Hoy, en Chaco

chaco

Este domingo 20 de setiembre van a votar para gobernador, intendentes y legisladores locales unos ochocientos mil chaqueños. Como las primarias de la provincia, en mayo, dieron resultados terminantes – el oficialismo (peronismo y aliados) obtuvo el 59,81 % de los votos, la oposición unida el 37,32 % – no se esperan cambios decisivos.

Sin embargo, hay una expectativa… cargada: ¿Cómo se expresará, y con qué consecuencias, la estrategia de deslegitimación que se despliega desde la elección en Tucumán, el 23 de agosto?

Sobre esa estrategia escribí bastante en el blog. Y en el posteo donde enlacé el fallo de anulación de las elecciones que dictó un juzgado tucumano, hubo comentarios muy agudos. Para no repetirme, tomo algunos párrafos del resumen que hizo ayer el tucumano Ricardo Tasquer:

El fallo anulatorio. No deja de resultar notable y paradójico que dos jueces, escudados en el republicanismo y la defensa de las instituciones, lesionen justamente a las mismas. Es el propio Poder Judicial el que se coloca bajo sospecha o confirma su sesgo de clase y pertenencia. Como señalamos, el objetivo no es otro que pudrirla y ganar tiempo en busca de una intervención federal que confirme al electorado antikirchnerista el carácter tiránico del régimen K. Pese al deseo de los atrincherados en el bando opositor, es prácticamente imposible que una instancia superior convalide tamaño enchastre sin sustento jurídico: anular un acto electoral y llamar a nuevos comicios con base en el clientelismo es tan novedoso que ni siquiera puede ser comparado con lo realizado por Frondizi en 1962, cuando a instancias de las Fuerzas Armadas anuló las elecciones e intervino las provincias en las que había ganado el peronismo.

Clientelismo. Los “argumentos” del fallo al respecto están colocados para alimentar a la opinión pública que considera que allí reside el fraude. Podemos citar textualmente a los camaristas: «…las prácticas clientelares conspiran precisamente contra la expresión de libre voluntad que constituye un presupuesto indispensable del ejercicio del sufragio…» o «…el voto debe ser universal, libre, secreto y directo. Y tal libertad solo existe en la medida en que el voto se emite huérfano de violencia, amenazas, apremios y sin la existencia de extorsiones, aprovechamiento de necesidades o promesas de un bien futuro de tipo exclusivamente personal. La libertad respecto del voto debe entenderse en el contexto no sólo de ausencia de violencia física o moral, sino desde la perspectiva que el elector está actuando con plena conciencia sobre las consecuencias de sus actos, y que está obrando en interés de la comunidad. De ahí que el voto sea un acto jurídico voluntario y para su plena validez ha de estar exento de cualquier vicio que ataque la plena conciencia y libertad en su manifestación».

Deberían bastar como botón de muestra. “Plena conciencia”, “plena validez”, los camaristas no presentan prueba alguna de que los votantes carecieran de conciencia —o de la suficiente conciencia— más que el triunfo del peronismo como elemento probatorio suficiente. La Gaceta también hizo referencia a la capacidad (o discapacidad) de los votantes al decir que “en Tucumán hacía rato que el voto había perdido calidad”. Es este prejuicio el componente más irritante de los supuestos argumentos, puesto que deshumaniza al votante: el sujeto clientelar siempre es “arriado como ganado”, ya que la plena conciencia es lo que nos diferencia como humanos de la bestia. Es la semiología del lenguaje puesta al servicio de la deshumanización, diferenciando a uno, sujeto de pleno derecho, de otro que es así “matado” simbólicamente, al ser desplazado del registro de lo humano a causa de su sometimiento por parte de las prácticas clientelares. Ese razonamiento asienta en una de nuestras tradiciones: la negación de la capacidad volitiva del Otro, sujeto clientelar, sujetado merced a lo estructural de su pobreza. Lo que traducido significa, nada más y nada menos, que el votante debería presentar su declaración patrimonial antes de emitir su voto.

… Luego de trece años de kirchnerismo, el trámite sucesorio dentro del peronismo abría la puerta para una alternancia en el poder a otro partido. Fue lo que ocurrió en 1999. La candidatura de Macri, el quiebre de Massa con el PJ y cierto retorno del aparato radical manifestado en Gualeguaychú fueron tributarios de este clima de época. Pero he aquí que el partido de gobierno decidió procesar sus contradicciones de manera interna, unificar su candidatura presidencial y aunar esfuerzos en pos de un triunfo que diera continuidad al proceso iniciado en — cabe reconocerlo — 2002. Los resultados de las PASO demostraron lo acertado de la estrategia y puso a parir a las cabezas del conglomerado opositor: ocho años más de pelea por la distribución de la renta son demasiados, es ahora o nunca. Y van por el poder o, en su defecto, por la creación de un escenario similar al de Brasil, en el que la deslegitimación del mandato de la mayoría y el jaque al sistema democrático colocarían a un nuevo gobierno ante la alternativa de pactar o sufrir el asedio. Solo comprendiendo esto se entiende la estrategia de Macri y Cano, kamikaze, que solo les permite fidelizar a los convencidos y no crecer en el voto menos comprometido con lo ideológico o partidario. Es probable que José Cano haya sumado en estas semanas mayor intención de voto en la Ciudad Autónoma o en la zona norte del Primer Cordón bonaerense que en la provincia de Tucumán“.

Las observaciones que puedo hacer a esto tienen que ver con lo que, a mi entender, se juega hoy: Ninguna estrategia se despliega en el vacío. O, para decirlo más simple, el rival también juega. Hace goles a favor y, a veces, en contra.

En concreto: Es cierto que Macri y Cano han jugado abiertamente – irresponsablemente – la carta de la deslegitimación. Es cierto también que los medios opositores se abalanzaron a usarla: hace a la naturaleza del poder mediático. Siempre resulta más fácil destruir o al menos desgastar a una figura política que promover a su adversario. Y, por encima y más negativo que todo eso, hay un sector en la sociedad argentina que proclama los valores republicanos y en especial el sufragio, pero que considera, y va a considerar siempre, ilegítimo cualquier voto que no se ajuste a sus valores y prejuicios. Que entiende la democracia como el gobierno de los democráticos, definidos por ellos mismos.

Afirmando eso, entiendo también que las circunstancias en Tucumán favorecieron esta jugada. Que no se aplicó en las P.A.S.O. de ahí, ni en otros lados. Y no es que los resultados de las P.A.S.O. nacionales fueron tan terminantes como para llevar a los opositores a la desesperación. En esa provincia se fue consolidando una oposición enconada, aprovechando el desgaste de los largos mandatos de Alperovich. La “minoría intensa” local, a la que se le dio ocasión servida de manifestarse al no tomar en cuenta de la ocasión de peleas mezquinas y desordenadas que ofrecía una ley de “acoples”, con 600 partidos municipales y decenas de miles de candidatos.

Sumado a eso la represión estúpida y brutal de una policía mal controlada… Brindó la ocasión para esta ofensiva.

No sirvió, coincido con Ricardo, para sumar votos. Su éxito ha sido el cimentar la hostilidad de los que ya estaban contra el oficialismo, y preparar la base para ataques futuros. Pero es un logro suficiente para los que están más en contra de las políticas de esta década para intentar repetirla. Es la responsabilidad del gobierno y del peronismo chaqueño, y también de los opositores responsables, que no pueda aplicarse con éxito. Que no se mide por las tapas de los diarios – recurso ya muy gastado – sino por la movilización de un sector numeroso de la población.

Anuncios

18 respuestas a Hoy, en Chaco

  1. Es un muy buen análisis de la operación que está desplegando la oposición. Estimo que durante el día de hoy podremos apreciar como siguen operando, en ocasión de las elecciones chaqueñas.

    Lo que estimo que nos está haciendo falta es la elaboración de una estrategia para enfrentarla, en el caso previsible de que logren empantanar el reclamo judicial del FPV.

  2. Aunque en lo personal me quedo con esto.

  3. Una observación Abel cuando los camaristas deTucumán escribieron:«las prácticas clientelares conspiran precisamente contra la expresión de libre voluntad que constituye un presupuesto indispensable del ejercicio del sufragio……el voto debe ser universal, libre, secreto y directo. Y tal libertad solo existe en la medida en que el voto se emite huérfano de violencia, amenazas, apremios y sin la existencia de extorsiones, aprovechamiento de necesidades o promesas de un bien futuro de tipo exclusivamente persona”

    Es extraño pues cada quien, empiezo por mi, emito un voto de orden clientelar, es decir voto al FPV pues tengo interés personal en las políticas que propone, bueno en Tucumán que dice proponer, si interés personal pues mi bolsillo está “bien”, aumento del empleo, mi acceso a ciertos bienes culturales … son los motivos, intereses económicos, políticos, culturales que me llevan a votarlo, no voto sin esos compromisos, es decir mi voto no es santo. Los camaristas consideran que solo los llamados “pobres” -el gobierno de CFK reconoce su existencia pues sino no desplegaría su práctica de la inclusión- , según los camaristas solo los “pobres” votan influidos por las prebendas que se le ofrecen y/o que se les prometen -en esto los candidatos de Cambiemos y del FPV de Tucumán (de otras lugares también) coinciden ampliamente pues tirios y troyanos repartieron bolsones con diversos productos. En efecto, los “pobres” serán calificados así pero no son tontos, toman esos bolsones luego en el momento de las urnas, en experiencias estudiadas con mucho detalle, suelen dar su voto por la marca impresa en el “bolsón que recibieron”, eso no está ni mal ni bien, solo habla de algo los llamados “pobres” tiene un criterio de honor ante las deudas contraídas que otros sectores de la sociedades ni comparten ni practica. Por ejemplo, las clases “medias” de CABA que vieron aumentado su volumen y presencia en la Capital, no acostumbran a responder con honor al hecho de que las políticas del kirchnerismo los sacó de estar golpeando bancos, de irse del país, de quebrar sus negocios, más aún esa políticas hacen que sus pequeños negocios hoy funcionen, vendan muchos . Ganan mucho, esconden gran parte de sus ganancias en el mercado del dolar paralelo y/o fuera del país. Vuelvo los llamados “pobres” , en particular sus mujeres, tienen un criterio de honrar sus deudas, eso fue estudiado por el…capitalismo neoliberal de la India que generó a partir de eso empresas de comercialización de productos a cuotas muy bajas para ese mercado de “pobres” ¿Por qué? Pues por algo sencillo los “pobres” honran la deuda, pagan pues agradecen tener en bajas cuotas productos que estaban fuera de su horizonte vital, en América Latina hay varias fortunas producidas a partir de los “pobres”. Ese modelo fue muy estudiado por el PRI de México e instalado abiertamente en sus últimas cinco elecciones.

    Entonces cada ciudadano, sea calificado o no de pobre, vota por interés y por cuidar la vida de cada uno, solo los que ya tienen garantizada su vida votan sin interés o votan por solidaridad o votan por amor al arte de votar o…. Solo que luego en las urnas, en el cuarto oscuro suceden cosas extrañas (Sade durante sus orgías gustaba refugiarse en un cuarto oscuro nadie sabía que goces practicaba o realizaba allí).

    Votar en un cuarto oscuro nos permite ejercer un acto del cual no tenemos que hacernos cargo pues nuestro voto fue secreto.”Ahh yo no lo vote” se decía en la época que el caudillo riojano era votado y revotado y estuvo a punto de volver a ser votado, si, el mismo que destruyo el Estado de bienestar que su partido, el Justicialismo, que su ideología el peronismo había construido en el país durante los gobiernos del Gral. Perón.

    Dicho esto a la oposición no se le puede pedir responsabilidad ni que miren las consecuencias, ellos se mueven por sus interés y para eso mueven y emplean las maniobras que la dictadura perfecta, la democracia, les permite ejercer para imponer sus criterios y sus políticas disfrazadas de querer el bien de la “república” o “del país”, ellos vienen por todo, bueno por eso son la oposición.

    • Ricardo dice:

      Alberto,

      La ironía de vivir en un sistema demoliberal y que digan que el voto tiene que estar desprovisto de interés personal…

      Gracias, Abel.
      Abrazos.

    • David (idu) dice:

      Está claro, amigo Sladogna, que todos votamos de algún modo utilitario.

      Aunque uno de los pecados que la progresía atribuye a la clase media es “votar en contra de sus intereses”…

      Habrase visto!

      Por otra parte, los errores o aciertos de la cuestionada clase a la que pertenecemos la casi totalidad de los intervinientes en estos debates, poco influirían en los resultados electorales, ya que los pobres, siendo muchos, y de voto asegurado, definirán cualquier elección.

      Con o sin bolsones de comida.

      Una especie de ” voto calificado”, pero al vesre…

      Por eso nuestro populismo lleva 70 años y goza de buena salud.

      Finalmente, confieso una limitación hermenéutica:

      La democracia es la dictadura perfecta?

      En ese caso, Siria sería un buen destino para rehacer nuestras vidas…

    • Raúl C. dice:

      Maravillosos estereotipos…

      No es cierto que siempre los pobres y la clase media (que además, son ‘conjuntos con intersección’) voten distinto.

      La única forma de ganar elecciones en Argentina (y supongo que en todos lados) es una alianza de clases ‘de facto’ en las urnas.

      Casos: Perón II, Frondizi, Alfonsín, Menem I y II, Alianza, CFK I y II.

      Si un radical (o Macri) tiene sólo parte de la clase media, no ganará.
      Si un peronista tiene sólo parte de los pobres (o todos), tampoco ganará. Sencillamente porque Argentina tiene mucha clase media (que AUMENTA con los períodos peronistas, excepto Menem).

      ¿El radicalismo de la primera mitad del siglo XX no era populista? ¿Ah, no?

  4. ricardo j.m. dice:

    no hubo noticias en ningun lado jajajaja

  5. claudio Maxl dice:

    El clientelismo VIP (eliminacion d retenciones, eliminacion impuesto ganancias, levantamiento del cepo con megadevaluacion) amerita estar incluido en el fallo golpista?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: