El gol en contra de Massa

Bendixen

massa

Los lectores alertas habrán notado que este año disminuyó la frecuencia de las menciones a Sergio Massa en este blog (Como bajaron también las menciones en los últimos 12 días de otro joven y dinámico político bonaerense). Pasa que no me gusta que se piense que trato de aparecer como un gran DT con el diario del lunes.

Eso sí, como ya lo dí a entender, una cosa es hacer leña del árbol caído y otra que el árbol ayude a juntarla para el fuego. Ayer lunes el asesor estrella de Massa, Sergio Bendixen, consultor muy valuado en la campaña de Obama para el voto latino, dió una entrevista a La Nación. Dijo muchas cosas sobre el trabajo en la campaña electoral, algunas de ellas que me parecen válidas y otras que me despiertan dudas. Pero la frase que todos van a registrar es “… fuimos de 30 a 24 (% de intención de voto), desde fines de 2013 hasta septiembre u octubre de 2014. Y la gran caída de 24 a 17 o 18, donde estamos ahora, viene cuando todos los analistas comienzan a decir que su candidatura ha muerto, que ahora es entre Macri y Scioli y que Massa ya no tiene lugar. ¡Y lo repiten, y lo repiten, y lo repiten! Entonces mucha gente dice “no voy a votar por quien no tiene posibilidades“.

Esto lo dice el asesor de estrategia de Massa. Recordarán que también lo dijo su candidato a vicepresidente. Y después cuestionan a Cristina por su elección de candidatos…

Ahora, hay un fallo estratégico en la campaña del tigrense – mucho más importante que unas declaraciones imprudentes o un aliado cuestionable – que mi socia en #BASAT, Florencia Benson, me hizo notar. Quiero comentar con ustedes el posteo que subió a nuestro blog sobre estas declaraciones, porque allí, aunque sube también esa frase sobre las encuestas, cómo no, pone el acento en una parte de la entrevista que otros pasarían por alto.

En el medio hubo un spot que fue muy comentado: el famoso “tajaí”.

Primero, que quede claro, eso no lo hizo Agulla. Eso fue idea de Massa que quería mandarle un saludo de Navidad y lo hizo mi equipo. Que yo sepa, si él cambió su acento por una región o la otra, yo no lo escuché. Pero la gente parece que sí vio alguna diferencia, eso entró a las redes y comenzó a agarrar vida propia, pero no hubo ningún plan de hacerlo, no hubo ninguna instrucción a Sergio “ahora vamos a hacer el de Córdoba, tienes que hablar así o asá”. Según me indican él a veces habla con cierta forma pero esa es una de esas cosas que se exageran, se repiten y nos hizo daño. Eso y la camiseta nos hizo daño“.

Es curioso. Bendixen trabajó en la campaña de Obama del 2008, la que convenció a los políticos de casi todos los países de la importancia clave de las redes sociales. Y sin embargo, apunta Flor, está dejando de lado, en su esfuerzo por explicar el descenso de su asesorado, el cambio cultural que significó la irrupción de Facebook, Twitter y demás, un cambio que ya modificó al electorado, desde la percepción que éste tiene del candidato hasta su vínculo con la política y los medios.

Por supuesto, no es que Massa no las usó. Alguno de sus videos para Youtube del 2014, recuerdo, fueron impactantes y originales, y también tiene una presencia diversificada en múltiples páginas de Facebook, y el imprescindible equipo de tuiteros. Lo que el comentario de Bendixen revela es que se ignoró un hecho básico: En todas las otras formas de la propaganda política (o comercial) – prensa, radio, TV, afiches -están muy diferenciados los roles de emisor y receptor.

En las redes sociales, el que recibe la publicidad también la emite, al compartir o retuitear, y al hacerlo le imprime, necesariamente, su propio sesgo. Mínimo, pero va transformando el mensaje a medida que miles lo reciben y a la vez lo transmiten. Ignorar eso – según surge de las propias palabras de Bendixen – fue, creo, lo que él mismo llama el “autogol” de Massa.

Atención: Debo aclarar, para los nuevos lectores, que no estoy diciendo que eso fue lo que destruye su candidatura presidencial. Desde el comienzo de su aventura, insistí que iba a tener dificultades en llegar a ser el opositor “mejor instalado”. Porque la polarización que los focus groups de S.B. no le muestran, yo la considero inevitable por los dos proyectos que se enfrentan.

Pero esa es una discusión política, y este posteo ha estado más en algunas herramientas: las redes sociales. Que no son decisivas por sí mismas, por supuesto, pero que ningún proyecto politico puede dejar de tomar en cuenta.

9 respuestas a El gol en contra de Massa

  1. Esther dice:

    «Lo que el comentario de Bendixen revela es que se ignoró un hecho básico: En todas las otras formas de la propaganda política (o comercial) – prensa, radio, TV, afiches -están muy diferenciados los roles de emisor y receptor.
    En las redes sociales, el que recibe la publicidad también la emite, al compartir o retuitear, y al hacerlo le imprime, necesariamente, su propio sesgo. Mínimo, pero va transformando el mensaje a medida que miles lo reciben y a la vez lo transmiten».
    ¡Eso, eso, eso, justamente eso! Para comunicar en las redes sociales hay que ser capaz de pensar un poco como habitante de pueblo chico, sujeto a las leyes no escritas del rumor pueblerino.

    De casualidad me topé con las clases de Perón sobre conducción política (allá a inicios de los cincuenta) y las vengo leyendo un poco por acá y otro por allá; quizás por ignorancia sobre los escritos de Perón, me sorprende constrastar lo que él escribía hace sesenta años con la realidad actual… y no a favor de la actualidad, ¿eh? El tópico “comunicación” es uno de los más fuertes y recurrentes en esas clases, y también insistente en la importancia de reconocer la potencialidad de la revolución tecnológica (en ese momento, la radiofonía). Me imagino que si viviera hoy y viviera hoy en condiciones de seguir haciendo política, Perón se encerraría una semana con un par de expertos en redes sociales, diez horas por día, hasta descifrar hasta el último detalle de cómo operan y qué hacer con ellas. No dejárselas a los asesores en márketing: aprender él y aprender en forma metódica.

    Abrazo,
    Esther

  2. CV dice:

    Lo hizo (sin hacer focus group, como él mismo admite) posar onda decontracté con una remera (“como un tenista en una publicidad de Nike”) y después afirma que “los candidatos, tienen que ser autoritarios porque es otra cultura. Si no eres autoritario en Latinoamérica, no sobrevives.”? No se entiende…

    Dice que Obama es “poco político”, que “no es el tipo que te trata de enamorar con el saludo, con lo que te dice”. Yo no sé si es deliberado o no, pero habrá visto esto?:

  3. […] sincericidios de Sergio Bendixen, el asesor estrella de su tocayo Massa, me tentaron a tocar en el blog un tema que me fascina – en lo profesional y en lo político: el espacio, cada vez más grande, que tienen las redes […]

  4. Capitán Yáñez dice:

    ¿Massa?
    ¿Quién es ese fulano?

  5. ricardo j.m. dice:

    y omix que no nos dice nada

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: