El ARSAT-2 y la ley de Desarrollo de la Industria Satelital argentina

Nuestro segundo satélite geoestacionario Arsat-2 está en órbita. Se desacopló del cohete Ariane 5 y ahora se prepara a emprender el largo viaje a su destino definitivo, a 36.000 kilómetros de la Tierra. Como el Arsat-1, fue fabricado por la empresa estatal rionegrina INVAP. Está en condiciones de ampliar la cobertura de servicios de telecomunicaciones a todo el continente americano, norte y sur.

Ya subí la historia de este satélite hace pocos días. Y si ponen en el Buscador del blog (en la columna de la derecha) las palabras ARSAT, INVAP, TRONADOR, encontrarán mucho material sobre este tema (Resuena conmigo. Creo que la exploración espacial es el equivalente de las catedrales medievales para nuestro tiempo). Esta tarde estuve ocupado y no tuve tiempo para escribir. Y todos los medios, aún los opositores, con mayor o menor mezquindad, les darán los detalles.

Quería acercarles el texto del proyecto de ley de Desarrollo de la Industria Satelital argentina que la Presidente Cristina Fernández de Kirchner anunció recién que enviaría al Congreso. Lamentablemente, no está todavía en la Red, o no lo pude encontrar. Una página en Télam me confundió en un primer momento y subí algunos fragmentos, pero después me di cuenta que se trataba de Argentina Digital (Igual, vale la pena leerlo; lo encuentran aquí).

Por eso, eliminé lo que había subido (disculpen, suscriptores), y prometo comentarlo cuando acceda a él.

16 respuestas a El ARSAT-2 y la ley de Desarrollo de la Industria Satelital argentina

  1. Alcides Acevedo dice:

    ¿El gobierno envió una Ley prometiendo la construcción de una Pléyade de satélites?

    Es el típico fetichismo latino por la palabra escrita…

    Acá tengo un documento de hace más de 20 años, lo sancionó nada menos que Menem:

    APROBACION DEL PLAN ESPACIAL NACIONAL.Decreto Nacional 2.076/94
    BUENOS AIRES, 28 de Noviembre de 1994
    Boletín Oficial, 1 de Diciembre de 1994

    B.2.3: Acciones B.2.3.1 SAC-C/A: Prueba tecnológica del SAC-C, con lanzamiento a mediados de 1998 en el Transbordador Espacial.

    B.2.3.2 SAC-C: Mantener la misión tal como está definida en la actualidad, con lanzamiento provisto por la NASA (Estados Unidos) en 1999. Los principales instrumentos que componen la carga útil son:

    i) cámaras de teleobservación en el rango óptico de media y alta sensibilidad radiométrica y resolución espacial media, ii) mediciones de campo magnético y de parámetros atmosféricos, iii) instrumentos de localización y rastreo y iv) mediciones de la influencia de la radiación en componentes.

    B.2.3.3 SAC-D/E: Continuación de las misiones SAC, definidas en cooperación con la NASA (Estados Unidos), dedicadas a teleobservación y ciencia, que se han reformulado para privilegiar fuertemente la observación terrestre, con el objeto de satisfacer las demandas locales y regionales. La Misión SAC-D/E deberá adecuarse a estas demandas, las cuales están orientadas fundamentalmente a temas tales como seguimiento de cosechas en períodos críticos, aplicaciones oceanográficas, seguimiento de desastres naturales, etc. La carga útil deberá comprender, por lo tanto, cámaras de teleobservación en el rango óptico, compatible con la del SAC-C, pero adecuadas en lo que respecta a la resolución espacial y la revisita, a los objetivos específicos de la misión.

    Para cumplir con estos objetivos se ha diseñado una misión combinada de dos satélites, previéndose ambos con cooperación internacional: el SABIA 3 (Satélite Argentino Brasileño de Información en Agua, Agricultura y Ambiente) y el SATCOOP (denominación provisoria), Satélite de Cooperación principalmente entre Argentina y España.

    La fecha de lanzamiento prevista para ambos satélites, SABIA 3 y SATCOOP, es el año 2002.

    B.2.3.4 SAOCOM: dedicado a la teleobservación con microondas, utilizando como sensor un radar de apertura sintética (SAR). Esta misión puede incluir una cámara en el rango óptico compatible a las utilizadas en la línea anterior, aunque con mayores capacidades.

    De este modo se cumple con el requisito de mantener la continuidad en la prestación de servicios ofrecidos a los usuarios. La fecha de lanzamiento prevista es el año 2003.

    B.3 PLANIFICACION DE TAREAS Y CRONOGRAMA B.3.1 Tareas en Curso (1997-1998) 1. Construcción, puesta en órbita y operación del SAC-A Construcción, integración y ensayos del SAC-C Estudio de factibilidad y diseño conceptual de la misión SAC-D/E Vuelos de modelos experimentales de radares, como prueba tecnológica del SAOCOM.

    Factibilidad y perfil de la misión SAOCOM, diseño conceptual.

    B.3.2 Corto Plazo (1999 – 2002) 1. Ensayos; operación del SAC-A 2. Puesta en órbita y operación del SAC-C 3. Construcción, integración, ensayos y puesta en órbita del SAC-D/E 4. Diseño y construcción del radar para la misión SAOCOM y pruebas funcionales 5. Ingeniería de detalle y construcción del SAOCOM 6. Definición de futuras misiones (posteriores al 2008) B.3.3 Mediano Plazo (2003 – 2008) 1. Operación del SAC-C 2. Operación de la misión SAC-D/E 3. Integración y puesta en órbita del SAOCOM 4. Operación del SAOCOM 5. Ingeniería conceptual y de detalle de futuras misiones

    Interesante… el plan se venía cumpliendo bastante bien hasta el 2001, después vino la crisis y el programa quedó detenido.

    Y para los incrédulos aquí otra “Ley” que habilitaba la construcción del publicitadísimo reactor nuclear “100% nacional” CAREM:

    LEY DE FINANCIAMIENTO PARA EL PROYECTO CAREMLEY 25160
    BUENOS AIRES, 1 de 1999
    Boletín Oficial, 1 de Octubre de 1999

    ARTICULO 1 – Autorízase, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 15 de la Ley N 24.156, la contratación por parte de la Comisión Nacional de Energía Atómica del Proyecto CAREM patentado por la CNEA e INVAP S.E., que implica el desarrollo y la construcción de un prototipo de reactor innovador de baja potencia para la producción de energía eléctrica y cuyo plazo de ejecución excede el ejercicio financiero 1999, de acuerdo con el detalle obrante en la planilla anexa al presente artículo

    Espero que haya sido de ayuda.

    • Daniel E. Arias dice:

      Un gusto reencontrarlo, Alcides.

      Respecto de los atrasos de la CONAE para cumplir a cronograma rabioso con su plan satelital, hay que tener en cuenta que nuestra agencia espacial siempre funcionó con presupuestos muy bajos. Añado como detalle no menor que los satélites SAC C y D, se atrasaron fundamentalmente porque debieron sufrir repetidos rediseños a medida que otras agencias espaciales como la brasileña, la italiana, la danesa, la propia NASA y siguen las firmas, sin duda malinformadas acerca de nuestras capacidades, nos pedían autorización para subir algunos de sus sensores a bordo. En sistemas complejos donde no sobra jamás un gramo de masa o un kilovatio de potencia -todos los satélites son así, salvo los rusos-, un instrumento nuevo obliga a una reingeniería general.

      De todos modos, es patente que el SAC-C salió al espacio en 2000, no en 1998, y me extraña que la redacción de la ley incurriera en un dislate técnico como que podía ser lanzado por un Taxi Espacial de la NASA. La verdad es que ni la altura ni el tipo de órbita del Taxi habrían servido para lanzar un satélite polar helisincrónico sin que éste tenga medios de propulsión. Hay que ir casi 300 kilómetros por encima del techo del Taxi, y además girar alrededor de 90 grados hacia un polo.

      Pero bueno, aunque la ley no estuviera escrita por alguien del palo espacial, hay que reconocer que el SAC-C salió bastante bueno. Debía durar 5 años y aguantó 13.

      El SAC-D, lanzado en 2010, no tuvo tanta suerte (llegó al 80% de su vida operativa planificada), pero con el 100% de sus principales misiones científicas cumplidas. La NASA, sin duda engañada por su escasa experiencia satelital, se equivocó y nos confió un sensor de 150 millones de dólares para poner a bordo.

      Los SAOCOM son los que más se atrasaron. De hecho, recién ahora se los está terminando. Sabrá disculpar: somos el segundo país del mundo, después de Japón, que intenta la exageración un poco bestia de poner en órbita radares en banda L. Como sabrá Ud., estos instrumentos activos consumen una enormidad de potencia, al punto que en 10 minutos de funcionamiento le descargan las baterías, y hay que recargarlas en los 45 minutos en que el satélite vuela bajo el sol y sin eclipsamiento, y además para que tengan el plus de potencia que implica mantener vivos todos los sistemas y subsistemas ajenos al radar cuando el satélite vuela en la sombra terrestre.

      Ningún país quiso vérselas con una antena tan desmesurada como la que necesita un radar L en órbita, salvo para experimentos tecnológicos. Pero la CONAE incurrió en esta demasía porque necesita suficiente potencia de emisión como para saber el contenido de agua de los suelos de agricultura (sin duda, un tema sin importancia en nuestro país), o detectar si hay una inundación en ciernes oculta por bosque, o por un techo de nubes de 15 kilómetros de profundidad (¿se acuerda del flash-flood que sorprendió a Reutemann y mató a 53 santafesinos en 2003, y después como a 100 más por efectos secundarios?). En fin, caprichos de la CONAE de hacer lo que nadie hizo antes. Pero bueno, estamos hablando además de radares de apertura sintética, capaces de efectuar barridos de señal de decenas de grados de arco sin que la antena se mueva un milímetro, ya que si una pieza giratoria se rompe en órbita no se puede llamar al Automóvil Club Argentino. Lo dicho, caprichos.

      Dicho sea de paso, don Alcides, Ud. que sabe bocha de defensa, sabe que si le sale bien un radar de apertura sintética en banda L, seguro que puede hacer algo mucho más reducido en banda X para que viaje en un avión o un drone, y le otorgue a nuestras FFAA una capacidad de control aéreo de un enorme campo de batalla como sólo la tiene Brasil, y con radares ajenos.

      En cuanto al CAREM, mi proyecto favorito desde 1985, cuando lo conocí… se está construyendo desde 2012, sin más atrasos que los inevitables para una tecnología 100% propia y 100% nueva. No hay ningún reactor de potencia de refrigeración puramente convectivo y sistemas primario y secundario compactados adentro del recipiente de presión EN EL RESTO DEL PLANETA. La ley de 1999 que AUTORIZA (no obliga) a construirlo se la debemos a los esfuerzos que hicieron Aldo Ferrer y Dan Beninson en la dirección de la CNEA sobre un parlamento tan impresentablemente entreguista y menemizado, que se dejaba guiar en materia energética por esa extraña coincidencia de antinuclearismo que junta aquí (y en todo el mundo) a Greenpeace con las petroleras extranjeras.

      Sabrá apreciar que la sanción sin efectivización de la ley es responsabilidad de los gobiernos que la incumplieron, y desde 1999 a 2003 hubo varios, algunos bastante efímeros, y ninguno que haya dejado obras sino más bien desmanes. En cuanto al CAREM en cuestión, el gobierno de Kirchner -recordar que Santa Cruz es una provincia gasífera y petrolera- se tomó un tiempo para redescubrir el átomo, pero no mucho. En 2006 la CNEA estaba resucitando de un estado de virtual destrucción de recursos humanos y materiales, tras 20 años de parálisis, frustraciones y pagar por pecados ajenos (de los soviéticos).

      Desde 2006 a 2012, cuando recién se empezaron a cavar los cimientos del CAREM, hubo que sacar de la muerte y con cardioversor otras prioridades. No eran banales. Fueron la terminación de Atucha II con cero colaboración del proveedor original alemán, la Siemens, y bastantes otros proyectos imprescindibles, como la repotenciación del RA-3 de Ezeiza, gracias a la cual tenemos radioisótopos de diagnóstico y tratamiento que faltan en el resto del mundo (el tecnecio-99m, por darle un ejemplo), o la extensión de vida útil de las dos centrales nucleoeléctricas existentes, es decir la vieja Atucha I y la menos vieja Embalse. Esas prioridades no eran de márketing, sino de un mercado eléctrico que estaba creciendo en flecha, con un 1,5% de crecimiento por cada punto de incremento del PBI, que se mantuvo casi imperturbable en los cimbronazos recesivos de 2009 y 2012.

      Lo que sí es notorio es que en 2012, cuando se empezó por fin la obra del CAREM, ésta había sido objeto 30 años de testeos en modelos físicos y numéricos, amén de varios rediseños fundamentales de último momento, como el añadido de las máquinas robóticas de recambio de elementos combustibles. El resultado es que el pequeñísimo prototipo de 25 megavatios hoy en obra junto a las Atuchas, no va a ser muy diferente, salvo por su potencia térmica y eléctrica, del modelo “full size” que se construirá luego en Formosa, la más pobre y menos electrificada de las provincias argentinas, y no creo que para mal de la economía lugareña.

      Sepa también disculpar por otras contingencias de nuestro programa nuclear REAL que no estaban contempladas en la ley que, en el pavoroso 1999, y sin embargo sucedieron.

      * INVAP le vendió en 2000 el reactor OPAL a la ANSTO australiana, y el reactor, construido en tiempo y forma, anda tan bien que convirtió desde 2006 a la fecha a la empresita barilochense en el competidor más temible y respetable del mercado de plantas multipropósito.

      * INVAP ganó tanta fama con el OPAL que su más duro competidor en muchas licitaciones, la AECL canadiense, tuvo que someterse a que sus dos reactores MAPLE, impugnados por la Autoridad Regulatoria Nuclear canadiense, fueran auditados por INVAP, como autoridad mundial más confiable en un arbitraje, para saber si eran inestables o no. Bueno, no lo eran. 400 millones de dólares tirados por los canadienses a la basura.

      * Brasil, en 2010, abandonó bruscamente su negociación con Francia para que les transfiriera la tecnología de un reactor similar al OPAL, y se prenden con la Argentina para que ésta les haga un clon del RA-10, muy parecido al OPAL pero de 30 megavatios, en lugar de 20. Ambos reactores se construirán en paralelo. Tienen el potencial de capturar el 40% del mercado mundial de radiosótopos, lo cual en tecnecio-99m solamente implica entre 1000 y 1200 millones de dólares por año para cada país, si hacen co-márketing.

      * INVAP ganó en 2008, en pleno territorio enemigo (Europa), la competencia por el remplazo del viejo reactor holandés que hoy suministra el 60% de los radiosótopos médicos consumidos en el mundo. La obra no se hizo porque Holanda se quedó sin un mango, pero ganar, ganamos.

      * INVAP este año le vendió dos reactores de producción de radiosótopos a la farmacológica privada estadounidense Coqui-Pharma, que va a hacer sus buenos morlacos porque el desabastecimiento de tecnecio-99 va a durar hasta mediados los ’20, y las dos plantas se construyen en 5 años. Dado que los reactores de tipo Open Pool son un invento estadounidense, don Alcides, reflexione que le estamos vendiendo hielo a los esquimales.

      * Este año también INVAP cerró trato para otro reactor del mismo tipo para Arabia Saudita. No creo que tengan problemas de pago.

      Entre tanto, INVAP construyó el ARSAT-1, que vuela sin problemas desde hace un año y seguramente -si vivimos alejados- va a servir para que este escrito mío pueda ser leído por Ud., y el ARSAT-2, lanzado ayer sin problemas.

      Y construyó 20 radares 2D y tiene 5 3D desplegados, y pediso en ciernes de Bolivia para esta tecnología civil y militar.

      Y no sigo para no abrumarlo.

      Siempre un gusto tropezarme con Ud. en estas páginas, Alcides.

      • Chiclana dice:

        Buen post Arias, gracias

      • Alcides Acevedo dice:

        Che Arias… aflojá un poco con INVAP, mirá para el día 5 de Octubre en Holanda van a dar el veredicto final sobre quién será responsable de construir el reactor Pallas… ¿te acordás de reactor Pallas?

        Es cierto lo que decís, INVAP construyó el reactor de Australia, es una lástima que los elementos combustibles diseñados y fabricados por CNEA-Dioxitek no cumplieran las expectativas… pero por suerte una subsidiaria de Areva solucionó el problema lo que implicó tener que pagar compensaciones millonarias y liquidar garantías ¿cuánto ganó INVAP con el reactor OPAL realmente? no sabemos.

        Por otra parte:
        ¿Argentina ganó aquel legendario contrato en Australia por mérito exclusivo de INVAP aún contra la voluntad del del gobierno argentino? ¿O habrá que rendirle homenaje al embajador Stancanelli (ya fallecido) y a las gestiones de Carlitos ante sus amigotes del norte?

        Fijate Arias, mientras nosotros inflamos el pecho por haber construido un reactor de investigación (en realidad INVAP es integradora, muchas partes del diseño y equipo del reactor son de diversas empresas extranjeras) los australianos le vendieron nada menos que a Estados Unidos un proceso de enriquecimiento de uranio a través de láser único en el mundo (Silex) aunque a decir verdad el mercado nuclear está devastado después de Fukushima y la planta comercial quedó parada hasta nuevo aviso. ¿se entiende?: el mercado nuclear es una ruina.

        Como sea, INVAP abandonó el core business de los reactores y ahora se dedica a los satélites y los decodificadores de TV-digital…. mamita. Encima aplauden.

        Como sea Argentina no va a ser de NINGUNA manera un jugador importante en materia satelital como sugiere el proyecto de Cristina ¿los motivos? son varios, de tipo geo-estratégicos y económicos, pero con los económicos alcanza.

        1) El mercado mundial de los satélites y su puesta en órbita es muy pequeño, mucho menos de lo que vende Argentina de soja en un sólo año, aunque parezca mentira.

        2) Argentina requiere del suministro de gran parte del equipamiento y materiales de los satélites, se concentra en el diseño del spacecraft y el software asociado (que depende de la geometría y dinámica del satélite)

        3) No tenemos capacidad de financiar un soto.

        Y la corto acá porque se hace largo, sigan soñando con satélites y cohetes, mientras tanto el país se desangra importando autopartes y locomotoras de China.

      • Esther dice:

        A la pucha, para responder con un mínimo de soltura hay que saber muchísimo más de lo que sé (y de lo que soy capaz de comprender), así que sólo me queda agradecer la data, Daniel.
        Creo que confirma, con datos y números, lo que hablábamos en general con Norberto.

        Con tu permiso, guardaré el comentario para analizarlo más despacio y tenerlo a mano.

        Un abrazo,
        Esther

    • Alcides no está diseñado para escuchar, entender ni reconocer nada, Daniel. El resto de la barra agradecido por su extensa y didáctica exposición.

  2. Lita dice:

    quiero que vean el fruto amargo y corrosivo de lo que no se si llamarle amargura, resentimiento envidia o maldad, se trata de una nota de un tal Iglesias.

    • Abel B. dice:

      Para ver ese fruto amargo, Lita, sólo tiene que mirar el coment. arriba del suyo.

      La nota de Roberto Iglesias, al menos, tiene datos abundantes y algunos argumentos válidos, aunque esté dominado por su odio al gobierno actual, lo que desvaloriza la nota (Por ejemplo, mezcla “satélites” y “satélites geoestacionarios”, que equivale a listar como “rodados” a monopatines y camiones).

      Pero Alcides A lo único q tiene para mostrar son leyes de dos décadas atrás, para demostrar que las leyes no son satélites, ni reactores. Patético.

    • vegymper dice:

      Lita, es un señor que cree que el mercado es la forma más eficiente de asignar recursos. No entiende bien lo que significa y lo que cuesta desarrollar tecnología nacional con cabezas propias. No se preocupe, la prepotencia del trabajo hace que ni se escuchen las voces de estos críticos de café.

  3. Lita dice:

    si Abel. yo note esa confusion de los tipos de satelites y varias cosa mas. pero lo que mas me impresionó fue el animo o espiritu de Iglesias y eso me llevo a pensar que lo tecnico y economico, lo discutible, era lo dw menis y me limite a dejar este comentario http://es.tinypic.com/r/v5e1qr/8

  4. Esther dice:

    Soy feliz.

    ☺☺☺☺☺☺☺

  5. Esther dice:

    Más allá de los objetivos específicos de estos satélites, los ARSAT constituyen, creo, una gran máquina generadora de desarrollo científico-tecnológico; son productos concretos, palpables y a la vez míticos (eso de andar enviando cohetes por ahí, al espacio…) de una industria cuya proyección futura es poco predecible, en el sentido de que es difícil predecir cuántos avances y en qué sentido tendrá de acá a diez años. Quiero decir que, una vez que se tiene ciertas tecnologías desarrolladas y en operación, lo cual implica recursos humanos formados, no sabemos cuántas utilidades tendrá ese conocimiento y práctica en el futuro, porque se trata de un campo de conocimiento y no solamente de un tipo de producto determinado.

    Vaya, ¡hasta es posible que los ARSAT realmente promuevan una mayor matrícula en las carreras de ingeniería o física!

    Abrazo,
    Esther

    • Norberto dice:

      Lo importante es el conjunto y no lo particular, sobre todo en este caso, si agregamos los avances en tecnología nuclear, del radar en sus versiones primario , el mas complejo, y secundario, el reenganche en aeronaútica y de vectores (cohetes portadores) y las industrias naval y ferroviaria, la formación de proveedores para la exploración y explotación de hidrocarburos, las cosas se ponen interesantes.
      Nunca menos y abrazos

  6. José G. dice:

    Alcides, vaya y curse evaluación de proyectos. Después vuelva y hablamos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: