Hacia las P.A.S.O. en la Capital Federal

La blogosfera politizada está llena de información (y humo) sobre la Provincia de Buenos Aires. Corresponde: es el distrito más importante, de lejos (Aunque, como sabían don Ángel Robledo y algunos presidentes, es menos que el resto del país junto).

Blogs locales y también esforzados corresponsales, nos ilustran sobre Santa Fe, Córdoba, Tucumán, … Hasta yo he podido decirles algo de la interna de Mendoza, con la ayuda de Marcelo Padilla. Quiero ahora darles algunas noticia de la Capital Federal. Después de todo, también es América.

El domingo 26 de abril serán las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias en las que se va a decidir quiénes podrán ser candidatos a Jefe y vicejefe de Gobierno, a las 30 bancas de legisladores (la mitad) que se renuevan y a los cargos en las 15 Juntas Comunales. Y dará comienzo a una intensa y muy visible puja entre no menos de dos, y quizás hasta cuatro listas, según sean los resultados de esas PASO (no es el que el resto abandone. Pero no recibirán mucha atención), que terminará el 5 de julio, o casi seguramente en el balotaje del 19 (porque en la Capi se necesita el 50 % para ganar). Justo como para influir el 9 de agosto, tres semanas después, en las PASO nacionales. El Mauricio y sus asesores lo han pensado cuidadosamente.

Hay once frentes inscriptos – para este sábado hay que inscribir los candidatos – y unos cuantos, los más notorios, seguramente tendrán varias listas a elegir entre ellas. Y esas listas tendrán las suyas de comuneros, porque ¿quién puede pretender ser candidato a Jefe de Gobierno sin mostrar presencia en las 15 comunas? Habrá, entonces, un festival de boletas, en papel, porque la innovación, bastante tonta, del voto electrónico, será cancelada por Macri.

En la tradición de servicio del blog de Abel, quiero darles una idea del asunto. Y creo que puede ser útil aún a los que no son porteños y no votarán aquí, porque muestra mecanismos de la política realmente existente, en todas las provincias. Y en la mayoría de los países.

Un aspecto previo: se puede justificar fácilmente que haya once frentes, o más. Las sociedades modernas son heterogéneas y dinámicas. Además, si hay muchas opciones hace más difícil que una burocracia partidaria – las hay, como en todas los grupos humanos – ahogue a los que traen nuevas ideas. O nuevas ambiciones. Las primarias, precisamente, eliminarán los kioskos sin representatividad. Pero… ¿por qué frentes?

El PRO, el Partido Justicialista – que armaron los dos más importantes – los hegemonizan claramente, y toman las decisiones fundamentales. Sobre todo, son mucho más reales para la gran mayoría de los votantes que los pequeños partidos que se juntan a su alrededor ¿Entonces?

Sucede que, además de votantes – que es al final lo decisivo, claro – los proyectos políticos necesitan dirigentes, activistas, militantes. Y esa fauna – lo digo con cariño, porque uno viene de ahí – es mucho más individualista que el ciudadano de a pie. Porque la política, y las elecciones, son su trabajo y su vida. Entonces, es más fácil – hasta los peronistas, con una fuerte conciencia de grupo – que estén divididos en pequeñas etiquetas, que les permitan, eso esperan, estar sentados en la mesa donde se arman las listas. (Está también el negocio de “alquilar” un partido que consiguió personería en otro tiempo, pero esa es una patología de poco vuelo).

Aclarado eso, vamos a los frentes. Y a algunos datos que pude enterarme (Válidos hasta la madrugada de hoy jueves. De ahora al sábado puede haber sorpresas).

El del PRO incluye a Propuesta Republicana, el Partido Demócrata Progresista, el Partido Demócrata, el Partido de la Ciudad en Acción, la Ucedé, el Partido Fe (del sindicalista “Momo” Venegas), y el Movimiento de Integración y Desarrollo. La primaria decidirá seguramente si su candidato a Jefe de Gobierno será Gabriela Michetti u Horacio Rodríguez Larreta (Santilli y Ritondo, casi con certeza, negociarán otros cargos). ¿Impondrá Mauricio Macri una lista única de candidatos a legisladores?

La militancia que no aguanta a Macri se divide entre los que fantasean votar a la Gaby, para frustrar al Mauricio, y los que creen que H.R.L. ofrece una mejor chance para derrotarlo. Digamos que son distintas valoraciones sobre el PRO como proyecto nacional o como fuerza hegemónica en la C.A.B.A. De todos modos, es una fantasía: los militantes son una minoría que no decide una elección. Y estarán muy ocupados en sus partidos, como veremos ahora.

El Frente para la Victoria suma al Partido Justicialista, el Partido de la Victoria, Kolina (Alicia Kirchner), Partido Solidario (Carlos Heller), Red por Buenos Aires, Concertación-Forja (Gustavo López), Frente Progresista y Popular (Anìbal Ibarra), Frente Grande, Nueva Dirigencia, Partido Intransigente y el Encuentro por la Democracia y la Equidad (Sabbatella). Hasta hace muy poco tiempo (esta semana) se esperaba que, como en elecciones anteriores, apareciera una lista única elaborada en Olivos. (No hay liderazgos locales fuertes que, como en otros distritos, deban ser tenidos en cuenta).

Esa indicación, pública o privada, de CFK todavía puede llegar, en estos tres días. Pero… aún no llegó. En el PJ se está negociando duramente “Muchos son los (auto) llamados y pocos los elegidos”. La Cámpora no se ha definido, al menos públicamente, entre sus pollos Mariano Recalde y Juan Cabandié. Y ya los apoderados del PJ porteño, de Ola Naranja (Marangoni), Aníbal Ibarra, Víctor Ramos y el MUP (Víctor Laplace; no sé si maquillado o no), hicieron las reservas para presentar lista. Se dice que Gabriela Cerruti y Carlos Heller, descontentos con las negociaciones, lo están evaluando.

Este cuadro, como les dije, puede variar y va a hacerlo. Es posible que algunos pongan su rostro en afiches sólo para negociar un puesto en la lista. Pero el sciolismo, y en menor medida el ibarrismo, ya han forjado alianzas a nivel de las distintas comunas. Donde también están ocupados registrando listas. Hoy aparece probable que, por primera vez en varias décadas, el peronismo porteño tenga una elección interna en serio.

Eso sí, tengo que decir que todas las encuestas hechas hasta ahora indican mayor intención de voto para el Frente para la Victoria que para cualquiera de las figuras del FpV mencionadas, y otras imaginadas. En este distrito, si no en otros, resulta cierta, al menos todavía, la consigna “El candidato es el espacio“.

Frente por Buenos Aires es la alianza que armó el Frente Renovador de Sergio Massa con el Frente Progresista por Buenos Aires (Diego Kravetz), el Partido del Trabajo y la Equidad (Alberto Fernández), el Movimiento Independiente Justicia y Dignidad (Raúl Castells), el Partido Nacionalista Constitucional UNIR (Alberto Assef) y el partido Tercera Posición. Supongo que la idea es que alguien que aspira a la Presidencia no puede no tener presencia en el cuarto distrito electoral, y uno muy mediático, como éste. Pero si no consigue un candidato conocido y no muy repudiado para encabezar su lista… se le viene la noche.

La autoinmolación de UNEN dejó vacante ese espacio de “centro izquierda no kirchnerista” que competía, de atrás, con el PRO. Le permite al FpV soñar en llegar al balotaje con el macrismo. Ser, al menos, la primera oposición, que asegura posiciones de poder en el gobierno de la ciudad.

Y también le ofrece una chance, aunque difícil, al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) de superar el voto tradicional del troskismo. El FIT volvió a conformarse con el Partido Obrero, el PTS e Izquierda por una opción socialista. Los nombres que suenan para encabezar su lista son los de Marcelo Ramal y Myriam Bregman.

Pero, con la intención de ocupar ese lugar – la izquierda no K – aparece SURGEN, las viudas del ex UNEN. Quiere ser un proyecto nacional, de Pino Solanas (Proyecto Sur) y Margarita Stolbizer (GEN). Que acompañan aquí el partido Podés, de Sergio Abrevaya; el Partido Socialista Auténtico, que dirige Mario Mazzitelli y Libres del Sur, de Humberto Tumini y Victoria Donda. Pero no está claro quiénes serán sus candidatos en la ciudad.

Una propuesta novedosa es Energía Ciudadana Organizada (ECO), de Martín Lousteau y Graciela Ocaña, que usarían las PASO para definir quién será el candidato a jefe de Gobierno. Según Letra P (gente mal pensada) ese acuerdo esconde un pacto entre Larreta, el Coti Nosiglia, Cristián Colombo y Daniel Amoroso para perjudicar a Michetti, compitiendo por su electorado.

Sea como sea, son parte de ECO la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica, Confianza Pública y el Partido Socialista.

Gustavo Vera (legislador y amigo del Papa Francisco) consiguió el apoyo de la CGT moyanista para ir como candidato a Jefe de Gobierno del Movimiento para el Bien Común. Es una alianza de la Democracia Cristiana y el Partido de la Cultura, Educación y el Trabajo, de Moyano y el sindicalista de los judiciales, Julio Piumato.

También está inscripta la alianza Camino Popular. Con el partido Instrumento Electoral por la Unidad Popular, de Claudio Lozano (que sería el candidato a Jefe de Gobierno) y Fabio Basteiro, y Patria Grande (Itaí Hagman).

La alianza Alternativa Buenos Aires está conformada por Seamos Libres y el Partido Comunista. Su figura más conocida es el legislador porteño Pablo Ferreyra, que llegó como aliado del FpV y contaría con el apoyo de Jorge Taiana.

Otra es el MST-Nueva Izquierda, del Movimiento Socialistas de los Trabajadores y Nueva Izquierda (no se esforzaron en buscar un nombre). Alejandro Bodart sería el precandidato a jefe de Gobierno.

También se presentó la alianza Movimiento Federal, integrada por El Movimiento y el Partido Federal. En otras elecciones sirvió como prestanombre para alguna candidatura externa. No sé cuál es la situación ahora, pero ya no me queda voluntad para averiguarla.

Si están agobiados, pueden reponerse con la operita María de Buenos Aires, que les subí arriba. Entre sus muchas líneas recuerdo “Buenos Aires, Buenos Aires sacá tus sueños al sol Que tus sueños tienen frío“.

Anuncios

18 respuestas a Hacia las P.A.S.O. en la Capital Federal

  1. Esther dice:

    ¿Agobiados, Abel? Jejeje…

    Si no me fallaron los cálculos, hay unos 44 partidos incluidos en estos 11 frentes o alianzas. El número de bancas puestas en juego es 30, número sensiblemente inferior a 44.

    Sé que la realidad es compleja. Pero ¿puede ser tan compleja como para que existan 44 partidos, cada uno de ellos diferenciado claramente de los otros por su concepción ideológica y política, concepción que es irreductible y no factible de ser integrada con ninguno de los otros partidos?

    Imposible.

    La cosa se pone más conflictiva si uno se pregunta si todos estos partidos existían en el 2011 o el 2013, y si existían, si conformaron, en esas elecciones, los mismos frentes y alianzas que ahora.

    Ni qué decir si uno se pregunta si existen en otros distritos (o no) y, si existen, si conforman los mismos frentes o alianzas en esos otros distritos o a nivel nacional.

    Lo veo como un proceso de aguda destrucción política: una fragmentación que surge de ambiciones personales o rupturas (también personales) de dirigentes. Primero se fragmentan y luego se re-unen con otros fragmentos…

    ¿Cuántos de estos espacios constituyen algo más que un grupo de militantes y tienen verdadera inserción en la población? ¿Cómo se piensa un proyecto de país o de distrito en estas condiciones? No lo sé. Da la impresión de que nadie quiere “perder” una identidad propia, aunque como identidad propia no sirva para mucho, porque por sí mismos no tienen peso ni sustancia.

    Parece existir una incapacidad básica para generar espacios políticos sólidos, estables y con amplitud suficiente como para ser, realmente, una opción electoral para nos, los pobres ciudadanos, que nos rascamos la cabeza con inquietud al ingresar al cuarto oscuro y lo encontramos empapelado con boletas de todo tipo.

    Aunque estoy en contra —decididamente— del bipartidismo, extraño el tener un país donde existan partidos políticos. Partidos o movimientos en serio.

    Pensando en estas cosas, me pregunto cuál es la relación (si es que existe) entre la grieta y la polarización “macro” y este mundo “micro” de múltiples fracciones que terminan conformando un continuo. ¿Ambos fenómenos tienen un mismo origen, uno depende de otro? ¿Cuál es la realidad que representan ambos? ¿Ambos fenómenos poseen igual relevancia para el país, o sea, para todos nosotros?

    Abrazos,
    Esther

    • Abel B. dice:

      Esther, creo que dejé clara mi opinión en el posteo. La multiplicidad de partidos responde a las necesidades y ambiciones de ese segmento de la sociedad (hoy numeroso pero muy minoritario) activo en política.

      Pero, no tiene consecuencias serias negativas para el resto de los argentinos. Existen las grandes fuerzas políticas que convocan y motivan a sectores sociales significativos. Pero nada es permanente: la UCR está dejando de ser una opción nacional y va en camino de ser una federación de realidades provinciales.

      Y las PASO están pensadas para ir eliminando los kioskos vacíos.

      Abrazo

  2. Diego dice:

    Larreta a Lousteau no le podría ganar nunca en la general. El Pro no tiene voto cautivo, se lo tiene que ganar elección tras elección y el hiperactivo de Barrio Parque no seduce, no tiene carisma. Michetti es otra cosa, ella tiene votos propios incluso más allá de Macri.

    • Silenoz dice:

      Con la porción relativa de gorilismo andante que se ha podido apreciar yo sí creo que el Pro tiene votos cautivos

      • Diego dice:

        Justamente, eso que vos llamás “gorilismo” (término totalmente caído en la barranca de los tiempos, irrecuperable) se caracteriza por “no cautivarse”. Las propuestas, los modos y la gestión del PRO pueden haber interesado a gran parte de la ciudadanía de la Ciudad, pero esa realidad no tiene auto-derivación interna. Los candidatos tendrán que explicar qué y cómo van a gestionar la cosa pública. Hoy en día la onda viene cerca de la propuesta que el macrismo ha venido mostrando durante la gestión de Macri, pero eso no implica que Mauricio con sus cuatro íntimos con los que toma las decisiones importanes pueda imponer al heredero. Y esto de haber salido de la mitología de los símbolos y los nombres es algo muy bueno para todos.

      • Silenoz dice:

        Yo creo que con un simple “juicio y muerte a la shegua y a los planeros choripaneros” como consigna convocante les alcanza y sobra para “cautivarse”, apelar a la memoria histórica con 0 (cero) elaboración, recurriendo entonces a una identidad que los aglutina

  3. Restaurador dice:

    Gol en contra de Macri cuando le gane Michetti al Guason. ¿No?

  4. julio. dice:

    Laplace, maquillado o no;
    genial.
    A veces, el humor, es la síntesis.
    Saludos Abel.

  5. Gerardo González dice:

    La CABA es políticamente muy pintoresca y casquivana.
    Pasó de todo: una vez ganó Herman González, se acuerdan?
    Y hace muy poco Carrió+Pino salieron segundos.
    Concuerdo con Abel que esta vuelta ganará el macrismo, por no mucho, seguido por el oficialismo nacional, con un 20%.
    Aclaro que no soy opositor ni gorila; sí contrera del cristinismo.
    Desde ese lugar, me encantaría que lo llevaran a la cabeza a Daniel Filmus, que supo producir una revolución en la educación nacional, reconocida mundialmente.

  6. […] trabajen mucho más en el caso. Si lo hacen. Creo que tienen más que ver con nuestro futuro las elecciones en la Capital, o los debates sobre educación y economía en esta otra columna de […]

  7. LK dice:

    Blogs locales y también esforzados corresponsales, nos ilustran sobre Santa Fe, Córdoba, Tucumán

    Cuales son esas ilustraciones sobre estas provincias?

  8. Xanadu dice:

    Estimada Esther: no te preocupes tanto, yo lo veo así:
    – El PRO: Michetti y HLR se juegan a que Macri sea Presidente y luego ellxs sean los siguientes. Para eso necesitan dos cosas: a) ganar la elección en CABA para quedar bien posicionados, b) que Macri no hunda el barco cuando sea Presi. Si ganan la CABA harán lo mismo que Mauricio ahora: endeudar el Banco Ciudad y hacer cosmética amarilla mientras esperan su turno para Presidentes. Son “pura aspiración”, cero ideas (las ideas que apliquen son compradas, no propias). Sus comuneros no existen, otro cero.
    – FPV: aquí todo es mucho más rico para el análisis, con fuertes contradicciones, grandes errores cometidos y enormes potencialidades. La cúpula de La Campora (ojo, no La Cámpora, si no su cúpula) cree poder imponerle a sus militantes y a las fuerzas aliadas, los candidatos salidos de sus deliberaciones a puertas cerradas. Hasta hace poco la “orden” era votar a Cabandié, pero…la resistencia “tácita”, silenciosa, de los militantes debe haber sido tan obvia, que ahora Recalde puede presentarse como opción. Mi opinión: todo eso es un grave error. Ni Recalde ni Cabandié convencen a nadie como para sumar un 25%. La cúpula de La Cámpora no se resigna al hecho de que “no les dá el piné”; ya tuvieron su oportunidad y no la aprovecharon por falta de altura estadista. Los Militantes son otra cosa…ahí hay gente muy buena, algunos brillantes, a los que deberían darle la oportunidad. Claro, aún son jóvenes, no hubo tiempo de hacer el reemplazo de esta cúpula por otra más inteligente (y justo cuando están creciendo les vendrá el golpazo de estas elecciones, habrá que ver como lo asimilan, pero esa es otra historia). ¿Qué hacer ahora? En mi opinión, deberían aglutinarse detrás de un proyecto consensuado, muy claramente explicitado con calma, con ideas muy concretas de que hacer y que sean fácilmente entendidas por la “gente” y poner un candidato que no sea de La Cámpora (y…si no les dió el piné hasta ahora, deberían dar un pasito al costado…como cuesta). Pienso que Gabriela Cerruti es alguien con más proyección en esa masa de ciudadanos alejados del conventillo militante, y que puede expresar ideas con un poco más de claridad y conocimiento, que no sean las paparruchadas que intenta esbozar Cabandié cada vez que habla sin tener idea de nada. Pero Cerritti o quien fuera, debe tener el apoyo de La Cámpora. En eso Cristina debería jugarse un poco. Parece claro que no quiere hacerlo…¿error? Saludos!

    • Mariano T. dice:

      Los apropiadores de Cabandie, muy siniestros ellos sobre todo el “padre”, sin duda le han hecho faltar fósforo y nutrientes esenciales para el desarrollo del cerebro en las primeras etapas de su vida.
      No es culpa de él.

      • ricardo j.m. dice:

        hablas por experiencia te entiendo

      • Xanadu dice:

        Mariano T. uno puede no estar de acuerdo con alguna figura política y criticarlo muy duramente, aún usando términos no muy finos digamos…Pero lo que usted hizo en su comentario es incalificable. Yo hace poco sigo a este blog y claramente se ve que no es el ámbito para comentarios degradantes como los que aparecen en Yahoo, Clarín, etc, del tenor que usted hizo. En algunos blogs uno tiene la opción de no ver lo que postea cierta gente. Yo quisiera que se habilitara uno para no ver nunca más lo que usted postea. Hay límites.

      • Abel B. dice:

        Tiene razón, Xanadu. Asumo la responsabilidad por autorizarlo.

        Sólo puedo decir que anulo muchos por el estilo, de distintos orígenes. Este se me pasó.

  9. Xanadu dice:

    Gracias Abel por su comentario, lo comprendo! Saludos!

  10. […] por supuesto, no salió de un repollo. Nada en política surge así. En un posteo muy visitado, del 5 de marzo, dije: “Una propuesta novedosa es Energía Ciudadana Organizada (ECO), de Martín Lousteau […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: