A. F. I.: ¿si no fue Beliz, quién?

austin_powers-1

El posteo anterior fue sólo para cuestionar una leyenda mediática en pleno armado: “Que Gustavo Beliz, joven ministro de Justicia en 2004, combatió contra el siniestro “Jaime Stiuso” y quiso reformar la malvada SIDE, a lo que se negó Néstor Kirchner. Y que la nueva Agencia Federal de Inteligencia que el gobierno quiere crear se basa en su viejo proyecto“.

Como todas las leyendas, se basa en algunas cosas ciertas. Beliz se enfrentó con Stiuso. Y Kirchner, como otros presidentes en el pasado y sin duda en el futuro, usó la información que los servicios de inteligencia le brindaban para hacer política (en realidad, es difícil imaginarse un gobernante que se abstenga de usarla, salvo que tenga un grado heroico de santidad, raro en los gobiernos y aún en las iglesias).

Pero esa versión ningunea a los que verdaderamente se dedicaron a estudiar las funciones y los problemas de la recolección de inteligencia por agencias gubernamentales en el mundo real, y en Argentina en particular. Y que han denunciado errores y corrupciones, y propuesto reformas.

Eso sí, es necesario tener claro una cosa: la autoría de este proyecto (que aquí en el blog evalué positivo, en principio), la responsabilidad y, si caben, los méritos o las culpas corresponden al gobierno de Cristina Kirchner. Los proyectos pertenecen a quien puede hacerlos realidad: esa es la ventaja de los oficialismos, y el riesgo que corren.

Dicho eso, quiero comentarles que he escuchado de amigos más cercanos a la “cocina” K que yo que buena parte de las ideas pertenecen a Marcelo Saín. Y acercarles un material que yo, que no soy experto en el tema, irónicamente encontré en un enlace en el blog de Omar Bojos (Digo irónicamente, porque Omar es un militante del massismo, y su candidato pidió convocar a expertos internacionales para la investigación de la muerte de Nisman, porque darían garantías de estar “despojados de cualquier interés” ¿! ).

Al margen de las pavadas que se dicen en campaña, este reportaje de Mendoza Online interpela a estudiosos del asunto, algunos cercanos al gobierno nacional y otros enfrentados, pero todos con experiencia y trabajos presentados mucho antes de esta crisis. Es largo, pero si tienen tiempo léanlo, porque, aunque teóricos, apuntan a una de las fuentes de gangrena inevitables en todo gobierno, y en particular en el nuestro.

Por mi parte, encontré especialmente interesantes las observaciones del jurista Alberto Binder: “(En el caso de la AMIA) subordinaron la investigación a tener una plataforma para jugar el juego de las agencias anti terrorismo internacional y su red de información, y de ello son tan responsables Stiuso como Nisman“. “La SI concentró todas las escuchas telefónicas del país … de tal manera que no solo la justicia federal, sino cualquier fiscal del interior que quiere hacer escuchas telefónicas debe pasar por la sección correspondiente. Todo esto es altamente pernicioso y ahora ha salido a la luz”.”Urge crear la Agencia Federal de Investigaciones. Es algo que se reclama hace años. Este Gobierno lo tuvo en cartero y no lo llevó adelante por presiones de la Secretaría de Inteligencia”.

Por eso, aquí les copio un artículo suyo del año 2009, que da detalles de escándalos hoy olvidados y muestra como la “inteligencia” ha creado entre nosotros, como en otros países, un submundo privado sin control.

El sistema de inteligencia es tan necesario como peligroso. Una herramienta que debe ser administrada con suma responsabilidad por parte de los funcionarios públicos, que no pueden olvidar los daños que han causado su descontrol y el abuso de sus estructuras y herramientas, en especial para el Terrorismo de Estado.

Nuestra realidad muestra un nivel de irresponsabilidad, desidia y abuso que ya son alarmantes e inadmisibles. La Ley Nacional de Inteligencia (25.520) es clara en este aspecto: “Queda prohibida la creación, conformación y funcionamiento de asociaciones, instituciones, redes y grupos de personas físicas o jurídicas que planifiquen y/o ejecuten funciones y actividades de inteligencia en cualquiera de sus etapas asignadas por la presente ley a los organismos integrantes del Sistema de Inteligencia Nacional” (Art. 11).

Lo que prohíbe la ley es, precisamente, lo que se ha hecho en el ámbito del Gobierno de la Ciudad y la misma forma de operar es la que se está investigando en la Justicia Federal de San Isidro, a raíz de múltiples intervenciones ilegales en teléfonos y correos electrónicos. Allí también se encuentran investigados “operadores libres” que mantienen contratos “formales” en instituciones públicas, al igual que el caso de la Ciudad de Buenos Aires. Es una práctica que viene siendo admitida y que reclama una investigación integral.

Las quejas de funcionarios que saben muy bien de qué están hablando porque prohijaron este descontrol, las denuncias de jueces de la Corte Suprema, el carácter público de maniobras hasta burdas sobre opositores políticos y las propias quejas que se escuchan de funcionarios de diversos niveles dan cuenta de que se ha instalado en el país un sistema de funcionamiento ilegal del servicio de inteligencia, que promueve operadores más o menos independientes para operaciones prohibidas expresamente por la ley.

No podemos darnos el lujo de superficializar este problema, creyendo que sólo se trata de internas entre sectores de inteligencia o entre ellos y la Policía Federal o entre ambos y sectores del gobierno.

Sólo la miopía y la irresponsabilidad manifiesta de quienes viven en un mundo de permanentes intrigas pueden hacer creer que se trata de jugarretas de poca monta: lo que está atrás es la reconstrucción del Estado Policial que nunca pudimos desarticular y la creación de una nueva “autonomía” de sectores policiales (en particular la “federal” y de inteligencia) con capacidad de jugar el juego de las mafias que jaquean a nuestra democracia.

A todo ello debemos sumarle la inoperancia de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia creada precisamente con la finalidad de “fiscalizar que su funcionamiento se ajuste estrictamente a las normas constitucionales, legales y reglamentarias vigentes, verificando la estricta observancia y respeto de las garantías individuales consagradas en la Constitución Nacional” (Art. 32), con facultades incluso de controlar los “gastos reservados” sobre los que penden tantas sospechas (entre otras, por la vieja historia del pago de sobresueldos, que todavía anda dando vueltas por los tribunales sin rumbo claro).

Tratar de obtener información sobre este Comisión es casi imposible. Incluso se nos llegó a informar que ¡el día de reunión era secreto! y en la página del Senado o de Diputados no hay información de ningún tipo. ¿Se reunirá, cumplirá alguna función efectiva de control? Preguntas pendientes.

Nuestro sistema de inteligencia se encuentra sin control institucional y se ha permitido el crecimiento y desarrollo de operaciones informales expresamente prohibidas y amparadas por funcionarios de alto nivel. Las nuevas tecnologías y su escaso costo hacen que todo gobernador quiera tener su propio sistema de inteligencia, por supuesto sin formalidades y en la más completa oscuridad.

Para algunos será el juego perverso de las pequeñas intrigas y “camas” de los operadores políticos que hoy son habituales en la vida institucional, pero para el conjunto de los ciudadanos significa haber desatado una de las peores prácticas de las que tenemos memoria“.

4 Responses to A. F. I.: ¿si no fue Beliz, quién?

  1. Del proyecto que remitió Cristina al senado extraigo esto, que me pareció positivo:

    “Título II
    Protección de los Derechos y Garantías de los habitantes de la Nación
    ARTICULO 3° — El funcionamiento del Sistema de Inteligencia Nacional deberá ajustarse estrictamente a las previsiones contenidas en la primera parte Capítulos I y II de la Constitución Nacional y en las normas legales y reglamentarias vigentes.
    ARTICULO 4° — Ningún organismo de inteligencia podrá:
    1. Realizar tareas represivas, poseer facultades compulsivas, cumplir, por sí, funciones policiales ni de investigación criminal, salvo ante requerimiento específico realizado por autoridad judicial competente en el marco de una causa concreta sometida a su jurisdicción, o que se encuentre, para ello, autorizado por ley.
    2. Obtener información, producir inteligencia o almacenar datos sobre personas, por el solo hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales, así como por la actividad lícita que desarrollen en cualquier esfera de acción.
    3. Influir de cualquier modo en la situación institucional, política, militar, policial, social y económica del país, en su política exterior, en la vida interna de los partidos políticos legalmente constituidos, en la opinión pública, en personas, en medios de difusión o en asociaciones o agrupaciones legales de cualquier tipo.
    4. Revelar o divulgar cualquier tipo de información adquirida en ejercicio de sus funciones relativa a cualquier habitante o a personas jurídicas, ya sean públicas o privadas, salvo que mediare orden o dispensa judicial.
    ARTICULO 5° — Las comunicaciones telefónicas, postales, de telégrafo o facsímil o cualquier otro sistema de envío de objetos o transmisión de imágenes, voces o paquetes de datos, así como cualquier tipo de información, archivos, registros y/o documentos privados o de entrada o lectura no autorizada o no accesible al público, son inviolables en todo el ámbito de la República Argentina, excepto cuando mediare orden o dispensa judicial en sentido contrario.”

    En realidad no es de ese proyecto, es de la actual ley vigente desde el 2001, nº 25520.
    Generalmente la gente entiende que sancionando una ley, o modificando la anterior, se soluciona todo. Vano intento. El problema no está en la ley sino en el hombre. Ya lo había advertido Rousseau: “Si me preguntaran cuál es el más vicioso de todos los pueblos, sin vacilar respondería que es aquel que tiene más leyes”.
    Más se agrava el problema cuando, como en este caso, lo que se sancionará podrá revestir la forma de una ley, pero no pasará de ser nada más que un decreto presidencial, bajo la apariencia de ley, puesto que habrá apuro para aprobarla, no se debatirá como corresponde, y la voluntad del pueblo, que se entiende depositada en sus legisladores, brillará por su ausencia.

  2. guido dice:

    Las claves de la reforma, me parece, están en la autolimitación en la selección de directores -que deberán pasar por el senado- y en la derivación de las escuchas al ministerio público fiscal.

    La importancia de esa autolimitación no es percibida por los radicales y socialistas pero si lo es -y claramente- por los espacios políticos con vocación y capacidad de poder -el PRO y el FR- que ven claramente que dado que muy probablemente no contarán con una mayoría propia en el senado en caso de obtener su turno en el poder ejecutivo la reforma les implicaría no poder poner a “su gente” a cargo de Inteligencia sin buscar previamente un consenso con otros partidos (como si lo hizo el kirchnerismo, la alianza, el menemismo y el alfonsinismo). Ese me parece claramente el motivo de oposición, acompañado en este caso por partidos decorativos cuya irrelevancia política no cesa de acrecentarse más y más.

    (No se habrá leído mis disculpas en otros post de hace unas semanas)

  3. Guido:
    Habrá que esperar a que los expertos den su opinión sobre la “nueva” central de inteligencia, cuyo anteproyecto ya se conoce:
    http://www.infonews.com/2015/01/30/politica-183666-asi-es-el-proyecto-para-crear-la-nueva-agencia-de-inteligencia-cambios-en-inteligencia.php
    Haré solo dos comentarios:
    1.- El art. 23 reafirme anteriores sospechas: en principio una pintada de fachada, para poder escribir sobre el blanco muro la nueva denominación.
    2.- La presidente hizo graves denuncias sobre la SI, acusando de un grave crimen a sus integrantes, y de otras tropelías. Los jueces federales, que deberían haber intervenido la secretaría, o iniciado al menes alguna investigación, no han mostrado signo de actividad, y ahora como en los anteriores casos de Cicconne y la universidad de las madres, la posibilidad de hacerlo se hace más remota.
    Nota: Si te refieres a un intercambio anterior, vi las disculpas, que solamente subrayé por extrañarme de quien viene, pero no ha pasado nada. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: