La escala de la devaluación que viene

Dolares-volandoLa primera parte de este posteo, La leyenda del cepo cambiario, empezaba diciendo “Dentro de una semana, o antes, el Presidente electo va a hacer pública una decisión clave de política económica. Que va a condicionar toda su política, y, en buena parte, la forma en que los argentinos no politizados -la mayoría- reciban al nuevo gobierno“.

Esa decisión clave, por supuesto, es la escala, el ritmo (inicial) y las condiciones de la devaluación del peso argentino.

Precisemos: Es indiscutible que el gobierno macrista va a devaluar. Ya lo ha estado haciendo el gobierno kirchnerista a lo largo de sus tres períodos, y en el último tramo a un ritmo mayor. Todos los gobiernos argentinos han devaluado (todos los gobiernos del mundo también, pero no voy a entrar en economía teórica). La única excepción moderna es el período Abril 1991/Diciembre 2001. Y el experimento de la Convertibilidad terminó muy mal.

La cuestión actual es que a partir, aproximadamente, del año 2006, el “precio” del dólar en pesos aumentó a un ritmo menor que el de la mayoría de los bienes, y también de los salarios. La diferencia acumulada después de largos años, ha creado la imagen que el dólar está “barato”. Si bien este término no tiene mucho sentido cuando se refiere a una moneda, el hecho que familias que en Argentina se consideran de clase media, han tomado la costumbre de festejar el cumpleaños de 15 de sus hijas con un viaje a Disneyworld -con el dólar a precio oficial facilitado por el gobierno, claro-, es una muestra expresiva del fenómeno en cuestión.

(Conviene interrumpir aquí con una aclaración: Este llamado “atraso” del dólar no tiene una relación lineal con la “restricción externa”, la falta de dólares para importar. Ésta es un problema actual y serio, pero un dólar “caro” no lo resuelve automáticamente).

Como sea, el consenso de la mayoría de los economistas, excepto de los que podríamos llamar ultra kicillofistas (Kicillof mismo no ha hecho pronunciamientos técnicos sobre el asunto recientemente) y de algunos comentaristas en el blog, es que ya resulta necesario aumentar el ritmo de la devaluación y disminuir el de los aumentos de los otros precios. Para el registro: yo estoy de acuerdo.

Ahora, el inconveniente que presenta esta “sencilla” medida -el motivo obvio por el que el actual gobierno se ha resistido a hacerlo- es que el valor del dólar es un componente del precio de todos los bienes. Los importados, por supuesto; los que utilizan insumos importados, aunque sea en transportarlos (el combustible se importa, recuerdan?); hasta los servicios, porque los que los prestan consumen bienes importados. Además, nuestra historia, tanto la de décadas atrás como la de la semana pasada, muestra que los comerciantes argentos se apresuran en aumentar los precios, anticipándose y “por las dudas” que la reposición sea más cara.

Entonces, en principio, cualquier aumento del precio del dólar oficial -aquél al que se importan los bienes- provoca un aumento de la inflación. Y un aumento brusco provoca un salto inflacionario. Lo comprobó este mismo gobierno K en enero de 2014.

En la vasta experiencia argentina en devaluaciones, con precisión en los últimos 60 años, hay un sólo caso “exitoso” (el calificativo es de Lavagna) que no se trasladó a los precios: la Gran Devaluación del 2002. La explicación es muy sencilla, y fácil de entender aún desde la teoría: La pobreza y el desempleo generalizados, la paralización casi total de la actividad económica en esos meses, hacían imposible que los precios aumentaran: Casi nadie tenía dinero para comprar.

Esa devaluación, la única que provocó un cambio duradero en la relación de precios interna, le proporcionó al gobierno de Néstor Kirchner un “colchón” de dólar “caro” que, más el aumento en el precio de la soja, le permitió mantener durante su gestión los superavits gemelos, comercial y fiscal. Ayudado por el hecho que los empresarios podían aumentar su producción casi sin invertir, utilizando la capacidad ociosa que les había dejado la recesión previa.

La situación actual no es la del 2002. Al contrario. Hay bolsones de pobreza, hay, sobre todo, desigualdad. Pero en todos los niveles de la sociedad se puede apreciar un boom de consumo. Los sindicatos han recuperado afiliados y capacidad de presión.

Al mismo tiempo, las presiones en favor de una devaluación importante son grandes, incentivadas por las declaraciones previas de los economistas del nuevo gobierno casi tanto como por las exigencias de cada sector.  Los industriales que exportan, deseosos de bajar el costo salarial en dólares -no porque su peso sea mayor que el de la maquinaria en términos absolutos, pero si en el costo marginal; los empresarios rurales, que ya dicen a través de un vocero informal “Los productores no van a vender los granos con un cambio de menos de $ 15”.

Frente a este panorama, hay un camino que está en el menú de recomendaciones tradicional de los organismos internacionales. Y también están las voces de los políticos que advierten que lleva a un abismo. Hoy, más tarde, les explico las alternativas que aparecen, a mi juicio. Felices sueños, sin pesadillas.

(Continuará)

22 respuestas a La escala de la devaluación que viene

  1. Mariano T. dice:

    El link nos da un ejrmplo interesante:Syngenta no consigue los dolares para importar productos o materias primas. Ya debe 200 millones de dolares a la casa matriz por ese rubro.Y es solo un caso de 9000 palos en esa circunstancia.
    Eso pinta la situación, como nunca pasó entre 2002 y 2011, al BCRA no le alcanzan los dolares de 9.70 para pagar importaciones esenciales. Hay que acudir al fiado o no importar.
    Tambien vemos que las aerolineas estan restringiendo ventas y otros sintomas, de que la devaluación ya se hizo, el dolar de 9.70 no existe, salvo para los que siguen exportando.

    • ricardo j.m. dice:

      pinta la estafa de lavar ganancias comprandose a si mismo sygenta como nunca entre 2002 y 2011.

      tambien vemos que nadie es tan estupido como para reservar vacaciones que no sabe lo que le van a costar.

      mentis marianote como sygenta que manipula la realidad

    • eduardo dice:

      restricciones de ventas de las aerolineas : el relato

  2. victorlustig dice:

    Lo triste de todo esto Abel es que nos han llevado a papers de los 50s 60s, leerlo parece un deja vu de la justificacion de la Standard y la batalla del petroleo, hay parrafos que podrian haber sido utilizados en esa epoca.

    en fin

    • Silenoz dice:

      No, en los 50s y 60s el estructuralismo, resumidamente, sentó el problema en la falta de ahorro, su consecuencia en los ’60 es el desarrollismo y su apertura a la entrada irrestricta de capitales (aventada por otros fenómenos geopolíticos ofcors)

      En realidad la explicación del fenómeno (ni mas ni menos que la restricción externa) sobreviene algunas décadas más tarde con Diamand y algo de Canitrot, Olivera et al

      • victorlustig dice:

        aha, debere copiar aqui los discursos de la Camara de Diputados del 54? en fin, es historia vieja, que, como todo en Argentina parece un eterno deja vu

      • Juan el Bautismo dice:

        quiero esas copias Vitor

      • victorlustig dice:

        cuando termines los examenes del CBC anda a la biblioteca del congreso
        solo te dejo la frase de Cooke

        “Combatí el proyecto petrolero. Han quedado en el aire críticas muy serias. Por ejemplo, los excesivos privilegios que se reserva la compañía extranjera en su proyecto, la falta de obligaciones concretas y compensatorias por la concesión buscada, el lamentable sistema de arbitraje, las prórrogas interminables del contrato”.

        John W. Cooke

      • Juan el Bautismo dice:

        jajaja pero vitor… ningun diputado k oficialista considero en esos terminos, los del cooke oficialista, los recientes contratos. Luego… ese Peron era un garca de cuidarse, no asi los K

    • Rogelio dice:

      Estimado Víctor, no acabo de comprender por qué sería “triste” recordar los papers de los ’50.
      En todo caso, se trata de nuestra propia historia y de nuestras propias luchas.
      Nosotros no renegamos ni nos avergonzamos de ellas porque, aún con sus limitaciones y debilidades, se trata de una historia gloriosa que nos ha permitido llegar hasta hoy. No le quepa ninguna duda que, por ser una historia fundante, también nos ayudará a abrir el futuro de par en par.

      ¿ Qué alternativas se ofrecen ?

      Saludos cordiales

      • victorlustig dice:

        no, lo triste es repetirla, evidencia que no aprendimos mucho, nadie hablo de avergonzarse, al menos no yo.
        Alternativas? espero el post de Abel al respecto, pero, si algo ha demostrado el peronismo es ser pragmatico, estamos como estamos por no haber sido asi este ultimo gobierno, aferrandose a consignas ideologizadas y siendo victima de su propia retorica, el ejemplo mas notable ha sido el Indec y la inflacion.

      • Rogelio dice:

        😉

  3. Alcides Acevedo dice:

    Es notable, la incapacidad de comprender cosas obvias es total.

    Lo cierto que que la economía, con el ritmo actual de “consumo” y “actividad” necesita muchos más dólares de los que genera, el último años tuvimos la ilusión del swap chino ¿alguien nos va a prestar 12 mil millones para sostener el espejismo?

    No sé como va a ocurrir, tiene que haber ajuste hacia abajo de TODOS los precios de la economía, la comida medida incluso al dólar blue está CARA, los salarios corregidos por productividad están CAROS, el gobieno K vende combustible importado por debajo del costo, etc, etc.

    La resaca de 12 años de mentira K será terrible.

    • casiopea dice:

      Alcides, Ud. no entiende. ¡Es que se puede imprimir comercio! En otros tiempos le hubiese dicho “esto no pasa en otros países”. Ahora sólo puedo decir que pasa en todos lados y que en todos lados va a llegar la cuenta.

    • claudio Maxl dice:

      “….. swap chino ¿alguien nos va a prestar 12 mil millones para sostener el espejismo?”.
      SWAP,.SWAP, SWAP…..CAMBIO, CAMBIO, CAMBIO…..NO ES DEUDA, NO ES DEUDA, NO ES DEUDA, je.

      Swap es cambio: China gira el ekivalente a 11.000 palos verdes en yuanes, Argentina gira el ekivalente a 11.000 palos verdes en pesos a China, como el yuan es convertible Argentina puede computar los yuanes del BCRA como dolares, China no puede hacer los mismo con los pesos. Xq China nos hace ese favor: somos su aliado estrategico en Latam. Reclarito, no?, je: a menos q Argentina utilice esos yuanes en lugar d custodiarlos en el BCRA el SWAP NO ES DEUDA. LA ARGENTINA K NO UTILIZO ESOS YUANES X ENDE NO CONTRAJO DEUDA X 11.000 PALOS VERDES CON CHINA.
      Eso si, los 11.000 palos verdes estan encanutados en gusanos…..en lugar d descansar en el BCRA, imbecilidad del gobierno K…

  4. messi dice:

    Cuando el ajuste es grande, vuelve el populismo?

  5. […] diferente de pez, como dirían los gringos. En los capítulos anteriores de este posteo, aquí y aquí, se mencionaron las razones por los que ese valor es una señal política para la tranquilidad o […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: