La balada de un inversor flaco

el-misterio

Porque algo está pasando aquí pero no sabés qué es ¿no es así, Mr. Jones?” Por algún motivo el refrán de la Ballad of a thin man, de Bob Dylan, da vueltas por mi cabeza desde que leí anteayer en el Financial Times – la voz de los mercados financieros – en el mismo día que se preguntaba Is it time to declare an emerging markets crisis? (¿Es el momento para declarar la crisis de los mercados emergentes?), este otro artículo Argentine bonds buoyed by political hopes (Los valores argentinos están en alza por esperanzas políticas).

Nada de esto es nuevo, cierto. El derrumbe de los mercados emergentes – para ser preciso, de las acciones y bonos emitidos por los países que antes nos vendían como los nuevos faros de la economía internacional – nuestro socio Brasil, entre ellos – es la “noticia” permanente en los medios especializados. Hay una relación estrecha con la baja en los precios de las commodities, por supuesto, pero más aún con el efecto “manada” entre los inversores del casino global. “Todo baja/sube porque todos venden/compran“.

Y también ha sucedido antes – los lectores memoriosos del blog recordarán los posteos – que los bonos argentinos – sujetos a las fluctuaciones del mercado como cualquier otro – repuntan o mantienen su valor cuando, según todos los analistas de mercado racionales, deberían cotizarse por abajo de los propiedades de vacaciones en Corea del Norte.

Justamente, éste es uno de esos días. Pero no estoy diciendo “¡Compren!“, eh. La bolsa es una timba, es lo que siempre dije a mis clientes, y no tengo motivos para cambiar de opinión. Lo que voy a hacer es traducirles la primera parte del artículo del FT, que me parece informativo sobre la situación política argentina. Desde otros criterios que los míos, claro, pero no han llegado a donde están comiendo vidrio (y hoy es libre el acceso a sus archivos, así que los que dominan el inglés pueden aprovechar).

A veces se dice que el mundo tiene cuatro tipos de economía: desarrollados, en desarrollo, Japón y Argentina. El excepcionalismo económico sudamericano aparece cada vez más evidente de nuevo.

La economía de China se está desacelerando. Los inversores han arrojado los activos de mercados emergentes. En América Latina, los índices de aprobación presidencial se han derrumbado en medio de la recesión. Sin embargo, los bonos argentinos han retornado el 6 por ciento desde el inicio de agosto, mientras que los índices de aprobación de Cristina Fernández, la presidente populista de Argentina, están en un sólido 48 por ciento en las últimas encuestas, a pesar de una economía estancada y una inflación anual estimada del 20 por ciento.

¿Confundido? La razón detrás de la aparente discrepancia, según los analistas, es que los inversores han comprado bonos argentinos con la esperanza que las elecciones presidenciales de octubre marcarán el comienzo de una nueva administración: una que desmantele las políticas económicas insostenibles que han caracterizado los dos términos de Fernández en el gobierno y la administración anterior de su esposo fallecido, Néstor Kirchner.

Fernández es popular porque es “una mujer, viuda, y se va,” dice Marcos Peña, asesor del candidato presidencial pro-empresarial, Mauricio Macri. Fernández no se puede presentar en esta elección.

Cualquiera que sea la razón de la relativa popularidad de Fernández – el doble de la de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, y ocho veces más que la presidente de Brasil, Dilma Rousseff – su prestigio popular puede hacer que sea difícil para el ganador de la votación del 25 de octubre revertir las políticas intervencionistas de Fernández.

“Argentina va a cambiar… pero los cambios no serán tan drásticos como los observadores mundiales esperan “, advirtió Stratfor, la consultora de riesgos, en una nota del 1° de septiembre a sus clientes.

… Su “popularidad relativa (la de CFK) expresa un amplio apoyo para una buena parte de las políticas implementadas durante su mandato”, dice Sergio Berensztein, analista político.

Eso es cierto incluso de la economía, que creció rápidamente en la década de 2000, pero no desde entonces. A pesar que no está creciendo “se ha quedado atascada en un nivel relativamente alto y el sector privado no ha despedido a la gente, a la espera de un escenario mejorado”, dice Miguel Kiguel, director de Econviews, una consultora“.  (completo aquí)

 

8 respuestas a La balada de un inversor flaco

  1. Gerardo González dice:

    Bueno, así nos ven ellos.
    Habría que discernir cuanto de la aprobación de Cristina es una despedida y cuanto es aprobación genuina.
    Por de pronto, Anímal Fernández tiene una intención de voto excesivamente inferior al aplauso a Cristina, y hay encuestas, no desmentidas por el gobierno, que colocan a María Eugenia Vidal a la cabeza. Veremos en estas semanas que va pasando.
    El FT espera la definición del rumbo económico que presentará el próximo presidente, sea Scioli o Macri.
    Sigo creyendo hasta ahora, que gana Scioli, aunque votaré a Macri para terminar con este régimen payaso.
    Y lo mejor que le podría pasar al país en tomar deuda por unos U$30.000 millones, para dar base estable a la economía, y luego devaluar con tablita oculta y bajar gastos público con tablita también.
    De modo que en dos años estuviéramos en otro país.

    • Daniel E. Arias dice:

      Me temo que el “otro país” al que se refiere Gerardo González puede perder un millón de habitantes altamente calificados en pocos meses. Lo sé porque lo habité en demasiadas ocasiones.

      Aldo Ferrer describió bien ese “otro país” en 1976: “Muy bueno el plan de Martínez de Hoz, pero deja fuera de juego a 2/3 del territorio y a 1/3 de la población”.

      Separa disculpar la disidencia. No represento a ningún régimen payaso. Es más, no soy siquiera peronista. Pero a los 61 pirulos puedo decir con justicia que es el gobierno menos peor que recuerdo, incluido el del viejo Arturo Illia. Y eso que cuando se dejó voltear, Argentina era el país más industrializado, educado, técnicamente avanzado y con el mejor índice GINI de la región.

      Hoy hay que gobernar con todos esos viejos haberes transformados en “debes”. Es mucho más difícil que antes.

      Y un crédito que le doy a este gobierno es que, por defender su propio cuero, ha hecho las mil y unas por no dejarse voltear por operetas de prensa o de mercado. Defender los votos es defender la Constitución.

      Por citar un contraejemplo: Alfonsín no lo hizo: se dejó correr por los carapintadas en todos sus levantamientos, y luego por las hiperinflaciones desatadas por los chicos del microcentro, sin usar los poderes que le dieron sus votantes para defender al país, específicamente a los millones de laburantes que perdieron su trabajo y todo lo demás durante las hiperinflaciones. Alfonsín podría y tendría que haber mandado decenas y centenares de operadores en cana. La Constitución LO OBLIGABA a hacerlo. No lo hizo. Qué genial moderación. Gran republicano, hoy, para los mismos “mass media” implicados en la opereta de voltearlo.

      De modo que nos vincula ese reglamento de co-propiedad que es la Constitución, nos ajustaremos a lo que salga de las urnas.

      Intuyo que a Ud. le gustaría un perfil de país parecido al que teníamos con don Carlos Saúl. Puedo equivocarme, por supuesto. Como sea, no espere resultados electorales que le den alegrías inmediatas, señor González: la vitrofagia no figura en mi programa alimentario. Y creo que tampoco en la de la mayoría de los votantes.

      Mire, dado que los papeles de deuda argentinos están mayormente en manos de argentinos que los guardan en el exterior, si ellos no se han lanzado desesperados a venderlos, Ud. podrá interpretarlo como que ellos están esperanzados con un regreso a los ’90, es lo que hacen los medios.

      Yo personalmente creo que esos tenedores de bonos y acreencias saben que del otro lado de la tormenta perfecta que nos prepara Standard & Poor’s, son papeles que después de cualquier bajón, van a seguir cotizando, porque nuestro endeudamiento/PBI es mucho más bajo que el de los países que nos critican a muerte. Es decir, apuesto a que los propios especuladores Nac & Pop se hayan vuelto menos bobos y en lugar de venderle sus papeles a Mr. Singer a precio vil, se aferren a ellos, aprieten los dientes mientras soplan los vientos y rugen las olas, y en unos años puedan ver la luz. ¿Por qué? Porque bajamos bárbaramente la deuda y duplicamos el PBI en esta “década perdida”.

      Por esa misma causa, no endeudaría al país en papeles, emitiendo bonos a la que te criaste, y a intereses que dentro de unos años harán que Standard & Poor’s los declare impagables y provoque otro 2001.

      Por el contrario, sí me endeudaría en obras financiadas de infraestructura, como las centrales nucleares que le vamos a comprar a Rusia y China, siempre que el interés, años de gracia y otros ítems sean benignos. Brasil lo está haciendo con el ferrocarril transamazónico y transandino, un verdadero Canal de Panamá en seco, que está haciendo con guita china. Y creo que para provecho de todos los países incluidos en la traza, y no quiera ver las ciudades-puerto.

      También aprovecharía para meter en obras de este tipo todo lo que se pueda de participación de la industria nacional, pelea dura si las hay, pero que vale la pena dar.

      Saludos respetuosos:
      Daniel Arias

      • Mariano T. dice:

        El plan de Brasil es sacar la producción del interior hacia el norte en lugar del Este. Hay menos diferencias de altura. El puerto fluvial en el Amazonas permitirá el trasbordo a barcazas, y de ahi a un trasbordo a buques de ultramar.

    • Raúl C. dice:

      Siempre que se dice que hay que endeudarse, jamás se explica bien para qué.
      Es decir, ‘para qué’ aparte de que quienes prestan hagan negocio, los intermediarios cobren comisiones, las salidas (legales o ilegales) de capitales se faciliten…
      Fuera de eso ¿para qué?
      Como dice Arias: la única deuda útil es la financiación para obras de infraestructura, aportada por los contratistas. Y en general, para los emprendimientos que puedan favorecer la creación de trabajo y la obtención de divisas.

      • Mariano T. dice:

        Ahora es claro. Hay restricción externa que asfixia a la economía.
        Asi que por mas que se apunte a modernizar la industria, a que el agro genere divisas, que se reinvierta en el país, etc, son medidas que no dan el resultado en forma inmediata, y hay que poner la máquina a funcionar.
        Asi que tanto se llame Massa, Scioli o Macri, van a ir a normalizar la situación con los mercados.
        Por otra parte, es una suerte que haya explotado el tema buitres y no hayan dejado que Kicilof nos endeude para tapar los deficits gemelos(como quería en 2011), transformando discursivamente el traspié en virtud.

      • Raúl C. dice:

        ¿Así que está bien que ‘no hayan dejado que Kicillof nos endeude’… y es necesario que nos endeudemos? WTF?

  2. victorlustig dice:

    La leyenda dice que una persona se encontró con JP Morgan. Buscando aprovechar el momento, le pregunto a Morgan como iba a moverse el mercado. La supuesta respuesta es un clásico: “Joven, yo creo que el mercado va a fluctuar.”

    Lo hizo. Siempre lo ha hecho. Tal vez siempre lo hará. En general, los precios con seguridad siempre y eternamente van a alguna parte.

  3. Daniel E. Arias dice:

    Deliciosa aneda, don Lustig.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: