Brasil y las políticas antiinflacionarias: Teléfono para presidenciables argentinos

dilma inquietaEn los últimos dos años hemos leído en los medios muchas malas noticias sobre la economía brasileña. No es el único país que sufre dificultades, por cierto. Eso sí, hay un desarrollo que me parece tiene un mensaje importante para nuestra clase política; lo mencioné hace hace tres meses en La lección de Brasil. Resumiendo mucho, decía:

Dilma Rousseff a pocas semanas de ganar las elecciones eligió a figuras pro-mercados para conformar su nuevo Gabinete.

Esa politica que decidió, lo que pedía el mercado, no está funcionando«.

Acepto que esa conclusión puede ser discutida: Que daba un tiempo muy corto para que las medidas de ajuste dieran resultado. O que las raíces de los problemas brasileños eran tan profundas que las mejores políticas no alcanzaban para solucionarlos (No tengo que inventar nada: esos argumentos han sido usados aquí por la ortodoxia una y otra vez).

El caso es que en estos días las malas noticias se han intensificado y agravado. Tomando un poco al azar los ejemplos: Brasil, peor: entró en recesión y desempleo alcanzó su mayor nivel en casi cuatro años. Otra: Economistas prevén mayor inflación y contracción del PBI en Brasil. Eligiendo el más lúgubre, que proviene del vocero más establecido de la ortodoxia financiera, el Financial Times Brazil economy to contract nearly one-quarter this year in dollar terms (La economía brasileña se reducirá, en dólares, una cuarta parte en este año).

Quiero sugerir que tal vez es cierto que no corresponde acusar a este gabinete «ortodoxo» del agravamiento. Que la clave de esta situación se origina en políticas aplicadas consistentemente por los gobiernos brasileños del último cuarto de siglo, y que fueron aplaudidas como exitosas: La atracción a los capitales extranjeros, la lucha contra la inflación.

Antes que empiecen a gritar – o peor, a darme la razón – me apuro a decir que lo primero puede ser muy conveniente… si se controla ese flujo, limitándolo a inversiones que produzcan divisas y que no puedan «fugarse» rápidamente. Lo segundo es necesario… si se evalúan cuidadosamente las consecuencias.

El problema es que cualquier política antiinflacionaria, aún si no se lleva a cabo con un sesgo antipopular o por quienes creen en la religión del ajuste y la “confianza de los inversores”, tiene costos. Altos.

Pongo énfasis en esto por un hecho casual. Eliana Cruz, graduada en economía, está haciendo su tesis. Se interesó en un posteo mío sobre políticas antiinflacionarias de febrero de 2011, y me pidió bibliografía. No estoy en condiciones de preparársela (se lo recuerdo aquí a quien transmití el pedido, o a algún otro economista profesional), pero me ayudó a tener presente un artículo (de otros) que subí al blog hace cuatro años. Y que anticipaba, con asombrosa exactitud, los problemas que iban a caer sobre Brasil.

Se los resumo aquí, casi sin cambios. Sólo tuve que revisar algunos tiempos de verbo:

«La historia económica reciente de Brasil tiene paralelos con la nuestra, en una versión más “prudente”. Fernando Henrique Cardoso, a partir del Plan Real en 1994, lleva adelante la modernización de la economía brasileña, en clave globalizadora, que Menem impulsó en Argentina. Sin llegar al grado de desindustrialización que sufrimos aquí.

Y las gestiones de Lula y de Dilma han estado asociadas con las políticas sociales que en Argentina se despliegan en las gestiones Kirchner. La diferencia es que ellos aplicaron, en general, políticas económicas más ortodoxas y prudentes, que – después de un tiempo – merecieron el aplauso de los mercados internacionales. Sobre todo, mantuvieron un control exitoso de la inflación.

Lo interesante de este artículo que les traduzco es que los Sres. Paul Marshall, CIO de Marshall Wace y co-gerente del Eureka Fund, y su co-autor, Amit Rajpal, gerente de portfolios de MW Global Financials Funds (no exactamente intelectuales progres) anticipaban que las políticas antiinflacionarias que aplicaba Brasil podían llevarlo a una crisis grave. Léanlo, porque además es una muy buena descripción de los problemas que trae la abundancia de capital, y, sobre todo, el enamorarse de políticas que han funcionado.

Brasil puede estar yendo hacia una crisis “subprime

por Paul Marshall  – 21 de febrero 2011

Brasil ha estado en una borrachera de crédito – en los últimos cinco años el crecimiento del crédito ha sido de 2,4 veces el Producto Bruto Interno. Esto se compara con 2, 1.6 y 1.2 veces para Rusia, India y China, respectivamente.

Normalmente esto no sería un problema. Viene de un nivel bajo de “apalancamiento”, y la proporción de los préstamos al PBI es sólo del 46 %, lo que se compara con la deuda del sector privado en los EE.UU.: el 165 % del PBI.

El problema radica en la carga que esta deuda está imponiendo a los prestatarios. A pesar de la caída de la inflación a una tasa razonable de 6 % anual, los bancos brasileños están cargando una tasa de interés activa promedio de aproximadamente el 25 % y, en caso de créditos al consumo, las tasas están muy por encima del 30 % (como en Argentina, fuera de los créditos subsidiados). Esto significa que la mayoría de los prestatarios de Brasil están pagando un interés “real” de alrededor de 20-25 % frente a una norma de 1 a 3 % en la mayoría de países… Los préstamos en Brasil son punitivamente caros.

Para los consumidores en particular, las consecuencias son muy graves, pues la carga del servicio de la deuda se ha elevado al 24 % de la renta disponible y se espera que siga aumentando, a medida que las tasas crezcan. Nuestra estimación es que la carga llegará a la altura de un exorbitante 30 % en 2012. Para ponerlo en contexto, los consumidores de EE.UU. “explotaron” cuando la carga del servicio de la deuda llegó al 14 % (hoy (año 2011) es aproximadamente del 12 %). En otras palabras, el consumidor brasileño tiene el doble de carga de deuda desde el punto de vista de flujo de efectivo en relación con un consumidor de EE.UU., las que siguen siendo consideradas como demasiado apalancadas.

La situación en Brasil es preocupantemente similar a la crisis de las hipotecas de alto riesgo en los EE.UU. Una gran cantidad de crédito está siendo empujado por los bancos a tasas elevadas a los consumidores que, inevitablemente, no serán capaces de pagar esa deuda.

………………………………………………………………………………………………………………

Desde el punto de vista macro, una baja tasa de ahorro y una moneda sobrevaluada están poniendo presión sobre las tasas de crecimiento y en la posición competitiva de la economía. Por eso, Brasil estimula el crédito, para sostener tasas de crecimiento en línea con sus pares BRIC. Pero la realidad es que países como China y la India han tenido más éxito en lograr altas tasas de crecimiento, manteniendo altas tasas de ahorro y más competitivas a las monedas. El problema para Brasil es que el país necesita reequilibrarse hacia mayores tasas de ahorro e inversión.

La historia de Brasil está llena de accidentes relacionados con la debilidad en las cuentas externas, la elevada inflación y las devaluaciones de la moneda. En fecha tan reciente como la década de 1990, Brasil se enfrentó a un conjunto similar de problemas, lo que provocó una caída del 65 % en dólares de EE.UU. de sus mercados bursátiles entre finales de 1997 y finales de 2002.

La economía de Brasil ha sido muy fortalecida en la última década, y el país se ha visto recompensado por los mercados de bonos. Sin embargo, Brasil necesitará habilidad política para manejar su burbuja de crédito actual, sin perder el control. Cualquier desaceleración de la economía y el aumento correspondiente en las tasas de desempleo podrían crear una espiral de iliquidez al extraerse el crédito del sistema.

Los mercados financieros brasileños han sido grandes beneficiarios de la baja inflación mundial, pero por desgracia para el Brasil, la tasa de interés mundial se eleva a causa de las presiones inflacionarias generalizadas. Es el momento equivocado para una economía que puede haber estado demasiado entusiasmada con la desinflación«.

21 Responses to Brasil y las políticas antiinflacionarias: Teléfono para presidenciables argentinos

  1. Daniel E. Arias dice:

    Añado dos ideas a la explicación de Marshall: las tasas siderales que pagaba el brasileño de a pie a sus bancos explica por qué el PBI de su país crecía al 2 o 3% en los recientes años de «viento de cola», cuando nosotros lo hacíamos al 8%.

    La segunda idea es que los bueyes que tiraban el carro de nuestra reactivación 2003-2008 fueron las PyMES criollas, que en la Argentina hace 40 años evitan endeudarse con los bancos por lo mismo que uno trata de no acostarse con drogadictas endovenosas. Y menos que menos, por plata.

  2. Silenoz dice:

    No pude leer lo del Financial pero la crisis brasileña NO se debe al flroecimeinto de un «subprime». De hecho los nivles de endeudaiento familiar nunca escuché que fueran graves.

    SI bien señala ahí que la política de metas de inflación (sin nombrarla) aprecia la moneda, lo que faltó decir, y que a mi entender es el problema, reprimarizó la economía y de ahí el saldo negativo de la balanza comercial, acá es donde se le quemaron los papeles.

    Las altas tasas de interés al consumo NO necesariamente provocan los efectos que se supone en economías desarrolladas, lo mismo pasó aca -hace unos años atrás fundamentalmente- donde para ligar un descuento del 20% tenías que comprar en cuotas a 2 años.

    Y no, el fenómeno de crecimento no es a partir del ahorro, sino de la demanda autónoma que «acelera» la inversión (momento en el cual se concreta de dicho crecimiento) el ahorro es residual.

    A mi me llama la atención el análisis pero los del norte no suelen entender por donde pasan nuestros kilombos

    Y en el 2003/08 fueron TODOS no sólo las PyMES, en esa época había algo de «densidad nacional» por que nos estábamos quemando el que te jedi…

    Saludos

  3. Norberto dice:

    Bueno, parece ser que un poquito de ajuste, desemboca en un poquito mas de ajuste, y esto lleva a un poquito mas de ajuste, and so on, eso sin contar con la tablita de Martinez de Hoz, tasa Selic, y el avalúo del Real, gracias al cual salieron de la pobreza según el Banco Mundial y diversos organismos internacionales infinidad de brasileños, que siguen favelados, porque toman como umbral de pobreza contar con menos de cuatro dolares diarios, y eso en nuestro por paridad adquisitiva es un 60/70% mas, mientras que en Brasil es equivalente a U$S1=Real1.
    Durante bastante tiempo he dicho que estábamos frente a una economía neolib con Caja PAN en nuestro hermano, y lo peor es que cuando tuvieron oportunidad de darnos una mano en cosas que no los afectaban, no lo hicieron, BRICS y legislación mundial sobre buitres, pero en el pecado la penitencia

    » El Gobierno brasileño y muchos inversores privados están preocupados. Paul Singer, el dueño del principal fondo buitre acreedor de la Argentina, parece haberse concentrado en América Latina y haber tomado el marcado de capitales del país vecino como uno de sus objetivos principales de inversiones. A su avance constante sobre Petrobras (su fondo Elliott junto con Aurelius viene comprando acciones de la petrolera desde fines de 2014, acompañando la caída en sus precios) le sumó en las últimas semanas un sostenido avance sobre dos de las principales empresas de telecomunicaciones brasileñas: Oi Sa (OIBR) y Tim Participacoes SA, enfocadas en inversiones en telefonía celular. En ambos casos, el dueño del fondo buitre va repitiendo la política de Petrobras: cada vez que las acciones de ambas empresas bajan, Singer aumenta su participación y, en las dos operaciones, ya supera el 3% de la tenencia de acciones. Como se prevé que el movimiento financiero de Oi y Tim siga siendo irregular, se espera también que Singer continúe con su plan de compras hasta tener una posición firme en ambas compañías, al menos como inversor menor, pero con participación activa (voz y voto) en los directorios de las dos empresas de telecomunicaciones. »

    http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=792244

    Y eso que acaban de recibir mas de U$S50000 millones en inversiones chinas, que entre paréntesis se dirigen principalmente a subvencionar la «burguesía paulista» que de industrial pasó a rentista y necesita sacar su producción de granos al Pacifico con el famoso ferrocarril transandino.
    En fin, nada nuevo sobre lo dicho, tanto que me he cansado de repetir que en 2005 Real1=$1,10/1,20 y hoy a pesar de la acelerada devaluación brasileña la relación es casi tres pesos por Real.
    Nunca menos y abrazos

  4. Daniel E. Arias dice:

    Bueno, tampoco hay que ser tan mala onda. Se puede destacar que el plan económico de Joaquim Levy al menos está traducido al portugués.

  5. Politico Aficionado dice:

    ¿No será por el despilfarro en planes sociales? Eso de darle pescado a los pobres en vez de enseñarles a pescar …

  6. Mariano T. dice:

    Las altas tasas en conjunto con atraso cambiario es una combinación explosiva. Acá fue así en 1978-1981
    Dinamita actividad, saldo comercial y competitividad.
    El problema es que las altas tasas son el paso siguiente al atraso cambiario.
    Por lo que se, la bomba subprime no explotó, no hay remates masivos.

  7. Raúl C. dice:

    Podría ser literal, con los kilómetros y kilómetros de costa que tienen… ¿no tenés trabajo? Caza y pesca, viejo…

  8. victorlustig dice:

    Bueno Economist lo dijo hace 2? años, ahora le toca el turno a Chile en un año, cuando el descalabro chino sea mas evidente

  9. Norberto dice:

    ¡Arza niño!, que no seas tan optimista chaval, que la Shina está utilizando el marxismo keynesiano para parar la caída.
    Deja la saeta y vamos por burlerías.
    Nunca menos y abrazos

  10. Silenoz dice:

    En Chile no se.. pero que se están fijando en China sobre la potencial burbuja inmobiliaria alguno hay…

    Además «tasas altas» y apreciación de moneda no son siempre fenómenos independientes. De hecho en general y sobrtedo con metas de inflación, una es consecuencia de la otra.

    En realidad es impreciso definir tasa alta, en rigor el «diferencial» entre tasas (la local contra la internacional) es lo que define si una tasa es o no positiva

    En nuestro caso como países con el «pecado original», dicha tasa local se le debe «sumar» (hablando mal y pronto y para no complicarla) el riesgo país+futura devaluación, con lo cual se puede tener «tasas altas» o, mejor dicho positivas, pagando al día de hoy por ej. un 2% en moneda dura contra un 0,50 en USA ponele, como fuera en al convertibilidad

    Y ya que estamos y para los admiradores del modelo desarrollista brasileño de «metas de inflación», como dice el compañero Artemino, leemos:

    <a href=»http://www.eleconomista.com.ar/2015-05-%E2%80%9Csi-el-pib-de-brasil-cae-solo-12-seria-una-buena-noticia%E2%80%9D/» target=»_blank» rel=»nofollow»><a href=»http://www.eleconomista.com.ar/2015-05-%E2%80%9Csi-el-pib-de-brasil-cae-solo-12-seria-una-buena-noticia%E2%80%9D/» target=»_blank» rel=»nofollow»><a href="

    Saludos

  11. Norberto dice:

    En todo caso China es un tipo especial de economía, donde el libre albedrío capitalista no es tan libre, y si hay alguna burbuja afectará a una pequeña porción de la población, pero ellos necesitan llevar a niveles de vida aceptables a cerca de mil millones de habitantes todavía, darle comida, salud, trabajo, seguridad social vivienda y confort dignos implica necesidad de materias primas y manufacturas que por supuesto pueden ser abastecidas en gran parte los mismos chinos, pero también por importaciones, para lo cual cuentan con las reservas o la capacidad industrial para el intercambio.
    Solo proveer vivienda digna a esos mil millones es un gigantesco mercado de materiales de construcción, amen de una inagotable fuente de trabajo, con la consecuente incorporación al consumo de esos trabajadores, y aquí no estamos hablando de viviendas para una clase media con aspiraciones, estamos hablando de viviendas económicas pero con los servicios necesarios y dignas.
    Yo no tomaría demasiado en cuenta los analistas que han demostrado y demuestran equivocarse, y mucho, con sus evaluaciones de nuestro país por dar un ejemplo.
    Y otra cosa, entonces bailemos sardanes.
    Nunca menos y abrazos

  12. victorlustig dice:

    Silenoz

    perdon, el 2%, de donde?, que yo sepa, la FED esta casi en cero, el Bundesbank en casi menos que cero, y nosotros al 9%, salvo que me haya equivocado, corrigame por favor (si le descuenta la inlfa americana, cualquiera, no creo que sea menos de 7 el diferencial)

    en rigor es positiva o negativa si es mayor o menor que la inflacion esperada en el periodo (y, historia mediante, como lo fue)

    el diferencial es la tasa de riesgo que esta dispuesto a tomar el prestatario

    Notable, eso si,se dio cuenta de la burbuja china

  13. oski dice:

    Abel es un fundemantlista del desendeudamiento, a mi me parece barbaro que asi sea-

  14. Silenoz dice:

    1- Puse un ejemplo de tasa por que alguno sugiere que nuestras tasas en los ’90 no eran positivias, de hecho los yanquis están hoy en 0,25 +-

    2.En realidad para saber si tenemo tasa positivas o no, hay que hacer una pequeña cuentita como esta

    que viene de acá

    3.Lo que debería ser notable es tratar de no pensar «hogareñamente» por que los ñatos que se dedican a esto no tienen ninguna intención de resguardar poder de compra o cosas por el estilo que nos preocupa a nosotros como chiquitaje que somos.

    En realidad la joda se analiza y materaliza mediante el «carry trade«

  15. Silenoz dice:

    En la fórmula:
    i es la tasa local
    i* es la tasa internacional
    S -con su e- es la tasa de devaluacion esperada del dólar

    Si la resta es positiva tenés tasas locales positivas
    Si es negativa => fuga o no vienen

    La inflación no entra por que los tipos no piensan comprar nada, la joda es pedir prestado en el país más barato y meterlo en el país con mayor tasa haciendo algunas cuentitas previas ifcors

  16. Silenoz dice:

    Ahhh me olvidé:
    p es la prima de riesgo pais
    Disculpen la desproligidad

  17. Charrua dice:

    Bueno, lo llamativo de las politicas antiinflacionarias de Brasil es que no funcionaron demasiado bien. Si tenés una inflacion de arriba del 6% con la economía prácticamente estancada ,como en el 2014, es que tu política antiinflación no es gran cosa.
    Justamente, gran parte del problema era que no se animaban a devaluar a lo grande porque temían que la inflación se saliera de control.
    Es un combo extremadamente peligroso ese de moneda muy sobrevaluada, recesión e inflación por encima de la meta, pero uno que no se da sólo en Brasil, me parece.

  18. ricardo j.m. dice:

    silenoz ya creia que las ponia dios las tasas de interes, gracias

  19. victorlustig dice:

    Sile
    carry on de monedas es viejo, de todas formas cuanto es el diferencial, el 2 o el 9?
    el problema de los economistas, creen que son los unicos que saben leer formulas…..
    si, en los 90s eran positivas, y? ahora? (ortodoxia pura le dicen creo, en USD)

  20. […] Anoche y hoy me faltó tiempo para el blog. Además, este es un tema sobre el que he escrito y trabajado mucho, aquí y en el mundo real, y no quiero seguir volver a copiarme tan pronto. Así que les copio un posteo reciente de mi amigo Contradicto, y un comentario que me pareció relevante. Creo que remata bien esta serie de posteos sobre economía que comenzó con Brasil y las políticas antiinflacionarias: Teléfono para presidenciables argentinos. […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: