El futuro del kirchnerismo, en Mendoza

Hamlet

Marcelo Padilla, cuyano, sociólogo, periodista, militante apasionado, me honra enviándome sus artículos, que habitualmente publica en su columna de Mendoza Online. Subo pocos: cuando algún texto suyo me impacta, o cuando los reflectores de la política están puestos ahí. No tengo el tiempo ni la energía para mantener un portal de los peronismos locales – aunque sería interesante, no? Un mapa social de la Argentina…

La cosa es que leí éste y me di cuenta que, además la información de su provincia, que otros visitantes, como Ñandú, discutirán, mostraba una dinámica que el kirchnerismo, como realidad política dentro del peronismo, va a enfrentar. Y también los otros sectores del peronismo. En especial en la Región Centro (la describí hace poco en el blog: el interior de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza, más la C.A.B.A. La Argentina moderna y competitiva, la llama Héctor Huergo; la del modelo agroexportador, elitista y conservador, apunta mi socia Flor Benson. Como Messi y yo somos pechos fríos 🙂 simplemente digo que ahí hay más votantes prósperos).

En una provincia que va a ser gobernada por el radical Cornejo, con departamentos populosos en manos de los radicales, en medio de un peronismo clásico más bien dividido entre azules y naranjas y, un país en manos del sciolismo (probablemente) la pregunta es: ¿qué será del kirchnerismo mendocino? Es una invitación para pensar más que para especular con sospechas.

Veamos un poco el panorama. Si tomamos los resultados de la interna allá lejos, el kirchnerismo llegó al 11% de los votos. Es un número porcentual para nada excluyente si tenemos en cuenta que aquí, en las Viñas de Balbo, la resistencia fóbica a Cristina se ha hecho carne en amplios sectores medios. Y, por qué no decirlo, en algunos bajos. Excluyo por supuesto a los altos.

El peronismo clásico que sabe de gestión, haya perdido o ganado en los municipios, por naturaleza sabe adaptarse a los tiempos. Por el peronismo clásico también pasó el menemismo (no olvidarlo). Y luego supo reponerse de la estocada del riojano para activar el imaginario peronista con Néstor y Cristina. El PJ mendocino tiene su saber propio: acompaña a quien conduce sin tanto cuestionamiento. Y hoy, al que ven como conductor de hecho, es a Scioli. El PJ forma parte del armado del sciolismo nacional peleando relaciones, buscando, cada sector interno -azules y la corriente-, asomar la napia para primeriar.

Los azules son los que ganaron/retuvieron sus intendencias y piden pista. Se saben merecedores de la conducción del peronismo menduko. Los resultados mandan. Y lo sacan a relucir despacito. La corriente perdió sus derpas. Pero corren con ventaja: la relación con Daniel Scioli, lejos de haberse roto por esas pérdidas departamentales (y provinciales), se ha sostenido y, tal vez, fortalecido. La Corriente lo ve a Ciurca como el nuevo Chueco Mazzón del peronismo Scioli. A eso apuestan. Y ahí está la fortaleza de ese sector que por ahora frena cualquier tipo de discusión interna, porque saben que van por ellos cuando salten los tapones si sigue lloviendo. Azules y Naranjas.

Y el Sur que también existe, que tiene color propio con los hermanos Félix. Los sanrafaelinos no solo piden pista sino que aspiran a gobernar el peronismo primero y la provincia después. Igual que los azules. Aunque parezca demasiado anticipado, ya hay pensamientos en ese sentido: recuperar la provincia es recuperar la conducción del PJ. Así se piensa, por ahora. El tema es, y aquí viene la pregunta del inicio, qué será del kirchnerismo mendocino entonces, en este contexto que puede llegar a ser de voracidad por conducir y mantener buenas, excelentes, inmejorables relaciones con Daniel Scioli…. ¿Ah?

Intentaré un desgrane de este sector que forma la tercera pata de la mesa (el peronismo mendocino es una mesa de tres patas, se me ocurre, o cuatro: azules, naranjas, turcos y k puros) veamos entonces de qué está compuesto ese kirchnerismo local y cómo ha quedado luego de la interna primero y de las elecciones a gobernador luego.

El kirchnerismo hoy, arriesgo de entrada, no existe como tal. La figura de Guillermo Carmona conductor del sector en Mendoza se diluyó tras las PASO y más aún con la derrota de junio. Hoy por hoy, los sectores que se aglutinaron para la interna, son orgas diaspóricas que solo tienen como conductores al jefe político de su sector, y punto. Podrán tener, mantener o articular buenas relaciones, pero no se ve que haya un salto de calidad desde aquella unidad electoral. Carmona no es jefe más que de sí mismo. Es buen tipo, lo valoran así, pero no lo sienten conductor. Es decir, el carmonismo, así, como sector, no existe. Lo que existen son orgas que tienen representación nacional. Movimiento Evita, La Cámpora, Kolina, La Túpac Amaru, Nuevo Encuentro, el MUP, el partido de Heller, y alguno que otro espacio más chico. Son esquemas con dinámica propia. Se pisan los talones en el territorio, son celosos, y tienen riesgos de caer en el sectarismo, a su pesar.

Algunos metieron alguito en la legislatura provincial, otros en algún Consejo Delirante, y los que más en el Congreso Nacional (meterán). Sin embargo los une el antipejotismo. Y ahí se miran las caras. No han dado todavía, no sé si lo darán, un salto de armado superior para conformarse como sector político orgánico. Tienen sus lógicas propias, que aquí se ven chiquitas y mezquinas. Si no arriesgan a inventar un espacio sincero donde se agrupen desde una articulación más generosa, quedarán como barquitos de pescadores artesanales en medio de los pesqueros japoneses. Y de ahí a la dilución hay un paso. Si no hay respuesta nacional de sus orgas, se mueren lentamente y se dispersan. Todos merecen respeto, pero…

Yo los comparo con los troskos en la provincia por el caudal que juntan y representan. El FIT y el Kirchnerismo en Mendoza tienen casi el mismo nivel de representación en la población. La diferencia es que los troskos, por ahora, se muestran y mantienen más unidos –aunque se maten a través de sus diarios partidarios (PTS y PO).

El salto de calidad de los K los llevaría a otro nivel de discusión, pienso, porque es desde ese sector donde se pensaría más estratégicamente y no solo tácticamente. Pero así, se los come la coyuntura.

Es que el peronismo clásico tiene historia en sus territorios retenidos o perdidos. Hay historias allí que cuentan oralmente al peronismo de las comarcas sin tanta ilustración, y hay jóvenes que tiene hambre. En cambio el kirchnerismo nació con Néstor, y se mantiene con Cristina. Y la década ganada ya se ganó. Es una oportunidad la que tienen: armar el gran sector o la pata firme para construir, o la nada“.

Anuncios

7 Responses to El futuro del kirchnerismo, en Mendoza

  1. Capitán Yáñez dice:

    ¡Madre mía… qué bolonqui!
    Diríase que ni siquiera en la infinita PBA hay mesejante despiporre del que no puedo opinar porque no tengo ni p… idea de quién es quién (es más: en mi larguísimo -¡ay!- derrotero vital y forestal ni siquiera he pisado Cuyo alguna vez (es lo único que ni siquiera he pisado de este bendito ispa).
    ¿Es aplicable al caso mendocino aquello de que “somos como los gatos… parece que nos estamos peleando pero en verdad nos estamos reproduciendo?.
    Esperemos que si.
    Con kirchnerismo o sin él, por cierto.

  2. guido dice:

    Yo agregaría algo que ya se ha discutido aquí en estos años y que, me animo a arriesgar, es generalizable a todo el país (ya me dirá Marcelo si me equivoco con Mendoza): al interior del peronismo el kirchnerismo -brevemente: aquellos que se han sentido representados por Néstor y Cristina, ideológica, política y, porqué no, afectivamente- no es reducible a los llamados “k puros” o las orgas como La Cámpora, el Evita, etc. El kirchnerismo atraviesa transversalmente a la mayoría de las agrupaciones y espacios que constituyen hoy el peronismo. Aún aquellas que coyunturalmente pueden parecer menos cercanas. La propia pluralidad interna, resultado de que su conformación tiene más que ver con historias compartidas, lazos personales -inclusive de parentesco- o hasta laborales más que opciones ideológicamente determinadas, de las agrupaciones en parte permite que haya kirchneristas “mezclados” con compañeros que nunca se fumaron a Cristina en el mismo espacio. Pero en el promedio general, creo, estoy más o menos convencido, la impronta de Néstor y Cristina, más allá de que cada uno la lee a su modo, no va a desaparecer fácilmente. Se equivocan fiero, me parece, los que identifican linealmente el liderazgo de N&C con el de Menem, son de naturaleza diferente. Y esa impronta va a permanecer aún en el marco del esperable eclipse de Cristina y -esto último más deseable por quien escribe- aquellos sectores del kirchnerismo que intentaron una suerte de ortodoxia a destiempo, porque es bastante estúpido ser ortodoxo de algo en construcción (y por ende maleable) y se parece demasiado a armar una quintita.

  3. Leandro dice:

    Bueno, esta nota también vale para la situación del Kirchnerismo en Córdoba. Mi experiencia me dice que desde la conducción se instrumentaron siempre políticas tendientes mas bien a AMONTONAR pero siempre evitando organizar. Nunca se quizo armar y organizar. Si se arma y se organiza después eso tiene peso propio y por ejemplo por ahí pasa que no lo podes frenar, por ejemplo, si quiere enfrentar electoralmente a De la Sota, cuando tu conveniencia nacional es negociar.
    En fin

  4. No la tienen fácil los K mendocinos. Mas allá de sus divisiones internas, el problema es la impronta conservadora que permea a toda esa sociedad y sus partidos, incluido el PJ.

  5. […] los (muchísimos) militantes que hoy se referencian en ese concepto. Marcelo Padilla, por ejemplo, se preguntaba recién sobre el destino, en un peronismo sciolista, de las expresiones mendocinas de “Movimiento Evita, La Cámpora, Kolina, La Túpac Amaru, Nuevo Encuentro, el MUP, el […]

  6. Esther dice:

    Abel:

    «No tengo el tiempo ni la energía para mantener un portal de los peronismos locales – aunque sería interesante, no? Un mapa social de la Argentina…».

    Más que interesante: sería un gol de media cancha.

    Lo sé, requiere trabajo, mucho, y como no soy quien lo hará, no diré más que lo dicho. Y que me tendrían de lector fiel, claro.

    Un abrazo,
    Esther

  7. Es interesante el planteo de a dónde van los militantes kirchneristas,hasta ahora a llorar al calvario de ser k.El PJ lasherino no solo nos excluyó sino que el solo nombre de Cristina podía ser motivo de que te sacaran de la cancha de cualquier posibilidad de opinar e incluso de aportar al proyecto. Miranda en el ultimo discurso antes de las presidenciales en el partido a que fui invitada por error supongo, dijo estos pelotudos hablan de que el candidato es el Proyecto, las pelotas ! enfatizo.
    Y después de no convocar a nada si total el ya era Diputado Nacional no hizo nada para sumar ni un voto. No había cotillón para militar. Y los militantes salimos metiendo la mano en nuestros magros bolsillos a sumar volantes explicando el proyecto y poniendo el cuerpo donde gustara llamar. Sabiendo que mirabamos a Scioli con tanta desconfianza como vimos a Néstor en el 2003. No se si esto aporta, pero es un relato de la vida real de un militante comprometido con el Proyecto. Hoy poner el cuerpo al servicio de tratar de no perder puestos de trabajo. Porque el que se quedo sin trabajo alguna vez sabe que es muy difícil de remar no solo de lo económico, sino de lo emocional.Aunque unos te miren con desconfianza porque están tan acostumbrados a que nadie hace nada sino sacan algún rédito y esos son los peronistas de todas las horas. A los radicales no les entra en la cabeza que alguien que no lo echaron sea solidario por las puras.
    Un abrazo. Y espero que esta lucha encuentra su lugar.
    Patricia Encina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: