El ébola se extiende en el mundo. De a poquito

no ebola

Como no soy médico ni sanitarista, no escribí sobre el tema porque no pensé que tenía algo que decir. Pero conozco un poco de comunicación, medios y sicología de masas (en mi barrio le dicen “política”). Así que cuando un comentarista del blog, inteligente y muy informado sobre tecnología, listó al ébola como una de las “las virosis hemorrágicas selváticas que rompen sus minúsculas área de endemia inicial, como lo hizo el virus HIV“… Decidí que este mapa, que encontró – no es sorpresa – Otto Rock en las tierras salvajes de Twitter, era un aporte útil.

“No Ébola” significa que en esa región no hay pacientes con diagnóstico confirmado ni infecciones confirmadas. Está actualizado al 3 de noviembre, pero repasando las noticias internacionales veo que los pacientes se curan, y que los medios ya están buscando la próxima alarma que estimule el consumo de noticias.

12 Responses to El ébola se extiende en el mundo. De a poquito

  1. Capitán Yáñez dice:

    Tal cual.
    Y mientras tanto, siguen muriendo medio millón de africanos por año de malaria.
    Enlazando posts… el capitalismo tiene sus peculiaridades.
    Tal uno de los problemas de la extinción del “oso comunista”.

  2. Linus dice:

    Tampoco soy un doctorado experto en epidemias virales, pero algo que tengo bien claro, es que “cosas” como el “Ebola” no se “diseminan” por el mundo magica y orquestadamente de un dia para el otro. Y eso es lo que nos han mostrado. Esta gente pusieron en un avion directo a Madrid y a Nueva York a “personas con Ebola”…. Personas que supuestamente se sabia que estaban infectadas….(¡¿?!)…
    Estamos hablando de organizaciones con los mas altos estandares de seguridad y recursos operativos. Ellos manejan esto. Un virus de tal peligrosidad, rareza y prioridad a la hora de controlarlo, jamas puede ser sujeto de tantos “accidentes” y “descuidos”. De ninguna manera. ¿Subir a un infectado a un avion y soltarlo en NewYork? ¿Como llego esa persona desde el abismo africano( Mordor un poroto) a la capital financiera del mundo? Colgada de un globo? Quien autorizo ese traslado? Quien planifico esto? Es demasiado.

    Yo no se como siquiera intentar comprender este grado de desfachatez y delirio global y sistematico. Lo primero que intuyo es que el nivel de desesperacion de ciertos grupos corporativos en base a el desastre politico y financiero en que han sumido a su propio sistema de poder, los lleva a cometer estas payasescas piruetas hollywoodenses. Surrealismo puro.
    No hay plata, esa es la clase de desesperacion que lleva a cometer locuras, a forzar los limites del sentido comun. Como intentar hacer creer al mundo que esto fue producto de la casualidad.
    Locuras que llevan a mas locuras, que necesitan ser tapadas por otras locuras. Como hacer desaparecer de la faz de la tierra un avion repleto de pasajeros o desviar la investigacion de la destruccion de otro avion lleno de personas…. muchas cosas raras suceden y son tapadas por otras aun mas raras.

    No hay mas oro en la reserva federal, no hay mas oro sosteniendo el sistema monetario occidental, se esta derrumbando bajo su propio peso un sistema de fe sostenido en base a nada. Recurrir a estas pateticas estratagemas de tales magnitudes, con el objetivo de generar una cortina de humo, y de paso ganar “dinero” que ya no vale nada… significa que estan rascando el fondo del tarro de un sistema quebrado. Todo esto para pasar unos bit$ virtuales de un servidor a otro, “plata” que no existe, oro que no esta, dinero que no necesitan. Estan jugando a robarse entre ellos los pedazos de un fetiche de poder que ya no esta sostenido por ningun pacto social. Se devanan los sesos ideando estos “negocios” que no impliquen resetear el sistema financiero y volver a arrancar la maquinaria del progreso de los pueblos. Es una locura. Y en este quiebre del sistema vamos a ver muchas mas locuras me temo.
    Por lo pronto ya tienen una excusa para enviar a Africa unos miles de soldaditos “para contener al Ebola” con sus balas, parece un chiste, seria gracioso sino fuera tragico.

  3. casiopea dice:

    Los pacientes se curan con buena atención médica (cara), pero la infección se contiene con medidas que pueden tomar aún países pobres. Los casos en Liberia y Sierra Leone son un testamento a lo que ocurre en países en los que se abandona todo intento por mantener estándares mínimos de salud pública. Dicho eso, aunque haya mucho sensacionalismo no es un tema como para quedarse con los brazos cruzados.

  4. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Ocurre que por ahí andan circulando algunos imaginarios malthusianos.

    Un caso interesante es el de aquél a quien preguntan:
    “¿ Qué querría ser usted si fuera un animal ?”

    El ambientalista ex-presidente de Vida Silvestre y anglo-consorte Felipe de Edimburgo responde:

    “En caso de que yo reencarnara, me gustaría volver como un virus especialmente letal para contribuir en algo a resolver la superpoblación humana”.

    Referencias => prefacio a “If I were an animal” de Fleur Cowles, 1987 citado ACÁ

    Saludos

  5. Abel B. dice:

    Tenés razón en que abundan los “imaginarios malthusianos”. Por mi parte, estoy dispuesto a apostar que el problema que más angustiará en unos 30 años será el descenso de la natalidad. Pero esos “imaginarios” se aferran a su escenario favorito.

    Eso sí, el punto es que el ébola no parece ser especialmente eficaz para “reducir la superpoblación”. Bueno, Felipe de Edimburgo tampoco es muy eficaz que digamos.

    Abrazo

  6. Carlos G. dice:

    ¿…y qué se sabe de la gripe A (H1N1)…?

  7. Daniel E. Arias dice:

    Un par de problemas burdamente virológicos para tener en cuenta. Tanto en el ébola como en el HIV-1 y 2 (y lo mismo vale para la rabia, las gripes A más jodidas H5N1 y H1N1 e tante altre belle cose virale) hay que considerar que son zoonosis, es decir que el primer contagiado humano se la agarró de un animal, de cría o de un bicho salvaje.

    Es decir, aunque las erradiques un tiempo de la población humana, por vacunación (y todavía estamos esperando la vacuna contra el HIV, o alguna contra las gripes A que no haya que cambiar año a año), vuelven y volverán de sus reservorios animales, y frecuentemente con alguna mutación.

    Lo segundo es que la conocida irrupción de la microbiología globalizada dentro de comunidades humanas en sistemas geográficamente muy aislados es una ruta de ida y vuelta. Maltratos, exterminios y esclavitudes aparte, la llegada de los europeos en masa a América supuso el fin de entre 12 y 50 mil años de relativo aislamiento microbiológico.

    En Eurasia, unificada de pe a pa por la ruta de la seda y la navegación, las sucesivas pestes de todo tipo de virus y bacterias habían seleccionado darwinianamente una población bastante resistente. Ya antes del renacimiento, un estornudo en china terminaba matando a gente en Francia en cuestión de décadas.

    Los americanos “originales” eran poco móviles: no tenían bichos de tiro, y sus únicas redes de camino y comercio estaban hechas para andar a pata, a lo sumo con ayuda de una recua de llama cargadas de mercadería. Pero las etnias, civilizaciones e imperios americanos erran bastante inmóviles, y habían perdido su único puente terrestre con Eurasia en la última deglaciación, es decir desde los últimos 18 a los últimos 6 mil años, cuando el nivel marítimo subió a lo bestia y Beringia quedó bajo las aguas, en forma del hoy estrecho de Bering.

    En suma, que los amerindios estaban muy aislados y no tenían la brutal selección darwiniana que le daba mayor resistencia a los europeos frente a la tubercolosis, el sarampión, la sífilis y ni hablemos de la viruela. Sólo con llegar y cambiar oro por baratijas o vicecersa, los blanquitos empezamos a matar a millones de los locales. Pero también nos estábamos agarrando varias enfermedades nuevas, que en general no volvían a Europa por el sencillo detalle de que el portador se moría antes de poder regresar.

    Ahora la situación es novedosa porque el transporte bidireccional es rápido. El HIV-2 es casi idéntico al SIV de los monos verdes, o mangabey, y seguramente pasó por contagio sangre-sangre, debido a la cacería, a la población humana de los pequeños caseríos de cazadores-recolectores-plantadores de las selvas vírgenes. El HIV-1 parece una evolución más letal y específicamente humana del HIV-2, pero mientras no salió de sus áreas de endemia en la selva remota parece haber sido un virus lento, que encontraba ventajas en que su portador permaneciera vivo y asintomático el mayor tiempo posible, como para garantizar numerosos contagios: las tabúes sexuales en las pequeñas comunidades campesinas son muy rígidos.

    En los años ’60, tras las luchas de la decolonización, las zonas más aisladas de las selvas subsaharianas del África Occidental entraron en contacto, caminos mediante, con las ciudades puerto en explosión demográfica. Cuando el HIV-1 llegó a esas ciudades, se encontró con un medio de expansión facilitado por el hacinamiento, la pérdida de los tabúes sexuales y la prostitución, y entre sus distintas cepas, empezaron a ganar la carrera darwiniana por la reproducción las que no encontraban ventaja alguna en que el portador sano durara diez o veinte años sin síntomas, y la carga viral de esas comunidades se malignizó.

    Esas fueron las que cruzaron los océanos y desembarcaron en los nudos de comunicación de Europa y los EEUU. En San Francisco, el HIV-1 tuvo una vía de facilitación transmisiva fortísima: los clubes gay, que creó cepas con tiempos de portación sana mínimos. El HIV-1 estaba ya desparramado por el planeta entero cuando se lo detectó en San Francisco a fines de los ’70, sin que se supiera qué corno era; pero se lo detectó ahí porque el CDC es una agencia de epidemiología bastante proactiva, y porque los síntomas de aquel HIV-1 modelo 1980 eran espectacularmente raros: el sarcoma de Kaposi era un tumor muy poco frecuente, y las tuberculosis multirresistentes a antibióticos en los EEUU de Jimmy Carter eran inusuales. Pero la ciudad de San Francisco se estaba incendiando de algo que provocaba estas dos complicaciones, y se tardó bocha de tiempo en darle nombre al problema (“Aids” es el tipo de nombre que significa ¿qué carajo será esto?), y recién en 1984, con la epidemia en pleno florecimiento, se logró identificar el virus y empezar a secuenciarlo.

    Y pasaron años, y aunque los cócteles de antirretrovirales han sido un éxito y lograron transformar una condena a muerte en una enfermedad crónica manejable (carísima, eso sí), hasta hoy todas las vacunas que se intentaron vienen fracasando. El HIV-1 muta tan rápido en su genoma que en un mismo paciente grave se pueden encontrar tres o cuatro subcepas distintas, que “se autoinventaron” en el organismo del portador. Eso a los inventores de vacunas les complica mucho la cosa.

    Y ahora estamos frente a esta otra rareza en expansión, el Ébola. Es un virus hemorrágico, como lo fue el Junín, que aquí causó terror en épocas de Frondizi, porque las tasas de mortalidad iniciales eran del 70%, y parecía estar confinado al área maicera de la Pampa Húmeda (justamente, Junín). Al principio no hubo vacuna. Los primeros tratamientos se tuvieron que improvisar con suero de ese 30% de pacientes que se habían salvado.

    En 1953, el Ejército de los EEUU se había dado una sorpresa similar con otro virus endémico del hasta entonces aislado valle del río Hantan, en Corea. Y cantidad de soldaditos gringos murió de hantavirus, con los pulmones inundados de líquido.

    En 1988, otro hantavirus surgió al parecer de la nada en “Four Corners”, el desértico lugar del mapa donde se intersectan en línea recta cuatro estados de los USA (Texas, Nuevo México, Nevada y California, pero me puede traicionar la memoria), y entraron a morirse indios navajos en masa, hasta el 80% de los que llegaban a un centro de salud.

    Y en los ’90, épocas dei Innombrable, tuvimos un lindo brote de otro hantavirus distinto en El Bolsón y zonas aledañas. Lógico: cada vez estábamos construyendo más casas en lugares donde siempre moraron los ratones colilargos, portadores en general sanos del virus. Como con el Junín en 1957, cuando los agrotóxicos usados para cultivar maíz liquidaron a los pájaros de presa, reptiles y otros predadores que se comían a los ratones de la zona, y estos empezaron a pulular en los maizales. Con los hanta, el modo de contagio habitual roedor-persona es que vos aspirás el polvillo seco de la orina del roedor.

    En suma, no me vengan con tesis conspirativas raras, muchachos. No hay nadie tratando de mandar Ébola a Niu Yor. Llega solo aunque no quieras. Las gaffes de vigilancia epidemiológica que se pueden llegar a cometer en un mundo donde decenas de millones de personas viajan de parte a parte del planeta en un día son imposibles de subsanar. Y si surge un “Ébola lento”, que encuentre ventajas competitivas sobre el modelo actual en generar portadores largamente sanos, el contagio a distancia fuera de los tres países hoy endémicos será tanto más inevitable.

    Microbiológicamente hablando, estamos en la aldea global. Va a pasar de todo, y ya está pasando. Pese a lo cual seguimos siendo una especie rápidamente expansiva en número.

    Después de la paliza que fue la “gripe española” de 1918, una H1N1 muy jodida que en un año le pegó la vuelta al mundo y duplicó el número de víctimas de la Primera Guerra Mundial, deberíamos saber mejor con qué lidiamos. Se cree que ese H1N1 liquidó a 40 millones, porque hay países donde era imposible llevar cuentas claras (la India, por ejemplo). Pueden haber sido más. Tampoco sabemos, para el caso, por qué ese virus desapareció tan súbitamente como explotó.

    Toda predicción es una descripción.

    Daniel Arias

  8. guillermo dice:

    Daniel, tenés toda la razón de que las teorías conspiratorias aplicadas al Ebola son delirantes, y el resto de lo que decís es relevante/interesante. Lo único cuestionable es si la sífilis fue traída a América por los europeos. Hay evidencia de sífilis en América antes de 1492. El primer brote registrado en Europa fue en Italia en 1494, coincidiendo con una invasión francesa. Cuesta creer que se hubiese difundido tan rapido de Espana a Francia cuando los viajes eran mucho menos frecuentes que ahora, pero ya estaba en América antes de la llegada de Colon.

  9. Linus dice:

    Daniel, asumo que lo de “teorias conspirativas raras” va dirigido a mi comentario, y esta bien, jaja! Solo quiero aclarar. Que puse “Ebola” entre comillas, queriendo significar que estas corporaciones hacen un fetiche de estas enfermedades, sus propios cucos ‘marca registrada’. Como usted bien explica, (y le agradezco semejante pedazo de comentario interesantisimo y lleno de datos), estas enfermedades con capacidades pandemicas no las van a controlar un par de biologos con escafandra acordonando una aldea. Como usted explico estas enfermedades nos caen encima con su tipica y subrepticia ‘alevosia y premeditacion’, como el “sida” ¿Quien ‘aviso’ cuando el HIV se escapo de Africa y ya lo teniamos encima?. Por eso es mas que evidente la forma ridicula en que los medios y estas organizaciones “relataron” esta “aventura del Ebola”. Pretendiendo imponerle un guion secuencial a la logica del caos: “cometimos un error y una enfermera se subio a un avion, llego a Madrid con el virus del Ebola y eso tal vez explique que surjan casos en Europa”…. Como dicen los yankis BULLSHIT.
    Lo que digo es que bajo las reglas del tipico relato propio de esas organizaciones (maximos rigores de seguridad, control total y absoluto, etc), esta historieta que nos contaron no tiene sentido. Y es muy sospechosa. Quieren hacer creer(vender?) que pueden controlar lo incontrolable, creerse que son dios, y que nosotros somos tontos.

    Como usted detallo, la realidad es otra, y estas enfermedades viajan y se abren paso de infinitas formas. Pero esa otra ‘realidad’ en que organizaciones tienen al “Ebola”(TM), encerrado en una jaulita y ellos controlan quien se sube al avion y quien no, y toda esa saraza, es un cuento del que sacan provecho mediaticamente cada tanto vaya a saber uno con que fines.

  10. Daniel E. Arias dice:

    Efectivamente, hay restos óseos americanos precolombinos con evidencias sugestivas de lo que podría haber sido sífilis avanzada, la que destruye tejidos blandos y cartílago en la nariz e incluso ataca hueso.
    En esencia, tenés razón, Guillermo. Lo que digo es que incluso los grandes reinos e imperios precolombinos tenían poblaciones mucho más inmóviles que las de Eurasia, y no tanto por los obstáculos geográficos, como por la falta de animales de monta y de tiro.
    Si tipos tan avanzados como los mayas, los aztecas y los incas, con todos sus precursores, no tenían la rueda es porque no tenían carros, y no tenían carros por no tener bichos de tiro. En ese contexto poco móvil, la flora microbiana que no tenga un medio muy facilitado de transmisión se vuelve menos agresiva, o al menos más lenta en la evolución de la enfermedad, porque necesita portadores sanos que garanticen contagio.
    Las excepciones, por supuesto, son las pestes que se propagan por medios infalibles, como el Vibrio cholerae cuando baja por una cuenca hídrica con orillas habitadas. Ésas no encuentran ninguna ventaja competitiva en dejarte vivo un tiempito.
    Volviendo a la sífilis, es bastante cómico que los franceses la llamaban “la maladie éspagnole”, y los españoles, “morbo gallico”, aunque a veces los doctores de media Europa se ponían de acuerdo en coincidir que era un mal que les había llegado de América. Ja.

  11. Daniel E. Arias dice:

    Bueno, por suerte algunas enfermedades ya no viajan más. La virosis más letal de la historia (e anche la prehistoria) humanas, la viruela, pudo ser oficialmente exterminada en todo el planeta por una campaña de vacunación de la OMS que se mantuvo muy firme hasta que en 1978 se pudo dar el aviso oficial del último caso contraido de viruela “salvaje”.
    Los únicos virus de la viruela están encerrados en laboratorios. En el medio ambiente, ya no quedan. Teníamos dos puntos a favor: una vacuna formidable, y el hecho de que el virus está genéticamente tan adaptado a matar humanos que no logró refugiarse -toco madera- en ningún reservorio animal.
    Ojalá se pudiera haber logrado el mismo éxito con la poliomielitis. Pero con las dos vacunas se la logró acorralar en sitios muy pequeños y alejados, cuando antes campeaba por todo el planeta habitado. La paradoja actual es que una de las fuentes de virus salvaje es una de las dos vacunas, que usa virus atenuados pero vivos.
    No es totalmente cierto que estamos condenados a que los bichos nos pasen por arriba.

  12. DANIEL: Y precisamente la vacuna antivariólica fue la pionera en la historia de las inmunizaciones intencionales, cuando el inglés Edward Jenner observó que los que ordeñaban a las vacas en el campo no se agarraban la viruela porque se agarraban el “cow-pox”. Y fueron precisamente las VACAS quienes inspiraron el nombre genérico VACUNA para el método. En cuanto a las teorías conspirativas, yo creo que son a los “cuerdos” lo que los delirios paranoicos son a los “locos”, esto es, una manera de “interpretar” los hechos que permite manejar la angustia, como nos enseñaba el maestro Pichon-Riviere.
    Eddie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: