El día antes de mañana

febrero 25, 2015

manhattan

Hace mucho que no subo una imagen que me impresiona, simplemente. Esta vista del bajo Manhattan en estos días, con el río Hudson congelado, convoca a mi imaginación.


Reformando la Inteligencia. O su falta

febrero 25, 2015

custer

Hoy el Congreso aprobará – se espera – el proyecto que impulsa la creación de la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Este es un tema que tiene una vieja y profunda relación con la política argentina como la conocemos (y no sólo con la argentina, o pregúntenle a expertos como Vladimir Putin, George Bush sr. o Joseph Fouchè).

Entonces, corresponde que en un blog politizado como este se trate el asunto. Pero yo no soy un experto, aunque conocí a profesionales de esa disciplina. Pensé en este artículo de J. G. Tokatlian, pero es demasiado teórico. Compara las experiencias de reforma en otros países y detalla las condiciones para su éxito. Pero en esta ocasión no toma en cuenta que siempre se hacen en el marco y como consecuencia de una determinada relación de poder.

Por suerte encontré esta nota de Hugo Alconada Mon, un periodista inteligente, especializado en temas de corrupción (Tiene el problema de ser amigo de Mauricio Macri, lo que limita severamente su campo). Fascinante y lleno de información precisa. Y muestra que – al igual que en otros campos de la comunicación – el avance de la tecnología y los emprendedores privados le compiten duro a los monopolios. (Eso sí, los que estamos vinculados al mundo digital, tenemos claro que el Sr. Google o el Sr. Yahoo saben mucho más de cada uno de nosotros que lo que nunca pudo averiguar Stiuso).

“Como todo, es un tema de precio”, responde el experto. Y ese precio “se pone por la cara” del candidato, acota un segundo especialista. Una tarifa que será para atacar a otros -y escuchar o leer sus comunicaciones- o para que sus charlas permanezcan privadas.

Bienvenido, pues, al mundo de las escuchas telefónicas.

La premisa es sencilla: hay escuchas legales e ilegales. Las primeras las pide un fiscal o una parte en un expediente judicial -una persona, por ejemplo, que sufre amenazas-, pero siempre debe ordenarlas un juez, que decide qué números serán interceptados y por cuánto tiempo. En cuanto a las otras, las hay hechas por agentes de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) con filones propios de negocios, por agencias privadas de seguridad y por hackers especializados.

En la Argentina formal, sin embargo, sólo la ex SIDE puede pinchar teléfonos. Así lo impone la ley de inteligencia de 2001, que veda esa competencia a la Policía Federal, la Gendarmería, el Ejército, o cualquier otra fuerza de seguridad o armada. Ésa, claro está, es la teoría.

Lilita Carrió, Roberto Lavagna, el senador radical Gerardo Morales, el primer jefe de Gabinete de los Kirchner, Alberto Fernández, al igual que el jefe del bloque de senadores nacionales del oficialismo, Miguel Pichetto, y la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini de Cubría, son sólo algunos de los que han denunciado que “alguien” los escuchaba de manera ilegal.

En el caso de Carrió, pateó el tablero durante la Alianza; Lavagna y Fernández, contra el gobierno del que fueron ministro de Economía y jefe de Gabinete; Pichetto contra sus rivales en Río Negro, y con Servini hasta encontraron un micrófono en su despacho de Tribunales.

En ocasiones, las sospechas apuntan a la Casa Rosada, ya sea por medio de la ex SIDE, que durante años lideró Antonio “Jaime” Stiuso, o, ahora, del jefe del Ejército, César Milani. En otras, hacia funcionarios de otras jurisdicciones, a tal punto que Mauricio Macri pasó a la historia como el primer jefe de gobierno porteño procesado por escuchas ilegales. Pero hay mucho más por conocer sobre lo que el ex diputado nacional Miguel Bonasso define como “cripto-Estado”, es decir, “fuera del escrutinio de la sociedad civil, en la intimidad pecaminosa”.

“CARPETAZOS”

El canciller Héctor Timerman puede acreditarlo. Las líneas asignadas a él y a su número dos dentro del Palacio San Martín acumulaban “anomalías” y estaban redireccionadas, según alertó la Dirección de Seguridad del Ministerio en el expediente secreto EXPE-MRE:003829172011. Y todo eso, mientras que Timerman negociaba con Irán el acuerdo por el que luego el fiscal Alberto Nisman lo denunció por presunto encubrimiento, junto con la presidenta Cristina Kirchner .

El objetivo último de las escuchas, sean legales o no, es obtener información a la que de otro modo no se podría acceder. Si las autoriza un juez, sirven, por ejemplo, para investigar secuestros. A tal punto que los magistrados incluso pueden escuchar desde sus propios teléfonos y en tiempo real las llamadas que llegan o salen de las líneas pinchadas, según confirmaron un fiscal y un ex número dos de la SIDE.

Pero si las escuchas son ilegales, las metas son muy distintas. Permiten obtener una ventaja desleal en los negocios o frente a un competidor electoral -y Francisco de Narváez podría relatar aquí cómo se obsesionó por esquivar pinchaduras durante su campaña de 2009. O pueden ser para extorsionar a un rival, sea empresario o político. Y en ese rubro, la ex SIDE forjó su fama con especial fuerza durante la última década.

“Nos han construido una leyenda de carpetas y carpetazos, pero todo el sistema político está temiendo esto”, se sinceró el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, cuando asistió al Senado, a principios de mes, para exponer la reforma que propone el oficialismo del sistema de inteligencia. El sinceramiento del “Chino” cosechó ironías entre los opositores. La diputada nacional por Pro Laura Alonso le retrucó por Twitter: “Zannini, con postdoctorado en carpetazo, se victimiza”.

“LA OJOTA”

Dentro de la ex SIDE y desde la privatización de la vieja Entel, las escuchas están a cargo de la Dirección de Observaciones Judiciales, más conocida como “la Ojota”, por sus dos últimas iniciales. Según declaró el flamante jefe de la Secretaría, Oscar Parrilli , también en el Senado, “el año pasado «la Ojota» intervino 25.950 llamadas; el 56 por ciento del interior del país, el 88 por ciento a celulares”. El ex secretario general de la Presidencia también actualizó un dato: aunque la sede oficial de “la Ojota” es en un edificio de siete pisos en la Avenida de los Incas al 3800, la mayor parte de la labor se lleva a cabo en una sala con 27 boxes que funciona en la sede de la ex SIDE sobre la calle 25 de Mayo, a metros de la Casa Rosada.

La operatoria sólo se puede concretar, sin embargo, si las empresas de telefonía colaboran con la ex SIDE, que aunque cuenta con oficinas propias en cada una de esas compañías, afronta “cupos” para la cantidad de escuchas simultáneas que puede practicar, según indicaron dos jueces, tres fiscales y el ex número dos de la Secretaría.

“A veces demoran una hora [para pinchar una línea], que en secuestros es una eternidad. Y cuidado con la revocación de las órdenes judiciales, que son por un tiempo determinado. Si no se renuevan antes de que venza el plazo, vas a la cola de los pedidos”, explica un fiscal federal con varias investigaciones por secuestros -y otras aún más sensibles- de experiencia. “O también te dan un tope a la cantidad que pueden hacer. Pedís 5 y te dicen: «Elija 3 [números] de esos 5».”

En su libro sobre la ex SIDE, el periodista Gerardo Young describió las zonas grises o laxas con que se mueve “la Ojota” desde que Carlos Lavié la lideró durante el menemismo. “Lo único que tenía que hacer Lavié para intervenir un teléfono era enviar a las empresas telefónicas un oficio con su firma y, en teoría, una copia de respaldo con la firma del juez que solicitaba la intervención. Al principio esa práctica se cumplía con precisión. Con los años, cuando las intervenciones pasaron a ser cientos o miles y miles, los controles se flexibilizaron y una llamada de Lavié alcanzaba para intervenir cualquier teléfono de cualquier argentino. El de cualquiera”, remarcó Young.

Las compañías telefónicas cobran por ese servicio, que le facturan a la ex SIDE, según lo establece el decreto 333/97. “Así que si un juez quisiera verificar el verdadero alcance de las pinchaduras a través de las empresas de telefonía, ahí tiene un posible camino”, dice el ex número dos de la Secretaría.

Dos fiscales federales y un juez, por el contrario, defendieron la labor “profesional” de las telefónicas. Las ilegalidades, coincidieron, pasan por el sector privado o, peor, por las actividades paraestatales.

¿Cómo funciona? Uno de los trucos más sencillos es el armado de expedientes con fechas antedatadas para así legalizar escuchas que ya se habían hecho sin orden judicial previa. O el armado completo de causas falsas para ordenar las intercepciones. Por eso se destituyó, sin ir más lejos, a dos jueces en Misiones.

Otra opción pasa por “ir de pesca”. Es decir, obtener una autorización para escuchar a “A”, pero a sabiendas de que esa persona se comunica con “B”, que es la que en verdad interesa. Así se escucha a “B” y, según qué diga, iniciarle una causa penal a “B”.

Sin embargo, si lo que se pretende es sólo escuchar a alguien, sin pretensiones de legalidad -una afición que muchos ex funcionarios y opositores le atribuían al fallecido ex presidente Néstor Kirchner-, una opción son las intercepciones móviles. Hay quienes aluden a unas “valijitas”, en particular rusas e israelíes, que se pueden conseguir en el mercado por 150.000 dólares. Otros aluden a las “antenas” para chupar líneas móviles. ¿Cómo funcionan? Como cada teléfono celular siempre busca la mejor antena a su alrededor para funcionar, la clave pasa por ubicar cerca la antena ilegal. A unos 300 metros en zonas urbanas; a un par de kilómetros en zona rural. Se potencia entonces la antena irregular, que así chupa las comunicaciones entrantes y salientes del móvil vigilado.

Ese tipo de práctica salió a la luz en Noruega, por ejemplo, cuando el periódico local Aften Posten reveló que el primer ministro, miembros del Parlamento, el presidente del Banco Central y el ministro de Defensa de ese país eran monitoreados con antenas ubicadas hasta un kilómetro de distancia de sus oficinas.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y otras fuerzas de seguridad en Estados Unidos también recurren a este tipo de sistemas. Se conocen como “Stingray”, aunque las marcas son varias: Arpón, Amberjack, KingFish y RayFish, entre otras, con valores que llegan a los 400.000 dólares.

Mucho más económico, sin embargo, es cuando la víctima ofrece en bandeja las oportunidades para ser chupada. ¿Ejemplos? Cuando abre mails con virus o “troyanos”, como el “Regin”, desde su computadora o su teléfono. O cuando se conecta a los servicios de Wi-Fi del hotel donde se celebra un cóctel o una conferencia. A tres metros de distancia, un hacker se puede hacer una fiesta. La tarifa, en esos casos, puede bajar a sólo 1500 dólares.

Para el analista de seguridad Marcelo Lozano, sin embargo, “quienes se dedican a inteligencia ya no concentran sus esfuerzos en escuchar teléfonos, sino en el entrecruzamiento de datos, el «data analytics»”. Ese análisis permite determinar lo que una persona hace, con quién habla, con quién se reúne y dónde, o a qué lugares concurre, más allá de lo que esa persona diga durante una conversación telefónica, en la que puede encadenar mentira tras mentira.

El ex número dos de la SIDE coincide con Lozano. “Cada vez se les otorga más énfasis a los datos que se pueden extraer de los teléfonos móviles y al análisis de la «metadata» que a lo que el objetivo diga. Eso es lo que hace la NSA”, indicó, por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que desde la presidencia de George W. Bush implementó un polémico programa de escuchas y análisis sin órdenes judiciales previas.

REDES DE PROTECCIÓN

¿Qué hacer entonces? La ex SIDE suele proveer una flota de teléfonos a ciertos funcionarios del Gobierno, en tanto que algunos empresarios montan sus redes privadas de protección. Y a cada cual se le cobra según sus requerimientos… y por su “cara”.

Desde el sector público, pero por fuera de la ex SIDE, en tanto, la Dirección de Seguridad de la Cancillería optó por una vía intermedia cuando detectó las pinchaduras contra Timerman: le recomendó al ministro comprar teléfonos encriptados alemanes. ¿Su valor? Unos 3100 euros cada móvil y otros 2300 dólares cada aparato fijo.

Otros, en tanto, recurren a distintos softwares, incluso gratuitos, que ofrecen niveles crecientes de comunicaciones encriptadas. Uno de los primeros y más extendidos para telefonía -con flaquezas- es Skype, que puede utilizarse desde las computadoras y los teléfonos móviles.

Para mensajería de texto, en tanto, el ranking del servicio encriptado más seguro lo lidera CryptoCat, según un análisis de la Fundación Electronic Frontier y el centro ProPública de Estados Unidos, mientras que uno de los más extendidos en la Argentina, Telegram, figura 13° y mucho más rezagados aparecieron WhatsApp (27°) y Vibe (31°) sobre un total de 39 programas evaluados.

Lozano plantea otra opción: “Instalar una VPN en el teléfono, lo cual es una tecnología de red que permite una extensión segura de su red LAN sobre una red pública o no controlada como Internet. De ese modo, se protegen los datos, aunque no la voz, pero se eleva la dificultad para que le instalen un troyano desde la red pública. No es mucho, apenas como dos hojitas para tapar a alguien desnudo, pero es mucho mejor que nada”, ironiza.

Varios expertos consultados, al igual que los grandes fabricantes de aparatos de telefonía celular, aclaran algo más: es innecesario sacarle la batería al aparato porque no sirven como micrófonos encubiertos.

La leyenda urbana sobre los aparatos que incluso apagados funcionan como micrófonos llevó a la Comisión Nacional de Comunicaciones a emitir una aclaración al respecto: “Los equipos que se comercializan para telefonía móvil no se pueden convertir en transmisores involuntarios”.

El ex número dos de la SIDE cargó contra otra leyenda urbana, fogoneada por la paranoia: “En tiempos de los «roseteros» [en alusión a los empleados que chupaban teléfonos fijos con cables en las «rosetas»] puede ser que las líneas interceptadas hicieran ruido, pero ahora se duplica la línea y el titular ni se entera. Todo eso de los «ruidos» en el teléfono es una estupidez”, dice, lapidario.

Lo que no es una estupidez, sin embargo, es el descontrol con que desde hace décadas se mueven los servicios de vigilancia, sean privados, paraestatales o la ex SIDE. La Comisión Bicameral del Congreso, que debería supervisarla, sólo se reunió dos veces durante 2014, al igual que en 2013 y 2012. Pero cuenta con personal asignado y un presupuesto, para sus sueldos, de $ 6,6 millones.

¿Alguien los escuchará? ¿Valdrá la pena?“.


Grecia y Argentina: los parecidos, las diferencias

febrero 24, 2015

Tourists take photos atop the Athens Acropolis during a snowstorm

Hace pocos días subí al blog parte de un artículo de Yanis Varoufakis, el Ministro de Finanzas griego, el negociador con la Unión Europea. Me pareció interesante porque ahí exponía su pensamiento profundo. Los comentarios se centraron, claro, en la pulseada de Grecia con Alemania. Les propongo que los repasen, porque aportaron información y miradas distintas. En particular, Sergei aportó hoy el detalle oficial de las medidas que el gobierno griego se comprometió a tomar para acordar con el Eurogroup.

Por mi parte, no creo que esa historia termina aquí. Dentro de cuatro meses, cuando vence la prórroga acordada – y hay vencimientos de bonos, además – tendremos el mismo escenario. Agravado. Los cambios, si se producen, vendrán de la política, para bien o para mal. En cuanto a la situación estructural, quiero traducirles este informe de Stratfor, la agencia de inteligencia privada (estadounidense) que he citado otras veces.

No es que tenga una alta opinión de sus fuentes de información locales o, en general, al sur de México. (Sobre Rusia y el Este de Europa son mucho mejores). Pero revisando éste, lo encontré lúcido y bien informado, desde el punto de vista de Washington. Y podemos estar seguro que no está contaminado por ningún sesgo K 🙂 .

Grecia está en una etapa crucial de su crisis económica … Hay una posibilidad real que Grecia no pague su deuda y abandone el euro como consecuencia de ello. Un default griego provocaría un shock masivo en toda la Unión Europea, pero no sería un evento totalmente sin precedentes. Muchos griegos conocen el default y la devaluación de la Argentina en 2002 y se preguntan si Grecia podría ir por el mismo camino. Mientras que los dos casos tienen varios puntos en común, también tienen diferencias cruciales que plantean cuestiones importantes.

Al igual que Grecia hoy, pre-default Argentina no podía aplicar política monetaria. A principios de los ´90, el gobierno argentino introdujo un tipo de cambio fijo entre el peso y el dólar para combatir la hiperinflación. La medida tuvo éxito en el corto plazo – la inflación desapareció casi de inmediato – pero le quitó la capacidad a Argentina para hacer frente a las crisis económicas mediante la manipulación de su moneda. Como resultado, cuando Argentina comenzó a sufrir los efectos de las crisis financieras de finales de los ´90, la única opción que tenía era aplicar política fiscal – en otras palabras, la austeridad.

Al igual que Grecia, Argentina fue presionada por sus prestamistas para introducir recortes de gastos dolorosos a cambio de rescates (refinanciaciones). Al igual que Atenas, Buenos Aires recibía periódicamente visitas de inspectores extranjeros impopulares que estudiaban las cuentas del país como condición previa para la continuidad de los programas de préstamos. Al igual que Grecia, la economía argentina se contrajo rápidamente mientras que el desempleo se disparó. Y al igual que Grecia, el gobierno argentino que aplicaba medidas de austeridad impopulares finalmente cayó en un contexto de agitación social masiva y fragilidad política extrema.

No es ninguna sorpresa que los lineamientos de la historia de la Argentina interesan a muchos griegos, especialmente el partido gobernante Syriza. El default argentino es un recordatorio que la deuda es esencialmente un contrato, y los contratos se puede romper si se vuelven demasiado costoso para una de las partes. Más importante aún, en el caso argentino se destaca el hecho que hay vida después de un default. Entre 2003 y 2007, la economía argentina creció a un promedio anual de aproximadamente el 8 por ciento, mientras que el desempleo cayó de alrededor de 20 por ciento a alrededor del 8 por ciento. Ciertamente, la vida no fue fácil para Argentina – el país quedó aislado de los mercados financieros, y la inflación se convirtió rápidamente en un problema de nuevo. Pero el default y la devaluación de Argentina desactivaron temporalmente una situación social, política y económica muy compleja.

Tan sugestiva como lo es, la comparación entre Grecia y Argentina tiene límites concretos. Para empezar, la Argentina tenía un tipo de cambio fijo, pero nunca abandonó su moneda nacional como Grecia hizo cuando se adoptó el euro. Muchos argentinos tenían depósitos bancarios en dólares y protagonizaron masivas protestas, algunas de las cuales se tornaron violentas, cuando el país los “pesificó” utilizando un tipo de cambio oficial, pero para la mayoría, la vida continuó relativamente normal. Todavía recibían sus salarios en pesos y compraban bienes utilizando esa moneda. En el caso de Grecia, abandonar el euro requeriría un retorno al dracma, una pesadilla logística y política. La decisión también llevaría, inevitablemente, a controles de capital extendidos y una conversión problemática de ahorro en dracmas, una medida que daría lugar a altos niveles de descontento social.

Una segunda diferencia importante es que la Argentina fue capaz de beneficiarse de un entorno externo positivo. La devaluación argentina coincidió con un auge internacional de las commodities. China y otros mercados emergentes estaban creciendo rápido y la demanda de productos agrícolas y minerales de la Argentina era fuerte. El clima económico mundial ha cambiado desde entonces. Ahora Grecia volvería al dracma en un momento en que muchos de sus socios económicos, incluidos los consumidores europeos y los turistas rusos, están en crisis a pesar (o por causa) de los precios bajos del petróleo y del programa de flexibilización cuantitativa del Banco Central Europeo, que libera una gran cantidad de dinero en efectivo en los mercados.

Argentina también encontró un aliado clave en la Venezuela de Hugo Chávez. El líder bolivariano se convirtió en uno de los principales benefactores de Buenos Aires. Las cifras exactas son difíciles de establecer, pero entre 2003 y 2008 se cree que Venezuela compró 5,6 mil millones dólares en deuda argentina, una figura notable en momentos en que no había muchos inversores interesados ​​en la compra de bonos argentinos. Esto plantea una pregunta interesante para Grecia: En un escenario post-default, ¿sería Atenas será capaz de encontrar su propio Chávez? En los últimos tiempos, Atenas ha hecho un esfuerzo para mostrar a Europa que tiene fuertes lazos con Rusia, pero mientras que Moscú está sin duda interesado en mantener estrechas relaciones con Atenas – aunque sólo sea para exacerbar la fragmentación política de la Unión Europea – no es seguro que Rusia podría convertise en el sponsor que Grecia necesita.

La mención de Rusia es interesante por otra razón, también: En la década de 2000, Argentina era autosuficiente en términos de energía. Grecia no lo es. Una de las pocas ventajas Grecia recibe de tener una moneda fuerte es la capacidad de pagar por la energía que importa en euros. Un retorno al dracma haría las importaciones de energía más caras, por lo que una alineación potencial con Rusia es aún más crucial para Grecia. Esta necesidad es probablemente la razón principal detrás de los coqueteos de Atenas con Moscú.

Por último, un factor crucial en un potencial escenario post-euro es si Grecia se convierte al proteccionismo. Después que Argentina defaulteó y devaluó su moneda, introdujo altos aranceles de importación para proteger las industrias nacionales y retenciones ​​a las exportaciones agrícolas para aprovechar la creciente demanda de materias primas. Ambas medidas generaron un ingreso masivo de divisas y permitieron que el gobierno financie una larga lista de programas sociales y subsidios.

Al igual que Argentina, Syriza promete más gasto público y subsidios para los hogares de bajos ingresos, programas para los que no tiene los fondos. Las políticas de la Argentina generaron fricciones con Brasil, su principal socio en el Mercosur, pero las consecuencias serían mayores en el caso de Grecia. La imposición de aranceles comerciales violaría el principio fundador de la Unión Europea, lo que obligaría a la expulsión de Grecia.

A pesar de que Syriza utilizó el caso argentino como un ejemplo durante la campaña electoral, y muchos griegos son conscientes de la historia, Atenas tiene mucho menos margen de acción que Buenos Aires tuvo. Muchos de las políticas de los gobiernos argentinos desde 2001 han sido mal concebidas y mal ejecutadas, pero a diferencia de Grecia, Argentina era un país plenamente soberano cuando las decidió. Los griegos eligieron a Syriza para arreglar el problema de la deuda del país sin salir de la zona euro y de la Unión Europea. El principal problema de Grecia es que va a ser muy difícil para Atenas lograr ambos objetivos simultáneamente“.


Están apostando a Argentina ¿Por qué será?

febrero 24, 2015

Wolf-of-Wallstreet

Hace unas horas recibí una nota de Ámbito “Cupones en pesos volaron 13,6% y la Bolsa ganó 0,8%. Riesgo país cayó 3,1% a 630 puntos“. Hay que decir que no me sorprendió mucho. Me había enterado que Cristóbal López estaba comprando Ámbito Financiero (y a su hermano menor, el Buenos Aires Herald). Pero no, el empresario amigo no les ha cambiado el discurso (¿todavía?). Guillermo Laborda, su columnista estrella, nos explica en la edición de hoy “Efecto 10-D motoriza mercado (economía, no).  Los mercados siguen apostando a eso, y los resultados de las últimas encuestas no hicieron más que acrecentar la demanda de bonos y acciones: el riesgo-país acumula una caída del 12,4% en el mes“.

Además, recordé que el día anterior había leído en el indudable Clarín: “Inversores, a la caza de bonos argentinos. La recuperación de los títulos de la deuda argentina parece reflejar que la cuenta regresiva hacia un cambio de Gobierno pesa más, como dato positivo, que el menú de datos negativos como las dudas sobre la calidad de las reservas que administra el Banco Central, la prolongación sin rumbo cierto de la discusión con los fondos buitre o la creciente radicalización del discurso anti empresario de la presidenta Cristina Kirchner.

Los bonos argentinos más representativos, como el caso hoy del Bonar 24, perforó el piso del 9% y el viernes ya rendía 8,56% si se lo compraba en Nueva York. Desde que Axel Kicillof ofreció comprar los Boden 2015 a 96 dólares, esos papeles subieron y ya están a 100,7 dólares. El riesgo país bajó 50 puntos en lo que va del año, de 700 a 650 puntos“.

Entonces, tengo que decir algo: Dejémonos de pavadas. De este tema algo conozco: el mercado financiero global – ya es uno sólo – es un gigantesco casino, y el 99 % de las transacciones que se realizan en él, por el 99,9 % de los montos, son apuestas. Su asesor financiero amigo puede ofrecerle opciones para apostar sobre cualquier cosa, a favor y en contra. Pero si le ofrece una opción sobre las medidas que tome un futuro gobierno argentino dentro de diez meses y Ud. se tienta, hable conmigo primero. Tengo un stock de buzones a excelentes precios.

Hay un elemento actual, al que la Presidente hizo mención en su discurso de ayer. Bloomberg, que es gente más seria que los gurúes locales, aunque tan ortodoxo como ellos y nada amigo del gobierno argentino, lo apuntaba ya el jueves 19: “Una victoria judicial modesta de los fondos de inversión del multimillonario George Soros y del fundador de Hayman Capital Management Kyle Bass en la corte de Londres está desencadenando una reacción al borde de la euforia en el mercado de bonos argentinos“. Bloomberg, casi ofendido, hablaba de “exhuberancia irracional“. Deberían tomar en cuenta que, entre los apostadores inversores, ni Soros ni el texano Bass tienen fama de comprar buzones.

¿Explicaciones que sugiero? Existe un factor de orden general que el mismo Laborda menciona: “(Hay) una mejora generalizada en (los valores de) los países emergentes. El riesgo de ese club de naciones está bajando un 10% en febrero, con Colombia, por ejemplo, con mejor performance (caída del 15%) que la Argentina, y Brasil, más rezagado (baja del 7%)“. Pero ese factor no explica que la performance argentina esté entre las mejores. Los otros emergentes no están en default técnico, ni en los titulares de los diarios internacionales por la muerte de un fiscal.

El punto fundamental es que Argentina ha demostrado en estos meses voluntad y capacidad de pago, aún frente a un fallo del sistema judicial estadounidense que le pone severos obstáculos. Los managers de los fondos de inversión no “compran” las campañas de prensa que arman sus colegas de los (otros) buitres.

¿Alguna consecuencia estratégica? Nada para entusiasmarse demasiado. Los valores en los mercados financieros dependen de factores inmanejables por nosotros (una variación en las tasas de interés de la Reserva Federal, por ejemplo), y también del “efecto manada”. Sí podemos tomar nota que, en general, las economías de los países emergentes, incluso la argentina, se las considera, por los que apuestan su dinero, como un mejor riesgo que las de los países europe tros en problemas. Y tienen razón.

La otra conclusión es que, más allá de avatares transitorios de los “mercados” – impredecibles – un futuro gobierno no tendrá dificultades en endeudarse. Eso no me deja muy tranquilo.


Mendoza y el “kirchnerismo puro”

febrero 23, 2015

17deoctubre

Un comentarista, Pablo, acercó este artículo de Marcelo Padilla, y quiero compartirlo aquí con ustedes. Porque me parece un análisis inteligente y apasionado, desde alguien que conoce y participa en el peronismo mendocino. Eso le da información y vivencia.

Fuera de los datos concretos que aporta – que yo no tengo – la mirada que expone aquí, sus preocupaciones, en buena parte son las mías (Por eso lo estoy subiendo, claro). Eso sí, hay una observación más general que creo que es necesario hacer. Que tiene que ver con la imagen que elegí para el posteo. La digo al final de esta nota.

No voy a arrancar haciendo un paneo general de la elección de Capital, ni mucho menos de la de San Carlos, porque el triunfo contundente de sus intendentes era una fija (aplausos para el pibe “Juani”Jofré que la viene aguantando en la zona). Que lo hagan los otros periodistas. Que festejen los periodistas oficialistas y militantes de esas dos comunas. Ganaron, por mucho y punto. Nada nuevo. Sobre todo en Capital nada nuevo. La gente que vive en las ciudades cabeceras de las provincias generalmente es reaccionaria. Sesenta por ciento reaccionaria a los cambios profundos. Quieren plazas con juegos, pasto, calles arregladas. Limpias: de inmigrantes, de vendedores ambulantes, de músicos callejeros, de vida. Quieren ciudades muertas y racistas. Y son contradictorias porque babean por ciudades europeas donde sí hay músicos callejeros, inmigrantes, diversidad. Pero aquí no. Son patricios del “cipayismo colonial”. Se quejan. Son miedosos y compran dólares. Son los mendocinos urbanos propietarios del territorio y por eso votan al que le cuida sus intereses exclusivistas, aunque el que se los cuide no viva en la Ciudad Capital y resida encerrado en un cantri de Chacras de Coria. Donde viven otros miedosos. En fin.

Quiero hablar entonces de los ganadores y perdedores dentro de los perdedores. Globalmente, el peronismo-kichnerismo (Aranda, Pinty Saba, Tobares y….) sacó un numero para nada despreciable dado el mapa y la temperatura política del momento en la Capital. Segunda fuerza política. En realidad es bastante poco un 20 por ciento para el peronismo. Pero en la Capital de Mendoza, gobernada hace 32 años por radicales, consecutivamente (¡treinta y dos años!) las cosas son así. Ahí no hay “Cambio Mendoza” un joraca. Es, parafraseando a los radicales cuando hablan de apenas 12 años del gobierno de los Kirchner, “una dictadura radical”. Y nadie dice nada sobre esa dictadura. Los medios, los periodistas, no lo ven mal. Les parece bien que gane durante 32 años el mismo partido. No les parece bien que gane el chavismo tantas veces en elecciones democráticas en Venezuela, ni Evo en Bolivia. Pero en la Capital de Mendoza…mmmmmnnnnn…sí les parece bien. En todo caso cuestionan boludeces de forma. Cosmética. Cremas. Pintalabios. Si hay smog o no hay smog. Si las calles están cortadas y eso. Boludeces. Allá ellos.

Pero voy a hablar de los perdedores, como dije. Los troskos tienen su nichito de mercado ahí. Porque en las ciudades se estila tener unos pibes distintos, que no jodan tanto porque lo que quieren es “un gobierno de los trabajadores” en la Capital, y saben los vecinos que eso no podrá darse jamás. A no ser que creen un falansterio donde se autogobiernen y realicen una economía de subsistencia, elijan a sus propios “troskosrepresentantes” y todos ganen lo que gana un recolector de residuos. Un nichito para tener una voz en la ciudad pulcra. Un nichito que no represente a los grasas. Que represente a los jipis y a los estudiantes universitarios con pirsin. Eso les va a los vecinos de la Capital porque los troskos no son pibes de caño ni de choreo. Son pulcros militantes como pueden ser los Testigos de Jehová. A un Testigo de Jehová se le puede negar el voto pero se le acepta el panfleto. Ahí va…

El peronismo. O “los peronismos”. Bueno… ahí hay un temita. Aranda es el gran ganador. Que en definitiva es Ciurca, que en definitiva es Scioli. Un ganador de una partida de truco pero ganador al fin. En una ciudad que expulsa a los morochos, que Aranda gane la interna, y sea el próximo rival de Suárez, es significativo. Suárez, un concheto de ojos celestes, garca, frente a un petiso morocho peronista. Vamos con Aranda pues…cortita. Más allá de que digan lo que digan de Aranda y de Ciurca, el peronismo en la Capital será comandado por ese petiso morocho, al que imagino, saldrán todos los demás peronistas-kirchneristas a bancar, si es que se acuerdan de la lealtad y esas cosas que tiene el peronismo. “Totó” Tobares era una fija que iba muy atrás, una apuestita del Paco con doscientos pesos al casino por la dudas, como para pasar la noche y ver si se iba con cuatrocientos. Perdido por perdido, jugado. Y no está mal.

Ahora, el gran perdedor en el FPV en Capital es sin dudas Guillermo Carmona, a través de la estoica Pinty Saba, que aceptó la patriada de poner la cara y sus convicciones. Una buena mina la Pinty (aunque desconocida para los peronchos). Rotundo fracaso del espacio de Carmona (que más que espacio propio es un armado donde hay otras orgas como La Cámpora y el Movimiento Evita, entre otros) porque Carmona en sí no tiene más que al hermano y once apóstoles más que todavía, solo todavía, le rinden pleitesía (ya se habla de su rosca por una senaduría nacional). Un mísero 6% aproximadamente en una Capital que siempre tiene esa franjita progresista que escucha Radio Nacional, lee el Página 12 y son fans del Club de Horacio Verbitsky. Un fiasco. Cuarenta y ocho agrupaciones, mucha prensa, apoyo del folclore de Teresa Parodi y sólo … un pobre 6% aproximadamente. Si ese es el kirchnerismo puro (autodenominado por ellos puro) estamos en el horno quienes consideramos que el kirchnerismo tiene larga vida como proyecto en el marco del peronismo. En el espacio de Carmona hay peronistas claro, cuatro o cinco. Y los demás son aliados satélites del peronismo que ahora se verán en la disyuntiva de optar por Del Caño o Aranda. Faaaaaaa!!! ¿Quién le pone el cascabel al gato?“.

Lo que Padilla dice del “kirchnerismo puro” y lo del proyecto en el marco del peronismo lo firmo con las dos manos. Pero en el fondo es una discusión sobre estrategias, sobre los caminos a tomar frente a una realidad que se quiere transformar.

También tenemos que discutir la realidad. Nuestra realidad. Porque en la gran simplificación de la política, el peronismo es, sigue siendo, el “partido de los de abajo”. Pero ese “abajo” es muy distinto, y mucho más diversificado, que cuando se tomó esa foto de las patas en la fuente en Octubre del 45.

Precisamente porque ahí apareció el peronismo y empezó a cambiar la realidad. Los obreros, por ejemplo, los que están en blanco, con obra social y sindicato, ya no están en los escalones de más abajo. El peronismo ha sido una gran fábrica de clase media, con creación de empleos, asfalto, cloacas… Y como decía un caudillo del Gran Buenos Aires a fines de los ´90 “Después van y votan a la Alianza…“.

No es tan así, y además la experiencia de la Alianza dejó memoria. Lo importante es tener claro que la identidad cultural (porque ser morocho y peronista no es una categoría étnica) ya no alcanza. Hace falta explicar qué es lo que se quiere hacer, y convencer a la mayoría que eso le conviene (Incluyendo a los clasemedieros que quieren comprar dólares. ¿O por qué creen que Kici habilita una cuota mensual para comprarlos al precio oficial… a los que tienen ingresos en blanco suficientes? Cuesta reservas, pero es más barato que tenerlos en contra furiosos, créanlo).

En el fondo, más que un debate teórico, propongo menos sectarismo y más realismo. El castigo al FIT, por ejemplo, me recuerda a cuando Artemio perseguía al progresismo filo K. El FIT no va a ser aliado del peronismo – su formación lo inmuniza contra la realpolitik – y compite por un segmento de nuestros votos. Pero no forma parte de la Gran Coalición antiperonista. Eso es bueno y necesario. No nos tiene que poner nerviosos tener algo a nuestra izquierda.


Un vermucito mendocino

febrero 22, 2015

Como les había anticipado aquí, hoy fue la primera elección del año, las PASO en la Capital de Mendoza y en San Carlos. La noticia pregonada es La UCR ganó las primarias. Y es cierta: Rodolfo Suáre mez, el intendente que va por la reelección, tuvo un muy buen desempeño.

Pero el radicalismo gana ahí desde 1983, aún cuando el peronismo gana la provincia. Como en San Carlos se descuenta la reelección de Difonso que viene de los conservadores y ahora está con el Frente Renovador.

Lo llamativo es que el voto de los barrios pobres parece que vuelve a irse nomás con los troskos. Segundo en cantidad de votos en la Capital apunta Nicolás del Caño, del PTS-FIT, disputando el podio con Carlos Aranda (sciolista-FPV).

Como le preguntaba hace unas semanas a un amigo encuestador ¿Dónde gana el compañero Espacio?


Homenaje al General Leal

febrero 22, 2015

Homenaje_a_Jorge_Leal

Hoy es el Día de la Antártida Argentina y se celebra como corresponde: con un homenaje al General Jorge Leal, que fundó la Base Antártica “Esperanza” y hace 50 años llegó al Polo Sur al mando de una expedición terrestre argentina.

Me enteré por un tuit de Jorge Argüello, que hace dos años escribió esta nota, cuando el General tenía 90, y que me parece cuenta bien su historia.

Recibí la información tarde, y no voy a estar presente físicamente ahora, a las 17, en el Museo Malvinas. Pero quiero asociarme de alguna manera. Argentina no tiene mejor héroe vivo.


A %d blogueros les gusta esto: