Paro sindical contra la inflación, el ajuste y el gobierno

paro-nacional

Quiero acercarles algunas reflexiones porque tengo la impresión que los opinadores que leo – gente informada y que escribe con lucidez – están como trabados para darle un enfoque no atado a la circunstancia. Quizás es una impresión prejuiciosa mía, pero en los blogs K – voceros razonablemente auténticos de la militancia oficialista – noto un tono de indignación y algo de incomodidad. Distinto si la protesta fuera de la Mesa de Enlace rural o de una Cámara de Supermercados. Página 12, que siempre se esfuerza en encontrar el enfoque intelectual que deje bien al gobierno, hasta ahora sólo publicó reportajes.

En los medios opositores hay mucha repercusión – Néstor Sbariggi ironiza con La Nación Obrera – pero se percibe algo de confusión: Todas las protestas contra el gobierno están bien y son justificadas – el título de este posteo está tomado, con un pequeño añadido, de la primera plana de Clarín. Igual, es inútil: se ve que no pueden poner a Moyano y Barrionuevo junto a su corazón.

Estas dos actitudes son lógicas y justificadas, eh. El sindicalismo tiene un vínculo de setenta años con el peronismo. Además, en un plano más concreto, los sindicatos industriales estaban en la lona en 2001, y los otros no se encontraban mucho mejor. En los largos años K recuperaron afiliados, ingresos, protagonismo en las paritarias… A la vez, el gobierno encontró allí los apoyos institucionales más sólidos fuera del Estado. En realidad, aún los encuentra allí; eso sí, con menos gremios de su lado y sin el empuje característico del Negro Moyano.

En el otro lado, los sectores sociales y los ideales de sociedad que pueden expresarse en las fuerzas opositoras con alguna chance de gobernar, o de formar parte de un gobierno – aquí no incluyo al troskismo – no tienen afinidad con el poder sindical más tradicional. Lo hace muy claro el hecho que las únicas propuestas que enarbolan para el sindicalismo son proyectos de las reformas que les gustaría hacer. Eso vale hasta para un Facundo Moyano, dirigente sindical joven y moderno con vínculos filiales con un núcleo de ese poder.

Hay otro hecho importante – bastante obvio – pero que es necesario recordar porque a menudo queda fuera del discurso político convencional: Las organizaciones gremiales ya no representan – como cuando irrumpieron en la Plaza de Mayo un 17 de Octubre – a los grupos más humildes de nuestra Argentina, a los “de abajo”.

Hoy los de abajo son – como en la mayoría de las sociedades modernas – los precarizados, los tercerizados, los que están “en negro”, los desempleados, los marginados. Que les resulta mucho más difícil hacer huelga; lo suyo son los piquetes. El peronismo, como los Populares en la Roma de la República, lleva en su ADN ser el partido de los de abajo. Y durante las gestiones Kirchner hubo avances visibles en su reconocimiento y, hasta cierto punto, su empoderamiento. Los movimientos sociales – por ejemplo: el Movimiento Evita, que es el que tiene mayor presencia política y cierta capacidad de estrategia autónoma – son una prueba de ello.

Pero… las estructuras con mayor poder económico propio y por ende autonomía, capaces de defender, aún frente al Estado, los intereses de los trabajadores, son los sindicatos. Que hoy un porcentaje muy importante de sus afiliados sean parte por sus ingresos, y su cobertura social, de los grandes sectores medios argentinos, que estén por encima de mucho de la clase media tradicional, aún que algunos de ellos puedan ser descriptos con más precisión como pequeños empresarios o contratistas… es cierto pero irrelevante. A la hora de defender el bolsillo del trabajador, el gremio puede tener muchas falencias. Pero es lo que hay. No existe otro instrumento mejor, en ningún país del mundo (Salvo en los pocos que quedan con socialismo de Estado, donde los sindicatos son parte del aparato gubernamental).

Por eso los maestros argentinos, con una fortísima tradición y etos de clase media, ya no se llaman a sí mismos “profesionales” sino “trabajadores de la educación” y están muy sindicalizados. Como dirían en mi barrio, son docentes pero no boludos.

Ahora, vale la pena reiterar otra verdad muy obvia – que sólo el auto engaño de los ideologizados puede ocultar – es que los seres humanos nos reunimos, participamos, en estructuras – sindicatos, partidos, países – con las que nos identificamos y esperamos que nos defiendan. Sucede que necesariamente, todas ellas tienen dirigentes. Que ya no se mueven, es inevitable, en la misma realidad de las bases. Eso pasa en los sindicatos. Y en el Estado. (También en los partidos, claro, pero en la mayoría de las sociedades del modelo occidental tienen menos fondos).

Entonces, los dirigentes sindicales tendrán sus propios proyectos políticos. O se repartirán en varios, en una metodología que el sindicalismo peronista conoce a fondo. Eso sí, hay que tener claro que es muy difícil – pese a la cantinela idiota de “burocracia sindical”, como si dirigencia y burocracia no fueran juntos en toda sociedad moderna y compleja – que esos dirigentes puedan impulsar un proyecto que vaya en contra de los intereses o de los prejuicios de sus afiliados (los que no están afiliados, ya no les importa tanto).

Hay una famosa escena, que todos la recordamos de películas, novelizaciones o libros de historia: Evita discutiendo con los trabajadores ferroviarios “¡Cómo le van a hacer una huelga a Perón, compañeros! Cómo no ven que los oligarcas se mueren de risa! Que es una huelga contra ustedes mismos!“. La militancia kirchnerista le gustaría identificarse con esta historia. Pero tengamos presente que los ferroviarios le hicieron nomás la huelga a Perón.

Por eso me parece que la reacción más inteligente desde quienes se identifican con el oficialismo es la que expresa José Cornejo en una nota de la Paco Urondo: “Todo paro es político. Después de 10 años de politización intensa, acusar de “político” un paro general es una necedad … Al acusar de massista al paro, se le adjudica al Frente Renovador la representación política de las demandas sindicales. Es decir: si el paro es massista, significa que Massa sería quien podría dar respuesta a las demandas sindicales. Esto es a todas luces falso …”.

Entiéndase: digo que es la actitud más lúcida que puede tomar el kirchnerismo en esta circunstancia, frente al desafío que este paro le presenta. Muy visible. porque Moyano y Barrionuevo están mostrando al gobierno, y a los que aspiran a serlo en 2015, que con la adhesión de los gremios del transporte, sus aparatos gremiales y los de los troskos, están en condiciones de parar la mayoría de las actividades.

Pero el paro termina en algunas horas, y la realidad sigue. Y nada habrá cambiado mucho, sobre todo en relaciones de poder. Los paros de Ubaldini no causaron la débacle del gobierno de Alfonsín, sino sus propios errores y falta de firmeza. Y la heroica – aquí el adjetivo está bien empleado – lucha gremial de fines de los ´70 y comienzos de los ’80 no derribó a la dictadura del Proceso, aunque por cierto también contribuyó a su desgaste. El gobierno de Cristina Fernández, además de la legitimidad democrática, sigue contando con el manejo del aparato del Estado y sus recursos, que todavía son muy grandes. Ha mostrado, a lo largo de toda su gestión, la decisión de emplearlos.

Entonces, no me parece que este paro le obligue a modificar sus políticas. Ni le da incentivos para ello. No es que yo crea que sus políticas son acertadísimas, eh. Sucede que no veo que las direcciones en que se mueve la dirigencia que motorizó este paro y las alianzas que pueda tejer estén en condiciones de empujar una alternativa viable (Esta afirmación sí incluye al troskismo, por el absurdo).

Es cierto que hay una inflación alta. No desbocada, pero afecta seriamente el humor y el bolsillo de los argentinos. Ahora, el “ajuste” que está ahí con la inflación en las cosas contra las que se proclama esta huelga, es la forma habitual con que se modera o controla. Y si bien estamos en medio de un ajuste – ni los kirchneristas inteligentes, al menos los que no son funcionarios, lo niegan – es mucho más moderado y heterodoxo del que previsiblemente plantearían las fuerzas políticas opositoras.

Por supuesto, lo niegan en sus discursos ¿quién sería lo bastante estúpido para anunciarlo? Pero antecedentes, figuras, propuestas… la historia de las últimas décadas es bastante clara. Y los votantes pueden ser distraídos pero no son idiotas. Mi opinión, falible, por supuesto, es que la mentada “derechización” de la sociedad no llega al bolsillo. Y los que aspiran a que los voten el año próximo deberían tenerlo claro y esforzarse en convencer que ellos no ajustarían más. O rezar para que sea este gobierno el que se vea forzado a hacerlo.

Termino aclarando que no estoy diciendo que el paro no tiene importancia. Expresa, además de la fuerza de los aparatos, además del fastidio de alguna dirigencia con la Presidente, también el humor y la disposición de muchos trabajadores. Eso resulta evidente de lo que recordé más arriba, que las huelgas no se llevan adelante contra la voluntad de los afiliados. Lo que están diciendo es que no quieren que el ajuste – moderado o no, eso lo siente cada uno – recaiga en sus bolsillos. Y están dispuestos a presionar para impedirlo.

Anuncios

21 Responses to Paro sindical contra la inflación, el ajuste y el gobierno

  1. […] la verdad que soy medio renegado y no me gustan TANTO las “agendas”. Y como además Abel escribió fabulosamente al respecto me limite a leerlo a el y un par de diarios. Mientras recorría […]

  2. Marcos dice:

    “En los largos años K recuperaron afiliados, ingresos, protagonismo en las paritarias… A la vez, el gobierno encontró allí los apoyos institucionales más sólidos fuera del Estado”
    Y reventó el apoyo incondicional de Yasky atacando a los maestros con mentiras

    “Eso pasa en los sindicatos. Y en el Estado. (También en los partidos, claro, pero en la mayoría de las sociedades del modelo occidental tienen menos fondos).”
    ¿La American Federation Of Labour (AFL) también?

    “Evita discutiendo con los trabajadores ferroviarios ‘¡Cómo le van a hacer una huelga a Perón, compañeros!’… ”
    Es lo mismo que decían acerca de los maestros que le hacían paro a Scioli

    “Es cierto que hay una inflación alta. No desbocada, pero afecta seriamente el humor y el bolsillo de los argentinos.”
    Y, al mismo tiempo, se quitan los subsidios al gas y energía eléctrica justo ahora que llega la época de mayor consumo…

  3. oscar borrajo dice:

    Compañero si se fija los que pararon son gremios de servicios, en cualquier modelo (neoliberal o industrial distributivo) suponen que trabajan igual, que le importa transportar a un camionero? tornillos nacionales o importador? le da lo mismo total el trabaja. Además saben que un par de primeros años de un gobierno neoliberal va a mover nuevamente la economía de consumo y mas cuando va a partir de un piso con guita en el banco central, desendeudado, etc. Ellos van a moverse en las rutas y en los puertos recibiendo materiales importados a rolete. LLo mismo para los mozos, el tema es el paso del tiempo e ir perdiendo resortes de decision (ypf, trenes, dolar, etc) que van a ir perdiendo soberania economica con compañeros sin trabajo que dejarán de consumir. Pero ya será tarde. Ademas que hace distinto a Moyano de Cobos?

  4. Flics dice:

    Desculpame Abel, si utilizo este espacio – no encontré um e-mail para hacerlo – pero me parece que te gustaría leer.

    http://jornalggn.com.br/noticia/o-periodo-de-crescimento-economico-da-america-latina-e-da-africa#comments

    Flics

  5. Evelia dice:

    no hubo sindicalistas involucrados en el paro
    hubo
    operadores politicos: Benegas, Barrionuevo, Pitrola
    delincuentes: Benegas, Barrionuevo
    egoistas egocentricos: Moyano
    troskos: Micheli, Pitrola

    Un sindicalista piensa en los trabajadores, esta gente en el corto plazo y el beneficio personal o la quimera troska

    No hubo sindicalistas que apoyaran el paro, solo delincuentes y delirados.

    Nunca trabajé con tantas ganas. Lo hice por las mismas razones que estas personas armaron esta movida por razones politicas
    opuestas a los de ellos

  6. Norberto dice:

    Podría firmar al pie, pero agregando algo de las muchas discusiones de cockpit en las largas noches de vuelo de la época donde alguna vez recriminé la falta de valor en el cuasi conflicto con Chile y el ¿exceso del mismo? en la represión de quienes tenían ideas diferentes, es decir me agarré con un ex marino diciendo que si eran delincuentes quienes pensaban de otro modo debían ser juzgados por tribunales de la república y a la vista de todo el mundo, y que estaban demostrando que no tenían valentía ni para ello ni la habían tenido con Chile, y ese alguien como respuesta me anticipó la operación en Malvinas varios meses antes del desembarco, para demostrarme lo contrario.
    Como no le creí y era para el comienzo del verano siguiente, todo quedo en una charla de café a 10000m de altura, y ¿por qué la anécdota?, el desgaste se aceleró y el paro general del 30 de marzo contra el verdadero ajuste ortodoxo encabezado por Roberto Alemann, precipitaron la operación seis meses antes de lo previsto, tanto que como supe, según recordará intenté colaborar en la colocación de Exocets en portadores civiles de gran alcance, solo había cinco Exocet de lanzamiento aéreo, uno por cada Super Etendard, y estos ni siquiera estaban alistados, y solo porque alguien se ocupó de hacerlo tuvimos las claves, cosa que no sucedió con los torpedos filoguiados del submarino que atacó la flota inglesa, es decir que por el apuro teníamos pistolas Glock de un solo tiro o sin balas.
    Por supuesto que el desastre económico se debió a las políticas a las que la Máscara Sonriente estaría deseoso volver, pero recuerdo como fue tomando fuerza la CGT Brasil de Ubaldini en su confrontación con los Chicago Boys y sus susedáneos, y como el paro general mencionado era preludio de mayores demostraciones y que ello era cabeza del runruneo político aún antes de la defección en las islas.
    Nunca menos y abrazos

  7. […] de “izquierdista” (más bien es un hombre “orgánico” a la burocracia sindical), afirma: “Hoy los de abajo son –como en la mayoría de las sociedades modernas– los precarizados, […]

  8. Luciano dice:

    No estoy de acuerdo en eso de que “las huelgas no se llevan adelante contra la voluntad de los afiliados”. Y si es verdad que la burocratizacion de la dirigencia es un fenomeno de los grupos de poder de las sociedades modernas, hay que agregarle que se los considera burocratas por no respetar los mandatos o exigencias de las bases.

    Los gremios que pararon ayer son los que mejores sueldos tienen, y salvo las juntas internas troskistas, no creo que ni camioneros, ni la uta, ni ninguno haya consultado con las bases el paro.

    Querer mejorar la situacion economica quieren todos los trabajadores, pero realmente no creo que la mayoria de los trabajadores crean que los dirigentes que convocaron sean los capacitados e interesados en mejorarla.

    El paro fue contra el gobierno, para erosionar su legitimidad. Ni una mencion a las patronales, a los formadores de precio, etc. Decir que fue un paro politico, si claramente es una pavada, pero que se haga un paro de esta magnitud sin una consigna concreta, sin una reivindicacion visible que conseguir, no resiste mucho analisis mas.

    Saludos

    • Mariano T. dice:

      Tampoco Calo, Pignanelli o Yasky consultaron a sus bases. Por eso muchas de sus seccionales les desobedecieron y pararon igual.

  9. Politico Aficionado dice:

    Comparto su análisis, Abel. Pero también comparto la indignación que debe haber sentido Evita en el diálogo citado.

    Ese intento de diferenciarse de un gusano y compararse con un águila, del Sr Barrionuevo debe haber convencido a muy pocos. De hecho, por una vez comparto algo con el Pollo Sobrero: Barrionuevo me revuelve el estómago.

    Saludos

  10. Mariano T. dice:

    Siempre existió, y el ejemplo de Evita es perfecto, la idea de determinados grupos políticos que en algún momento hicieron suyas determinadas reivindicaciones obreras, que cuando ellos llegaban al poder, a los sindicatos les llegaba “el fin de la historia” y que debían de alguna manera integrarse al Estado y a abandonar toda actitud reivindicativa.
    En el “socialismo real” los sindicatos eran burocracias estatales, y así continúa siendo en Cuba por ejemplo. Como se suponía que el poder era de los trabajadores, una huelga obrera era una huelga contra si mismos, y por lo tanto algo imposible que disfrazaba un sabotaje capitalista (por ende paredón o deportación eran la respuesta)
    Sin duda la pretensión de Evita era la misma, el sindicalismo reivindicativo dejaba de tener sentido y solo tenían que asumir su posición en el Estado, y la carrera sindical confundirse con la carrera política dentro del Partido.
    Que el kirchnerismo pretenda lo mismo es un poco cómico, con un toque grotesco.

  11. Politico Aficionado dice:

    Se equivoca, Mariano T. Fue el peronismo el que introdujo la institución de las paritarias en nuestro país. En las mismas los representantes de los trabajadores y de los empleadores discuten libremente las condiciones laborales. El Estado es un veedor que convalida los acuerdos alcanzados.

    En el caso de los ferroviarios el Estado era asimismo el empleador, atento que Perón los había nacionalizado, y es de suponer que tendría en claro hasta que punto se podía satisfacer el reclamo gremial. Al no alcanzarse un acuerdo el gremio recurrió a su derecho a declarar una huelga.

    Evita tuvo todo el derecho del mundo a considerarlo una deslealtad, pero esto fue una manifestación personal, que para nada conculcó el derecho de huelga.

    Su deseo implícito de comparar el gobierno peronista con la Rusia de Stalin no es mas que otra muestra del gorilismo que rezuma el pensamiento de Mariano T.

    • Mariano T. dice:

      De hecho esa huelga no fue gratis para los huelguistas. Hubo presos, torturados, etc.
      Y no estoy haciendo una comparación con Stalin, válgame Dios, solo estoy comparando la indignación que le causa a determinados grupos políticos cuya razón de ser es supuestamente interpretar a los trabajadores, cuando éstos se les ponen enfrente.
      Lo de la “deslealtad”, que algunos llamaron traición, es un ejemplo. Si el Estado es el patrón, el político esta pidiendo “lealtad” al patrón.

  12. Politico Aficionado dice:

    No aclare que oscurece. Hay gremios de orientación peronista, trotsquista y (últimamente), hasta ruralista. Pero no gobiernan.

    El camino al gobierno, al menos en nuestro país, pasa por las urnas, las leyes se aprueban en el Congreso y las interpreta y aplica la Justicia.

    Desde los albores de nuestro Movimiento tuvimos dirigentes gremiales que intentaron explicarle el peronismo a Perón. Pero este es un problema interno del Peronismo, que no pienso discutir con Ud. Simplemente le señalo que para nosotros, Cuando un Peronista comienza a sentirse mas de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.

    En realidad lo que Eva Perón dijo fue: … hacerle huelga a un gobierno peronista es convertirse en carnero de la oligarquía”.

    Naturalmente estas cosas deben leerse en contexto. No es lo mismo el paro docente en la PBA, que el paro protagonizado por Moyano, que haría bien en reflexionar acerca de estas cosas.

  13. Politico Aficionado dice:

    Y antes que alguno me acuse de no respetar el Derecho de Huelga o a las Organizaciones Libres del Pueblo, me apresuro a aclarar que dichas instituciones me merecen el mayor respeto; si bien considero que Gastronómicos y Camioneros distan bastante de ser OLP.

  14. […] eso – porque las cartas están sobre la mesa – me voy a limitar a copiar algunas reflexiones que hice en la oportunidad anterior. No sobre el paro en sí, sino sobre los actores: el gobierno, las otras fuerzas políticas, el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: