Las definiciones del Superdomingo – 2da. parte

superdomingoRecomiendo que repasen la primera parte. Mi intención es hacer un resumen abreviado de cómo veo el sistema político argentino a mitad del 2015, el año en que elegiremos presidente. Lo analicé desde las elecciones de este domingo 5 en cinco distritos, no porque sean “decisivas” – no lo son – ni porque “marcan una tendencia” – no lo creo. Es porque muestran como está funcionando ese sistema.

En la 1° parte, di un “títular”: Se afirmó el oficialismo. Y expliqué que no me refería al nacional, ni tampoco el de la C.A.B.A., ni el de Córdoba, … sino al conjunto, el equilibrio político que se había empezado a construir en 2003, después de la Crisis del 2001 y el interregno Duhalde. Un gobierno nacional con todos los recursos del Estado ídem, y dueño de la iniciativa política, pero cuyos competidores manejan Córdoba, Santa Fe, la C.A.B.A., 2°, 3° y 4° distritos del país, en población y recursos -, y un Poder Judicial que le pone límites a menudo. Y un sindicalismo – lo menciono ahora porque fue en otras épocas “la columna vertebral del peronismo” – donde hay apoyos moderados y hostilidades abiertas. Un equilibrio, entonces, con un peronismo que gobierna una Argentina muy distinta de la de sus experiencias históricas y donde sus rivales políticos exitosos juegan un rol necesario. Aunque los discursos de uno y otro lado tengan un eco diluido de esas etapas previas.

En la 2° parte, quiero decirles cómo, a mi parecer, se desarrollan estos meses que faltan hasta el nuevo gobierno nacional. Les doy otro “titular”: Es lo que hay. También necesita explicaciones, cómo no.

Ante todo, esa frase se refiere a la situación: No es probable una modificación sustancial en este corto plazo de las relaciones de fuerza vigentes. Aunque los grupos mediáticos que pertenecen o son influidos por intereses económicos enconadamente opuestos al gobierno informan todas las semanas de diabólicas maniobras de Cristina para conservar su poder en el futuro… esas denuncias no son creíbles para los que conocen la política argentina. En realidad, puede pensarse que estas acusaciones nacen en parte de una cierta histeria al comprobar que sí conserva vigencia política después de gobernar ocho años. Deberían preguntarse a sí mismos si han tenido algo que ver en eso.

La denunciada “colonización” del Poder Judicial, esto es, tratar de nombrar amigos y/o simpatizantes ideológicos, práctica común de cualquier gobierno, como señalé en la 1° parte, no modificaría nada – aunque tuviera éxito, lo que es dudoso – en el corto plazo, dados los tiempos de la justicia argentina.

Reconozcamos que, por otro lado, los medios afines al gobierno, y los blogs militantes, denuncian a su vez las conspiraciones del “Círculo Rojo”, el establishment. Para no alargar mucho este posteo, sólo diré que se habrían delatado como conspiradores incompetentes.

Las amenazas graves a la estabilidad de un gobierno, lo demuestra la historia argentina reciente, son las crisis económicas. Y el consenso de todos los estudiosos de la economía de alguna seriedad, aún de los más opuestos al gobierno, es que tal cosa no es factible en el corto plazo.

La frase “es lo que hay” se aplica también, y con mucha fuerza, a la Oposición. No parece posible imaginar que otra candidatura presidencial que la de Mauricio Macri esté, de aquí a octubre, en condiciones de aspirar a reunir los votos opositores a este gobierno y a su candidato oficial, Daniel Scioli. Atención, esto no significa que el sector peronista que responde a De la Sota no haya revalidado su predominio en Córdoba. O, para el caso, que el que responde a los Rodríguez Saá no lo hará en San Luis. Y no puede negarse la posibilidad que Sergio Massa conserve en la provincia de Buenos Aires una porción de votos que lo mantenga como un actor político de consideración. Stolbizer puede, o no, convocar al progresismo antikirchnerista, un eco lejano del Movimiento de Renovación y Cambio que fue la matriz del alfonsinismo.

Entonces, no estoy negando, por supuesto, que esas u otras candidaturas, que confirman el punto básico de este posteo, el hecho obvio de la fragmentación territorial del poder político en Argentina, tendrán votos propios. Lo que me parece igualmente obvio es que no están en condiciones de convocar a los votantes cuyo interés principal será expresar el rechazo a este gobierno.

Se dice, con razón, que no se puede ganar la presidencia argentina sin muchos votos en la provincia de Buenos Aires ¿Alguien cree que se puede ganar sin contar con, o los votos que contra este gobierno, o los votos a favor? Uno de esos dos es necesario para tener chance.

Me queda claro, creo que le queda claro a todos, que en octubre el “desafiante” será Macri. No aparece hoy, a mi juicio, con buenas chances de alcanzar el premio mayor, y pueden empeorar. O mejorar. Lo que no creo que sea posible es que surja otra alternativa ¡en cuatro meses!

Recién Ezequiel Meler subió un posteo cuestionando la tesis de Malamud, que fue recogida en este blog, que las elecciones locales funcionaban como un filtro de candidaturas. Me parece extraño que un analista agudo como él no tome en cuenta que ya lo han hecho. Por eso me parecen tontas las discusiones sobre si la elección en la Capital del domingo pasado y el balotaje previsto para dentro de doce días lo afectan a Macri. No como candidato, aunque tengan que ver con la mayor o menor solidez de su aparato político.

Eso puede observarse con claridad en los medios del Grupo Clarín, principal vocero, y aspirante a Estado Mayor, de la Oposición. Si uno leía el diario de ayer, le quedaba claro el compromiso con la candidatura presidencial de Macri, aunque conservara un cierto fastidio porque no había seguido sus sabios consejos.

Es tarde y me queda pendiente pontificar sobre el camino del oficialismo nacional de aquí a octubre. Se lo sigo después

(continuará)

Anuncios

2 Responses to Las definiciones del Superdomingo – 2da. parte

  1. Daniel E. Arias dice:

    Creo que Macri siempre es derrotado por una conocida militar que lo acorrala: la General Paz.
    De aquí a cuatro años y de no mediar un megombo hiperinflacionario que agrave nuestra recesión, Macri seguirá encapsulado como rey sin cargo en la Reina del Plata, y no hará metástasis.

  2. […] bastante la interna Aníbal-Julián). Y que el peronismo necesitaba contar con un candidato, porque la oposición ya lo tenía, Mauricio Macri (A mis amigos massistas les duele aceptar esto, que parecen atribuir a una conspiración de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: