El conurbano nació en los ´90

villa miseria oculta

Puede ser que algunos sientan – Manuel Barge, Fabián Rodríguez – que el título de este posteo es una provocación. No es así. Es algo que tomé de la nota de José Natanson – para mí, el mejor periodista argentino – que quiero acercarles. Y es solamente uno de los aspectos – no el más importante – que J. N. marca, con respeto, del Gran Buenos Aires. Le agrego un breve comentario al final.

Aunque alberga a casi un cuarto de la población nacional y condensa exacerbados los tres hechos malditos de la clase media argentina (pobreza, inseguridad y peronismo), el Gran Buenos Aires carece de una identidad propia. Si la filiación puede definirse en función del barrio (tempranamente construido en torno al tango y el club de fútbol), el partido (matancero, lomense, sanisidrense) e incluso el cordón (en el Oeste está el agite), el conurbano no constituye un núcleo de pertenencia claramente definido. Como un incómodo pivote que no es ni capital ni interior, un poco urbano y todavía un poco rural, aparece en los medios bajo la forma de una amenaza que cerca –en sentido literal y metafórico– a la ciudad de Buenos Aires, donde brillan las luces.
.
Quizás por eso, y aunque resulte asombroso, hasta bien entrada la década del 90 prácticamente no hay referencias al conurbano en la literatura, el cine o el rock. Con algunas contadísimas excepciones, como las enormes primeras novelas de Jorge Asís, el éxito de teatro Made in Lanús y algún blues perdido de Pappo o Manal, el conurbano no se recorta como una geografía con entidad propia sino apenas como una extensión aspiracional de la capital. Recién cuando comienza a hacerse evidente lo que Adrián Gorelik llama el fin de la ciudad expansiva, en el sentido de la capacidad de la ciudad para integrar en condiciones dignas tanto nuevos espacios como nuevos contingentes poblacionales, el conurbano adquiere soberanía.
.
Esto se refleja en la música popular, con la explosión del rock barrial a través de bandas como Divididos, La Renga o Los Piojos, el género tropical, que asume explícitamente su condición de exclusión con la cumbia villera, y sobre todo el cine, con el boom del nuevo cine argentino en películas de realismo sucio estilo Pizza, birra y faso, El bonaerense y Mundo Grúa, o costumbristas nostálgicas tipo Luna de Avellaneda, entre muchas otras. La literatura llegó más tarde, con los relatos de Juan Diego Incardona, Vivir afuera de Fogwill, y Kryptonita de Leonardo Oyola, y en cierto modo con Las viudas de los jueves, que mostró la otra cara de la otra cara del conurbano: el fondo de terror escondido detrás del falso paraíso de los countries.
.
Pese a esta debilidad simbólica, el Gran Buenos Aires ocupa el centro de la vida política argentina. El peronismo, se sabe, nació con el aluvión de masas suburbanas que marcharon sobre la Plaza de Mayo el 17 de octubre de 1945, y una vez en el poder desplegó una serie de políticas de inclusión urbana (desde la estatización de los servicios de agua, ferrocarril y gas para garantizar su extensión con tarifas bajas a los sectores populares a los créditos blandos del FONAVI) y medidas de enorme trascendencia territorial, entre las que se destaca la decisión de construir el nuevo aeropuerto no en el rico corredor norte, donde vivía la mayoría de sus potenciales usuarios, sino en Ezeiza, como forma de revalorizar al sudoeste postergado y reequilibrar la geografía del conurbano (y donde, 24 años después, se producirá el regreso de Perón y el principio del fin del peronismo peronista).
.
El trazado cuadricular de Buenos Aires, nítida herencia de la ciudad colonial, permitió ir sumando progresivamente a los suburbios al núcleo original formado en torno del puerto, hasta que la crisis de la “ciudad inclusiva” disparada por el agotamiento del modelo estadocéntrico e industrialista puso fin a este proceso homogeneizador. Las primeras villas, situadas en terrenos vacíos del ferrocarril, basurales y márgenes inhabitados de los ríos, comenzaron a aparecer a mediados de los 50: si su trazado laberíntico original reflejaba su concepción transitoria, los barrios precarios que se fueron formando más tarde comenzaron a reproducir el trazado amanzanado de la ciudad. Todo un signo de los tiempos: en simultáneo con el quiebre del imaginario social de integración vía trabajo y movilidad ascendente, la villa dejaba de lado su provisionalidad y, transformada en asentamiento, asumía su condición permanente: la esperanza ya no se cifraba en salir de ahí sino en el sueño improbable de una regularización.
.
Algunos años más tarde nacían los dos no-lugares más expresivos de la otra cara de la fractura social: los shoppings, que a diferencia de su modelo original norteamericano no se situaron exclusivamente en los suburbios sino en el corazón mismo de la ciudad, y los countries, que impusieron un freno a la expansión horizontal de Buenos Aires ocupando con sus superficies cercadas el cuarto cordón. El 27 de junio de 1996 Carlos Menem inauguró los once carriles con peaje de la nueva Panamericana, lo que permitió multiplicar las urbanizaciones privadas facilitando el acceso (aunque poco después el tránsito se haría imposible) al tiempo que simbolizó el abandono de la apuesta al transporte colectivo vía ferrocarril en función del transporte automotor individual.
.
Diciembre de 2001 encontró una vez más al conurbano en el centro de la política. Sus barrios empobrecidos, sobre todo los situados a la vera de la ruta 3, estuvieron en el origen de los movimientos piqueteros, cuya inteligencia en los meses más calientes de la crisis consistió en llevar los problemas y dramas del Gran Buenos Aires al centro de la ciudad. En este sentido, no debe ser casual que el momento más dramático de todo el ciclo de protesta (el asesinato de Kosteki y Santillán) haya comenzado en uno de los puentes que unen –y separan– a la capital del conurbano. A veces la historia procede con precisión de relojero.
.
Pero el proceso tenía también un costado paradójico. Socialmente pauperizado, el conurbano se fortalecía políticamente: la reforma del 94, que eliminó el Colegio Electoral y estableció la elección directa del presidente, potenció su relevancia electoral, al tiempo que los intendentes, verdaderos mini-presidentes con reelección indefinida, ganaron autonomía: la descentralización iniciada por la dictadura y profundizada durante los 90 transfirió a los estados municipales resortes en materia de salud y educación y luego, con el giro asistencialista de la política social, el control de la ayuda social, desde las cajas PAN alfonsinistas al plan Trabajar menemista y el Jefas y Jefes de Hogar duhaldista.
.
En este panorama de bancarrota social y agitación política se produjo el ascenso del kirchnerismo como nuevo eje de poder bonaerense. Aunque el crecimiento económico y la reconstrucción de la autoridad presidencial lograda a partir del 2003 le permitieron al Estado nacional reabsorber, a través de organismos como el ANSES y políticas como la Asignación Universal, parte de las facultades sociales delegadas a los municipios, el poder de los intendentes se había consolidado, como demuestra el ascenso, quemando etapas, de algunos de ellos a la escena política nacional. Frente a este nuevo paisaje, el kirchnerismo inició una estrategia de articulación directa con los municipios a través de la ayuda social y la obra pública, que le permitió evitar la construcción de un sub-sistema provincial sustraído de su control como había ocurrido con el duhaldismo durante los 90. La nueva pax conurbana fue condición del inédito cuadro de gobernabilidad política y estabilidad económica de la última década.
.
Pero por debajo de este mar sereno sucedían muchas cosas. Aunque el conurbano aparece ante la opinión pública como una colección de feudos azotados por el clientelismo y el voto cautivo frente a la supuesta racionalidad e independencia de criterio del informado votante porteño, lo cierto es que detrás de la fachada monolíticamente peronista se cocinan caldos espesos: aparatos supuestamente inconmovibles que fracasan rotundamente (en 2009 y 2011), elecciones más competitivas de lo que se piensa y un faccionalismo peronista que habilitó recambios: de hecho, tras los resultados de las PASO de agosto al menos 8 de los 24 intendentes del Gran Buenos Aires no podrán ser reelegidos.
.
Volvamos al principio. Formateado a través de una larga serie de reformas que fluyeron sin planificación, el conurbano ni siquiera tiene límites precisos: los 24 partidos que lo integran pueden pertenecer a una región educativa, una sección electoral, un departamento judicial o una región sanitaria diferentes. Mientras que desde hace medio siglo la capital mantiene sus límites geográficos intactos y sus habitantes por debajo de los tres millones, el conurbano se ha ido expandiendo hasta duplicar su extensión y triplicar su población, que hoy araña los diez millones de personas.
.
En este contexto, resulta notable que la cuestión territorial se encuentre prácticamente ausente del debate político. El poder militar, que durante casi dos siglos marcó el pulso del país, le imprimía cierta dimensión territorial a la política: para los militares, un país es antes que nada un espacio y un perímetro cuya seguridad hay que garantizar mediante desplazamientos que no reparan en arraigos ni pertenencias. Apenas concluida la dictadura, fue Raúl Alfonsín quien, con su proyecto de trasladar la capital a Viedma, formuló el último intento por corregir de un solo golpe el desequilibrio territorial de Argentina. Menem nunca se ocupó del tema y el kirchnerismo repensó el territorio a través de la integración de la periferia nacional por la infraestructura, con la incorporación de provincias como Chaco, Formosa y Corrientes al gasoducto del NEA, la articulación de la Patagonia con el sistema eléctrico interconectado y la construcción de nuevas rutas.
.
Por eso resulta interesante la propuesta de Daniel Scioli de crear un Ministerio de Ciudades y Territorios, como el que funciona en Brasil desde que la Constitución de 1988 estableció el “derecho a la ciudad” en su catálogo básico, que contribuya a revisar la organización geográfica del país. Si se concreta, la primera tarea del organismo, quizás antes que cuestiones más presentes en el debate público, como los reclamos de los productores agropecuarios de la zona núcleo, debería ser la creación de alguna instancia de coordinación entre el gobierno de la ciudad, el de la provincia y los 24 municipios que –con la excepción notable del Ceamse y la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo– hoy se encuentran funcionalmente desconectados, incluso para gestionar cuestiones tan necesariamente conectables como ¡el transporte!
.
Pero para eso será necesario emprender casi diríamos una batalla cultural, que complemente el imaginario mediático del conurbano con uno que, sin caer en la nostalgia pava de “cuando los chicos salían a jugar a la vereda”, ponga el foco en esa civilización hecha de reivindicaciones plebeyas e imaginación popular que todavía late debajo de la barbarie del clientelismo, las cámaras de seguridad y los escombros de todas las crisis“.

La mirada de Natanson, claro, es desde la Ciudad Autónoma; y desde ese “no lugar” que es la academia. Por eso mismo, Manolo, Fabián, aporta la claridad del que lo ve desde afuera. Que es distinta, ni mejor ni peor, que la que tiene el que lo siente de adentro.

Para mí, tiene la lucidez de darse cuenta que lo cultural es necesario para darse una identidad común. Con los aparatos y los códigos políticos no basta; son necesarios el rock, el cine, las novelas. Por eso elegí el título del posteo.

Ahora, como soy un tipo práctico y “realpolitik”, subrayé lo del Ministerio de Ciudades y Territorios que planea Scioli. No porque crea que un organismo burocrático resuelva nada por sí mismo. La clave es que los fondos que el Estado Nacional canaliza, y va a seguir, canalizando a los municipios incorporen un pensamiento planificador desde la Nación. No es que los intendentes van a hacer lo que el señor ministro diga; seguro que no. Habrá – algo conozco de burocracias – un tira y afloja entre los técnicos, sus planes regionales y la realidad y los intereses locales.

Anuncios

30 respuestas a El conurbano nació en los ´90

  1. Rogelio dice:

    Abel:

    Coincido contigo (también con Natanson y con Scioli) en que uno de las cuestiones centrales de los tiempos que viene consistirán en fortalecer los rasgos de “identidad e intereses” del GBA.
    Una tarea ineludible consistirá en “equilibrar la tabla” que sigue, en la que el Conurbano ocupa los 3 últimos renglones.

    En un post anterior comentaste que lo que queríamos era “una paritaria” pero que primero había que “ganar”.
    Ahora pregunto: ¿ “sin paritaria” – como sucede hasta el día de hoy – qué es lo que ganamos ?

    Estos desequilibrios también deben corregirse al interior de las provincias (y no solamente la de Bs.As.)

    Saludos

    • guido dice:

      Solo para respetar lo ya tradicional en este blog contesto al también ya tradicional argumento del estimado Rogelio con mi asimismo tradicional respuesta:

      La tabla de marras solo considera transferencias automáticas a municipios y soslaya las transferencias discrecionales del estado nacional y provincial que porcentualmente son muchísimo mayores. ¿O alguien piensa que la (notanle) extensión de las redes de saneamiento, agua y gas de estos años se financió con el pago de ABL? Y no considero las transferencias al consumo minorista y el movimiento económico que implican la virtual universalización de las prestaciones de seguridad social y previsional (por lógica cuantitativa, la región del país con más beneficiarios).

      El argumento elude el problema al postular una imaginaria discriminación entre un interior “privilegiado” a un centro cuyo crecimiento precisamente se vincula con la presencia de mayores oportunidades como resultado…de la inversión estatal-provincial.

      Lo que sucede, sencillamente, es la inviabilidad de que una sola ciudad esté repartida en dos provincias diferentes. La plata en transferencias que le falta al GBA es sencillamente la que le sobra al municipio de CABA, que no gestiona o parcialmente servicios, justicia y seguridad lo que le da el aire suficiente para gastar plata en estupideces.

      • Rogelio dice:

        Estimadísimo Guido:

        Ya que se trata de establecer una fecha de nacimiento, es oportuno apuntar que:
        – en 1972 Buenos Aires recibía el 34% de los recursos fiscales;
        – con la ley 20.221/73 el 28,5%
        – y ahora el 20%, a pesar de que la ley 23.548/88 le asigna 22,5%.

        Estará de acuerdo conmigo en que la contradicción “izquierda / derecha” ha quedado devaluada.
        Sin embargo, no se nos ocurre reemplazarla por la antinomia subordinante “Interior-Buenos Aires”.

        Por el contrario, en el marco de la Nación como unidad y teniendo en cuenta todas nuestras banderas históricas, estamos poniendo sobre la mesa algunos elementos cuantitativos que aportarán a la ineludible Agenda que viene.
        Porque los desequilibrios actuales – de última – no beneficiarán a nadie en el futuro.

        En base a los Lineamientos sobre el proyecto nacional (considerando sus aspectos económicos, sociales y regionales) y los acuerdos regionales, la Agenda Tentativa, en materia de recursos fiscales, tendrá que considerar los siguientes temas:

        * Definir las responsabilidades entre Nación y provincias, previendo una mayor descentralización, en el marco de una reforma tributaria nacional, provincial y municipal;
        * Acordar cómo se igualan las oportunidades de todos los argentinos y cómo se promueve el desarrollo regional;
        * Considerar todas las transferencias, directas e indirectas, implícitas y explícitas;
        * Establecer criterios objetivos para el reparto de la distribución secundaria;
        * Aumentar la correspondencia fiscal, la equidad y la transparencia;
        * Estabilizar el sistema luego de la necesaria transición donde ninguna de las partes debe perder ingresos nominales;
        * Explicitar la redistribución: cuáles provincias ponen en el fondo común y cuáles reciben;
        * Crear incentivos para que el Estado brinde más y mejores servicios a la comunidad, aumentar el esfuerzo tributario provincial “de todas” las provincias y asegurar la solvencia fiscal.

        Saludos cordiales

      • guido dice:

        Creo que previo a la mayor parte de esos ítems, como precondición, se debería apuntar a una convergencia estructural, que es posible mediante asignaciones específicas determinadas por ley que evitarían que el incremento de recursos para el GBA termine en sus distritos que están por encima de la media en todas las categorías medibles (algo así como la mitad del total). Supongo que eso podría ser parte del “período de transición” que allí se menciona.

        Pero la clave que le objeto está acá (te cito): “Considerar todas las transferencias, directas e indirectas, implícitas y explícitas”. En la tabla el lugar donde vivo (la quinta) figura horriblemente discriminado. No es cierto. Sucede que la mayor parte de las transferencias vienen de otras cuentas. De hecho, se ha invertido mucho en estos años, más que los 20 anteriores.

        abz!

      • victorlustig dice:

        al pasar Guido, 5ta? Mardel? en el Museo quizas, nunca la vi tan hecha pelota.
        discrimina en que se invirtio, no sea cosa que te sorprendas

        el problema de la letra chica

    • Silenoz dice:

      Si se permite yo creo que si vamos a considerar estas cuestiones no se puede dejar de lado la recaudación provincial y su altísimo grado de regresividad de acuerdo a:

      Que viene de uno de los tantos posteos de Artemio, y que en otras provincias “feudales” habrá de ser peor, dejándose de lado, en la discución, a los “reales señores feudales”. Parece ser más sencillo pelearse con Nación antes que con los “señores de los medios de producción”

      Además lo que plantea guido es correcto, sino se cae (en forma inversa digamos) en lo denominado “asfixiante presión impositiva” en la cual se muestra la incidencia de la carga impositivo pero SIN CONSIDERAR las transferencias que vuelven en distintos conceptos.

      Saludos

      • Rogelio dice:

        Silenoz, sus comentarios confirman que la cuestión está sujeta a debate y será conveniente que formen parte de la “Agenda que viene” ¿ No ?

        Saludos

      • Silenoz dice:

        Si claro don Rogelio pero le comento que soy escéptico por que el tema es ¿cómo le sacás a alguien un derecho concedido por ley?

        Y en el caso de la coparticipación, agravado por el tipo de acuerdo necesario. Un acuerdo que se hizo para trabar cualquier modificación.

        De ahí me parece la razón de ser de todas esas transferencias por fuera de la coparticipación, en el corto plazo se podrá trabajar su discrecionalidad… veremos….

        La misma lucha se presenta con otros temas estructurales como la pertenencia, administración y explotación de los recursos naturales

        A a vez, corregir el cuadro de arriba demanda sostener, y agrandar quizás, “la grieta”

        En fin todo sea por la famiglia unita ja ja..

        Saludos

      • Rogelio dice:

        Estimado Silenoz:

        Recordemos la antigua enseñanza:
        “La ley se hizo para el hombre y no el hombre para la ley” Mc 2,23-28
        La leyes pueden modificarse y evolucionar.

        Lo cual significa que no estamos planteando el conflicto, por el contrario lo que estamos proponiendo es que trabajemos para establecer una ‘Agenda Paritaria’ que incluya todos los temas estructurales que sea aconsejable.
        Y como dice Fierro: No para mal de ninguno sinó para bien de todos.

        Abrazo

      • Silenoz dice:

        Ofcors…. si las reglas no te permiten jugar hay que hacerlas merda y crear otras… los fulleros nos ponemos de acuerdo enseguida

        Pero mira, disculpà que insista con esto:
        precisamente estaba escuchando ahora Anibaldas por C5N con el gato y casualmente èste le pregunta sobre la coparticipaciòn y el mismo Anìbal decia que es el tema està cerrado, recordaba un intento con NK en el cual llegò reunir a 21 provincias. En definitiva, cambiar los porcentajes requiere modificar la constituciòn….. por lo que yo decìa… pero buehh…

        Las transferencias de alguna u otra forma van, que no se llamen “coparticipaciòn” no es un tema que a Anìbal le precupe (màs o menos asì fueron sus palabras) pero la guita la pelean

        Saludos

      • Rogelio dice:

        Silenoz:

        1. ¿ Lo de “fulleros” lo dice por los constituyentes de 1994 ?
        Porque si las reglas que ellos dictaron no te favorecen, lo razonable es intentar mejorarlas.

        2. Me cuesta creer que Aníbal haya dicho que “el tema está cerrado”: qué necesidad tiene de decirlo ?

        Saludos

  2. manolo dice:

    La Intelligentsia nació para ser infeliz.
    Toynbee, Estudio de la Historia.

    El discurso filosófico nació de la unidad imperial, a través de muchos ava­tares, los mismos que conducen desde las formaciones imperiales hasta la ciudad griega.

    E incluso en la ciudad griega el discurso filosófico mantiene una relación esencial con el déspota o con su sombra, con el imperialismo, con la administración de las cosas y de las personas (se encuentran todo tipo de pruebas de ello en el libro de Léo Strauss y Kojève sobre la tiranía) (e).

    El discurso filosófico siempre ha permanecido en una relación esencial con la ley, la institución y el contrato que constituyen el problema del Soberano, y que atraviesan la historia sedentaria que va de las formaciones despóticas hasta las democráticas.

    El «significante» es en verdad el último avatar filosófico del déspota.

    Si Nietzsche se separa de la filosofía es quizá porque es el primero que concibe otro tipo de discurso a modo de contra- filosofía.

    Es decir, un discurso ante todo nómada, cuyos enunciados no serían productos de una máquina racional administrativa, con los filósofos como bu­rócratas de la razón pura, sino de una máquina de guerra móvil.
    Deleuze, Sobre el pensamiento nómade.

    d/ Creo que estos son los ejes de nuestra equivocada estrategia, y que en cambio son secundarias o derivadas las contradicciones masas-aparato, interior-Buenos Aires, etc., ya que la resolución de las mismas es materia de ejecución, mientras que los ejes políticos que planteamos son materia de concepción.

    Aún esas antinomias, si se toman como subordinantes y no como subordinadas” encierran peligros considerables, y el mayor de ellos es omitir la singularidad de la configuración geográfica, histórica y social argentina, que es su núcleo urbano de 12 millones de habitantes y 60% de la población obrera, de la que necesariamente -a mi juicio- debe brotar también la singularidad de nuestro proceso revolucionario.

    e/Hay dos fallas del pensamiento de izquierda en las que recae, a mi juicio, el pensamiento montonero cuando analiza su problema central; que es la toma del poder.

    Una, privilegia las lecciones de la historia en que la clase obrera toma el poder y desdeña aquellas otras en que el poder es tomado por la aristocracia, por la burguesía.

    Ni Marx ni Lenin procedieron así.

    Ambos dieron a la toma del poder por otras clases un carácter ejemplar.

    La segunda falla deriva de la primera, y remite al punto de partida, a saber, la historicidad de nuestro pensamiento.

    Puesto que las lecciones de historia en que la clase obrera toma el poder se dan solamente a partir de 1917

    Y solamente en otros países, ése es el nivel cero donde empieza nuestro análisis.

    Un oficial montonero conoce, en general; como Lenin y Trotsky se adueñan de San Petersburgo en 1917, pero ignora como Martín Rodríguez y Rosas se apoderan de Buenos Aires en 1821.

    La toma del poder en la Argentina debería ser, sin embargo, nuestro principal tema de estudio, como lo fue de aquellas clases y de aquellos hombres que efectivamente lo tomaron.

    Perón desconocía a Marx y Lenin, pero conocía muy bien a Irigoyen, Roca y Rosas, cada uno de los cuales estudió a fondo a sus predecesores.
    Rodolfo Walsh, 1976/77

    La “Cultura” como “producto” de los Intelectuales “como clase”, es un “lujo” DE y PARA las Oligarquías.

    Ya que son los únicos que pueden “destinar recursos” para lo “superfluo”, o sea aquello que va mas a la de la mera supervivencia diaria.

    Antonino, el esclavo “educado”, para Espartaco y sus insumisos solo “sirve” como “peón” de la vieja curandera y cocinera.

    Resumiendo, a pesar del copy paste, los Intelectuales como Burócratas Culturales se sienten más cerca de New York y Paris, que de las Catonas y los Hornos.

    Es lo que hay, abrazo peronista.

    • guido dice:

      Digamos para resumir que el discurso imperial y la cultura de las élites de y para las oligarquías tendría su territorialización concreta en la provincias de Tierra del Fuego, Formosa, Catamarca y La Rioja porque tienen más diputados por habitante y reciben más transferencias automáticas de recursos del estado nacional, no así los nómades plebeyos del cuarto cordón de cantris.

      Habría algo que no me estaría cerrando.

      • manolo dice:

        Guido
        La discusión es sobre “producción cultural” y Poder Político, desde el punto de vista de los Burócratas Culturales, que ven amenazadas sus “partidas”.

        Lo mismo sucede con Sarlo et al, frente al “descubrimiento” del radicalismo territorial.

        Te lo traslado a la Vª y General Pueyrredon, si la Betty le viene a dar directivas a los punteros radicales.

        ¿Qué le responderían?

        Estamos frente a una sustitución de elites, por el cambio de relaciones de fuerza materiales.

        Abrazo

  3. Marcelo dice:

    Perdón, un pequeño comentario. Las villas miseria no aparecen en los 50, sino en los 30, con la llegada a la ciudad de los migrantes rurales en el contexto del inicio de la industrializacion por sustitución de importaciones. Saludos

  4. El Conurbano tiene una característica que tal vez sea única en el mundo. Es un ente de 10 millones de personas, que no tiene NINGUN medio de comunicación importante que se dedique a él. El Conurbano sólo sirve como fuente de noticias policiales, y de fútbol en menor medida. No hay cultura, ni noticias sociales, ni obras, ni novedades políticas… lo que ayuda a los famosos “barones”, dado que la gran mayoría de sus habitantes probablemente no podamos nombrar más de 3 o 4 políticos de su distrito más allá del intendente.

  5. Silenoz dice:

    Creo que la Ligne Maginot merecería una cita de Natasón al menos

    Saludos

  6. victorlustig dice:

    al pasar

    No, la ligne Maginot es Nazca/San Pedrito, hasta las inversiones en GCBA son asi

    Manolo, ay Pareto, as usual

    Como se maneja San Pablo?, por preguntar algo cerca

  7. victorlustig dice:

    no hay ningun lugar en la capit a mas de 10 cuadras de una villa, 20 si te gusta mas, pero el grueso de inversiones del gobierno fue de J B Justo hacia el rio, con la excepcion del corredor de Cabildo, por eso la linea Nazca San Pedrito como limite.

    Volviendo al tema de copa, es mas facil ir a pedir al gobierno nacional que cobrar los impuestos pciales (aparte de mas baratopara el goberna de turno) esolo sufrio Scioli cuando aumento los pciales cuando Cris le corto el rostro y noaumento el rural por que le fueron al humo todos en La Plata (en esa epoca no lo queria como ahora, remember?)

    Y, dentro de la Pcia, mas o menos lo mismo, los intendentes rurales no aumentan las tasas para caminos por la misma razon y los de las ciudades grandes se emabrcan en proyectos faraonicos (los paguen ellos o no) por razones de prestigio ej
    Museo de Mardel (para que?? no es zona deprimida, hay mil lugares para arreglar etc
    Movimiento de la Muni, poner el carro adelante de los caballos

    disculpen el parroquialismo, pero, ver calles de ingreso a barrios de 50 años de antiguedad sin asfaltar habla muy bien de actual intendente, y en que gasta los recursos (y no te digo Mario Bravo ayer la agarre desde Independencia)

    • Silenoz dice:

      Bueno en funcion de tus recorridas y obra pública entonces vos deberías referirte a la Av. Rivadavia antes que Nazca y San Pedrito (caminarla a lo largo mirando a distra e sinistra son de palpable a muy palpable sus diferencias)

      La Ligne Maginot tiene otras implicancias, si no te gusta podría compararla con el muro exterior del Crac de los Caballeros

      • victorlustig dice:

        no, para nada, yo vivo del otro lado del Maldonado, asi que si quiere hablamos de la renovacion urbana del otro lado de Rivadavia (Goyena queda del otro lado, Alberdi, tambien)

        ah, depende de que lado la mires, los nazis quisieron usarla post Normandia para el otro lado, no sirvio

  8. Mariano T. dice:

    La provincia de Buenos Aires es discriminada en representación legislativa, en coparticipación y en transferencias del Estado a causa de ser la provincia m´s importante, por escándalo y en todos los items que se consideren. Es casi medio país.
    Es una manera de tenerla de rodillas, y que no pueda ejercer su poder.
    La única solución sería su partimiento en 3, a cambio de recuperar la ecuanimidad en representación y en coparticipación.

    • Silenoz dice:

      Y si, como es de esperarse, otro que se agarra de cuanta pavada “republicana” anda dando vuelta…

      Menos mal que hay gente inteligente en nuestro pais al respecto

      Yo creo que tenés un problema de alta solidifcación de stock, capas geológicas de material biológico, endurecidas por falta de irrigación (flujos)

      • Mariano T. dice:

        Teodoro Boot demuestra cada vez que escribe, que es cualquier cosa menos inteligente.
        Y no me prendo en nada. Hace, mas de dos años que hablo del tema.
        http://patriachacarera.blogspot.com.ar/2013/05/el-problema-de-la-provincia-de-buenos_23.html

      • Rogelio dice:

        Estimado MarianoT:

        Está claro, Mariano, que una propuesta de “partimiento en 3” de la provincia de Buenos Aires, o cualquier propuesta análoga que modifique los pactos originales, pasa necesariamente por un trámite: la Reforma de la Constitución Provincial.
        En los últimos tiempos, quien ha planteado la necesidad de Reforma ha sido el vice-gobernador Mariotto.

        Saludos cordiales

      • Silenoz dice:

        “Hace, mas de dos años que hablo del tema.”

        Y si, por eso mi referencia a las capas geológicas de material biológico endurecidas

      • Mariano T. dice:

        Eso tiene que salir por consenso, o no salir. No hay otra manera. Pero beneficia a todos sin perjudicar a nadie.

      • Mariano T. dice:

        No. Tu comentario era que me había agarrado de una pavada republicana de ahora. Y te demostréque no es ssi. Vos demostraste que no tenes nivel para discutirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: