Porqué la campaña está aburrida

firpo dempsey

Hablo de la campaña presidencial, eh. La que se libra por la gobernación de Buenos Aires está animada – vaya si lo está – por las dos fórmulas del FpV, dos parejas desparejas que parecen pensadas para esos buddy movies de Hollywood: Aníbal-Sabbatella y Julián-Espinoza. Y aún a la de Jefe de Gobierno para la Capital, con un ganador casí cantado, le da interés sicológico el apasionado debate existencial en la militancia K sobre si votar o no a Lousteau.

Pero está la sensación que en la pelea más importante… “no pasa nada”. En parte, tiene que ver con que el periodismo nos ha acostumbrado al “comienzo de una nueva era” todas las semanas. Igual, hay algo de cierto, y de significativo. Encontré esto de Carlos Fara, que parece que siente lo mismo, y quiero compartirlo con ustedes.

Los encuestadores a veces se sienten obligados a adoptar una actitud solemne, como oráculos, o se ponen la camiseta de su cliente y pueden decir cualquier pavada. No sé si Fara sigue trabajando para Massa, o no, pero no está en esos dos casos, y su análisis es interesante. Me animo a hacer algunas correcciones al final.

Aunque parezca mentira empezaron las campañas para cargos electivos nacionales. Parece mentira porque 1) las campañas empezaron hace mucho tiempo, 2) la gente está fría respecto a las elecciones, y 3) nada muy destacable se vio en estos primeros días.

Como dice Miyamoto Musashi en “El Libro de los Cinco Anillos” (1643) todo tiene un ritmo. En este caso, el ritmo lo marca el cotidiano de la gente: esta semana es la primera de las campañas; luego vienen 2 semanas de vacaciones de invierno en donde la gente se desconecta un poco energéticamente de la realidad (tengan o no hijos en edad escolar); tras cartón los últimos 4 días de jolgorio electoral, y a votar!

Con ese timing, sumado a la frialdad aludida al comienzo, a todos los competidores les va a costar calentar la pantalla. Cuando esto sucede es más difícil que el escenario se dramatice. Ergo, eso juega en contra de eventuales polarizaciones, y favorece al que va primero. Cuánto más se enfríe el partido, más complicado es que se modifique el marcador.

Para los que llegan tarde o nunca levantaron volumen -Carrió, Sanz, Rodríguez Saá, De Genaro, y algo de la izquierda- este clima actúa de manera darwiniana marginando posibilidades.

Luego hay una franja intermedia – Stolbizer, De la Sota, la interna Altamira/Del Caño – que algún ruido harán (por trayectoria, y porque si no se polariza prematuramente en las PASO pueden recoger algún voto reacio a definirse contra su voluntad).

Massa sigue su camino. Algún efecto tiene en un escenario en donde se propone poco y nada que la sociedad capte. Su insistencia en la seguridad le está construyendo cierta marca registrada. El haber reconfirmado su candidatura al menos obturó el drenaje de votos, e incluso recuperó algo.

Macri se ve atrapado por dos circunstancias, ambas no queridas y no fáciles de predecir. Por un lado, el balotaje en la Capital -y cierta virulencia de Lousteau- le están quitando tiempo y energía para mostrar un camino triunfal. En la intención de voto está frenado y con alguna pérdida. Los fracasos de Santa Fe y Córdoba enfriaron el efecto bola de nieve.

Por el otro, su equipo denota haber caído en la cuenta que el cambio se achicó y la continuidad creció, poniéndolo en un galimatías estratégico. Definitivamente el promedio social se volvió más cauteloso, conservador, y eso hace que resbale la prédica del cambio. Tampoco funciona el llamado a perder el miedo. Hay cierta pérdida de novedad que conspira contra el objetivo de polarizar.

Por último, Scioli hace de Scioli (lo que mejor sabe hacer): amaga, esquiva, gambetea, profesa lealtad y matices al mismo tiempo. Es socio de la presidenta más en las ganancias que en las pérdidas. Si la economía no desbarranca, está claro que los temas políticos, institucionales, éticos y de estilo no están perjudicando al oficialismo (si no lo hizo Nisman…).

Como sucede en el boxeo, mientras los primeros rounds los siga ganando por puntos el oficialismo, o empatando, habrá que esperar un nocaut para dar vuelta la historia“.

Me parece equivocado hablar del balotaje del PRO con ECO como una “circunstancia no fácil de predecir”. Todas las encuestas anticipaban, desde hace meses, que Larreta sería el triunfador pero que habría una segunda vuelta con Lousteau. Como apunta el tucumano Ricardo Tasquer, que Macri y sus aliados, los socios principales de ECO, no supieran manejar esta situación, habla muy mal de su capacidad para gobernar.

Y un punto que me parece que no se toma en cuenta en este análisis, es que Macri no necesita hacer una “buena elección” en estas PASO de agosto. Le basta con ganarle a sus “sparrings”, Sanz y Carrió, lo que no aparece muy difícil 🙂 , y quedar instalado como el primer opositor, a buena distancia del segundo. Yo al menos no tomo en serio la fantasía de Durán Barba sobre “una nueva forma de hacer política“. La chance de Mauricio pasa por reunir en octubre los votos de los que rechazan a este gobierno y al peronismo. Y, claro, que entonces sean mayoría.

Hoy, Fara reconoce, como todos los encuestadores serios, que eso aparece difícil. Por eso habla de un “nocaut”. El sueño húmedo de los opositores más enconados: el “cisne negro” del reciente editorial de La Nación. Pero, en la experiencia argentina, esos golpes han sido fatales para los gobiernos cuando son en buena parte autoinfligidos (desde la pelea de Perón con la Iglesia en 1954 al estado de sitio que declara De la Rúa en 2001).

El mismo ejemplo que usa Fara, la muerte violenta (¿suicidio u homicidio?) de Nisman, que le parecía a la Oposición el caso ideal para desprestigiar al gobierno, muestra como su efecto se desvaneció al no encontrar una forma convincente de atribuirselo (convincente para los que no están convencidos que Cristina se mantiene joven bebiendo sangre). Las denuncias altisonantes a la Carrió pierden su efecto al repetirse.

Después de todo, recordemos que el golpe de Firpo a Dempsey que lo sacó fuera del ring – la imagen de arriba, que eligió Fara para ilustrar este punto – acabó en el triunfo de Dempsey…

Anuncios

8 respuestas a Porqué la campaña está aburrida

  1. Es cierto que Firpo perdió, pero ello ocurrió debido a que los que tenían el control del combate hicieron trampa…:
    http://argentina.swred.com/deporte_firpo_dempsey.htm

  2. Raúl C. dice:

    Abel, sobre Firpo-Dempsey y otros temas de boxeo apareció una interesante nota de Tato Pavlovsky en P/12:

    http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-275077-2015-06-17.html

    “… Dempsey era un pegador excepcional, sus golpes dañaban a sus adversarios, era una máquina asesina dentro del ring. Con Firpo, antes del famoso golpe del Toro de las Pampas que echó afuera del ring a Dempsey, éste ya había derribado al argentino varias veces con la misma táctica: se acercaba a Firpo y casi pegado a él le propinaba su famosa izquierda corta que hacía caer a Firpo espectacularmente. Firpo le dijo a papá, en el club de Flores donde se cruzaron en algún entrenamiento: “Es un hijo de puta, se acerca y cuando vos vas a hacer el clinch, allí pegado a tu quijada, a escasos tres centímetros, me tiraba una zurda y yo iba al suelo, no recuerdo cuántas veces me caí, pero eran cinco por lo menos, yo quería que esa carnicería terminara de una vez. Dicen que lo tiré afuera del ring en una embestida mía mezcla de trompada y empujón, lo que puedo recordar es verlo caer afuera del ring, donde un montón de yanquis lo levantaron al caer en la platea. Pero me hablan del tiempo de lo que recuerdo… nada nada, me acuerdo sólo que cuando lo subieron al ring, apenas subió ayudado por mucha gente, se me abalanzó y yo caí de rodillas por otra zurda terrorífica, no sé si Rocky Marciano pegaba más, pero más que este hijo de puta de Dempsey no se podía pegar, eso te lo digo yo seguro, nunca se fue al rincón en ninguna de mis caídas, permanecía al lado de mi cuerpo y apenas me levantaba me propinaba un golpe fatal”.”

    No me animo a hacer analogías con la política argentina actual, pero en la nota se observa que no solo Dempsey finalmente ganó, sino que antes y después del ‘cisne negro’ (el golpe de Firpo que tiró al otro afuera del ring) hubo una descomunal paliza propinada por Dempsey.

  3. Capitán Yáñez dice:

    Si algún incauto espera que Scioli y Macri -o viceversa- “calienten la pantalla”… debiera aconsejársele, ya mismo, que cambie de canal. A riesgo de caer en una grosería censurable… me animo a decir que ésos dos no calientan ni a sus respectivas esposas (muy apetecibles ambas ¡si señor!).
    De los “sparrings” de Macri mejor ni hablar. Sanz y Carrió no se calientan ni ellos mismos.
    Eso si, mi siempre muy estimado blogger no más en jefe… lo del “promedio social” del tal Fara me ha dejado paticonfuso y patitieso. ¿Qué viene a ser… el “argentino medio”? ¿O el promedio de qué?. Vaya a saberse ¿verdad?
    En suma: la campaña está aburrida porque uno está en el corralito y el otro si dice lo que va a hacer no lo vota nadie más que los gorilas recalcitrantes… cuyos votos no alcanzan, por cierto.

  4. Cam Argen dice:

    Segun escuchè de una periodista,despuès del balotage hay cambio de estrategia en el Pro, menos marketing y mas definiciones polìticas.

  5. José Mercado dice:

    No hubo golpe sino empujón como se puede ver al minuto treinta de

  6. Carlos Fara dice:

    Una corrección, lo que era difícil de predecir no es un balotaje con ECO, sino el hecho de que eso lo pusiera a Macri en situación de tener que desviar atención y energías a esa segunda vuelta. Gracias

    • Abel B. dice:

      Pido disculpas por la mala interpretación.

      Igual, creo que alguien que aspira a gobernar Argentina tiene que evaluar mejor a los que tiene enfrente y, ESPECIALMENTE, a los que tiene al lado.

      Saludos cordiales

  7. claudio Maxl dice:

    Si bien la Alianza promedia 25% en encuestas con cierta consistencia tecnica, esas mismas encuestas estan dandole a la UCR 1,5%, eso es ridiculo, solo Mendoza lo acerca a ese porcentaje nacional y en el interior profundo los porcentajes mejoran, la UCR a nivel nacional no baja d 4% lo q hundiria al PRO_cesado perforando hacia abajo los 20 puntos donde Massita puede acercarsele peligrosamente (la contribucion d D la Sota se reduce a Cordoba: 2-3%). Se esta descartando prematuramente una paridad Macri-Massa en las PASO lo q desplomaria las ilusiones del PRO_cesado d chuparle los votos a Massita en octubre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: