La candidatura presidencial del peronismo, en 2014

scioli-randazzo

El tema, chicos, me parece un poco agotado. Justamente, en este 2014, donde no se define. Hace 20 días describí como veía la interna del FpV: el acomodamiento de las realidades internas de la coalición oficialista, antes que una selección de candidatos.

También, es cierto, dejé entrever este finde que consideraba que el gobernador de la provincia de Buenos Aires estaba siendo favorecido en su instalación como el Candidato porque los que más lo cuestionan – otros aspirantes y algún encuestador entre ellos – lo critican con tanta pasión que parecen olvidarse de convencernos de a quién deberíamos votar. Si la consigna es «No Scioli«… gana Daniel.

Y no iba a decir nada más… por este año. Pero mi amigo Juan Osaba – alguien que bloguea en Todo queso es político con inteligencia y regularidad, aunque no aparezca en el «círculo rojo» de las blogrolls más visitadas – me acercó un posteo suyo de recién. Ahí hace la crónica de cómo creció y dejó de crecer durante este año la candidatura de DOS. Y cómo se mueve la de quien – hasta ahora – aparece como su único rival con alguna chance: Florencio Randazzo.

Entonces, se lo copio. Editándolo un poco. Pero no modifico en nada su percepción, aunque crea que da demasiado peso a las coyunturas que apasionan a la militancia. Y que muy, muy pocos votantes se acordarán. Pero eso se lo discutiré en el 2015:

«Miramos el escenario actual y vemos las tendencias que se están profundizando. Ya nadie se sorprende si decimos que Sergio Massa no logra hacer pie a nivel nacional, que sus intentos por captar la centralidad político mediática no tiene la eficacia que tenía a fines del 2013. Y con esto, las posibilidades de Mauricio Macri de crecer, dentro de lo que nosotros denominamos “la interna opositora”, se hacen realidad. Aún con el radicalismo queriendo cobrar caro su estructura nacional.

Pero el foco a fin de año se puso “adentro”. Hace un tiempo, el Teorema de la Inevitabilidad de Scioli es la explicación para todo. “No es del palo” respondió la tropa y el elector kirchnerista, pero el peronismo en sangre de CFK y sus hijos políticos (los pibes para la liberación) es alto. Y fueron estos últimos quienes le enviaron el mensaje a su electorado, “Daniel es la alternativa a esta crisis”. Todos leímos en su momento que era el palo de donde agarrarse.

El kirchnerismo debió sobrevivir a la derrota en Provincia de Buenos Aires del año 13. Y debía sobrevivir teniendo un candidato con miras al 15, sin decirlo. Pero debía tener una persona que asegure la continuidad del proyecto, aún asumiendo cambios al mismo. Entonces fue la habilidad de DOS, su manejo preciso y como nadie de los medios, su perfil conciliador hacia adentro del peronismo, y también el kirchnerismo quienes lo colocaron como el continuador.

Pero los tiempos son largos, y la impuntualidad es tan peligrosa si llegas antes como si llegas después. Entonces encontramos hoy a Daniel Osvaldo Scioli en su techo. Esto no es absoluto, puede crecer más, pero dependerá de cómo acuerde, de cómo se arme la ingeniería electoral, de si va o no CFK en alguna boleta. Pero en lo concreto a fin de año, llega en su techo y liderando por bastante a los demás candidatos del Frente para la Victoria.

Así las cosas, y casi a un mes de terminar el año, la “promesa blanca” del núcleo duro del kirchnerismo empezó a jugar. Aníbal Florencio Randazzo movió algunas fichas. Asomó la cabeza, que la tenía guardada en un vagón grafiteado. Con operaciones y con gestos presidenciales, El Otro Flaco se anotó en la carrera, leyendo la posibilidad de que el techo de Daniel sea su piso.

Primero apareció una encuesta de intención de votos en internet libre que lo dio ganador a Randazzo por varios puntos. La penetración de internet no es absoluta en Argentina, se sabe, por lo que entendemos tal votación no es del todo representativa. Pero los ruidos empiezan a sonar cuando analizamos la presencia del candidato con respecto a los demás. Florencio tiene la mitad de seguidores de Massa, un cuarto de los seguidores de Scioli y menos aún de los seguidores en internet de Macri. Entonces ¿cómo es posible? No nos importa. No nos importa si es real la encuesta o dibujada. Nos importa el run run que genera en definitiva. Lo posiciona, lo pone al Otro Flaco en la conversación.

Luego lo siguió un comentario de un edil massista en un blog kirchnerista. El consultor massista, Guillermo Bertoldi, decía: “Con Scioli no tenemos drama. Ya le ganamos el año pasado, al que le tengo miedo es a Randazzo. Randazzo te da el DNI y te pone a andar el tren, eso en el Conurbano pesa. Si Randazzo acelera y gana las PASO tenemos un problema”.

Es posible que el análisis del consultor sea correcto. Si fuéramos consultores massista quizás pensaramos lo mismo. Pero el ruido comienza en que no lo diríamos. Porque si somos consultores massistas estaríamos poniendo el ojo en la interna que estamos perdiendo y no en la interna en la cual no tenemos interés de influir si no ganamos. Pero acá no importan los ruidos, importan las repercusiones. Randazzo otra vez en el centro de la escena y otra gomera entre los ojos a Scioli.

El tercer punto a destacar de fin de año es más concreto, más claro, porque lo da La Jefa en primera persona. En una “catarata de twits” Cristina, el martes 23 de diciembre contó casi un día completo de reuniones, temas que le preocupan y “ocasional e inocentemente” le dio un empujón al Otro Flaco. En un “relato” interesantisimo y largo habló de Derechos Humanos, de Petróleo, de Diputados y Senadores, de religión, etc. Profesionalmente admirable, pero en el medio, y es lo que nos interesa, se encontró con Florencio Randazzo entregando un premio a un usuario de transporte público (aquí).

Y otra vez Randazzo al centro de la escena electoral. Creemos que sin ninguna inocencia CFK termina su catarata apurando a los medios para que se hagan eco, con su característica visión antik de los hechos. Porque sabe ganar el centro de la escena. Y los medios pisan el palito.

¿Qué significa todo esto? ¿El candidato del kirchnerismo en el fondo es Florencio, como lo vaticinaba cualquier gurú ultra grieta? Nada es tan simple. Pronto veremos a Cristina o algún integrante de la mesa nacional de La Cámpora en un acto apoyando a Scioli. Suponemos que el kirchnerismo no hará explícita su preferencia pre PASO a ninguno. No hace falta explicar por qué. Primero hay que ganar.

Aquí hay un punto interesante a recalcar. La meta, además, es lograr la centralidad electoral, que los ojos en las PASO estén puestos en la interna del FpV. Con esto ya se suma al objetivo, porque de ahí saldrá alguien muy fortalecido.

¿Pero igual puede significar que Randazzo gana la interna, con una venia de la Jefa alcanza? Nada es tan simple. Saquemos los ojos de la grieta. Daniel Scioli tiene acuerdos territoriales algunos explícitos y otros no tanto en todo el país. A eso le llaman su techo. A la estructura peronista que logró seducir con el teorema que reza que es el hombre para este momento. Florencio en cambió recién comienza. ¿Tiene tiempo? Sí, aún hay tiempo para dar vuelta algunos números. Florencio debe actuar sobre el electorado, porque los acuerdos vienen atrás. Pero debe actuar sobre el de todo el país. Le falta aún.

¿Cómo están los números hoy entonces? Ni esto es tan simple hoy. Hay números de todos los colores y géneros. Pero vamos a cerrar con una frase que le escuchamos a alguien y creemos pinta el panorama.

“Florencio mide más de lo que Scioli cree y menos de lo que él dice”.

5 Responses to La candidatura presidencial del peronismo, en 2014

  1. Politico Aficionado dice:

    No sé cuanto mide Florencio, pero cuenta con mi voto.

  2. Capitán Yáñez dice:

    «Daniel Scioli tiene acuerdos territoriales … en todo el país».
    He ahí el quid de la cuestión.
    Si no los tuviera… ya estaría (o debería estar) preparando La Argentina para volver a la motonáutica.
    Y no se enojen, muchachos: todo esto es, al menos por ahora, un partido (o «una partida») de ajedrez. Nada de vida o muerte.

  3. La única candidatura kirchnerista hasta ahora es la de Cristina.
    Cualquier apoyo de Cristina a algún candidato, traería el peligro que los despechados se fuguen.

  4. Capitán Yáñez dice:

    Ladran, Sancho…

  5. claudio Maxl dice:

    El dedo d Cristina ( en el caso q ella crea conveniente utilizarlo) no sera necesariamente explicito, se dara d manera implicita ordenando bajar a los restantes candidatos K en las PASO, kedando un mano a mano: Scioli-Randazzo. La formula Randazzo-Urribarri deja a Scioli fuera d la cancha, ninguna d las encuestas q miden las PASO asigna a Scioli el 50% dentro del espacio K, ante la ausencia d los otros 4 aspirantes presidenciales K sus votos se volcaran naturalmente a la formula mas afin al proyecto: Randazzo-Urribarri.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: