Opinando de las P.A.S.O.

máscaras

Di mis primeras impresiones de estas primarias a eso de las 4 de la mañana de ayer. Y las impresiones eran bastante primarias, también. Hoy estuve leyendo – a saltos, porque tenía bastantes compromisos atrasados – las de gente más sabia que yo, o, por lo menos, con más tiempo para pensar.

Entre lo poco que vi, quiero rescatar lo de dos blogueros. Las partes que coinciden con lo que pienso, obvio. Pero a pesar de eso, son análisis inteligentes. Uno remarca los aspectos negativos, para la opción que ambos apoyamos. El otro, tiene una expectativa optimista. Y ambos, creo, tienen razón. En todo caso, son un buen punto de partida para pensar en serio esta coyuntura. Sin quedar enganchados con los que sólo dicen, en el fondo, “ganamos, ganamos” o, peor, “es lo que yo había dicho“.

Señala Baleno, en El Magma:

El peronismo acaba de empatar la peor elección presidencial de su historia con el porcentaje que obtuviera Duhalde en 1999. Sin embargo. en aquella elección el peronismo salia segundo detrás de una alianza entre una UCR vigente y un partido de corta vida amalgamado con buenas intenciones y un marketing de efectividad feroz.

En esta elección quedó adelante de una alianza de marketing eficaz e intenciones dudosas.

En esas elecciones el peronismo había ganado 4 distritos y perdido en todos los demás. En esta, ganó en 20 de los 24 distritos. El país es otro“.  (completo aquí)

Apunta Ricardo, en Los Huevos y las Ideas:

Creemos de todos modos que la polarización es real, disimulada por UNA con el artificio de sumar los votos de Massa en PBA y el triunfo del Gallego De la Sota en Córdoba. Una muestra de esa polarización es que Cambiemos supera al Frente Renovador en la PBA por casi 9 puntos porcentuales, superándolo también en el que fuera bastión de Sergio en 2013, la Primera sección electoral (26,31% a 23,59%).

Al FpV le falta para el 40% y Cambiemos superó los 30 puntos. El escenario de triunfo en primera vuelta está más lejos, pero no clausurado. ¿Alcanzaría con un porcentaje del cordobesismo y con San Luis? Puede alcanzar para el 40+1, pero deberían alinearse algunos planetas. A ojos de este cronista, es Massa, con su persistencia en PBA, el que aleja el horizonte de evitar el ballotage. Ya lo habíamos sostenido.

De arribar a ballotage, es dable pensar que parte del voto de Massa en PBA, el de UNA en el interior y el de Rodríguez Saá en San Luis acompañaría al FpV. Pero pensar en noviembre sin los resultados de octubre es política ficción. Este blog siempre sostuvo, de todos modos, que la disputa por el PEN sería palo y palo. Y en un ballotage Scioli le gana a Macri“.  (completo aquí)

He tenido tiempo de leer otros trabajos que me impresionaron. Artepolítica, claro, que además de un buen resumen hace una observación a contrapelo de las tonterías de nuestros “intelectuales de paneles”: “Salvo en la última semana la campaña fue de un altísimo nivel, al contrario de lo que se afirma. Se habló la mayor parte del tiempo sobre políticas públicas. Si la mayor empresa del país va a seguir manejada o no por el Estado, si la política previsional va a seguir más o menos como está o no, si el plan social de mayor cobertura del que se tenga memoria va a seguir desarrollándose y con qué características, son todas discusiones de enorme relevancia, todas sobre política pública y política. Nada de “a triunfar” o “lápiz rojo”.  ¿Seguirá esto así? ¿O se parecerá más a la última semana de embarre abierto?“.

También recibí por un mail privado un artículo de Julio Burdman “Las PASO: un festival de interpretaciones” que, por supuesto, es lúcido. Deben leerlo, cuando lo suban a la Red.

Pero…  no sé si tiene sentido ahondar en las interpretaciones generales; como J. B. reconoce, puede haber demasiadas. Vale la pena encarar lo que pasó en cada distrito – porque la política es siempre local. Pero el punto es dónde estamos después de estas PASO.

Creo, como Baleno, que Scioli, y el FpV, ambos, no han hecho una buena elección. Que a más de la mitad de los electores no les convence su oferta. Y ambos deben preguntarse en qué fallaron ante los votantes, para encarar mejor la campaña.

Y al contrario de Ricardo, calculo que al oficialismo nacional le convino que UNA – De la Sota y también Massa – estuvieran presentes en el cuarto oscuro, para canalizar parte del voto fastidio. Pero estoy de acuerdo en que, al final, los votantes elegirán entre dos opciones, la continuidad, más o menos corregida, y el rechazo a esa continuidad. Pienso, por eso, que el oficialismo no debe aferrarse a la ilusión de un 40 % + 1, con una segunda fuerza con menos del 30 %.

En mi opinión, entonces, es probable que haya balotaje. Y que Scioli puede ganarlo.

10 respuestas a Opinando de las P.A.S.O.

  1. Teodorico dice:

    Ayer hablaba con gente amiga si hubiese tenido algún impacto el apoyo de ciertos sectores más o menos progresistas a Lousteau en desmedro del PRO, durante las elecciones a Jefe de Gobierno. Yo creo que si, pero tampoco soy fanático de hacer historia contrafáctica.

    Si bien Scioli no arrasó (no creo que nadie lo esperara tampoco), hasta La Nación tuvo que admitir hoy a primera hora que terminó con una mayor ventaja de la que se creía iba a tener el domingo a la noche.

    Ya no veo posible a Massa presidente, pero depende de él reposicionarse, salir de la imagen de perdedor (el naúfrago, como lo representaba una caricatura que circuló por internet en estos días), para ser una voz a escuchar para conformar coaliciones e incluso políticas. Es decir, aunque no creo que llegue al premio mayor, no hay que darlo por muerto.

    Volviendo a un tema que comenté hace un par de semanas replicando un artículo a mi juicio demasiado elogioso del PRO, también creo que muchos sectores de las distintas vertientes progresistas, lo estuvieron subestimando.
    Digo, mientras nos seguíamos riendo del mamarracho de del Sel (puesto deliberadamente para reafianzar la imagen anti-política del partido), y nos reíamos todavía de los globos y el papel picado, subestimamos (me incluyo en esto) su capacidad de ir haciendo en silencio una construcción verdaderamente partidaria: think tanks, universitarios, punteros, centros barriales, etc. Ahora recuerdo los artículos de Anfibia o Crisis, donde advertían estos avances y en aquel entonces parecían exagerados.

    • guido dice:

      De acuerdo. En MdP (donde ganó) es muy claro que hizo una construcción inteligente. Acordó con dos dirigentes históricos (un vecinalista de la derecha jurásica y una radical “de comité”) y competitivos, con arraigo y calle. Los puso a competir entre sí, delegó costos, se montó en un aparato que no tiene y la rompió.

      • Mariano T. dice:

        Ganó en casi toda la Quinta, y con muy poco aparato, o montado en lo que queda del aparato radical

  2. Norberto dice:

    En primer lugar, hay cerca de un 5% a un 8% del padrón imposibilitado de votar por razones que hacen a condiciones por desgracia todavía existentes en muchas zonas pobres de las grandes ciudades cuando cae tal cantidad de agua, tal vez y en función de lo que expresa esta gran encuesta, allí estaría esa diferencia

    “Los 320 mil votos de diferencia que José Alperovich le aportó en Tucumán, los 230 mil de Gerardo Zamora en Santiago, los 220 mil de Fernando Espinoza en Matanza, un caudal similar que arrimó Maurice Closs desde Misiones y los 180 mil que aportó desde Chaco Jorge Capitanich.

    El top ten de los distritos donde el oficialismo arrimó los mayores caudales de diferencia se completa con San Juan (130 mil votos), Formosa (120 mil), Salta (90 mil), Almirante Brown (80 mil) y Florencio Varela (75 mil), dominio del multirreelecto Julio Pereyra.”

    “Scioli, además de levantar altares a los comandantes del PJ que empujaron su boleta, queda en deuda con un clan en particular: los caciques del conurbano sur, continente donde el peronismo lleva un invicto electoral y que el domingo le aportó 680 mil votos de diferencia sobre Cambiemos. Es decir: más de un tercio de la distancia que le sacó en todo el país se la arrimó la Tercera Sección. La cumbre entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez, con sus vices, perfila la preocupación para sostener la unidad.”

    http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=802797

    Otra cosa es Córdoba y el cordobesismo, recuerdo que en 2011 este fue enterrado luego de su proclamación tras una exitosa elección local por una performance superior de la Jefa en esa misma provincia, cuando el electo Gobernador apostaba a resucitar sus ambiciones presidenciales. Esto me hace pensar que los cordobeses ademas de peronistas, no son suicidas.
    Entonces me siento mas cercano a Ricardo, aún siendo refractario al entorno de DOS y su modo de ser, tan conciliador, no viendo tan lejos una elección del mismo similar a la del 2007 superando el 45%, sobre todo ahora que la interna bonaerense terminó con las operaciones que podían atemorizar a parte de votantes, dejando ese rol solo al multimierdos y a sus cómplices, que no demuestran demasiada flexibilidad mental para crearlas, parece que sola fuerza fuera su poder, pero esa capacidad de daño existe y la han de utilizar.
    Nunca menos y abrazos

  3. Flics dice:

    Bienvenida sea el balotaje… siempre es bueno para el ciudadano tomar conciencia de la política… ó se equivocaba aquel griego quando decía que el hombre es el único animal politico?

  4. Esther dice:

    ¡Hola a todos!

    Llego tarde…

    Dejo algunos datos de la provincia de Buenos Aires, que, la verdad, no sé si ya están dichos en la blogosfera o en los periódicos (no he tenido casi tiempo de leer). Me topé con esto intentando encontrarle algún sentido al elevado número de votos que obtuvo Vidal y me llamó la atención.

    PBA, votos en blanco:
    Presidente: 423.574 4,88%
    Gobernador 925.803 10,66%

    En las ocho secciones los votos en blanco son similares, en porcentaje, pero se fueron al doble o incluso más para Gobernador. ¿Por qué? No sé. Pero no es poca cosa: medio millón de votos.

    ¿De dónde salieron? De prácticamente todos los partidos. Democráticamente, tanto el FPV como Cambiemos como UNA perdieron más o menos el mismo número de votos entre Presidente y Gobernador, unos 100.000.

    No sé cómo pegar tablas, así que más abajo dejo los datos como una lista: por partido, primero a Presidente y luego a Gobernador y en número de votos (justamente la diferencia enorme en votos en blanco vuelve inútil comparar porcentajes).

    Si vamos a las secciones, creo que ocurre lo mismo en los distintos partidos en todas las secciones (aunque no saqué los datos más que en las primeras cuatro secciones), pero en el FPV se dan dos diferencias notables: en la cuarta sección y en la sección capital se invierte el esquema y a gobernador obtiene más votos que a presidente. El porqué en la cuarta sección es fácil: es la región de influencia de Chacabuco; qué pasó en La Plata, no lo sé.

    Claro que en diferentes ciudades la situación es distinta. No hice análisis detallados. El caso es que hay medio millón de personas que votó a algún candidato a Presidente y prefirió votar en blanco para Gobernador y, en los datos promedio de la provincia, no parece ser cuestión de un partido político en particular: afecta a todos los mayoritarios y a la mayoría de los minoritarios. Salvo alguna excepción, se da en las ocho secciones electorales.

    ¿Por qué? ¿Es la primera vez que sucede o es habitual? ¿Quiere decir algo o no quiere decir nada de importancia? ¿Pasa en otras provincias?

    No tengo la respuesta a ninguna de esas preguntas ☺☺☺.

    Abrazos
    Graciela

    FPV
    3.235.947
    3.103.063

    Cambiemos
    2.375.617
    2.263.430

    UNA
    1.696.229
    1.503.783

    Alianza Progresistas
    357.590
    308.547

    FIT
    288.626
    281.597

    Compromiso Federal
    93.207
    76.339

    MST
    33.275
    44.240

    Alianza Frente Popular
    40.135
    42.639

    MAS
    40.925
    37.819

    Patria Grande
    ——-
    30.729

    Partido Popular
    20.647
    ——-

    Movimieto de acción vecinal
    12.946
    ——

  5. Diego dice:

    Los chicos de Artepolitica han definitivamente derrapado. Una lástima, eran un conjunto interesante de leer cuando empezaron, pero poquito a poquito con el correr de los meses se fueron seisieteocheando… Y ahora nos dicen que en la campaña se debatieron temas profundos para la nación… ¿Ya no se distingue consigna vacía de un debate intelectual? ¿Es que no hay un más allá del chapeo con rótulos imantados de prestigio progre en el debate político argentino? ¿Todo se resume a un centro de estudiantes y a su rosca tras bambalinas tal como lo mostró Santiago Mitre en su película “El estudiante”?
    La situación energética que deja el kirchnerismo en la Argentina es un desastre y el supuesto debate se satisface con cosignas estatistas que como se saben cubiertas de prestigio retórico en la arena de la discusión política diaria no se toman el trabajo de hablar de plazos, costos, niveles de producción, etc. Lamentable, a este tren lo maneja Milanesa, eh

  6. Esther dice:

    Soy optimista con los resultados de estas PASO.

    Pienso en qué sucedía hace algunos meses, no demasiados: se discutía si el FPV podría llegar o no con suficiente número de legisladores para “contener”a Macri, o qué cargo electivo convendría para Cristina, pensando en que Macri ganaba las nacionales. Hace no demasiado tiempo la cosa parecía por cuánto perdería el FPV. Había un cierto clima de derrota. Eso cambió totalmente: se pelea fuerte por ganar porque se ve la posibilidad concreta de ganar. ¡Soy optimista, entonces!

    Sin comer vidrio, por supuesto. Ta difícil la cosa.

    Creo que, salvo una macana importante de por medio (o una operación clarinesca que, por rara excepción, sí esté bien armada), los votos conseguidos por Scioli-Zanini serán fieles en octubre. ¿En Cambiemos o UNA? Vaya a saberse. Sin embargo, no descarto que una fracción de esos votos vayan a Scioli-Zannini ya en octubre. Una fracción pequeña, pero estimo que cada voto contará como si fuera de oro.

    La PBA, que es lo que más conozco.
    En el 2013 quedó pintada de massismo. Pocos distritos se salvaron de eso (algunos del FPV, otros radicales). Ahora quedó pintada de macrismo (aunque menos). Como en el 2013 Macri no jugó y ahora Massa se desplomó bastante, supongo que eso quiere decir que existe una fracción importante de los votantes que no quiere al FPV y vota según la opción opositora que vea más importante o con más chances de ganar (o más novedosa). Me parece que es una realidad incuestionable que la PBA es un distrito que presenta complicaciones. ¿Scioli tracciona? ¿O traccionan los intendentes o candidatos a intendente? ¿O la diferencia está en cómo el PJ labura en cada distrito? Posiblemente una mezcla de todo. Intentando un análisis posiblemente superficial, apunto a dos cosas de acá a octubre. Una, en la “política grande”, lo que se haga a nivel de gobierno y de candidatos a presidente y gobernadores. No tengo dudas de que Cristina nos va a sorprender una y otra vez con acciones de gobierno positivas y muy positivas. Me pregunto, eso sí, si el resto tiene claro que no debe hacer campaña para los que ya eligieron al FPV sino para los que no lo eligieron todavía.
    La otra cosa es el laburo a nivel de cada municipio. Eso, por lo menos en la PBA, es fundamental. Y dejarse de joder con peleas chicas y maccartismos de toda índole. Yo qué sé, si Fernando Espinoza quiere ser jefe de gabinete de Aníbal Fernández, pues a darle la jefatura de gabinete: La Matanza fue ahora lo que también fue en el 2013: un bastión que suma una enorme cantidad de votos (en el 2013 uno de los pocos distritos que retuvo el FPV). Domínguez, ¿qué querés ser? Pues te lo doy. ¿Se detuvieron a ver los resultados de los municipios que rodean a Chacabuco? Salvo la excepción de Junín, creo que en toda esa región es notoria la influencia de Domínguez.
    En otras palabras: más allá de los guarismos generales y de, digamos, los resultados macro, hay una red de municipios, grandes o pequeños, pero en definitiva la disputa se jugará allí. Cada uno tiene su propia dinámica. Sería inteligente pensar en una estrategia flexible, que se adapte a esas distintas dinámicas. Donde las cosas anduvieron bien, limitate a dar apoyo y dejá hacer a los que están en ese municipio, que evidentemente saben qué hacer (o hacen). Donde las cosas anduvieron regular o mal, hacer el análisis correspondiente y cuanto antes, para seleccionar la o las tácticas más convenientes.

    Porque sí se puede ganar. No es seguro, pero es posible.

    Abrazo,
    Esther

  7. Ricardo dice:

    Gracias por la cita, Abel.

    Una aclaración porque quizás no quedó claro en el post: me refería al >40+10. Un 42 a 31,9 es posible, ¿no? Pero claro, algunos planetas deberían alinearse y falta mucho. Solo quería decir que la chance de ganar en primera no está completamente clausurada…

    Un abrazo.

  8. Gerardo González dice:

    Macri y Cía sacaron menos votos de lo que esperaban. Y de lo que se esperaba.
    El octubre se repetirán las cifras de las PASO, porque nadie se bajará. Las bajadas obligatorias vendrán en el balotaje.
    Scioli ganará holgado, porque recibirá muchos votos de Massa y De la Sota, de Rodríguez Saa y un punto de los troskos.
    56% Vs 44%.
    Es tarde para cualquier arreglo. La Nueva Alianza no puede concretarse. Esa idea del acuerdo programático es débil.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: