Otra mirada sobre la guerra que sigue

France-Hollande

El comentarista Alejandro Wald acercó esta tarde  un artículo sobre el rol de Francia, de Arabia Saudita, y de sus proveedores de armas, en la guerra y el juego del poder en Medio Oriente. Como muchos no leen las columnas de comentarios cuando se hacen muy largas (a veces ni siquiera yo), y me parece un aporte parcial pero valioso, se los copio abajo. Sirve para no obsesionarnos con la campaña, y que recordemos que el mundo exterior permanece ahí.

Apareció en La Jornada, y es un resumen en nuestro idioma del que fue publicado en Independent. El autor es Robert Fisk, y, aunque tengo reservas sobre los arabistas ingleses, de los que Lawrence de Arabia fue el arquetipo, reconozco que es un profundo conocedor de esa región. Y escribe muy bien.

Francia ataca al ISIS,  y vende armas a sus mentores

El país que le prestó su credo sunita wahabita a los asesinos del Isis en París no dará la más mínima importancia al hecho de que François Hollande sople y resople sobre la guerra. Arabia Saudita ya ha escuchado todo esto antes, todo lo del Nuevo Orden Mundial desde 1991, cuando George Bush padre acuñaba esa expresión sub hitleriana, e imaginaba un Medio Oriente en el que podría existir un oasis de paz, un lugar sin armas en que las espadas se convirtieran en arados, o al menos en buques petroleros más grandes y oleoductos más largos.

Los sauditas están demasiado ocupados haciendo volar en pedazos a Yemen en su enloquecida guerra contra los hutíes chiítas como para preocuparse de los locos sunitas wahabitas del Isis.

Su enemigo sigue siendo el nuevo mejor amigo de Estados Unidos, el Irán chiíta, y están tan empecinados como siempre en destronar al presidente alawita chiíta de Siria, aun si el Isis está en la primera fila de los enemigos de Bashar al Assad.

Arabia Saudita también sabe que la política exterior francesa ha favorecido el comercio tan fervientemente como alguna vez se opuso a un acuerdo nuclear con Irán, y miles de millones de dólares en armamento estadounidense seguirán fluyendo hacia el reino, a pesar de los nexos de este con el culto que destruyó 129 vidas en París.

Si alguien cree que Barack Obama va a disciplinar a la monarquía teocrática de los árabes sauditas, debería echar un vistazo a la propuesta de vender armas estadounidenses por valor de 1,29 mil millones de dólares al rey Salman, de 79 años de edad, para darse cuenta que a Washington no le interesa controlar la ferocidad del reino.

Riad ha dejado de bombardear al Isis en gran medida (¡sorpresa, sorpresa!), pero necesita armas desesperadamente después de quemar todos sus arsenales atacando a los yemeníes, hundidos en la pobreza. El contrato de venta de armas a Arabia Saudita ya fue aprobado por el Departamento de Estado norteamericano e incluye municiones fabricadas por la Boeing y bombas guiadas por láser tipo Paveway, construidas por la firma Raytheon.

Los hutíes, huelga decir, aún controlan la mayor parte de Yemen, incluida la capital, Saná, pese a que es pura mitología de Riad la supuesta asistencia militar que el grupo yemenita recibió de Irán.

Grupos de defensa de los derechos humanos han acusado durante mucho tiempo a los sauditas de lanzar ataques aéreos y de asesinar indiscriminadamente a civiles. Según cifras de la Organización de Naciones Unidas, estas muertes ascienden a 2.355. Cada una de estas vidas es tan preciosa como las 129 a las que se puso fin el pasado viernes.

Los estadounidenses y franceses presumiblemente querrían que los sauditas mataran a 2,355 miembros del Isis, pero esto no sucederá. El Congreso de EE,UU. ya autorizó a Obama a vender otros 600 misiles antiaéreos Patriot PAC-3, lo que aporta 5.400 millones de libras esterlinas a los bolsillos de Lockheed, a pesar de que los hutíes no tienen un solo avión.

Supuestamente estos misiles están destinados a proteger a los sauditas de un ataque aéreo iraní, que nadie en toda la región del Golfo cree que tendrá lugar.

En cuanto a las nuevas leyes de emergencia de Francia, ninguna de éstas afectará a los sauditas ni a ninguna otra nación árabe. En Medio Oriente, donde los dictadores locales, reyes y emires –casi en su totalidadaliados de Occidente– regularmente espían a sus ciudadanos, intervienen sus teléfonos y torturan a su pueblo, a nadie le importa si las nuevas leyes de Hollande restringen la egalité o la liberté de los franceses.

Para los sauditas, la batalla familiar entre el príncipe heredero, el ministro del Interior Mohammed bin Nayef, y el ministro de Defensa, Mohammed bin Salman bin Saud, de 30 años de edad y siguiente en la línea de sucesión, quien ha encabezado el bombardeo saudita a Yemen, es mucho más interesante que el futuro del Estado Islámico.

Y algo que interesa mucho más a Francia son sus propios y lucrativos acuerdos de venta de armas con Arabia Saudita, donde Hollande aún tiene esperanzas, algo lastimeras, cabe agregar, de suplantar a Estados Unidos y al Reino Unido como un proveedor de armas del máximo nivel. Tal vez crea que está en guerra con Isis, pero los mentores espirituales del así llamado califato permanecerán intactos“.

Anuncios

6 respuestas a Otra mirada sobre la guerra que sigue

  1. victorlustig dice:

    Yemen es el patio trasero de A. Saudita, no tiene petroleo y es solo la puerta de entrada al Mar Rojo y tiene Bab el Manded (la puerta de las lagrimas).

    Historicamente es lo que denomina choke point, desde los romanos, en la epoca arabe tomo ese nombre ya que los barcos pasaban por ahi y terminaban en los puertos del Mar Rojo con esclavos, estaba lleno de piratas, luego los portugueses en el primer intento de corner the market de especias trataron de tomarlo, los holandeses fueron a la fuente en Indonesia.

    Por eso Djibouti enfrente, dominio frances durante mucho tiempo, y por eso el lio, es la puerta de entrada a Suez por el sur

    Asi que eso va a ser un lio largo, y, sangriento, pero, como todo Medio Oriente lo es desde la epoca de Salomon, y antes quizas, por ahi pasaba a buscar a la reina de saba.

    De paso, supo tener una comunidad judia importante hace muchos años

    • Juan el Bautismo dice:

      ….efendi Vitor se concentra en el detalle banal de entrada a Suez, olvidando la zona de subduccion geologica del Mar Rojo, que permitiria a quien tenga su control, alejar o acercar Arabia a Iran a piacere, cual salame en piolin…
      Es un salame

  2. Claudiad dice:

    Me tomo la libertad de copiar un comentario escrito bajo el artículo de La Jornada, y que alude a la operación anti fracking que aludí en un comentario personal.Jorge Abel Ogaz Pierce levanta una punta del ovillo más que interesante sobre esos consorcios. Además de su genética financiera, claramente vendían armas como otra pingüe unidad de negocio.

    Punto para victorlustig , por brindar interesante marco al asunto.

    José Abel Ogaz Pierce • hace 2 días
    Los Grandes Consorcios Financieros Siempre Ganan

    Aunque la monarquía de Arabia Saudita, luchando por el interés de su gran corporación petrolera ARAMCO -de capital saudí y transnacional anglosajón simultáneamente- haya desatado la sobreoferta del hidrocarburo en el mercado internacional para dejar fuera de la competencia a los productores de petróleo y gas de esquisto bituminoso o “shale” en los Estados Unidos, los mismos conglomerados financieros (capital monopolista de un breve puñado de propietarios moviéndose en todos los sectores de la economía) que controlan la producción de hidrocarburos están posesionados de la fabricación de armas. Así, lo que dejan de percibir en materia de extracción, transformación y venta de esos energéticos y materias primas del petróleo no convencional, lo recuperan con creces en el negocio de la guerra con la realeza saudí, como nos lo muestran los billonarios contratos con las gigantescas corporaciones estadounidenses Boeing, Raytheon, Lockheed, Pratt and Whitney, Martin Marietta y otras similares. La sangre de pueblos inocentes salpica de fabulosas utilidades a los mercaderes de la muerte.

    • David (idu) dice:

      O sea que renuncian a la renta petrolera, con tal de tener la renta de las armas.

      Muy interesante, en el País de la Familia Ingalls.

  3. Interesante nota la de Robert Fisk, que ha sabido resumir bien todo lo que se dice sobre los intereses en juego, en algo que, en gran parte, no es más que la continuación de la guerra civil musulmana iniciada a poco de fallecer Mahoma.
    Si a la vocación expansionista del Profeta, creador de un sistema que es mucho más que una comunidad espiritual, puesto que se presenta como un movimiento político-religioso, le sumamos la decisión de reimponer, a sangre y fuego, la ley islámica estricta y la intensificación de la tradicional enemistad entre las diversas fuerzas sectarias musulmanas, particularmente entre los dos grupos principales, los sunitas y los chiitas, se podrá entender mejor lo que ocurre en esa zona. Por supuesto, a ese escenario hay que agregarle que, tanto los “occidentales”, como los “orientales”, siempre han andado pescando en aguas revueltas por esa zona, apoyando a veces a una facción, otras veces a su rival, lo que no hace fácil los análisis políticos.

  4. Mariano T. dice:

    Me parece que si este conflicto dura lo suficiente, va a cambiar un montón de alianzas en Medio Oriente.Por lo pronto, estamos hablando de Medio Oriente sin mencionar a Israel, el conflicto principal parece pasar por otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: