Grecia y Argentina: los parecidos, las diferencias

Tourists take photos atop the Athens Acropolis during a snowstorm

Hace pocos días subí al blog parte de un artículo de Yanis Varoufakis, el Ministro de Finanzas griego, el negociador con la Unión Europea. Me pareció interesante porque ahí exponía su pensamiento profundo. Los comentarios se centraron, claro, en la pulseada de Grecia con Alemania. Les propongo que los repasen, porque aportaron información y miradas distintas. En particular, Sergei aportó hoy el detalle oficial de las medidas que el gobierno griego se comprometió a tomar para acordar con el Eurogroup.

Por mi parte, no creo que esa historia termina aquí. Dentro de cuatro meses, cuando vence la prórroga acordada – y hay vencimientos de bonos, además – tendremos el mismo escenario. Agravado. Los cambios, si se producen, vendrán de la política, para bien o para mal. En cuanto a la situación estructural, quiero traducirles este informe de Stratfor, la agencia de inteligencia privada (estadounidense) que he citado otras veces.

No es que tenga una alta opinión de sus fuentes de información locales o, en general, al sur de México. (Sobre Rusia y el Este de Europa son mucho mejores). Pero revisando éste, lo encontré lúcido y bien informado, desde el punto de vista de Washington. Y podemos estar seguro que no está contaminado por ningún sesgo K 🙂 .

Grecia está en una etapa crucial de su crisis económica … Hay una posibilidad real que Grecia no pague su deuda y abandone el euro como consecuencia de ello. Un default griego provocaría un shock masivo en toda la Unión Europea, pero no sería un evento totalmente sin precedentes. Muchos griegos conocen el default y la devaluación de la Argentina en 2002 y se preguntan si Grecia podría ir por el mismo camino. Mientras que los dos casos tienen varios puntos en común, también tienen diferencias cruciales que plantean cuestiones importantes.

Al igual que Grecia hoy, pre-default Argentina no podía aplicar política monetaria. A principios de los ´90, el gobierno argentino introdujo un tipo de cambio fijo entre el peso y el dólar para combatir la hiperinflación. La medida tuvo éxito en el corto plazo – la inflación desapareció casi de inmediato – pero le quitó la capacidad a Argentina para hacer frente a las crisis económicas mediante la manipulación de su moneda. Como resultado, cuando Argentina comenzó a sufrir los efectos de las crisis financieras de finales de los ´90, la única opción que tenía era aplicar política fiscal – en otras palabras, la austeridad.

Al igual que Grecia, Argentina fue presionada por sus prestamistas para introducir recortes de gastos dolorosos a cambio de rescates (refinanciaciones). Al igual que Atenas, Buenos Aires recibía periódicamente visitas de inspectores extranjeros impopulares que estudiaban las cuentas del país como condición previa para la continuidad de los programas de préstamos. Al igual que Grecia, la economía argentina se contrajo rápidamente mientras que el desempleo se disparó. Y al igual que Grecia, el gobierno argentino que aplicaba medidas de austeridad impopulares finalmente cayó en un contexto de agitación social masiva y fragilidad política extrema.

No es ninguna sorpresa que los lineamientos de la historia de la Argentina interesan a muchos griegos, especialmente el partido gobernante Syriza. El default argentino es un recordatorio que la deuda es esencialmente un contrato, y los contratos se puede romper si se vuelven demasiado costoso para una de las partes. Más importante aún, en el caso argentino se destaca el hecho que hay vida después de un default. Entre 2003 y 2007, la economía argentina creció a un promedio anual de aproximadamente el 8 por ciento, mientras que el desempleo cayó de alrededor de 20 por ciento a alrededor del 8 por ciento. Ciertamente, la vida no fue fácil para Argentina – el país quedó aislado de los mercados financieros, y la inflación se convirtió rápidamente en un problema de nuevo. Pero el default y la devaluación de Argentina desactivaron temporalmente una situación social, política y económica muy compleja.

Tan sugestiva como lo es, la comparación entre Grecia y Argentina tiene límites concretos. Para empezar, la Argentina tenía un tipo de cambio fijo, pero nunca abandonó su moneda nacional como Grecia hizo cuando se adoptó el euro. Muchos argentinos tenían depósitos bancarios en dólares y protagonizaron masivas protestas, algunas de las cuales se tornaron violentas, cuando el país los “pesificó” utilizando un tipo de cambio oficial, pero para la mayoría, la vida continuó relativamente normal. Todavía recibían sus salarios en pesos y compraban bienes utilizando esa moneda. En el caso de Grecia, abandonar el euro requeriría un retorno al dracma, una pesadilla logística y política. La decisión también llevaría, inevitablemente, a controles de capital extendidos y una conversión problemática de ahorro en dracmas, una medida que daría lugar a altos niveles de descontento social.

Una segunda diferencia importante es que la Argentina fue capaz de beneficiarse de un entorno externo positivo. La devaluación argentina coincidió con un auge internacional de las commodities. China y otros mercados emergentes estaban creciendo rápido y la demanda de productos agrícolas y minerales de la Argentina era fuerte. El clima económico mundial ha cambiado desde entonces. Ahora Grecia volvería al dracma en un momento en que muchos de sus socios económicos, incluidos los consumidores europeos y los turistas rusos, están en crisis a pesar (o por causa) de los precios bajos del petróleo y del programa de flexibilización cuantitativa del Banco Central Europeo, que libera una gran cantidad de dinero en efectivo en los mercados.

Argentina también encontró un aliado clave en la Venezuela de Hugo Chávez. El líder bolivariano se convirtió en uno de los principales benefactores de Buenos Aires. Las cifras exactas son difíciles de establecer, pero entre 2003 y 2008 se cree que Venezuela compró 5,6 mil millones dólares en deuda argentina, una figura notable en momentos en que no había muchos inversores interesados ​​en la compra de bonos argentinos. Esto plantea una pregunta interesante para Grecia: En un escenario post-default, ¿sería Atenas será capaz de encontrar su propio Chávez? En los últimos tiempos, Atenas ha hecho un esfuerzo para mostrar a Europa que tiene fuertes lazos con Rusia, pero mientras que Moscú está sin duda interesado en mantener estrechas relaciones con Atenas – aunque sólo sea para exacerbar la fragmentación política de la Unión Europea – no es seguro que Rusia podría convertise en el sponsor que Grecia necesita.

La mención de Rusia es interesante por otra razón, también: En la década de 2000, Argentina era autosuficiente en términos de energía. Grecia no lo es. Una de las pocas ventajas Grecia recibe de tener una moneda fuerte es la capacidad de pagar por la energía que importa en euros. Un retorno al dracma haría las importaciones de energía más caras, por lo que una alineación potencial con Rusia es aún más crucial para Grecia. Esta necesidad es probablemente la razón principal detrás de los coqueteos de Atenas con Moscú.

Por último, un factor crucial en un potencial escenario post-euro es si Grecia se convierte al proteccionismo. Después que Argentina defaulteó y devaluó su moneda, introdujo altos aranceles de importación para proteger las industrias nacionales y retenciones ​​a las exportaciones agrícolas para aprovechar la creciente demanda de materias primas. Ambas medidas generaron un ingreso masivo de divisas y permitieron que el gobierno financie una larga lista de programas sociales y subsidios.

Al igual que Argentina, Syriza promete más gasto público y subsidios para los hogares de bajos ingresos, programas para los que no tiene los fondos. Las políticas de la Argentina generaron fricciones con Brasil, su principal socio en el Mercosur, pero las consecuencias serían mayores en el caso de Grecia. La imposición de aranceles comerciales violaría el principio fundador de la Unión Europea, lo que obligaría a la expulsión de Grecia.

A pesar de que Syriza utilizó el caso argentino como un ejemplo durante la campaña electoral, y muchos griegos son conscientes de la historia, Atenas tiene mucho menos margen de acción que Buenos Aires tuvo. Muchos de las políticas de los gobiernos argentinos desde 2001 han sido mal concebidas y mal ejecutadas, pero a diferencia de Grecia, Argentina era un país plenamente soberano cuando las decidió. Los griegos eligieron a Syriza para arreglar el problema de la deuda del país sin salir de la zona euro y de la Unión Europea. El principal problema de Grecia es que va a ser muy difícil para Atenas lograr ambos objetivos simultáneamente“.

19 Responses to Grecia y Argentina: los parecidos, las diferencias

  1. Alcides Acevedo dice:

    Es muy estimulante el caso griego: ayuda a desenmascarar las mentiras y contradicciones Nac&Pop.

    Está claro: muchos “piensan” que la solución es salir del euro… o sea, una mega devaluación para “recuparar” la política e independencia monetarias.

    Curiosamente el euro se devaluó un 20% el último año contra el dólar y el remimbi, y un 15% contra la libra ¿no les alcanza?

    Menciona bien la nota que Grecia es importador de energía pero que también es importador neto de ALIMENTOS, gran detalle ¿en qué puede beneficiarlos una devaluación?

    Se dice que eso reactivaría el turismo, desgraciadamente debo decir que una devaluación también devalúa los ingresos por turismo: si se devalúa un 25% la moneda en términos reales para tener el MISMO ingreso de divisas el turismo tiene que aumentar un 33.3%. Es una simple cuestión matemática.

    Es distinto en el caso argentino que vende commodities que cotizan a valor dólar y cuyo precio no se ve afectado (en principio) por una devaluación local.
    Para entender más ver el Teorema de Marshall-Lerner

    El griegos están jodidos y no les queda otra que bajarse los pantalones, cualquier otra salida los lleva al abismo, curiosamente muchos que se entusiasman con la salida de Grecia de la comunidad europea acusan de golpistas a quienes piden una devaluación en Argentina. Muy raro.

  2. Rogelio dice:

    Diferencias
    Alemania, más dura con Argentina que con Grecia

    25/02/2015 – “La Justicia de Alemania falló contra la Argentina en un caso con holdouts”

    “Determinó que deberá pagar los intereses de deuda emitida en 1996 y 1997 que entró en cesación de pago y no fue canjeada por títulos reestructurados”.

    Completo => click ACÁ

    Parece que fue “al ñudo” haber arreglado con el Club de Paris.
    Felizmente tenemos las espaldas anchas 😉

    Saludos

  3. Silenoz dice:

    “Entre 2003 y 2007, la economía argentina creció a un promedio anual de aproximadamente el 8 por ciento, mientras que el desempleo cayó de alrededor de 20 por ciento a alrededor del 8 por ciento”
    ……………………………………………………………………………………
    “Muchos de las políticas de los gobiernos argentinos desde 2001 han sido mal concebidas y mal ejecutadas,”

    En lo que corresponda de esta afirmación post 2003 como siempre, el sesgo otodoxo tras la la claudicación….. si fueron mal ejecutadas no se podría haber logrado lo que se enuncia en el primer resaltado.

    De todas formas se le confiere a las politicas monetarias una fuerza en esta recuperación que no es tal, lo que permitió las mejoras fue la politica fiscal crecientemente expansiva, con la política monetaria no alcanza e imposoible de lograr con BC “independientes” ya sabemos de quien

    Saludos

  4. Capitán Medibacha dice:

    En tren de paralelos entre Grecia y Argentina, es notable como los comentarios en este blogg, provenientes de antikichneristas, invariablemente disminuyen los logros y son hostiles al nuevo gobierno griego de Syriza.- Por el contrario, quienes apoyamos al Gobierno de Crisitina, tendemos a simpatizar con Syriza.- Me recuerdo ahora de los reportajes periodísticos a Lopez Murphy en el 2005 cuando argumentaba en contra del arreglo de la deuda externa argentina logrado por Kirchner.- Es claro que la ideología de cada uno tiñe nuestros juicios, no solamente en cuestiones de la Argentina, sino incluso respecto de lo que ocurre en otros países.- Saludos.-

  5. Carlos G. dice:

    Me resulta llamativo que, entre las diferencias entre Grecia y Argentina no se mencione que Grecia sólo produce turismo y que Argentina además de su producción agropecuaria incrementó, aunque sea sectorialmente, su producción industrial y tecnológica.
    No parece que Grecia pueda hacer lo mismo.

    Con respecto a lo que señala, acertadamente a mi juicio, el Capitán Medibacha, me permito agregar que, paradójicamente, para estos tipos las ideologías no existen 🙂

  6. Andrés dice:

    “Curiosamente el euro se devaluó un 20% el último año contra el dólar y el remimbi, y un 15% contra la libra ¿no les alcanza?”

    No, porque sin moneda propia no pueden aplicar plenamente políticas económicas soberanas.

    “Menciona bien la nota que Grecia es importador de energía pero que también es importador neto de ALIMENTOS, gran detalle ¿en qué puede beneficiarlos una devaluación?”

    En obligarlos a producir ellos mismos lo que noy importan de Alemania, de España, de Italia, etc, generando empleo y ahorrando divisas.

    Saludos,

    Andrés

  7. Capitán Yáñez dice:

    Cuentan que el “peculiar” Varufakis se pasea por ahí cantando aquello de “olelé… olalá… si no garpamo´un sope que q… se va´rmar”, sacando de quicio a los circunspectos y muy formales caballeros alemanes. Dicen que es la informal vestimenta del griego, sus modales desenfadados y el ruido que hace su moto lo que los molesta pero, por supuesto, no es así. Están en pánico porque si los griegos no garpan los ejemplares, eficientes y saneados bancos alemanes (y algún español, parece) van a tener que pasar de “activo” a “pasivo” el monto de la deuda griega en sus balances y ahí sí que se arma la de San Quntín. Los griegos pasarán las de Caín, pero los banqueros alemanes… también. Por eso es que el default griego no puede estar en los planes de nadie.
    ¿Parecidos con Argentina? Absolutamente ninguno. La canción de los parecidos que entona Stratfor es pura sarasa. Y la remanida y consabida condena al infausto “gasto público” y a los “aranceles”, etc. etc. que toda la muchachada atlántica que se dedica a la “consultoría” mete hasta cuando se habla del juego de la bolita no es más que cantata.

  8. Norberto dice:

    Si no me equivoco, el monto es por seis mil marcos, pero es primera instancia, aunque sienta un precedente que no se hasta donde tiene andar, porque se basa en lo mismo que Griesa en cuanto al derecho de litigar a aquellos que constituyen minoría en una reestructuración, desconociendo su similitud con una convocatoria de acreedores en un caso comercial.
    Nunca menos y abrazos

  9. Esther dice:

    Disculpame, Alcides, ¿cómo hacés para ver al “caso griego” como “estimulante”? ¿Qué tiene de estimulante el desempleo y la pobreza?

    Hablás de que los griegos están jodidos y que se tendrán que bajar los pantalones, como si se tratase de un Boca-Ríver.

    Sí, están jodidos: muchos se están cagando de hambre. Eso no me parece para nada “estimulante”.

  10. Esther dice:

    Hola, Silenoz:

    «En lo que corresponda de esta afirmación post 2003 como siempre, el sesgo otodoxo tras la la claudicación….. si fueron mal ejecutadas no se podría haber logrado lo que se enuncia en el primer resaltado».

    Claro, es la historia del viento de cola (el “entorno externo positivo”, en este artículo). No se necesita saber de economía para comprender que no importa cuán bueno sea el “entorno externo”: un gobierno siempre se las puede arreglar para empeorar aún más la situación de nuestro país. Si la situación mejoró es porque hubo políticas apropiadas para que mejorara. Con ese mismo viento de cola un Menem o un De la Rúa se las hubieran arreglado para hacer más grave todavía la situación existente en el 2003.

    Abrazos,
    Esther

  11. Esther dice:

    No sé cómo hará Grecia para salir adelante. Es cierto que su situación es muy difícil. Pero tengo esperanzas de que Syriza lo logre.

    Al revés que nosotros, tienen el grave problema del euro. Y, también al revés que en nuestro caso, Grecia posee una enorme riqueza en el plano turístico, pero también una importante fracción de su superficie total es montaña y piedra, de poco valor en recursos naturales.

    Sin embargo, se me ocurre que tiene una ventaja que nosotros no tuvimos: importancia geoestratégica en un momento histórico complejo. Quizás esa pueda ser la carta ganadora del gobierno griego o por lo menos serlo si la juega bien.

    La comparación con Argentina indica cuál es nuestro gran pecado: haber logrado salir a flote y dar, así, un mal ejemplo. Más allá de que nuestra experiencia pueda o no pueda ser extrapolable “como receta” a otros países, el caso es que logramos salir a flote.
    Si los argentinos encontraron un camino, ¿por qué no podríamos lograrlo nosotros? Como decía, dimos un mal ejemplo.

    Abrazos,
    Esther

  12. Silenoz dice:

    No se gasten con el mamotreto este de Acidez que cree que perdurando el stop&go nos realizaremos como país…

  13. Norberto dice:

    Esa es la verdadera razón de bastantes cosas que hoy vemos en la tapa del multimierdos, sus cómplices y sus voceros disfrazados de magistrados y políticos.
    Nunca menos y abrazos

  14. Mariano T. dice:

    Que nos iban a condenar a pahgar en todas es algo inevitable. Lo realmente dañino de Griesa no es eso, sino su interpretación del pari

  15. Mariano T. dice:

    Igual ya estaríamos podridos de tantos mandatos alternados entre de la Rua y su mujer.

  16. Daniel E. Arias dice:

    Qué resumen excelente y frío el de Stratfor. Grazzie, Troesma Abel.

  17. casiopea dice:

    Grecia está en una situación todavía más grave a nivel económico que la de la Argentina del 2001, pero tiene a su favor que está en Europa y en una posición geoestratégica importante. Muchos usan la discusión de si deberían o no salir del euro para llevar agua para su propio molino, pero se olvidan de que, claramente, los griegos NO quieren salirse del euro. Están sacando euros de los bancos de a miles de millones para amarrocarlos en caso de quiebras bancarias, control de capitales o “dracmización” de los ahorros. Acaba de ganar por escándalo un gobierno que les prometió a viva voz que se iban a quedar en el euro (pero con una quita y un “préstamo puente” que por ahora no se perfilan)

    En la interna griega, ahora la puja es entre las promesas incompatibles entre sí que hizo el nuevo gobierno. Ellos tendrán que decidir si privilegian una muy austera y humillante permanencia en el euro (con alguna ayudita especial porque tienen puertos interesantes, pero nada que indigne a españoles, irlandeses, portugueses, etc.), o si se juegan a un cese de pagos, que sería terrible pero está en las cartas.

    La troika también tiene internas, y muy serias. Siempre dije que cualquier apuesta que Europa gane o pierda tiene muchas más implicancias que lo que haga o deje de hacer Grecia. Amén de los regios despelotes económicos (según diarios de hoy, sigue la deflación), el conflicto ucraniano va a influir mucho en lo que pase en Grecia. Según todo lo que leo, por ahora el “oeste” lleva las de perder y va de mal en peor, con una devaluación monstruosa de la moneda ucraniana, escasez, derrotas militares desmoralizantes, etc. Ucrania está en quiebra económica y moral igual que Grecia, pero no pertenece a la OTAN. Cómo midan eso los mandamases europeos está por encima de mi capacidad de análisis. Sin embargo, dudo mucho que Grecia quiera renunciar a lo que significa pertenecer a la OTAN.

    Sea como sea, el pueblo griego está en el horno y no hay retórica, ni teatro, ni deseo, ni pena que los salve. Van a pasarlo mal por muchos años.

  18. Esther dice:

    Cuando leí que, mientras en los últimos años la relación deuda externa/PBI mundial aumentó en forma escalofriante, hay una media docena de países que logró reducirla, entre ellos, Argentina, me pregunté si acaso eso no explicaría el último mes y medio que vivimos.

    Abrazo,
    Esther

  19. mariano dice:

    me interesa saber cual es el coste de vida hoy en grecia..cual es el salario comun…solo para saber sin intencion de entrar en polemicas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: