Las drogas, el delito y la policía

famosos arrestados

Este es un tema que está de moda. Tal vez demasiado. Y ya he escrito mucho en el blog sobre él (pongan “drogas” en el Buscador y verán). Si vuelvo ahora es por motivos casuales. Hoy leo que Miguel Ángel Pichetto,  jefe del bloque oficialista de senadores y tipo prudente, dijo que la provincia de Santa Fe se ha “convertido en la nueva Medellín” (no se refería a la recuperación urbana). Y en una visita reciente a Uruguay, leí en el diario más importante de allí que hay “20.000 bocas de venta de drogas en Montevideo“.

Podría ironizar sobre gobiernos socialistas, pero veo lo que pasa en el Gran Buenos Aires – no sólo en Morón, eh – y prefiero no escupir para arriba. En estos días hay estudiosos que están aportando material y reflexión – hoy leo a Javier Auyero – que ha estudiado a fondo y sin sentimentalismo la marginalidad – en La Nación. Jorge Ossona también abunda en el tema en notas que aparecen en Clarín; una de las mejores creo haberla citado hace algunos meses Cómo operan los narcos en los barrios populares.

El problema es que los intelectuales no son los más adecuados para, por sí solos, elaborar el discurso político que debe convencer a las mayorías. Y eso que menciono a lo que se publica en diarios nada garantistas. Si llego a citar notas de Página 12, el Secretario Berni me retira el saludo. Y ningún presidenciable querrá que lo asesore.

Igual, no es sólo el lenguaje; a los de ciencias sociales les resulta difícil pensar en términos de las medidas concretas, dentro de los reglamentos vigentes, que deben llevarse adelante con el personal que hay y las partidas que están aprobadas en el presupuesto.

Dentro de esos límites, personalmente invito a pensar las propuestas que elaboró el grupo de La cuestión drogas en Argentina, entre ellos mi amigo Pepe Paradiso. No serán soluciones mágicas, pero creo que evitan cometer errores. Y firmo con las dos manos su cuadro de situación: “La Argentina no puede seguir sonámbula ante la gradual pero asertiva expansión del narcotráfico. Si no se  atiende de manera razonable y realista el problema de las drogas a partir de un diagnóstico preciso y la aplicación de medidas certeras el país se tropezará con un reto mayúsculo“.

Ahora, tengo que decir que de todo lo que leí en los últimos días, lo que me pareció más agudo fue un reportaje a la socióloga Laura Etcharren, especialista en “pandillas juveniles”, que leí en DEFonline, una publicación dedicada sobre todo a temas de seguridad. No había tomado en cuenta ese material, porque creo que el “manodurismo” es tan ingenuo y más peligroso que el “garantismo”, aunque consiga más votos.

Pero era un prejuicio mío. Lean el párrafo con que comienza “Las pandillas son agrupaciones de jóvenes que encuentran, dentro de este colectivo, un espacio de pertenencia donde poder interactuar. Experimentan un poder que individualmente no tienen y en el grupo empiezan a sentir una mayor fortaleza y un mayor espacio de contención. Las pandillas tienen una inclinación al delito menor y al narcomenudeo. El proceso de transición hacia las “maras” comienza en el momento en que esas pandillas empiezan a ser divisadas por sectores de las fuerzas de seguridad que están vinculados al delito“.  (completo aquí)

Pienso que ese es el problema fundamental, en el corto plazo (Para enfrentar al largo plazo, hay que evitar morirse antes). Lo que los gobiernos, de cualquier ideología, necesitan lograr es contar con fuerzas policiales profesionales y disciplinadas, muy bien pagadas y mejor controladas. Si están infiltradas por el delito… cualquier afirmación política de derechos humanos o de seguridad ciudadana, será una triste parodia.

Anuncios

5 respuestas a Las drogas, el delito y la policía

  1. Mauro A. dice:

    Qué casualidad. Justo anoche, en ADN (programa de investigación de córdoba) se trataba el mismo tema y con las mismas conclusiones. El narco, le compra granadas y armas de guerra a un milico.
    http://www.cba24n.com.ar/content/ciudadnarco-el-testimonio-clave-de-gabriel-luduena

  2. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Apenas una inocente y doble confusión de contextos:

    El caballo de la Reina no pasó la prueba de dopaje

    1) no son pandillas juveniles, son las actividades turfísticas de la corona británica;
    2) la morfina está permitida en días de entrenamiento, pero prohibida en días de carrera.

    Saludos

  3. Solo habría que aclarar que, en el supuesto que la provincia de Santa Fe fuere Medellín, no hay dudas que los que introducen la droga en ella, no son habitantes de la misma, y por lo tanto habría que averiguar cómo y por dónde pudieron ingresar al país. El caso de “inseguridad” experimentado por el fiscal Stornelli nos puede dar una pista.

  4. Gerardo González dice:

    Creo que el primer país del Primer Mundo donde la droga fue declarada problema de seguridad nacional fue EEUU.
    No recuerdo que otros países del Primer Mundo lo hayan declarado tal; se inclinaron por la variante de la enfermedad.
    En Rusia la droga es el vodka, que hizo estragos impresionantes.
    Y en China creo que no hay, gracias al PC, que, al igual que el Islam, condena estos pecados muy severamente.
    En Cuba hay poco alcohol y nada de droga, bajo pena de muerte.
    Acá, creo, estamos perdidos, rendidos sin luchar.
    Como en tantos males.

  5. lolopillud dice:

    Reblogueó esto en lolopilludy comentado:
    Los pies en la tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: