EE.UU. e Irán, aliados en Irak

US_Irak_Iran

Hace tiempo que no posteo sobre política internacional. Estoy sin tiempo disponible, y los medios locales publicaron en estos días poco que valga la pena sobre el tema. Y eso que la ornitología – pájaros como Paul Singer, George Soros y David Martínez – dan para notas interesantes…

Pero no debo quejarme si no aporto. Apenas, aquí les traduzco la introducción a un análisis de Stratfor sobre un aspecto interesante del Gran Juego de las potencias. Stratfor mira desde Washington, con los valores de Texas, pero tienen una visión muy realista de los intereses propios. Una buena lección para nosotros.

«Desde junio, la atención internacional se concentra en Irak, donde el movimiento yihadista transnacional Estado islámico se hizo cargo de grandes franjas de las zonas de mayoría sunni del país y declaró el restablecimiento del califato. A pesar de esa atención mundial, sobre todo de parte de Estados Unidos, las operaciones militares contra el Estado islámico, la cooperación entre EE.UU. e Irán contra el grupo yihadista – una dinámica significativa – ha pasado casi desapercibido.

La convergencia de intereses, en particular en relación con los gobiernos regionales del centro de Irak y kurdos, ha hecho necesario que Washington y Teherán coordinaran sus acciones. Sin embargo, la desconfianza y la oposición interna continuan obstaculizando esta cooperación.

A pesar de su enemistad de 35 años, los Estados Unidos e Irán han cooperado en contra de un enemigo yihadista común en el pasado, como cuando trabajaron juntos para derrocar al régimen talibán afgano tras los ataques del 9/11. Sus relaciones rápidamente se agriaron de nuevo cuando la administración del presidente George W. Bush declaró que la república islámica era una parte del «eje del mal», y cuando la controversia sobre el supuesto programa de armas nucleares de Teherán estalló en 2002. Sin embargo, estas tensiones no impidieron que los dos lados cooperaran de nuevo en el esfuerzo de Estados Unidos para derrocar a Saddam Hussein en 2003.

Para Teherán, la decisión de Washington de derrocar el gobierno baasista de Irak fue un regalo del cielo; cambió la amenaza más grande a la seguridad nacional  de Irán en una oportunidad geopolítico importante. Los iraníes hicieron todo lo posible para facilitar la expulsión del gobierno encabezado por el presidente iraquí Saddam Hussein. En estos esfuerzos, socios iraquíes de los Estados Unidos – por ejemplo, los shiítas y kurdos – habían sido durante mucho tiempo aliados de Irán. Estas dos comunidades, que habían sido privadas de sus derechos durante décadas bajo un orden dominado por los sunnitas, recibieron el apoyo de Washington y Teherán, primero para derrocar el viejo orden y después para formar un estado dominado por los shíitas en la que los kurdos tuvieron una autonomía considerable.

… Ahora, cuando el nuevo gobierno iraquí, digitado conjuntamente por los estadounidenses y los iraníes se enfrenta a su mayor desafío desde el fin de la insurgencia sunnita en 2007, es natural que las dos potencias unan fuerzas una vez más para enfrentar la amenaza común. Las preocupaciones de Teherán y  de Washington sobre el Estado Islámico trascienden las fronteras de Irak e incluyen los intereses comunes en el resto de la región. El actual proceso de acercamiento facilita dicha acción común. Por lo tanto, el contexto geopolítico de la cooperación entre EE.UU. e Irán es bastante favorable«.  (completo aquí)

7 Responses to EE.UU. e Irán, aliados en Irak

  1. Rogelio dice:

    «Hay un número inaceptable de británicos luchando por la fuerza yihadista en el mundo» => click ACÁ.
    Newsweek, 21/08/2014

  2. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Este caso es un buen ejemplo de cómo Friedman simplifica demasiado las cosas, como si estuviésemos frente a una disputa permanente USA-Irán vs sunitas.

    El estado actual de las cosas (Estado Islámico haciendo estragos en Irak y Siria) se alinea bien con algo que Washington desea: Impedir una consolidación del suministro ruso-iraní de energía a Europa que catalice una integración económica euroasiatica (en particular, una integración germano-rusa). Dicho megabloque pondría en los hechos fin a la hegemonía anglo-estadounidense, con los posteriores sacudones en sus respectivas sociedades ante la imposibilidad de seguir monopolizando la moneda de intercambio económico global. A Friedman no debería escapársele eso porque lo ha mencionado en otros artículos.

    Obama puede gesticular rabia por el periodista degollado o por las masacres contra minorías no sunitas, pero en los hechos financió y armó grupos anti-Assad y anti-Kaddafi que la CIA no podía ignorar que terminarían proveyendo sus armas y recursos a los más recalcitrantes wahabistas. Además, dejó hacer a los saudíes y otros emiratos en su coordinación y financiación a grupos anti-shiitas (cuántas veces se nombró al príncipe Bandar este año en artículos varios sobre la guerra en Siria…).

    En el blog del Pájaro Rojo se menciona un artículo donde aparece una foto del ex candidato McCain conversando con el emir actual del EI (el mismo que hoy es enemigo número 1) en una visita ilegal a Siria en 2011. McCain no pudo negar la evidencia y argumentó que no sabía con qué tipo de persona estaba conversando. Mmm….

    Saludos,

    Andrés

  3. victorlustig dice:

    Un Jerry puro, todavia no le perdona a Carter lo del Sha

  4. Abel B. dice:

    Estimados:

    Pido disculpas por la demora en autorizar comentarios, en éste y en posteos anteriores (sigue la guerra de coments s buitres en el blog de Abel).

    Sucede que hoy estuve paseando con llamas, en Tilcara, y aunque esos animales han sido domésticos por 7 mil años al menos, todavía no les enseñaron a acarrear bytes.

    Saludos

  5. Norberto dice:

    Aunque por algún motivo no tengo mucha simpatía por árabes e islamitas varios, que aclaro no puedo definir, y lamento toda pérdida de vidas, de árabes, persas, kurdos, judios, , turcos, y podría seguir, no me siento en condiciones de opinar en este nuevo gran juego, a pesar de estar mas cerca de aquellas comunidades, ¿naciones?, con mayor integración y tolerancia en un ámbito donde no parece haber mucho de ambas.
    Y tal vez esa sea mi reserva con respecto al Islam, que pasó de ser una religión tolerante para aquellos que provenían de otros credos, y que habitaban regiones bajo dominio de algunas de sus formas de gobierno, a convertir estas en formas en opresivas y en favor de pequeñas minorías que priman y disfrutan mientras grandes grupos de población de esas mismas regiones están sometidas a explotación cuasi feudal. Por eso y a pesar de la propaganda occidental dentro del damero existente, y reconociendo su carácter de dictaduras, incluso sanguinarias, tengo mayor respeto por aquellos gobiernos laicos que por las monarquías y sistemas de raíz teocrática.
    Y volviendo a su medio de transporte camélido, no me extraña Gran Jefe que sea ello lo que lo ha llevado a postear sobre la nueva versión del gran juego.
    Nunca menos y abrazos.

  6. […] Para el otro lado de este asunto, la situación de la Potencia Hegemónica, Marcelo Falak publicó hace una semana Un amargo trago de realidad para la Casa Blanca. También vale la pena leerlo, para completar el cuadro. Para un desarrollo conexo, pueden ver en este blog EE.UU. e Irán, aliados en Irak. […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: