Brasil y sus dos dramas: El fracaso de una estrategia

antonio das mortesLa coyuntura desastrosa – el adjetivo no es demasiado fuerte – por la que atraviesa la economía de Brasil es muy conocida, está en todos los medios, y no creo que valga la pena repetir los datos en el blog.

Para dar una idea de adónde ha llegado el asunto, les aviso que el viernes O Globo publicó ¿Qué pasa si Brasil pierde el “grado de inversión?”. Esta clasificación que le habían otorgado a nuestro vecino las agencias calificadoras de riesgo era un símbolo poderoso para la autoestima del “Brasil Potencia” – en especial, para los sectores que leen O Globo. Más importante – es la que permite a los gerentes de los fondos de inversión transnacionales que no son abiertamente casinos incorporar valores brasileños en sus carteras.

En los medios internacionales, el tema en discusión ya es el impacto que esta situación provoca en economía global. El legendario Financial Times – que ahora compraron los japoneses – publica Cut to Brazil budget target hits markets y Emerging market unemployment rises sharply (las cifras del desempleo en los mercados emergentes están dominadas, obvio, por el brasileño).

Ahora, crisis – como burbujas – siempre hay, aunque es cierto que las dimensiones de ésta, en algunos aspectos, el financiero y el de la producción industrial, parecerían ser nuevas en Brasil. Los puntos sobre los que me parece que necesitamos reflexionar a fondo los argentinos son: a) el fracaso de la estrategia que eligió el gobierno brasileño para solucionarla; y b) porqué la eligió y la mantiene.

Para simplificar – da para mucho más, pero éste es sólo un posteo para iniciar la discusión – voy a tomar el resumen que hace aquí Contradicto, un bloguero que está bien informado de la economía brasileña, y que, además, ha mostrado solidaridad emocional con el PT, el Partido dos Trabalhadores. Para abreviar, recorto los adjetivos. Pero luego agrego mis observaciones, cómo no.

Se cumplen ocho meses del segundo mandato presidencial de Dilma Rousseff, que, al poco tiempo de asumirlo, nombró a Joaquim Levy como ministro de economía de Brasil. Fue una señal muy clara a los inversores y al sector financiero en general: es un economista tradicional, con un currículum que lo muestra abrevando en el FMI y en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso en los ´90 y en la gestión privada (Bradesco, uno de los bancos más grandes de Brasil) en la primera década de este milenio.

Ya se pueden observar algunos resultados del conjunto de medidas que impuso desde enero. Veamos:

  • La inflación, que ya era una preocupación sobre el final del año pasado porque en lugar de pegar en el centro de la banda deseable apuntaba al techo, subió: de 6.4% en 2014 a 8.9% anualizada este pasado junio. Recordemos que el plan económico brasileño fue diseñado sobre las denominadas “metas de inflación”.
  • Levy recurrió a la tradicional receta de la suba de tipos de interés:  en términos reales (neteada de inflación) la tasa proyectada para 2016 se ubica en 9% anual, que puede ser considerada la más alta del mundo (neteada de inflación).
  • Por lo mismo, los intereses emergentes de la deuda pública brasileña crecieron hasta representar el 7.5% de su PBI: una transferencia de renta gigantesca desde los consumidores y el sector productivo al financiero.
  • El déficit fiscal creció del 6,2 al 6,4% en el año, es decir que – como sucede en buena parte de Europa – las políticas encaminadas a reducir el déficit… lo aumentan.
  • El corte recesivo de las medidas ya empieza a surtir serio efecto en la economía del país vecino: la estimación es que el ajuste le mochará dos puntos al PBI; nunca en los últimos 90 años Brasil tuvo dos años consecutivos de caída del PBI.
  • El sufrimiento más grave es el de los trabajadores: 111 mil empleos fueron destruidos sólo en junio, y el salario medio perdió 2 % con la inflación.

Comparto también el diagnóstico de Contradicto… hasta cierto punto “De insistir en este sendero de fracasos, el perjuicio no sólo recaerá sobre la persona de Dilma Rousseff, sino también sobre todo el Partido dos Trabalhadores y en particular sobre su máximo líder Lula, que podría ver diluirse su proyecto presidencial 2018.

… Como corolario Dilma habrá aprendido una lección ya inútil y anacrónica: nunca gana la izquierda cuando ejerce el rol asignado a la derecha (algo del estilo intuimos para Tsipras, en la península helénica)“.

Lo que encuentro equivocado es, en primer término, la comparación con Grecia: Más allá que las políticas de Syriza hayan sido imprudentes y contradictorias, sus motivos son fáciles de comprender: la mayoría de los griegos – y de los dirigentes de Syriza – no querían salir del euro. Entonces su único camino era negociar con la Unión Europea, que es la que emite los euros. Que lo hayan hecho mal, es otra cosa. Y no necesariamente por ser de izquierda. Idioteces se cometen a ambos lados del espectro ideológico.

Ésta no es, obvio, la situación de Brasil. ¿Por qué entonces Dilma se aferra a una política económica que aparece llevarla al desastre? ¿Por debilidad de carácter? Aparte de su historia – que tal vez no sea relevante en esta etapa – no me parece una explicación válida para juzgar a quien llegó a la presidencia de su país.

Como señalé en el posteo anterior, al hablar del Petrolao, no tengo el conocimiento profundo de la realidad brasileña para dar juicios rápidos. Sí señalo que es un tema clave para los argentinos, que vamos a estrenar gobierno, y Ministro de Economía, en cuatro meses y días.

Como hipótesis, me inclino a pensar que el mismo éxito – celebrado por los medios internacionales – de las políticas “market friendly”, que llevaron adelante Lula y la misma Dilma, y que atrajeron muchas inversiones al Brasil, los hayan dejado casi tan dependientes del flujo de fondos como lo estuvimos nosotros a fines de los ´90 y comienzo del nuevo siglo. Si esto es así, no sería un problema para la Argentina. Salvo en lo que ya nos afecta la caída de nuestro cliente y socio.

5 respuestas a Brasil y sus dos dramas: El fracaso de una estrategia

  1. Silenoz dice:

    Bueno si, es correcto pensar que Brasil no está amenazado por un Grexit digamos pero probablemente no quiera perder la membresía VIP del investment grade con todo lo que ello implica en el tipo de política económica adoptada y que ni el PT (con todo lo revolucionario que suenan sus voceros) alguna vez cuestionó, el miedo a NO “seguir perteneciendo” es grande por que dependen de ello. Y si, la política económica brasileña es dependiente de los flujos externos, tal cual como nos pasó alguna vez.

    Brasil adopta las metas de inflación para el ’99 que venía de episodios inflacionarios importantes, logrando estabilizarlos para el 2004, a partir de este momento ya con Lula Brasil goza de unos de los períodos de crecimiento y redistribución del ingreso más importantes.

    De hecho hay un debate económico en Brasil similar al que se dio por acá (en nuestro caso a cargo de los “nestoristas anti k” con su ministro estrella) que sería llevar a cabo una especie de revival de los primeros años de Lula poniendo las cuentitas como estaban en ese momento, pensando que los desajustes actuales en ellas, comparados con los de esa época, son las causas de los problemas de hace un tiempo. Pensamiento mágico….

    Crespo, economista en Brasil, también abona la hipótesis que deja ver Contradicto sobre la esperanza que Dilma depositó en los sectores de derecha a cambio de políticas “market friendly” ignorando que cuando estos bichos huelen sangre se ceban más aún.

    Creo que también es importante remarcar las tensiones que sobrevienen a partir de las mejoras redistributivas propiciadas en un marco económico que NO apunta al desarrollo quitando sustentabilidad a la mejora de los salarios que, al igual que nosotros, la población brasileña la necesita y mucho.

    Y por último me parece importante remarcar algunas cuestiones culturales de una sociedad muchas más reaccionaria y conservadora que la nuestra en donde los debates que se dan acá sobre industrialización allá no existen, cuestiones que también resalta el economista citado arriba.

    Y don Abel, en lo que nos concierne el tema no es menor por que:

    1) la lluvia de dólares NO depende de ellos
    2) si nos volvemos “lulistas anti lula” hoy no hay “viento de cola” que es lo que le dio aire a para aplicar políticas fiscales expansivas promoviendo la ampliación de su mercado interno
    3) a diferencia de la táctica de años anteriores el BC brasileño mantiene alta la tasa de interés pero está dejando devaluar el real, en consecuencia la apreciación de la moneda dejó de cumplir el rol en aumentar el salario real
    4) de acuerdo a la táctica aplicada por países con metas de inflación, le meten al ajuste dale y dale, se sabe cuando empieza pero no cuando termina
    5) fíjese como afecta a nuestra industria y posición en la balanza su bajón del mercado interno, agravado por nuestro perfil definido por las multinacionales automotrices

    No se… la verdad que está complicado… dio’ dirá

    Saludos

  2. Si Brasil se resfría, la Argentina estornuda.

    Eso podría decirse también si la sociedad que tenemos con Brasil fuera más que un acuerdo de va y viene de autopartes y autos, que endeuda y crea trabajo precario. La Argentina debería estar fabricando locomotoras, no autos.

    ¿Por qué se resfría Brasil? No pretendo repetir a Contradicto. Suscribo cada palabra de él.

  3. Capitán Yáñez dice:

    Brasil… ahora Dunga Dunga (ironía futbolera muy poco original… pero válida: en USA ´94, Dunga, actual DT de la verdeamarelha, fue el capitán del equipo brasilero que, más allá de ser un mediocre campeón mundial, marcó el quiebre del fulbo brasilero con su estilo histórico. Después de aquello nunca volvió a ser el de antes).
    Lo triste es que ni siquiera podemos cantar aquello de “Brasil decime qué se siente…” porque, en efecto, ya lo hemos “sentido”. Y Broda sigue diciendo que por acá se necesita un Cavallo con su equipo de no sé cuantos economistas “de primera”.
    No es joda.
    Siguiendo con la metáfora futbolera, nuestro caso sería un Tata Tata. Esto es: importación de un fulbo que no sentimos, no es el nuestro.
    Ya vimos, en Chile hace poquito, cómo termina la cosa.
    Ojo al piojo.

  4. En una de esas convendría levantar una barrera sanitaria en la frontera:
    http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-278170-2015-07-29.html

  5. […] – salvo “noticias” de coyuntura – al análisis de dos posteos recientes, aquí y aquí. Mi intención es ahora marcar el distinto tratamiento que a una esas noticias dan los […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: