El peronismo, el kirchnerismo, después del 10/12

peronismo

Un título ambicioso, no? Pasa que me sentí desafiado a plantear mis ideas – que son también mis apuestas – frente a la ruidosa preocupación que vuelven a mostrar muchos opositores – antiperonistas y/o antikirchneristas – sobre el tema. Están en su derecho, pero el punto que me fastidia es que hablan como si ellos conocieran la auténtica naturaleza del peronismo, y estuvieran en condiciones de distinguirlo del kirchnerismo. Uno puede comprender, aunque no la acepte, esta actitud en un venerable anciano que haya estado en la Plaza el 17 de octubre, o en alguien, sólo un poco más joven, que afirme haber luchado en la Resistencia (“ese se resistía a tomar whisky nacional“, decía de alguno el Gallego Álvarez, conocido por su lengua afilada).

Pero escuchar a un notorio gorila diciendo que el kirchnerismo no es el verdadero peronismo… Y ahora se está poniendo de moda, por la influencia de uno de sus filósofos favoritos, Jorge Asís, una sutil inversión: el kirchnerismo no sería más que una máscara transitoria, y el peronismo de siempre, oportunista y corrupto, se apresta a descartarla.

Para discutir este asunto, y no hacerlo demasiado largo, quiero aclarar desde donde opino: Aunque me considero un tipo realista, no soy realista en el sentido que en la filosofía de la Edad Media europea se le daba a esa expresión: sostener la realidad autónoma de los conceptos. Para mí el peronismo es inseparable de los peronistas, de los hombres y mujeres, centenares de miles, millones, que se reconocen como tales, y de sus actos. Pueden equivocarse – son humanos – pero no hay una teoría abstracta que autorice a corregirlos. En todo caso, lo hará la realidad, que como le gustaba decir a Perón, es la única verdad.

Hasta ahí la filosofía. Vamos a lo concreto. La experiencia kirchnerista que se inicia en mayo de 2003 puede ser separada en etapas: el gobierno de Néstor y los dos de Cristina no han sido idénticos. Además, está dividida, en forma más profunda, por el enfrentamiento con las patronales rurales en el 2008. Y también pueden distinguirse por las circunstancias externas: el “viento a favor” que ayudó a los exportadores de commodities en este siglo ha empezado a volverse en contra para todos los países llamados “emergentes”. Entre ellos, la Argentina. De todos modos, es evidente, para partidarios y para casi todos sus opositores, la unidad subyacente.

Bueno, también es evidente que esa experiencia se termina. El gobierno que viene, casi seguramente el de Scioli, será parte de otra experiencia. Las declaraciones de los otros candidatos presidenciales, y los nombramientos que anuncia DOS, lo dejan bien claro.

Eso sí, como le gustaba decir a la militancia K, esa experiencia es irreversible. Toda experiencia lo es, por supuesto: no se puede volver al pasado, aunque a menudo en la historia se trata de hacerlo. En el caso de estos doce años, la continuidad, con altibajos menores, de un nivel relativamente alto de empleo, con paritarias funcionando, cobertura jubilatoria ampliada, políticas sociales que sirven de colchón, una inflación alta pero no descontrolada, crean un mínimo de expectativas en las mayorías.

No estoy diciendo que lo alcanzado sea satisfactorio, ni tampoco que satisfaga a la mayoría. Una gran parte, hasta un tercio, de ese empleo es en “negro”; hay una pobreza estructural – ¿16, 17 %? – que esas políticas sociales alivian pero no eliminan… Y siguen los problemas estructurales clásicos de la Argentina moderna: restricción externa, baja inversión privada… Hablo de un “piso de expectativas” que, como esta experiencia no termina en una catástrofe: recesión feroz, hiperinflación, … – evitarla ha sido para mí el logro fundamental de los gobiernos K, comparados con los de los últimos 60 años – la población no está dispuesta a renunciar. Cualquier gobierno que no cumpliera con él, no importa sus intenciones, pagaría un precio carísimo. Y convertiría a la variante kirchnerista del peronismo, en lo que fue después de su caída la versión original: el recuerdo de un paraíso para las mayorías. ¿Usted lo tiene claro, Daniel, no es así?

Como sea, esto es sólo parte de la cuestión. El kirchnerismo es algo más que una experiencia de gobierno. Me interesa plantear lo que creo que pasará con él, con un presidente que no se llame Kirchner. Pero se ha hecho tarde. Lo sigo luego.

(Continuará)

25 respuestas a El peronismo, el kirchnerismo, después del 10/12

  1. Musgrave dice:

    Trampa
    No vale q nos dejes el post sin terminar
    Ahora quiero mas

  2. Tiene razón, Musgrave. Esto lo debe haber aprendido de Hitchcock.

  3. victorlustig dice:

    es cierto Mus, lo mismo

  4. Veremos como sigue la cosa, pero hasta ahora parte del kirchnerismo está con Massa, y los que estarían con Scioli son más bien cristinistas, aunque ahora, para bien, se le están acercando algunos peronistas, como Gustavo Ferrari y De Narváez.

  5. ricardo j.m. dice:

    yo creo que si vamos a hablar de la necesidad de negacion de la opo hablemos de eso que es la unica razon de esta discusion.

    aca hay un gobierno peronista que goberno desde la doctrina de la unica manera posible, con las caracteristicas reales de los hombres y mujeres , con las necesidades del pueblo como agenda y en los limites que construyen los tiempos historicos.

    lo demas si k si no k , si corrupto, si viento de cola si esto o aquello son las estupideces de la opo a las cuales damos bola por humanidad y porque no necesitamos como ellos la superioridad de clase como unica condicion para tener razon. como bien expresan aca los comentaristas opos desde hace 8 años hablando pelotudeces.

    o sea, que las condiciones objetivas de la economia mundial sean en determinado momento favorables y que esta situacion sea bien utilizada por un gobierno para desarrollar o, como en nuestro caso. arreglar un poco el desastre que dejaron. sea criticable es tan estupido y tan piantavotos que amerita un replanteo de la capacidad de nuestra lengua para construir metaforas.

    y sin embargo todavia

    • David (idu) dice:

      Hola, Ricardo JM

      En realidad no opino ni opiné antes sobre futurología electoral, ya que en principio es al cuete.

      Basta esperar unos días, y sabremos de qué se trata.

      Lo que me trae algo de esperanzas, es que tal vez, oyendo hablar a los candidatos, los comentarios como el tuyo cambien de tono.

      Reemplazar la violencia verbal y el resentimiento de estilo cristinista por un idioma más clamo y sereno, aunque sea del estiio Scioli.

      ¿Podré llegar a ver que no utilices términos como “la única manera posible”, “estupideces”, “necesidad de negación de la opo”, “superioridad de clase”, “si corruptos”, “piantavotos”…?

      Que no nos den bola por humanidad solamente. digo…

      Y que en caso de ganar Scioli, no lo entren a tratar de “traidor” a los 10 minutos de asumir, haga lo que haga.

      También espero la continuación, Abel.

      Gracias desde ya.

      • Jose dice:

        Para esperar a 10 minutos después de que asuma hay que usar anteojeras y no mirar a Blejer, Berni, Urtubey, Casal, Granados, Bein “y siguen las firmas”

      • shogun dice:

        “violencia verbal”?? je je je jo

    • Juan el Bautismo dice:

      David te “olvidaste” de todos los años de calma y serenidad, de todos los años que les costo empezar a difamar con la mentira Skanska, 1050, etc. Es facil recordar como les costaba horrores intentar hacerle saltar un poquito la pintura a un proyecto honesto, acertado. Todos esos años fueron de dialogo cordial. Ahora tienen que dar el ejemplo de eso que reclaman. Muchos años de ejemplo.
      Se necesitan dos, tres…muchos ricardos

      • David (idu) dice:

        ¡Oh, si! Ahora recuerdo: hubo “calma y serenidad”, al menos durante la presidencia de Néstor.

        Con Skanska y el recuerdo de la 1050.

        Sucede que la corrupción y sus dineros mal habidos (te olvidaste de los “fondos de Santa Cruz”, no está (no estuvo) en la agenda del imaginario colectivo.

        Claro, todo cambia cuando la situación económica se vuelve áspera, entonces nos vienen los ataques de “honestismo”, además, obviamente, de reafirmar una y mil veces que somos “derechos y humanos”, mientras descalificamos a un juez por “viejo”, y a un fiscal muerto por “putañero” y procesamos a su madre por “chorra”.

        Eso es lo que pasó (pasa) durante el gobierno de la sucesora de Néstor.

        Entonces viene la “crispación”, que comenzó a hacerse más y más evidente. Las agresiones y descalificaciones a “casi” todo el mundo, desde Obama y “las corporaciones”, hasta la comunidad judía. Y encima por cadenas ilegales, fue en un “crescendo” cuyo “climax” fue este año.

        Que felizmente terminará, porque es un estilo personalísimo de Cristina, no transferible a ninguno de los candidatos.

        Por supuesto, nada impide que los dos, tres, muchos Ricardos o Leandros sigan con la épica cristino – lacamporista, lo cual será bastante bizarro y gracioso para leer.

        Veremos…

      • Ud es bastante bizarro y gracioso para leer.

      • David (idu) dice:

        Gracias, Político.

        Si, puede ser: mi referente es Woody Allen: ingenioso, cruel, judío, sufriente, tenaz, divertido, bizarro…

      • Mariano T. dice:

        “proyecto honesto”.El humorista es Juan.

  6. Mariano T. dice:

    Los tiempos económicos se van acelerando conforme la bomba que deja Cristina ( a sabiendas, no es magia) se acerca a la hora de la explosión. Hay que desarmarla en término de no demasiados meses. El trabajo político es que Scioli no sea culpado por lo que hereda, que sería algo injusto,y lograr colaboración de todos, sobre todo si a sus economistas les explota la bomba al desarmarla.

  7. Baro dice:

    Una “bomba” activada 12 años atrás que estallaría exactamente al minuto de concluir el tercer mandato consecutivo.¡Pavada de precisión para calcular la cuenta regresiva!

    • Mariano T. dice:

      La bomba se empezó a construir en 2011. Y la única pericia de Kiciloff es Hacer aguantar hasta ahora, en vez de evitar inflarla.

      • Flic dice:

        Así que es una nueva bomba?… la de Nestor no explotó, cierto?… bueno, esperemos la 2011… pero no se vayan olvidar los fósforos por los campos…

  8. Silenoz dice:

    Ja ja…

    Grosísimo el “companheiro” Flics… ja ja…

  9. No hay de que preocuparse. Por el “vacío” existente en el Banco Central, se va a apagar la mecha.

  10. Raúl C. dice:

    Respecto al tema de los gorilas hirsutos que pretenden que saben ‘qué es en realidad el peronismo, cosa que el kirchnerismo no es’, tenemos otro aspecto de la cuestión:

    ¿Qué es o qué caracteriza a ese ‘verdadero peronismo’?

    Viendo a personajes como Menem presidente y muchos de sus funcionarios, y ahora a gente como De Narváez, Massa, Barrionuevo, J. Bárbaro, Asís mismo, Moyano, De la Sota, Urtubey, los periodistas Roa y Pepe de Clarín, etc. me pregunto:

    ¿Qué es exactamente lo que los distingue de la derecha conservadora?
    Yo no lo pude descubrir.

    El gorilismo es por principio anti-P., pero valora positivamente al ‘peronismo anti-K.’ por una vía oblicua (siendo ‘enemigo de sus enemigos’).
    Es decir, valora positivamente a ese peronismo tan parecido a ellos mismos.

    • David (idu) dice:

      “Todos somos peronistas”, decía el General.

      Ya sé, Abel. Es repetido.

      Pero es una virtud recitarlo al Líder, ¿no?

  11. […] ven, lo pensé mejor y decidí recortar el tema en la continuación del posteo. Del peronismo que viene – que siempre está viniendo, no es así, compañero Antonio […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: