Otra derecha es posible

Pero puede ser que a muchos no les guste. Hoy domingo es el día tradicional de los análisis políticos, pero los medios del nuevo oficialismo están en plena luna de miel, y los de la nueva oposición denuncian que Macri no es lo que decía en su campaña. Como este blog ya lo comentó en muchos, muchos posteos, prefiero encarar un tema menos local.

El PRO, el partido hegemónico en la alianza Cambiemos y, por lejos, en el gobierno, es, lo sostengo desde hace tiempo, la expresión política posible de una derecha argentina, después de los cambios ideológicos asociados con el nombre de Alsogaray y el nuevo paradigma global. Pero no es la única derecha posible en cualquier circunstancia y en cualquier país. No.

Hoy, mientras ustedes leen esto, en Francia se está votando la segunda vuelta de las elecciones regionales. Me adelanto a decirles que las encuestas descartan la posibilidad de una victoria del Frente Nacional. A veces fallan, claro, pero la ventaja de la derecha conservadora o del socialismo -en algunos casos aliados- es importante. Ese no es el punto de este posteo, ni el desafío de la actualidad europea. La Nación y Página 12 dan pantallazos del asunto, pero creo que vale la pena que les acerque partes del sumario que El País realizó con análisis de intelectuales franceses, siempre lúcidos para describir catástrofes.

FN Francia

En el mapa:  Azul: Frente Nacional  Celeste: Republicanos  Rosado: Socialistas

Marine Le Pen llevó al Frente Nacional, el partido ultranacionalista y antiinmigración francés, a las cotas más altas de su historia. Fue el partido más votado en la primera vuelta de las elecciones regionales, el pasado domingo 6. Consiguió alrededor del 30% de los sufragios, por encima de los republicanos del ex jefe del Estado Nicolás Sarkozy y de los socialistas del actual presidente François Hollande. Ha sido, además, el partido más votado en seis de las 13 regiones metropolitanas (ver el mapa de arriba).

Es un nivel nunca alcanzado hasta ahora por la derecha extrema, que confirma el éxito de la estrategia de la presidenta del partido de “desdiabolizar” a una formación que gana adeptos entre las clases populares.

Las elecciones regionales, las primeras desde los atentados de París, consagran el hundimiento del Partido Socialista del presidente Hollande. El primer ministro francés, Manuel Valls, socialista, pidió que su electorado vote al centro derecha en las tres regiones donde el Frente Nacional ha obtenido mejores resultados (Norte-Paso de Calais-Picardía, Provenza-Alpes-Costa Azul y Alsacia-Champaña-Lorena). En las dos primeras, los socialistas han retirado sus listas. Es la estrategia socialista para frenar al Frente Nacional aun a costa de favorecer a Los Republicanos, el partido de Sarkozy.

La victoria del Frente Nacional estaba cantada antes de los atentados del 13 de noviembre que costaron 130 vidas. Ese drama movilizó a los simpatizantes de la ultraderecha y ha ampliado el nivel del éxito. El perfil del votante es cada vez más nítido; y sorprendente. El 43% de los obreros vota a la ultraderecha, pero el 35% de los que tienen entre 18 y 24 años prefieren también a ese partido frente a opciones de izquierda (27%) y derecha (27%) e incluso los empleados (36%) han optado mayoritariamente por el partido de Marine Le Pen en la primera vuelta de estas elecciones.

“La novedad es la ampliación de la base electoral del FN”, explica Federico Vacas, director adjunto de departamento político de Ipsos, el instituto de opinión que ha elaborado este análisis electoral entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre. “La tendencia a acaparar el voto de los jóvenes se apunta desde 2012”, abunda Gilles Ivaldi, especialista en la extrema derecha e investigador del Centro Nacional de Investigación Científica.

Con una tasa de desempleo en alza (10,6%), el FN ha demostrado que ha sabido capitalizar el descontento de las clases populares, preocupadas por su futuro. En esa ampliación de la base electoral de la que habla Vacas, el análisis de Ipsos / Sopra apunta una posible novedad en el próximo futuro: entre los autónomos y los agricultores se impone todavía la derecha (36%), pero el FN le sigue de cerca con el 35% de los votos. “Los dos sectores que más resisten son las clases medias superiores y los jubilados”, señala Ivaldi.

El factor clave del éxito del FN sigue siendo, no obstante, el diploma, opina la politóloga Nonna Mayer, directora de investigación del Centro de Estudios Europeos de Ciencias Políticas de Sciences Po. “No obtener el bachillerato es disponer de menos oportunidades de cara al futuro, menos apertura al mundo y quedar fuera de la mundialización”.

La coyuntura económica pesa. Las dos regiones en las que ha arrasado el Frente Nacional con el 40% de los votos en la primera vuelta sufren una tasa de paro superior a la media nacional. “La juventud poco preparada es la que se topa con el paro, la precariedad laboral y las dificultades económicas”, ha declarado la socióloga Anne Muxel, especialista en los problemas intergeneracionales a France Info. “Ni los socialistas ni Los Republicanos ofrecen propuestas para los jóvenes”.

“El pensamiento del votante FN es que se ha intentado todo y todo ha fracasado”, explica el politólogo Pierre-André Taguieff, del Centro de Investigación Política de Sciences Po (Cevipof). “El FN se presenta como el salvador y funciona”, señala. “La antigua clase política ha agotado su capacidad de seducción, la retórica del cambio se la ha apropiado la ultraderecha y a través de los votos al FN la gente se opone a las élites, a la inmigración irregular, muestra cierta reprobación de la construcción europea y cuestiona el lugar del islam en Francia”.

14 respuestas a Otra derecha es posible

  1. Raul dice:

    Obviemos su caracter antiinmigratorio y antimuslman. O sea, dejemos de lado los aspectos culturales. Desde el aspecto puramente economico (que seguramente sea la razon principal que impulsa a los franceses a votar a este partido), el FN esta mas lejos de una plataforma peronista que los socialistas o los conservadores?

    Digo, porque siempre se califica a estos partidos de “ultra derecha” y me parece un titulo muy erroneo.
    Yo creo que si ponemos en una mesa a Macri, Kirchner y Le Pen a discutir sobre diversos temas, no me sorprenderia que existan mas coincidencias entre CFK y Le Pen que entre Macri y Le Pen.

  2. victorlustig dice:

    La Vendee sigue existiendo pareceria ser, y los mas expuestos a las corrientes inmigratorias dijeron algo

  3. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Me interesa destacar una importante diferencia entre ciertas causas del empuje del FN en Francia y de la nueva derecha argentina.

    En nuestro país, esa derecha tiene un fuerte componente individualista proveniente de personas que ya están integradas socioeconómicamente. Son personas que sienten que tienen un trabajo estable y que con nuevas reglas de juego su situación personal puede mejorar (baja de impuestos, apertura de importaciones, etc.)

    En Francia, en cambio, esa derecha aglutina en gran medida a personas fuera del sistema, o en situación de riesgo de estarlo. No es casualidad que la región que más apoyo le dio al FN sea la mas norteña, con alto nivel de empleo precarizado y que, geográfica y socialmente, se emparenta con sus vecinos francófonos belgas: Alto desempleo, baja dinámica económica y social, etc.

    Esa diferencia francoargentina también se refleja en el europeismo: Macri quiere avanzar rápidamente en una mayor integración económica con la UE mientras que el FN quiere aislar a Francia de los efectos de una integración europea (control de fronteras, deislamización, etc).

    Saludos,

    Andrés

    • Juan Villegas dice:

      Muy buen enfoque del tema.
      Muchos de los que hoy votan FN, hace 40 o 50 años votaban al partido comunista. Particularmente en las regiones que cita Andrés.
      La derecha republicana es mucho más asimilable al partido de Macri. Diría, inclusive, que el actual partido socialista tiene muy pocas diferencias con las ideas de Sarkozy, matices.
      Para intentar una posible analogía con Argentina, algunos dicen que la gente de cambiemos trata de generar un cordón sanitario para aislar al fpv e iniciar un ciclo de alternancias con un partido peronista aggiornato.

      Saludos
      juan

    • Mariano T. dice:

      Mas o menos nada que ver. Macrio viene evolucionando desde el liberalismo y estos nacieron antiliberales.

      • juan villegas dice:

        Nada que ver con qué ? Sarkozy (UMP) es liberal. Valls, primer ministro socialista, es tan o mas liberal que Sarkozy.
        La anomalía es el FN. La señora Le Pen dice, “los mundialistas contra los patriotas”. Por su lado, Mélenchon, con mucha menos repercusión, dice, “el pueblo contra la oligarquía”.

        saludos
        juan

  4. claudio Maxl dice:

    Mas alla d mi total repudio a la execrable xenofobia del FN, en terminos economicos Marine la tiene reclara:

    http://www.perfil.com/ediciones/2012/1/edicion_644/contenidos/noticia_0048.html

  5. casiopea dice:

    No alcanzo a darme cuenta cabalmente si el voto al FN es por apoyo a sus posturas xenofóbicas o a sus posturas económicas, que son proteccionistas y antieuro. No hay que olvidar que en la plataforma del FN está la salida del euro. Mi encuesta anecdótica es que algunos que votaron al FN lo hicieron más por hastío con “todas las otras opciones posibles” que porque realmente quieran salir del euro o crean que se puede salir, lo cual es una cuestión que da para una vida de estudio por sí sola. Conozco gente que está pensando en votar al FN después de haber votado por Mittérand, Chirac (contra el FN) Sarkozy y Hollande, en ese orden. Lo cierto es que no es muy alta la opinión del manejo de la economía que han hecho los socialistas más allá de la buena imagen de que goza Hollande por ahora después de los ataques en París. Pero en realidad, lo que más distingue a los socialistas del FN en lo que se refiere a la economía es su valoración del proyecto europeo, el poder que tiene a través de la política monetaria para afectar a los países miembros (y lo que cuesta). Las posiciones de la extrema derecha y de la extrema izquierda respecto del euro son casi imposibles de distinguir.
    Es lindo ver estas cosas cuando no están pasando en el país propio ¿no? Porque si fuera mi país estaría con un julepe mayúsculo, no por miedo a Marine Le Pen sino porque está clarísimo que hay una gran disconformidad con “lo que hay” y da la sensación que los votantes quieren algo de “no hay” dentro de los condicionamientos actuales.

    http://globaleconomicanalysis.blogspot.com/2015/03/can-eurozone-survive-not-in-its-current.html

    Hay muchos analistas que vienen diciendo desde hace rato que la conformación actual de la UE no es sostenible, es decir, que tienen ceder soberanía para convertirse en los EEUU de Europa o desmembrarse. Para mí ese es el fondo de la puja actual dentro de cada país y entre los distintos países, y no tiene que ver con derecha-izquierda sino con más o menos nacionalismo, soberanía, etc., es decir, los problemas más jodidos que existen en el marco de un sistema de estados nacionales. Nunca es mal momento para recordar el profético artículo de Milton Friedman de 1997:

    “El euro ha sido una creación impulsada por la política, no por la economía. El objetivo ha sido unir a Francia y Alemania para que sea imposible la guerra y sentar las bases de los Estados Unidos de Europa. Yo creo que la adopción del euro tendría el efecto contrario. Creo que exacerbaría las tensiones, transformando en polémicas políticas los shocks divergentes que se podrían solucionar fluidamente con modificaciones del tipo de cambio. La unión política puede allanar el camino a la unión monetaria. La unión monetaria en condiciones desfavorables será una barrera para la unidad política.”

    http://www.project-syndicate.org/commentary/the-euro–monetary-unity-to-political-disunity

  6. ABEL: Según el NYT: Republicanos (Sarkozy), 41,3%; Frente Nacional: 29,6%; Socialistas y aliados, 28,2%.
    A Sarkozy lo favoreció que en algunos lugares los socialistas retiraran sus candidatos y pidieran a sus votantes que apoyaran a los candidatos republicanos. Sarkozy no devolvió la gentileza.
    Pero el Frente Nacional de Marine Le Pen no ganó ninguna región.
    Eddie

  7. Flics dice:

    http://www.liberation.fr

    “Sept régions pour la droit, dont I`lle-de-France, cinq pour la gauche”

    Siete regiones para a direita – incluindo I`lle-de-France, cinco para a esquerda.

    Marine Le Pen e seu Front Nacional não venceram em nenhum departamento. Mas quase seguro que estará – para perder, digo yo – no segundo turno da eleições presidenciais de 2017.

  8. vegymper dice:

    Ufa, ya sé que las teorías conspirativas apestan… pero como decía un amigo “de vez en cuando una bomba es buena para unir a la colectividad”.
    Lo que saco en limpio es que en un sistema que se dice democrático, cuando desde un partido político no se escucha a algún sector de la población, a la necesidad del votante de a pie, porque el gobierno está metido en un discurso globalizado o lo que sea, a la larga ese sector se “desafecta” y trata de votar bardeando, para llamar la atención.

  9. Flics dice:

    EL FRENTE NACIONAL SON LOS “NUEVOS COMUNISTAS” ?

    “Le couperet est tombé”.

    Otra vez o Front National (FN) se cae al segundo turno: la maldición de la segunda vuelta derrumba otra vez el FN. Ahora que era en la cabeza de seis regiones, el partido de Marine Le Pen no obtiene ninguna mayoría en la segunda vuelta de las eleciones regionales, lo que es sin precedentes en este tipo de eleciones. El FN fracasa en capitalizar sus “scores” de primera vuelta. La escena de las eleciones departamentales de marzo 2015 se son entonces repetidas algunos meses después. El FN constituye sin contestación la tercera fuerza capaz de se pelear contra Les Republicains y el Partido Socialista.

    Más precisamente, no es capaz de vencer estos dos partidos. Así el FN, a pesar de que represente la primera elección de millones de franceses, no está no solo en posición de obtener el poder en las instituciones mismo aquellas locales, más, su presidente Marine Le Pen no está todavía en los portales del Elysée, de la misma forma que sus candidatos no están en la Asamblea Nacional. Cuando de las elecciones departamentales en marzo 2015, todos pudimos medir el punto muerto estratégico en lo cual de encuentra un FN que ama su soledad dentro del campo político. Como no se sentir asombrado por la terrible distorsión entre el escore realizado por el partido de Marine Le Pen la primera vuelta de esas eleciones y el numero de sus candidatos efectivamente elegidos? Le FN com un total de 5.141.897 votos – el 25,24% de los sufragios – llega en cabeza en 320 cantones sobre 2.054 e llega a cualificar sus candidatos a secunda vuelta en 1.107 cantones. Sin embargo, no obtiene que 62 candidatos elegidos e no consigue ningún departamento.

    El por qué? EL FN se hizo caballero solitario. Muy buen partido de primera vuelta, el conoció la derrota en más de 97% de sus duelos e triangulares en cuales participa en la segunda vuelta.

    El FN es víctima de los que nosotros llamaremos “la Síndrome del Partido Comunista Frances”. Esto designa el mal que impide un partido, devenido una de las principales fuerzas del sistema partidario, de pretender solo el ejercicio de las más altas responsabilidades. Efectivamente, el FN se asemeja mucho al PCF cuanto al hecho de su potencia electoral: un partido con “scores” electorales notables, oscilando durante más de tres decenios (de la Libération al comienzo delos años 70) entre 20 y 25% de votos. pero que no fue jamás capaz de conquistar solo el poder central.

    El principal problema de FN es que no dispone por el momento, de ningún aliado de envergadura potencial. Nicolas Sarkozy reafirmó, el 7 diciembre último. que recusaba todas perspectivas da alianza con el partido de Marine Le Pen. Le PCF, él, tuvo la posibilidad en su tiempo de volver-se a la izquierda non comunista. De inicio a la SFIO de Guy Mollet a partir de las legislativas de 1962 y después al PS de François Miterrand, hasta la conclusión con estos y los radicales de izquierda de un programa común de gobierno en junio 1972.

    La direción del PCF se vuelve a esta salida unitaria porque ella sabia que el modo de computo de votos mayoritario del General de Gaule para la elección de diputados a partir de 1958, así como su peso electoral real, no le permitía conquistar solo el poder central. A partir del momento en el cual los dirigentes del PCF buscaron la conquista del poder por el sufragio universal, ellos no tuvieron elección que la estrategia de unión de las izquierdas.

    Jamas en su historia el PCF no estuvo en posición de gobernar solo, mismo cuando fue el primero partido de Francia, en numero de bancas en la Assemblée National entre 1945 y 1956 (à l`excepción de 1951), ayudado por el modo de escrutinio entonces proporcional. Los dirigentes del PCF consentirán s`inserir en los gobiernos de coalición como minoritarios. Solamente este pragmatismo permitió a los comunistas ocupar com otros la “maison du pouvoir” entre 1945 e 1947 y entre 1981 y 1984.

    Desde su fundación el EN siempre recusó la conquista revolucionaria del aparato del Estado.. Es a la única regla de la mayoría que el siempre se volvió para resolver la cuestión del poder. Necesita por lo tanto ganar las elecciones que le permitirán fabricar las leyes, lo que quiere decir, las elecciones presidenciales y las legislativas.

    Ganar las elecciones presidenciales? Una aposta irracional, pero veamos la hipótesis. Y después? Necesitará al FN al mismo tiempo ganar las elecciones legislativas para obtener una mayoría parlamentar. Bueno, el FN dispone por el momento, de 2 deputados en l`Àssemblée. Como puede esperar pasar de 2 a 289 diputados, el mínimo para detener la mayoría absoluta, y eso sim recurrir a ninguna forma de alianza con un “parti de pouvoir” , no caso con Les Republicain? Esto nunca se a visto en la historia política francesa.

    La ocurrencia de obtener 20%, 25% ó 30% en la primera vuelta de las elecciones legislativas se revela insuficiente por llegar al poder. A pesar de tales resultados, el FN podrá tener solamente un puñado de diputados, como el PCF en 1958 que, una vez sin aliados, fue víctima del modo de escrutinio mayoritario. No conservar que 10 de los 150 que tenia, a pesar de sus 19% de votos. El problema se pondrá de la misma manera si volvemos al escrutinio proporcional: com 25% el FN podría, cierto, disponer de 150 diputados a l`Assemblée Nacionale, una fuerte fuerza “inconturnable”, pero no será en la medida de gobernar solo. Falta de aliados para hacer mayoría, como el PCF entre 1947 y 1958, quedará desesperadamente en la oposición. Por lo tanto, parece que, a pesar de sus sucesos repetidos, el FN no está todavía en las puertas de la “maison du pouvoir” e podrá como el PCF en su edad de oro, continuar a se situar muy alto en el plano electoral sin jamas estar em condiciones de gobernar. Mientras asuma esta postura de “solo contra todos”y que ningún partido de gobierno no consienta en hacer alianza con el, la “maison du pouvoir” le restará inaccesible.

    (traducido del francés al portunhol, desde http://www.lemonde.fr/idees/article/2015/12/14/le-front-national-est-encore-loin-des-portes-du-pouvoir_4831773_3232.html)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: