La victoria en las PASO, en la mirada de un adversario

tabladeflandez

Habrán notado que el estilo de mis análisis en esta semana no ha sido triunfalista. Creo, ya lo dije, que las chances de Daniel Scioli para la presidencia son muy buenas, pero hay riesgos. Y tal vez el más grande es confundir chances con certezas.

Igual, tampoco debemos dejar de apreciar la madurez de esta transición, una de las cosas más difíciles, y más raras también, en la historia argentina. Repetí varias veces que para buscar un ejemplo había que remontarse 93 años atrás, en la elección que le dio el triunfo a Marcelo de Alvear. Edificar esta transición – en tiempos más difíciles que los de la Argentina próspera aunque desigual – no requirió sólo de prudencia política, sino también en la gestión de la economía, por ejemplo.

Mi amigo Roberto Corvaglia me acercó una lúcida evaluación, que había pasado por alto. Salió en La Nación, la subió a Facebook Julio Fernández Baraibar,… es un texto conocido. De todos modos, pienso que vale la pena copiarlo aquí. Aclaro que no considero a Eduardo Fidanza un adversario de Scioli (creo que tiene algunos contratos con el gobierno de la provincia), ni tampoco, para el caso, de Cristina. Pero es un adversario intelectual del peronismo. Adscribe a la vertiente “republicana”. Y ese es un motivo más para leerlo. Es la otra mitad de la identidad argentina.

Desde hace por lo menos 90 días podía estimarse el triunfo del Frente para la Victoria en las elecciones primarias. Muchos, por prejuicio, no lo quisieron ver. Esa previsión no constituía, como sostuvieron algunos malintencionados, una operación política o una manipulación de los resultados que arrojaban los sondeos. Tampoco era, como creyeron otros, el producto de un análisis equivocado que sobreponderaba las chances del Gobierno. Surgía, por el contrario, de una prolija investigación de la conducta electoral que arrojaba, día tras día, nuevas evidencias acerca del predominio del oficialismo sobre sus ocasionales rivales.

La primera razón de este triunfo, que muchos no computaron, fue el constante incremento en los últimos 15 meses de los indicadores de optimismo social y evaluación de la gestión del Gobierno. Según datos de Poliarquía, el 40% de los votantes consideraba, pocos días antes de las elecciones, que la situación del país es “buena”; el 52% otorgaba poca o ninguna probabilidad a una crisis económica severa en el corto plazo, y se mostraba poco o nada preocupado por perder el trabajo; el 45% tenía buena imagen de la Presidenta, el 51% aprobaba al Gobierno y el 44% la política económica. Todos estos indicadores, favorables al oficialismo, no habían cesado de aumentar desde marzo de 2014.

El segundo punto por considerar es la magnitud del espíritu conservador con que el electorado concurrió a votar, algo que la oposición se negó a ver hasta el final, cuando ya era tarde para adecuar el discurso sin correr el riesgo de la inverosimilitud, como le ocurrió a Macri. Con la solidez y estabilidad propia de las actitudes, la mayoría sostenía que la nueva administración debía cambiar o mejorar sólo algunas cosas (básicamente la inflación, la inseguridad y el estilo agresivo), manteniendo incólumes otras, que constituían los logros del Gobierno: empleo, planes sociales, consumo, jubilaciones y propiedad estatal de las empresas de energía y servicios públicos.

El tercer factor fue la capacidad dispar de construcción política. El kirchnerismo, a diferencia de la oposición, utilizó un pragmatismo de manual para organizar la campaña, desterrando muchos prejuicios de los observadores. Primero se dijo que Cristina prefería perder las elecciones si no podía permanecer en el poder; luego se especuló que buscaría fueros a través de una candidatura; también se aseguró que jamás elegiría a Scioli como sucesor, apostando todas sus fichas a Randazzo, etc. Nada de eso ocurrió. El FPV se organizó como una maquinaria electoral clásica, con el objetivo de ganar: eligió al precandidato que mejor medía, minimizó la competencia interna, resaltó los logros de gestión, apuró a la oposición con definiciones políticas y programáticas. Ni Macri ni Massa encontraron una respuesta satisfactoria a este desafío. Tampoco pudieron llegar a un acuerdo para unificar una propuesta alternativa.

Las sólidas razones del triunfo de Scioli, y la ventaja de tres millones de votos sobre su principal rival, no despejan sin embargo la carrera presidencial. Al gobernador de Buenos Aires le faltan cuatro o cinco puntos vitales, provenientes del electorado independiente, que acaso se perdieron por las denuncias contra Aníbal Fernández. A Macri le falta mucho más: fidelizar a los radicales y a la Coalición Cívica, y avanzar sobre un electorado que no confía en sus recientes credenciales estatistas. La tarea requiere de cualidades políticas que el líder de Pro no termina de desplegar.

Por último, si se quiere entender lo que pasó, no puede soslayarse la atípica personalidad de Scioli. Para desconcierto de muchos, desplegó una suerte de cristianismo hipertrofiado: ante las agresiones y desplantes -de propios y ajenos- no se limitó a poner la otra mejilla; puso, impertérrito, infinitas mejillas. Acaso los que confundieron esto con la indignidad se estén preguntando ahora si no se tratará de una técnica de supervivencia que lo pone a tiro del premio mayor“.

Anuncios

18 Responses to La victoria en las PASO, en la mirada de un adversario

  1. Ñandú dice:

    No nos deja conciliar el sueño maestro!!!

  2. el carlo dice:

    “…ante las agresiones y desplantes -de propios y ajenos- no se limitó a poner la otra mejilla; puso, impertérrito, infinitas mejillas.”

    Probablemente porque, al igual que lo esta haciendo Tsipras en Grecia, llegara al poder con los votos del Peronismo, pero debera gobernar en gran medida con la agenda de la oposicion.

    Solo esta practicando para la actitud que debera mantener durante toda su gestion.

  3. OMIX dice:

    La estrategia de largo plazo del partener del sicopata?

    Uno y otro son enfermitos Abel, no se hacen panegíricos de personalidades trastornadas.

  4. Cine Braille dice:

    Creo que el principal problema para Scioli es la notoria afición del oficialismo por cometer errores idiotas cuando tiene todo a favor. Nada nuevo, por cierto.
    Saludos

  5. Norberto dice:

    Hace poco escribí esto

    “Si veo una posibilidad en los acuerdos que no me gusta, pero veremos si se da, en cuyo caso volveré a comentar sobre el tema.”

    y estaba haciendo referencia a esto

    no creo que +S.A. llegue verlo como una posibilidad de la que su ego saque ventaja, ni siquiera a futuro, dado que considero que para un gorila de ley, se convertiría en héroe.
    Pero tal vez tenga razón porque para el futuro faltaría mucho tiempo, y en ese tiempo se lo puede despilfarrar, y pienso en Piñeira y sus candidatos para sucederlo, mientras que enterrar las ambiciones de Maurizio Blanco Villegas le generarían posibilidades en el tiempo cercano, mas acordes con sus intereses.
    Nunca menos y abrazos

    • Silenoz dice:

      Ja ja,,,

      Precisamente, la “republicana liberal de izquierda” hizo entrar en cólera al <a href="http://deshonestidadintelectual.blogspot.com.ar/2015/08/prejuicios-de-sesgo-oligarquico-o.html” rel=”nofollow”>Señor de los Cordones (con todo respeto ehhh… ja ja..) y tiene su razón

      Pero buehhh al pelotero.festilindo del Comando Mayor Intelectual o algo así…. así les va

      Saludos

    • David (idu) dice:

      La idea de Sarlo sería una excelente demostración para saber de una buena vez para quién trabajan Macri y Massa.

      Siempre dije que para los peronistas (K o no K)

      Y ojalá me equivoque, aunque dúdolo…

    • Diego dice:

      Tarde para andar haciendo esas piruetas electorales. ¿Con qué cara Vidal se baja después haber sacado el 30%? Esa básica matemática anti-kirchnerista no es enunciable en forma de discurso de cara a la sociedad. Además, el huracán que puede despertar ese enroque de piezas tendría consecuencias inesperadas.

      • Marcelo, el gaucho dice:

        ¿Y cómo se haría eso? Porque no pueden ir en la misma lista, la ley lo prohibe. Entonces, ¿repartirían las boletas combinadas ya listas para poner en la urna? ¿Cuántas? ¿Cinco, siete millones de juegos de boletas prerrecortadas?

        Había un tiempo para eso, y el tiempo ya pasó. Para nosotros también se terminó el tiempo: es Scioli/Aníbal o nadie. O si no, los candidatos testimoniales, tan útiles en la urna como el dibujo de Clemente. La verdad, me gustaba más Randazzo/Bossio, pero ahora eso ya no está. Y la lista ya no está en el cuarto oscuro. La de Macri/Massa tampoco.

        Tienen un problemita: no importa lo que acuerden entre ellos, la gente va a votar lo que se le cante dentro de las posibilidades; y un 90% va a votar lista completa.
        En realidad tienen otro problemita más: ir separados permitió que Macri se presentara como un administrador y Massa como el dueño de la calle del medio; así fue como dos listas de más o menos la misma tendencia juntaron tres millones y medio de votos. Ir juntitos los dos obliga a abandonar alguna de las dos posiciones… o las dos. Y abandonando posiciones se pierden votos: con toda seguridad no llegan a tres millones, ni siquiera en segunda vuelta. Scioli ya tiene más que eso.

        Saludos.

  6. Se nos vienen dos meses y pico que serán para alquilar balcones. El perfil menos confrontativo de Scioli lo posiciona bien para alcanzar acuerdos con votantes de la periferia.

    Habrá que ver como se mueve Massa y que operaciones trae en la manga Magnetto. Scioli, de algún modo, parece mas previsible.

    La nota de Fidanza la había leído y me pareció muy lúcida.

  7. Jose dice:

    Cambiar sólo algunas cosas (básicamente la inflación, la inseguridad). Minucias

  8. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Hablando de Scioli, un artículo que apareció en Bloomberg tratando de entender al candidato.

    http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-08-13/a-fan-of-che-and-churchill-top-argentine-candidate-is-a-mystery

    Saludos,

    Andrés

  9. Leandro dice:

    A Chano Champertier le faltan votos “independientes” o votos propios que no puede captar???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: