“Francisco: argentino y peronista”

francisco

El papado de Jorge Bergoglio, Francisco, que se inició hace sólo dos años y cuatro meses, debe ser el más analizado en los medios de los 266 pontífices que hasta ahora tuvo la Iglesia Católica. Tiene que ver en eso, claro, que nunca hubo tantos medios de comunicación como en este tiempo. Pero hay otros hechos que justifican la atención que le ponemos, cómo no.

Este humilde blog también le ha dedicado posteos al tema. Pero ahora quiero acercarles, para los que no leen El Estadista, este artículo de Julio Burdman. Racional y lúcido, como todos los suyos, incorpora lo que me parece imprescindible para entenderlo. Lo enfoca desde el punto de vista de la estrategia de la Iglesia. Que, tratándose de un jesuíta, me parece el más acertado. Al final, como de costumbre, una breve observación mía.

El papa Francisco vino a América Latina, el bastión del catolicismo. En todos los países que visita es recibido y acompañado por multitudes conmovidas. Los indicadores de religiosidad, como la tasa de asistencia a la Iglesia y la identificación como católico en las encuestas, aumentaron en toda la región a partir de su papado, opina un colega ecuatoriano. Para el caso argentino tenemos datos concretos: la encuesta de Creencias y Actitudes Religiosas de 2008, proyecto llevado a cabo por cuatro universidades nacionales y el CONICET, afirmaba que el número de católicos identificados venía en descenso desde 1960: del 90% de ese año al 77% en la última medición, pero un estudio posterior, realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina a fines de 2014, concluye en que la identificación como católico habría aumentado del 74% al 87% entre 2011 y 2014, y la asistencia a misa de 13% a 15% en el mismo período. Es decir, que Francisco habría prácticamente revertido el declive de las cuatro décadas precedentes.

Si nos apoyamos en esos números, entonces el cónclave vaticano de 2013 tomó una muy buena decisión política al elegir al cardenal Bergoglio. Durante décadas, una de las principales preocupaciones de la Iglesia fue el avance de los evangelistas y las “nuevas espiritualidades” en América Latina, el último continente católico del planeta. Había que compensar la pérdida de públicos mundiales conteniendo el núcleo duro latinoamericano, y expandiéndose en el territorio fértil de los Estados Unidos. Para revitalizar a la Iglesia en esa variable fundamental que es el tamaño de la feligresía mundial, se necesitaba construcción política y una dosis de populismo latinoamericano. Buscaron, entonces, al mejor perfil para esa tarea: un Papa argentino y peronista.

Hacia la Argentina aún no vino, ni vendrá durante 2015, para evitar cualquier tipo de especulación electoral. Pero fuera de agenda, Francisco se encuentra en Asunción de Paraguay con Cristina Fernández de Kirchner. Y muchos opositores protestaron. El dirigente antikirchnerista Fernando Iglesias, que dice lo que muchos otros piensan y no se animan a decir, asegura que, al encontrarse seguido con la Presidenta, “Bergoglio” interviene en los asuntos políticos internos de la Argentina; denuncia su supuesto apoyo al Gobierno kirchnerista, y lo explica en el hecho de que ambos “son peronistas”.

Pero lo que en realidad sucede, es que el Papa está manteniendo muy buenas relaciones con todos y cada uno de los presidentes latinoamericanos, sin partidismos discernibles. No se inmiscuye en la agenda política de los países, sino que construye para sus propios objetivos. Francisco hace peronismo, sí, pero su jefe está en otra parte, y lo que le ha pedido es que entregue a su sucesor un continente aún más católico del que recibió.

Así y todo, podemos explorar los significados derivados que tiene la figura del Papa en la política interna. Hay, es cierto, una mayor afinidad del Papa con el votante peronista que con el opositor. Una estudio realizado por Observatorio Electoral en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires muestra que Francisco es claramente el dirigente público más popular: su imagen positiva es de 68,1% en la Capital y del 76,1% en territorio bonaerense. En la Capital, el 17,6% dice tener una imagen regular del Papa, sólo el 7,6% imagen negativa y el 6,7% dice no saber, mientras que en la provincia, el 13,3% tiene imagen regular, sólo el 4,2% y el 6,4% no sabe o no responde.

Pero más allá de estos datos contundentes, y no tan sorprendentes, surge un resultado interesante al cruzar los datos de la imagen de Francisco con la intención de voto: el Papa es aún más popular entre los votantes de Scioli que entre los de Macri. En la CABA la imagen positiva del Papa llega al 81,9% entre quienes dicen votar por Scioli en las PASO presidenciales de agosto, y al 62,1% entre los que lo harían por Macri. En la provincia, también la imagen positiva de Francisco es mayor entre los sciolistas, pero con una brecha menor (78,5% y 73,6%, respectivamente). Esto significa que hay un segmento de macristas porteños que no están simpatizando tanto con el Papa como el resto de los consultados.

¿Cuál es el dato: el mayor “papismo” de los sciolistas, o el menor “papismo” de los macristas? Si indagamos en lo primero, en que los votantes peronistas tal vez sean más católicos o “papistas” que el promedio, tal vez deberíamos bucear en las profundidades de la religiosidad popular, o en las coincidencias que parece haber entre las posiciones sociales del Papa y la de los gobiernos populares latinoamericanos. Eso también serviría, de paso, para explicar el menor “papismo” de los opositores, tal vez molestos con un Francisco al que ven como demasiado cerca de un kirchnerismo, en lugar de ponerle límites como muchos esperaban en 2013. Pero si hubiera una mínima grieta papal, esta no tardará en cerrarse: los dirigentes habitualmente señalados como “más cercanos al Papa”, como Daniel Scioli, Julián Domínguez o Gabriela Michetti, no casualmente hoy ocupan posiciones clave en la oferta electoral“.

Me permito hacer notar que – como seguramente es consciente Burdman – la correlación entre la popularidad del Papa y el voto al Frente para la Victoria, y a Daniel Scioli, no es una relación de causa y efecto. En ninguna de las dos direcciones. Ambas son variables de un dato más básico.

El cristianismo es la religión de los pobres y los esclavos, decía Nietzche y, mucho antes de él, algunos emperadores con inclinaciones filosóficas, como Juliano. Hoy la religiosidad sigue siendo siendo mucho más fuerte, más profunda, en las villas y los asentamientos que en Recoleta, y Puerto Madero. Eso es cierto en toda Latinoamérica ¿por qué no habría de serlo entre nosotros?

Y los votantes del peronismo, en promedio, son más pobres que los del PRO y de las diversas opciones “republicanas”. Es natural que, en promedio, estén más cercanos a la religión. Especialmente cuando su figura más visible les dice, más fuerte y con más claridad, algunas cosas que ya estaban en ese viejo mensaje. Y eso que todavía – tiene que hacer diplomacia con los gobernantes – no repite alguna de las afirmaciones más demagógicas del Fundador, como esa de los ricos y el ojo de una aguja.

14 respuestas a “Francisco: argentino y peronista”

  1. Esther dice:

    Los anti-K se alegraron cuando Bergoglio fue ungido Papa porque creyeron que eso llevaría a conflictos entre el gobierno y el Papa y por lo tanto le llevaría agua a su molino. Nada que ver con el pensamiento religioso: mero cálculo de quienes sí piensan que todo puede reducirse a la interna política argentina.

    Si Bergoglio logró ser ungido en el Vaticano, lugar político por antonomasia, lugar que posee una de las historias occidentales más salvajes en cuanto a disputas políticas, no será justamente porque no le da la cabeza para ir más allá de “k/anti-k”. Y Cristina no es estúpida tampoco.

    Cristina y el Papa son jefes de Estado y se comportan como tales.

    Los que se quejan de que se reúnan tanto, ¿qué dirían si Cristina se reuniera seguido con Obama o Cameron? (¿Que por fin estamos de vuelta en el mundo ☺?) Y… ¿también afirman que Griesa o el FMI se inmiscuyen en la política interna del país? Ah, no, cierto, ¡eso no lo afirman!

    ¿Relación entre religiosidad, ideología y clase social? Deben existir bibliotecas completas de estudios al respecto. Seguro que no hay relaciones causales sencillas entre unos y otros.

    En lo local, creo que vale recordar que, allá por los sesenta, muchos de los que luego constituirían cuadros peronistas (de izquierda o de derecha) surgieron de agrupaciones católicas.

    En lo general, y más allá del pensamiento particular del cristianismo, me parece que la sociedad de consumo tiene un efecto profundo en la religiosidad. Uno puede ser ateo e igual tendrá que reconocer que las religiones poseen un fuerte componente de trascendencia. Si algo no tiene el consumismo como forma de vivir e interpretar el mundo es, justamente, trascendencia.

    Abrazo,
    Esther

      • Silenoz:
        Encanar no, no es competencia celestial, pero si algún convento de clausura. En eso andan, y la susodicha ya eligió el nombre:
        Sor Cristina del milagro de la multiplicación de los bienes.

    • Esther;
      Se entusiasmaron los opositores con el nombramiento de Bergoglio, tanto como luego se entusiasmaron los cristinistas cuando descubrieron, un poco tarde, quién era Bergoglio, cuando les hubiera sido suficiente concurrir -no al Tedeum del 25, puesto que eso implicaba una capitis diminutio- sino a cualquier misa del entonces cardenal.
      Se equivocaron ambos, por desconocimiento de nuestra historia: no es que Bergoglio fuera peronista, sino que el peronismo era un movimiento católico. Lo ha narrado muy bien en sus libros Loris Zanatta.
      Saludos.

      • Silenoz dice:

        Ja…

        El que te equivocaste y fulero fuiste vo’… decí que los testimonios tuyos en ArtePolítica están sepultados… pero el trance en el cual entraste pensando que el poder celestial habria de encanar a la shegua y la traición posterior te dejó así… como estás ahora ja ja…

    • Politico Aficionado dice:

      Siempre se aprende y es un gusto leer sus posts, Esther..

  2. jose dice:

    Fuente de cantidad de creyentes “Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina” Muy confiable.

  3. guido dice:

    Tengo mis dudas sobre el crecimiento de la religiosidad que Burdman da como un hecho. La encuesta del Conicet no es metodològicamente comparable con la de la UCA. No veo motivo para que la buena imagen de Francisco y la simpatìa que generan sus posicionamientos pùblicos (y ambas cosas claramente exceden a los catòlicos nominales y a los creyentes) se traslade a la fe, algo que difìcilmente se pueda homologar a una coindicencia polìtica o filosòfica, e incluso a cualquier otra. Se puede coincidir en parva de cosas terrenales, pero a la hora de dar como un hecho que existe algo inabordable desde la razòn solo queda la subjetividad del creyente para decir paso o quiero. Ciertamente, para quienes ya son creyentes, Francisco podrìa modificar la relaciòn de fuerzas tendencialmente desfavorable que la IC viene arrastrando con otros cristianismos. Pero eso tampoco me parece tan evidente. Hay una traba gigantesca que tiene ahì la iglesia: los curas son aliens (social y culturalmente respecto de sus majadas) casi por definiciòn. Los pastores no.

    • Abel B. dice:

      Tus críticas son válidas, Guido ¿Pero tal vez superficiales?

      Me refiero a que los dos puntos que mencionás son ciertos: 1) la encuesta del Conicet no es metodològicamente comparable con la de la UCA. Y, de todos modos, una encuesta no es un buen instrumento para medir cambios en la religiosidad de una población, que se dan a través de años y generaciones.

      2) La simpatía política, ideológica que muchos puedan tener con Francisco no tiene nada que ver con la experiencia religiosa.

      Pero… esa simpatía es un tema pequebú. Militantes, periodistas, gente con “sensibilidad social”. Son importantes, pero nada que ver con la religiosidad popular, la del Gauchito Gil, la Difunta Correa, y TAMBIÉN la Virgen de Copacabana, y la Virgen de Caacupé.

      No tengo datos duros, pero mi impresión (y la de The Economist (ver en mi blog https://abelfer.wordpress.com/2014/04/27/francisco-como-director-ejecutivo/) y evidentemente la de Burdman, es que este Papa ha conseguido movilizar esa religiosidad popular en el marco de la Iglesia.

      ¿Estarán los cuadros para contenerla y estructurarla? El que viva lo verá, pero hay que vivir bastante.

      Abrazo

      • guido dice:

        El que viva lo verá!

        (Me anoto en mi score (?) la desilusión de los vendedores ambulantes paraguayos ante el millón esperado de feligreses argentinos que nunca llegó)

  4. Guido:
    Puedes que tengas razón en las críticas que haces a los curas, pero Francisco, que no hace más que seguir la enseñanza de su Maestro, no ha dejado de darse cuenta y está en la ardua tarea de que la Iglesia vuelva a transitar por la senda indicada.
    Con relación a las creencias religiosa, desde hace muchos años en general, tanto desde la filosofía, como incluso desde la ciencia, se habla de un renacer del pensamiento religioso.
    Lejos ha quedado el discurso que enuncia el famoso -y olvidado- poema de Bertolt Brecht:
    “¡No os dejéis seducir!/No hay más retorno./ El día está a las puertas;/
    El viento de la noche podéis ya sentir:/ No llega otra mañana.”
    Pocos piensan que Dios funciona como un freno para el pensamiento, aunque algunos extremistas, de diverso signo, siguen en las suyas.
    El hecho de que la historia haya quedado entregada a la responsabilidad del hombre, ha traído como una de sus consecuencias dejar a éste inerme frente a las contingencias de la vida: la muerte, el sufrimiento individual, la pérdida de la felicidad y los demás riesgos que acechan la existencia individual, que antes la esperanza religiosa en la salvación daban sentido.- La religión al ser un elemento que proporciona una conciencia de pertenencia y de obligación respecto a los otros, facilita la cooperación social: todos tienen que poder reconocerse en todo lo que lleva rostro humano. Hacer visible el rostro de todo lo humano y poder hacerlo reconocible y aceptable, dándole sentido a la humanidad
    Los intentos por ir suprimiendo la religión no significaron un progreso de la humanidad en su camino hacia la libertad y la tolerancia universal, qué sucedería con el hombre ahora que ha dejado de ser un regalo de la naturaleza o del Dios Creador, para pasar a ser creado por sí mismo, a ser objeto de experimentaciones, de verlo como un desecho y en consecuencia quitarlo del medio. Razón y Fe se necesitan mutuamente, debiendo ambas reconocer los excesos en que han incurrido a lo largo de la historia.- La razón debe de ser consciente de sus límites, evitar que el ser humano se convierta en un mero producto, debiendo aprender y prestar oído a las grandes tradiciones religiosas de la humanidad, para evitar convertirse en destructiva.-

    • guido dice:

      Daio, no era una crítica a los curas. La distancia social y cultural entre los curas y sus feligreses vis a vis los pastores evangélicos, especialmente en los sectores populares es un hecho. No digo que sea un hecho mal, simplemente es así. Un cura o un hermano, aún formado en órdenes no particularmente “intelectuales” es un profesional de clase media. Los salesianos, por ejemplo, son docentes con formación terciaria además de la teológica. Un pastor, en contraste, es simplemente alguien que leyó la biblia. Para un pequeñoburgués como yo, claro, esto no es un punto en contra de la IC sino todo lo contrario: el pensamiento católico y sus “cuadros” se nos antoja mucho más rico, complejo y menos dogmático y “rústico” que el de los pastores brasileños, por poner un ejemplo. Los curas son “de los nuestros”, podemos debatir con ellos, acordar o desacordar. Tienen nuestras mismas competencias culturales y les falta las mismas que a nosotros a la hora de comprender lógicas de los sectores populares. Los evangélicos, en cambio, son uno más, y el sentido de las conversiones indica que eso es más exitoso desde hace décadas. Si la Iglesia es platónica, la fe parece correr raudamente detrás de la doxa.

      Estoy de acuerdo con vos en que no hay contradicción entre fe y razón, por supuesto. Yo no soy creyente, pero eso no es una cuestión racional, es algo que se tiene o no se tiene. La ciencia, al fin y al cabo, tal como la conocemos hoy, la inventaron curas y monjes en Europa a fines de la Edad Media…

      • ricardo j.m. dice:

        no hay contradiccion entre la fe y la razon ?

        pero cuando estan enfermos donde van a la iglesia o al medico?

        ah ahora entiendo la razon es que todos somos instrumentos divinos y por eso el medico no te cura sino dios a traves de el .

        no hay nada mas irracional que la fe, podra ser parte de la natural necesidad de supervivencia ante la incertidumbre de la ignorancia del futuro pero de racional no tiene nada.

        lo que si es racional y por su intencionalidad miserable e hipocrita. es la manipulacion religiosa de la fe que es otra cosa y justamente de la que vive la vagancia con sotana que ahora se lava con la saliva del papa.

        yo no puedo mas que estar de acuerdo con el mensaje papal pero lo racional es preguntarse porque y para que este cambio de 180 grados en la politica de la iglesia catolica.

        si es para construir un mundo mas justo o para contener a los giles para que aplacados en su fe y contenidos semanticamente en el discurso religioso sean felices como ejercito de bobos mantenedores con sus vidas de los parasitos milonarios

        racionalemente no hay otra cosa que ver que no sea un intento de supervivencia de la iglesia dentro de los presupuestos nacionales de los paises sometidos a su dogma de fe.

        pareciera que hoy el clivaje son los feligreses. pero racionalmente despues de 1600 años de una iglesia al servicio de los reyes y los ricos…

        la fe es de cada individuo que la pone en lo que quiere y donde quiere, la razon no es de nadie

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: