Para qué sirve el MERCOSUR a los argentinos. Memo para Scioli

mapa mercosur

El posteo anterior estuvo motivado por el ingreso de Bolivia, y aproveché para tocar la discusión que se da en Brasil y un nicho tecnológico argentino. Temas que me interesan, y que muchas coyunturas juntas apartaron del blog.

Pero me quedé pensando en que el debate, la puja, sobre la inserción de nuestro país en el mundo del próximo gobierno, en el plano económico, una gran parte tendrá que ver con el MERCOSUR. Entonces, aquí van unas modestas sugerencias para los que prepararán memos a Scioli sobre el tema.

Como el blog de Abel no tiene el enfoque ¡pum para arriba! (hay otros colegas en eso), quise acercar para los compañeros que los redacten – sin duda peronistas o al menos esepeveístas – datos de alguien que ve con pesimismo la situación actual y promueve – discretamente – un aperturismo que yo no comparto. Que considero ingenuo y destructivo, en realidad. Pero tengo claro que son los argumentos que van a utilizar poderosos intereses que seguro tendrán llegada a quien gane la Presidencia, y entonces hay que tenerlos presente.

En cuanto al estilo, lo recomiendo práctico y con muchos datos. Las menciones a la Patria Grande pasarlas a los que escriben los discursos.

Hace algo más de un mes, Marcelo Elizondo publicaba en Ámbito un artículo sobre el tema. Él es un consultor en relaciones económicas internacionales, no un opositor, y Ámbito es oficialista. Pero su enfoque recogía los argumentos de un lado de esa discusión en Brasil. Que es la misma que tendremos aquí, cómo no. Tomo algunos párrafos:

“… El Mercosur acusa cierta fatiga. En el último año, las exportaciones del bloque cayeron un 9,6%, y especialmente las ventas dentro de la subregión cayeron un 13,1%. Pero esto no fue un accidente, porque ya en 2013 las exportaciones del bloque en su conjunto habían caído un 1% (cuando las exportaciones totales en el mundo habían crecido un 2,4%). Y en 2012 las ventas externas del bloque también habían descendido, en ese caso en un 2,2% (y, especialmente, habían caído un 7% las exportaciones de los países miembro dentro de la subregión), mientras en el mundo las exportaciones totales habían crecido un 2,2%.

En 2014 -en un marco de malos resultados en general para nuestro subcontinente-, las ventas externas del Mercosur mostraron la mayor caída regional en el mundo, pese a que las exportaciones totales en el planeta se elevaron un 2,8% (por lo que no puede sostenerse que ese descenso sea consecuencia exclusiva de un fenómeno mundial). Así, mientras el año último las ventas externas de empresas de América del Norte crecieron un 4,5%, las de empresas de Europa se incrementaron un 1,9%, las de empresas de Asia subieron un 4,9%, las de los países emergentes en total crecieron un 3,3% y las de las economías desarrolladas lo hicieron 2,2%; sólo América Latina y Central exhibió en el mundo bajas en sus ventas externas (2,5%), y esta cifra estuvo fuertemente influida por la caída del Mercosur, porque las exportaciones de los países andinos cayeron menos (sólo un 3,1%), las exportaciones de México crecieron un 4,6% y las de América Central y el Caribe mejoraron un 2,3%.

… Para la Argentina (el tema tiene) relevancia especial: el Mercosur es el principal destino de sus exportaciones y ha sido su mayor experiencia de relacionamiento internacional (mientras en 1980 la Argentina exportaba a Brasil menos de 800 millones de dólares, en 2014 exportó a su principal socio 15.000 millones de dólares; a su vez en 30 años Brasil duplicó su participación porcentual en las exportaciones argentinas).

En 2014, la Argentina exportó al resto del bloque 20.000 millones de dólares (de un total de casi 72.000 millones a todo el mundo), dentro de lo que se destacan unos 7.500 millones de dólares en productos de la industria automotriz, pero también exportaciones de vegetales, químicos (en ambos casos, por más de 2.000 millones de dólares), alimentos elaborados, máquinas y aparatos, y plástico, caucho y sus manufacturas (en estos casos, por unos 1.200 millones de dólares cada uno)“.

En cuanto a algunas soluciones propuestas para el “malestar del Mercosur” – en realidad, el malestar de las economías de sus países: la firma de tratados de libre comercio y, en particular, acelerar las negociaciones con la Unión Europea… recomiendo analizar lo que ha pasado en experiencias recientes. En el blog de Abel hemos seguido, por ejemplo, el caso del tratado entre Perú (país que visitaré pronto) y los EE.UU., aquí en el 2010 y también en el año pasado.

Anuncios

6 respuestas a Para qué sirve el MERCOSUR a los argentinos. Memo para Scioli

  1. Mariano T. dice:

    El Mercpsur le conviene a Argentina, no tengo dudas. Tal vez no le convenga a Brasil.
    La mayoría de los problemas del Mercosur provienen del gobierno argentino, y ha habido una gran tolerancia de los socios.
    Cada vez que alguien dice que las importaciones uruguayas se restringen para cuidar nuestra industria, me da vergüenza ajena.

    • Silenoz dice:

      Mirá vo’….

      Pa’ mi los problemas del Mercosur son los rentistas… Y encima me dan más vergüenza que a vos, pero bueno se puede circular libremente en el Mercosur ehhh…

      Y si tenés guita, sos “bienvenido” en cualquier lugar, excepto acá obvio

  2. Silenoz dice:

    La verdad que la entrada de Bolivia es una buena noticia por que le dio un empujón, pequeño quizás, para sacarlo del estado de postración en que se encuentra, revitalizando un cariz nacionalista ampliado a la Patria Grande.

    Con todo, los problemas son importantes por que a la disparidad de políticas económicas que se aplican en la región, hay que agregarle al influencia no menor de China que, además de generar alguna dependencia, reavivaron los reflejos yanquis sobre su patrio trasero.

    Pero el problema principal es que el más grandote del barrio está jodido -y de forma auto infligidos- y ante su necesidad de revertir la situación, ponga más tensión en un Mercosur que, para que se transforme en un conjunto que potencie a toda la región, TODOS sus integrantes, o al menos los más relevantes, deberán cambiar su postura. Y Brasil es el que tiene la mayor responsabilidad por ser “o mais grande” y asumir así el rol del líder que cree ser.

    Pero buehh, como sugiere don Abel, Dilma tiene un buen pretexto para patear pa’delante el TLC con la uropa y Evo tiene toda la pinta de resistirlos como nosotros -al menos hasta diciembre- y alguna parte del lobby paulista.

  3. Alcides Acevedo dice:

    El Mercosur es una gran mentira, tanto Argentina como Brasil tienen una economía exportadora basada en bienes primarios y Brasil es el principal exportador de alimentos del mundo…. ¿se acuerdan del argumento de que las economías de Estados Unidos y Argentina no eran complementarias sino competitivas y eso representaba un gran problema? bueno, con Brasil es mucho peor, salvo por un detalle: la industria.

    Por suerte para Argentina la industria brasilera da pena y es la única razón por la que existe el espejismo del Mercosur, yo diría que es una creación a medida de la industria automotriz, es el único sector en el que existe fluidez comercial, los brasileños siquiera pueden exportar calzado a nuestro mercado sin restricciones.

    ¿Argentina exporta 7.500 de dólares en productos automotrices? por favor, en realidad reexporta componentes importados (muchas veces de Brasil) ya que, según confesión del ministro Kicillof, la integración nacional en la fabricación de vehículos llega al 17%, bueno, no sólo eso, según el ministro las piezas importadas que las empresas se compran a sí mismas están fuertemente sobrevaluadas lo que implica un gran curro.

    Digamos para cerrar que en los últimos cuatro años las exportaciones argentinas cayeron en el orden de los 20 mil millones de dólares… para pensar.

  4. Norberto dice:

    Como dijo Ud Gran Jefe en su anterior pòst, mas que un conjunto de intereses económicos, que por cierto en alguna manera es, hoy es un mecanismo de defensa de las economías de los países que lo componen y los que en el futuro, a no dudarlo se incorporaran, no por nada Unasur se caracteriza por la unanimidad en la defensa de las instituciones de países tan distintos en expresiones de política, economía y soluciones sociales.
    Es que existen adversarios comunes, que generan problemas comunes a todos nuestros países, y en estas instituciones encontramos la defensa de lo que no podemos hacer explícito ante la brutalidad del actual verdadero imperio, el capital financiero, cuya imposición de políticas aún en los países en teoría beneficiados es brutal y despiadada, como lo demuestran las quiebras dentro de las naciones desarrolladas, aunque algunas o regiones de ellas, en franco retroceso y degradación.
    Como dije en su oportunidad, hoy la tarea es ganar tiempo y concentrar fuerzas esperando la oportunidad para enfrentar quienes desde el uno por ciento concentran el cincuenta por ciento de los recursos, un desequilibrio insostenible e inestable que en algún momento se romperá. Sin duda no será durante el gobierno del Lame Duck infiltrado por los Roben con sus amigos Eric Holder y Loretta Lynch y sus socios Shapiro y Soderberg, pero hay debilidades inherentes a esa construcción financiera que, en mi opinión, son el germen de su posible caída.
    Nunca menos y abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: