Un 27 de abril, hace 35 años

1979-003

Pido disculpas por insistir con otro aniversario, después de decir muchas veces que me aburren las efemérides. Pero hace justo 35 años, en una Argentina muy distinta, un agrupamiento sindical, el Grupo de los 25, convocó a una huelga general, la primera desde la de 1975 (la que volteó a López Rega). Y quiero recordarlo aquí.

Copio algunos párrafos de la nota de Horacio Bustingorry, que reprodujo mi amigo Alejandro Pandra: «El 27 de abril de 1979 se produjo la primera huelga general contra la última dictadura. La organización de la protesta estuvo a cargo del grupo de “los 25″, una de las dos fracciones en que se dividía el sindicalismo argentino. Entre sus principales actores se encontraba el dirigente sindical cervecero, Saúl Ubaldini.

El gobierno de facto impulsó un duro ataque contra el movimiento obrero. La abrupta caída del salario real pudo implementarse gracias a la intervención de la CGT, la disolución de las 62 Organizaciones, el encarcelamiento de los principales dirigentes y la persecución, asesinato y desaparición de miles de delegados y activistas. En ese contexto la resistencia fue inmediata, pero inconexa, y sin una conducción unificada.

Desde 1978 existían dos agrupamientos con enfoques distintos sobre cómo encarar la lucha contra la dictadura. Por un lado estaba la CNT, que manifestaba algunas críticas, pero ante todo buscaba tener un canal de diálogo formal y permanente con el gobierno. Los 25, en cambio, impulsaban un enfrentamiento más frontal.

A fines de ese año, en una cena de dirigentes peronistas, Ubaldini leyó un duro comunicado contra la dictadura. En el documento se reclamaba la libertad de los presos políticos y gremiales y se planteaba que la independencia económica no se consigue bajando los salarios a niveles infrahumanos para lograr que los monopolios se instalen y produzcan a bajas costos para el mercado externo. La intervención de la CGT citó a Saúl Ubaldini para apercibirlo severamente.

El 21 de abril de 1979 los 25 decidieron convocar a una jornada de protesta entre las 0 y las 24 horas del día 27. El gobierno reaccionó rápidamente e intimó a los dirigentes a comparecer a la Dirección Nacional de Relaciones Laborales para responder un cuestionario. Les preguntaban si integraban el grupo de los 25 y si estaban al tanto del paro y de la violación de disposiciones vigentes que esa medida significaba. Se les requirió también la opinión sobre la huelga y qué actitud tomarían frente a la misma. Ninguno respondió.

El gobierno arrestó de inmediato a todos los sindicalistas. Algunos fueron interceptados cuando se retiraban, otros en un bar cercano y los últimos en operativos ulteriores. Se los llevó al Departamento de Policía y posteriormente fueron alojados en la cárcel de Caseros.

El día 24 un comité de huelga clandestino ratificó la huelga. Al reclamo general le sumaron la libertad de los detenidos. Ante los habeas corpus presentados, el gobierno respondió que los sindicalistas habían infringido la ley 21.400 que prohibía las huelgas. Con todo, tres días después la medida fue llevada a cabo.

Se convocaba a los trabajadores a realizar una protesta en todo el territorio nacional en demanda de la restitución del poder adquisitivo del salario, la plena vigencia de la ley 14.250 de Convenciones Colectivas de Trabajo, en oposición a la reforma de la ley de Asociaciones Profesionales y de Obras Sociales y en favor de la normalización sindical. El acatamiento no fue total per tuvo importantes repercusiones. Afectó principalmente al cinturón industrial del Gran Buenos Aires, a las ciudades más importantes del interior del país y a fábricas como Celulosa Argentina, Chrysler, Santa Rosa, Mercedes Benz, Aguila Saint, Peugeot, Citroën, y La Cantábrica. Las líneas Roca, Mitre y Sarmiento quedaron completamente paralizadas«.

No encontré imágenes adecuadas de esta huelga (los medios gráficos, se entiende, no le dieron mucho espacio. Y entonces no había celulares para subirlas a la Red). Me parece apropiado subir una imagen posterior (no mucho) de Ubaldini porque él fue durante esos años el símbolo de la lucha. Pero quiero registrar los nombres, y gremios, de los dirigentes que fueron arrestados entonces.

Además de Saúl Ubaldini (cerveceros) quedaron detenidos Roberto García (taxista), Carlos Cabrera (mineros), Gerónimo Izzeta (municipales), Fernando Donaires (papeleros), Raúl Crespo (SUPE), Roberto Digón (tabaco), Rodolfo Soberano (molineros), Raúl Ravitti (ferroviario), José Rodríguez (Smata), Enrique Micó (vestido), Jorge Luján (vidrio), Demetrio Lorenzo (alimentación), Natividad Serpa (Obras Sanitarias), Delmidio Moret (Luz y Fuerza), Víctor Marchese (calzado), Alberto Campos (UOM) y Benjamín Caetani (aceiteros).

Algunos de ellos son recordados con respeto en su sindicato. No sé si alguno vive todavía, pero quedan sus familias, y sus compañeros. Y, como dice en una milonga Borges, «Hay una cosa de la que no se arrepiente nadie en la tierra … Es haber sido valiente«.

8 Responses to Un 27 de abril, hace 35 años

  1. victorlustig dice:

    cierto, ni me acordaba de esa fecha, del 30 de marzo, si, de esa, no, el ultimo parrafo, lo mas cierto

  2. Politico Aficionado dice:

    Saúl Ubaldini se ha ganado un lugar grande en la historia del sindicalismo argentino.

    Mucho dudo que dentro de 35 años pueda decirse algo parecido de Hugo Moyano y sus patéticos hijitos.

  3. CineBraille dice:

    Me hizo acordar a algo que publicó usted mismo, esta referencia de Wainfeld a José Pedraza en esa misma huelga https://abelfer.wordpress.com/2011/02/22/la-despedida-de-un-sindicalista/
    Es como los judíos que escaparon del gueto de Varsovia y en Palestina masacraron árabes. La pecadora naturaleza humana, diría un cristiano. Yo no soy creyente, pero afirmo que aunque sea como metáfora sigue siendo del todo válida.
    Saludos

  4. Mariano T. dice:

    Lástima todo el comportamiento post 1983

  5. bistiarj dice:

    No iba a comentar algo tan profundo como CineBraille, pero sí recuerdo o bien leerlo en este medio o escucharlo a Wainfeld comentando la anécdota sobre José Pedraza. Por eso ingresé para dejar un comentario y pedir que se lo agregase a la lista, aunque luego haya muerto de un cañonazo de oro.
    Abrazo

  6. Abel B. dice:

    Esa lista es la de los dirigentes que fueron citados y luego arrestados. Hay muchos, muchos más nombres que deberíamos recordar, porque ser sindicalista era en ese tiempo un oficio de mucho riesgo.

    Pedraza, también, cierto, acompañando a Ravitti. Y, conociendo a sus gremios, estoy seguro que Campos de la UOM y Crespo del SUPE siguieron las indicaciones de Lorenzo Miguel (aunque estaba preso todavía) y de Diego Ibáñez.

  7. Norberto dice:

    Hace poco comenté sobre ese Paro, como antecedente de la precipitación en la invasión a Malvinas y demostración de los problemas económicos que habían dejado los «dorados» años de Martinez de Hoz y sus Chicago Boys al timón del país con las operaciones de policía a cargo de las FFAA.
    No recuerdo bien, pero me parece que pudimos apoyar de alguna manera aunque nuestro gremio estaba intervenido.
    Nunca menos y abrazos.

  8. Rodrigo dice:

    Natividad Serpa… mi abuelo… mi ejemplo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: