en un venerable edificio de Santa Fé y Coronel Díaz. En la planta baja estaba -está- el célebre bar La Trattoria, al que solía recurrir Charly en búsqueda -a cualquier hora del día- de su provisión de White Horse.
    Quien escribe estaba recién divorciado y ocupaba una mesa del bar en compañía de una promisoria señorita muy “ligera de cascos”, como aún se decía por entonces. A medianoche, la cosa era un whisky y al bulín, que estaba -está- a cuatro cuadras… aunque -lamentablemente- hoy por hoy ha dejado de ser bulín y se ha transformado en “respetable casa de familia”… no precisamente habitada por aquella señorita.}
    En fin, que en una cálida medianoche veraniega el bar estaba lleno y se aparece Charly con una zapatilla y un pié descalzo, un vaquero -mal- reducido a bermuda y una remera puesta al revés. Entre los parroquianos se hizo un sonriente silencio mientras Charly se hacía de su botella de White Horse. Silencio interrumpido por algún saludo y un “¡qué vergüenza!” que salió de una mesa del centro del local, ocupada por una pareja entrada en años.
    Charly miró a la mesa y vió dos pocillos de café y una copita de cognac, y le hizo un gesto al barman, que musitó algo. A una cabeceada de Charly el barman se fue y volvió con una botella de cognac, Hennesy, si mal no recuerdo. Charly, con una sonrisa de oreja a oreja, agarró la botella y se la llevó a la mesa al circunspecto caballero. Tras lo cual levantó una mano y se fue.
    Un fenómeno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: