Bolivia, Chile… ¿Malvinas?

mar-bolivia

Carlos Pagni, desde sus tiempos en Ámbito Financiero, es uno de los periodistas políticos que vale la pena leer. No todas las veces, claro. Su columna en La Nación, si bien le dio una audiencia numerosa, lo obliga a ajustarse al relato que tanto sus lectores como sus jefes exigen. Además – porque eso que señalo no es un problema exclusivamente suyo, por supuesto – una columna casi diaria obliga a menudo a llenarla con tonterías. Los blogueros frecuentes sabemos de eso.

Dicho todo eso, nobleza obliga a recomendar su breve nota de hoy. Se las copio y agrego una observación muy corta:

Un éxito secreto de Francisco

La Corte Internacional de La Haya reconoció la obligación de Chile de dialogar sobre la salida al mar de Bolivia. Se impuso así una peculiaridad del derecho anglosajón: la flexibilidad para buscar la justicia más allá de la fría letra de un tratado. Chile sostiene que la cuestión fue cerrada por el acuerdo de 1904.

La diplomacia de Evo Morales, apoyado por todos sus opositores, obtuvo una victoria. Y también fue un éxito para el papa Francisco, que en Bolivia pidió que se dialogue sobre el mar. Antes encomendó al rector de la UCA, Víctor Fernández, un seminario con intelectuales bolivianos y chilenos sobre el tema. Es imposible calibrar cuánto influyó sobre los jueces. Pero es evidente que envolvió a la posición boliviana con un manto moral. Los chilenos quedaron perplejos.

Bolivia recurrió a la Corte Internacional porque desde 1948 los países de la región adoptaron ese tribunal para sus conflictos. Aunque no es el caso de la Argentina y el Reino Unido, Morales comparó su caso con Malvinas. Y el Papa se fotografió con un mapa de las islas pidiendo el diálogo. ¿Continuará?

El seminario a que hace referencia Pagni fue seguido desde su mismo comienzo en este blog, cuando mi amigo Humberto Podetti anunció su concepción. Vale recordar que también participaron académicos peruanos. Y los chilenos no estaban perplejos, aunque tampoco eufóricos, claro.

La situación que la historia – y una guerra, hace 33 años – han creado entre Argentina y Gran Bretaña es distinta. Porque es distinta la relación entre los dos países. Pero la no tan discreta intervención de Francisco ha tenido algunos éxitos en sitios lejanos. Y algunos fracasos. Los que rezan, recen por él.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: