Mis dudas sobre el alvearismo que viene

cristina-scioli-y-massa

Dice el tucumano Ricardo Tasquer. del blog Huevos e Ideas, en su resumen de ayer de largas discusiones:

¿Qué sería la alvearización del kirchnerismo?: Una descompresión de las tensiones propiciadas por el kirchnerismo durante estos años al confrontar contra los factores de poder, con el objetivo de ensanchar los límites del Estado y pugnar por la redistribución. Lo señalábamos al intentar una aproximación a los “referentes de la generación intermedia”: los Scioli, Massa, Capitanich, Urtubey, etc.

¿Y por qué descomprimir sería necesario? Porque esas tensiones fueron bien toleradas por la sociedad, motivo de celebración incluso, cuando el oficialismo entregaba resultados a la par que promovía el conflicto político. Es decir, se entendía el conflicto porque era considerado condición necesaria para mejorar la calidad de vida del conjunto y la de cada uno. Ahora, que el contexto es otro, que no pueden entregarse resultados económicos como antaño, el conflicto no goza de aquel consenso.

Para terminar de pintar el cuadro que soporta al alvearismo K, ocurrió que aún durante el otoño del angostamiento — es decir durante todo 2012 y buena parte de 2013 — se apostó por pelear agenda mediante una profundización de la batalla cultural… sin el colchón imprescindible de la gestión económica. Con los resultados conocidos en las legislativas 2013, claro. Pero si eso no fuera suficiente para terminar de configurar la escena, un simple paneo por los candidatos proyectados para 2015, aún los entendidos como del riñón kirchnerista, nos muestra que estos no están precisamente a la izquierda de Cristina. Ni aún ahora que el gobierno se corrió algunos buenos, buenos pasos hacia el centro y la ortodoxia.

Scioli y Massa olvidémoslos, están ubicados simbólicamente de modo claro a la derecha del oficialismo. ¿Capitanich, Urribarri, Randazzo están a la izquierda? Sólo Urribarri intentó dar una pátina al proyectar una símil Junta de Granos, pero no significa eso que su gobernación esté a la izquierda del kirchnerismo en la práctica. Y es que las condiciones objetivas de aquí en más no plantean grandes posibilidades para hacer algo muy distinto (hacia la izquierda) de lo que está haciendo el oficialismo ahora. A la derecha, en cambio, queda bastante espacio por recorrer; y esperemos que no se profundice por ese camino. Ah, y si nos atrevemos a mirar hacia el lado de la oposición no peronista, señalen uno, uno sólo que esté realmente — y que proponga herramientas concretas, claro — a la izquierda del kirchnerismo“.  (completo aquí)

Ricardo desarrolla este planteo desde hace unos tres años, cuando otros kirchneristas se aferraban a la “profundización del modelo”. Ahora, la agencia Paco Urondo, portal de la ortodoxia K, le dedica un reportaje, que recibe mucha repercusión. (No me extraña: esta semana, un posteo en mi blog sobre la reforma del código penal tuvo 100 comentarios; otro, donde recogí un estudio que favorecía a Daniel Scioli, tuvo 4. Uno sólo de esos comentarios lo atacaba, el de un viejo amigo duhaldista. Hay resignación en el aire).

Por mi parte, he sido lector de Ricardo durante todo ese tiempo, y desde hace 9 meses estoy suscripto a su blog. Es uno de los analistas más sensatos y consistentes en la blogosfera politizada, y, aún cuando estoy en desacuerdo con sus tesis, me interesan las ideas de alguien que no confunde los hechos con sus deseos. Y como insinué recién, con este tema de la “alvearización” da nombre a una sensación de muchos dirigentes y activistas del oficialismo. Desde los que están dispuestos (deseosos) de acompañar a quien resulte nuestro candidato que salga de las Primarias Abiertas – aquí está la mayoría de los peronistas, creo – hasta los que sospechan que ese candidato no será una expresión genuina del “proyecto K” y quisieran fundar una expresión política más auténtica  (los primeros decimos que eso sería un partido del 5 %. Se me ocurre que Cristina piensa lo mismo).

Sin embargo, sin embargo… hay algo en esa idea del “alvearismo” que no me convence. Y no es un punto teórico. Si lo que viene no es una descomprensión de las tensiones creadas por la gestión K, el panorama futuro será diferente de los años relativamente tranquilos de Don Marcelo Torcuato. Tampoco, para el caso, se daría lo que advierte el correntino Carlos Boyle “Pacificar para afuera el sistema, lleva consigo una profundización de las contradiciones internas al punto de partir el sistema“. No habría entonces un “kirchnerismo auténtico” enfrentando a un sciolismo / uribarrismo / randazzismo, quien sea ismo.

Mi planteo: Como en algún lugar me cita Ricardo, para que haya un Alvear tiene que existir primero un Yrigoyen. Ahora, yo no soy un admirador incondicional del legendario “Peludo” (le hago la misma crítica que a Kirchner: no tuvo planificación estratégica), pero asumo el consenso general que con él se incorporaron a la vida política argentina, y a la ocupación del Estado, las clases medias fruto de la inmigración y las que formaban parte del viejo federalismo del interior.

Al igual que, con Perón, se incorporaron, y adquirieron dignidad, orgullo y un etos propio, los trabajadores urbanos, los cabecitas negras, el peonaje rural. Estos dos procesos, que transformaron irreversiblemente a nuestro país y dieron forma a la Argentina moderna, no tuvieron equivalente después de 1955. Es cierto que la experiencia kirchnerista apoyó y dio un lugar importante en su coalición a los movimientos sociales que incluyen y organizar a los desocupados y a los marginados por las políticas desindustrializadoras que se aplican desde la segunda mitad de los ´70. Pero no han dejado de ser los sindicatos (estatales) de los desempleados. Cumplen una función importante, y en tanto aparatos no pueden ser dejados de lado en ningún proyecto político que se arme desde el peronismo. Pero no cambian la estructura social argentina.

Entonces, ¿a qué se deben las tensiones que señala Ricardo? Más preciso ¿de dónde surge la bronca, el odio, que en sectores numerosos de las franjas medias y altas de nuestra sociedad suscita el kirchnerismo, que son taaan similares al viejo antiperonismo?

Ante todo, hay que tener en cuenta que la nuestra es una sociedad “pancista” (no panchista) pero que tiene el odio fácil. Visiten los foros online de los medios (o los blogs no moderados) y lo comprobarán. Y hay un elemento ideológico, cultural que lo provoca, en la superficie: la etapa del peronismo denominada kirchnerista representó una alianza con y una incorporación de valores de un sector de las (muy numerosas) clases medias argentinas: en este caso, el progresismo urbano. El Frente para la Victoria es, básicamente, un frente del PJ y el Frepaso, más partidos y grupos afines ideológicamente a éste.

De la misma forma que la etapa menemista fue una alianza con los sectores medios y altos ganados por la ideología de la modernización y el “ingreso al 1er. mundo”. Fus un frente del PJ y la Ucedé (que nos ha dejado una buena colección de cuadros, cómo no. El peronismo es un país de inmigración). Pero los miembros de las clases medias y medias bajas que no son progres, tienden a ser comezurdos. Es una lástima, pero es así.

Quiero aclarar que, a mi juicio, esto es la superficie. Las raíces profundas de las tensiones son otras. Y tienen que ver con lo más profundo en política: el poder. Es cierto que puede decirse que las gestiones K llevaron adelante, en líneas generales, lo que podría llamarse “la izquierda posible” en Argentina (ésto no afirma nada sobre lo acertado o no de esas políticas. Digo, para evitar discusiones irrelevantes). Pero el kirchnerismo no modificó, como dije, la estructura de clases ni desarticuló a los grupos económicos más poderosos. Algunos, muchos, en especial entre los extranjeros, se beneficiaron en esta etapa. Otros se perjudicaron, pero tanto del Grupo Clarín como de Repsol, para citar dos casos emblemáticos, lo más que se puede decir es que dejaron de aumentar su poder y sus ganancias como en otros momentos.

El kirchnerismo, además, dio batallas simbólicas importantes, y las ganó. Como, por ejemplo, en el castigo de los crímenes cometidos por la represión durante el Proceso. Pero el que demolió las bases de poder que le restaban al viejo partido militar fue Menem, no Kirchner.

Nuevamente ¿entonces? La explicación, estimo, es simple: los gobiernos K han aumentado el poder del Estado. Más precisamente, del Poder Ejecutivo, bastante más allá de lo que fue posible en Argentina desde la caída del peronismo fundacional, en 1955. Y tanto los sectores medios razonablemente prósperos de una sociedad, como las oligarquías – y el poder económico es oligárquico por definición – son hostiles, por motivos diferentes, al poder personal. Esto ya lo había descrito Aristóteles, 2500 años atrás.

Un ejemplo concreto, me parece, servirá para aclarar el asunto más que muchos análisis teóricos. En el año 2008 el gobierno de Cristina Fernández estatizó los fondos de pensiones de las AFJPs. Con esta medida, recuperó para el Estado, y le quitó a los bancos privados, nacionales y extranjeros, una masa importantísima de recursos, y de poder financiero, expresado, entre otras formas, en la participación accionaria en las grandes empresas.

En términos de relaciones de poder, si esta no fue la medida más importante de los once años K, le pega en el poste. Y el hecho que no hubiera una reacción social negativa que moviera el amperímetro, al contrario que en la mentada pelea con el “campo”, advirtió al poder económico lo vulnerables que eran sus intereses ante un gobierno dispuesto a usar su poder legal.

Sucede que el gobierno K tomó esta medida por una necesidad concreta: la de manejar esos recursos. Y, si se lo examina con frialdad, cualquier gobierno en serio lo debería haber hecho: el “agujero” que causó en las cuentas fiscales la pérdida de los aportes previsionales, una locura teórica – muy típica de los delirios “neoliberales” – para crear un mítico “mercado de capitales” con el dinero que iba al Estado, fue una de las causas de la debacle argentina del 2001.

¿Se entiende ahora adónde va este largo posteo? No importa que el compañero Daniel Scioli – o cualquier otro de los que están en el candelero, a decir verdad – aparezca menos conflictivo que Cristina. Un futuro gobierno, con una base social y respaldos políticos más o menos similares a los que tiene hoy el gobierno K, enfrentará, más temprano que tarde, la misma hostilidad por parte de los mismos intereses. “Nothing personal, just business“, como decía Don Barzini. La prueba de esta afirmación está en el caso de Brasil, donde el gobierno de Dilma Roussef sufre cuestionamientos internos y externos muy similares a los que presenciamos aquí, una vez terminada la luna de miel provocada por las oportunidades de inversión que presentaba ese mercado. (Luna de miel que también podremos tener aquí, porque hay buenas oportunidades de inversión en Argentina. Y que también será efímera).

La otra apuesta posible sería armar una coalición social y de intereses distinta, que permitiera una experiencia más “amistosa con los mercados”. En esta etapa de su campaña, esa parece ser la dirección a la que apunta Sergio Massa. Pero el triste final de la experiencia menemista ha dejado profundas marcas entre nosotros. Dudo que sea posible.

Anuncios

45 Responses to Mis dudas sobre el alvearismo que viene

  1. rucucu dice:

    Muy interesante nota. Una corrección, indispensable. La estatizaciòn de los fondos de las AFJPS fue ANTES de la derrota del 2009 y no DESPUES. Fue a fines de 2008. Saludos

    • Abel B. dice:

      Tiene razón, rucucu! Mi memoria me jugó una mala pasada. Ya corregí esa frase

      • Mario Burgos dice:

        1- ¿Quién dijo que estaba al orden el día el cambio en la estructura de clases de nuestro país en medio de una ofensiva mundial del imperialismo, para colmo en un país de los más devastados por el proceso neoliberal que vino a asentarse sobre las ruinas que dejara la dictaduura?
        2- ¿De qué teórico o a partir de qué fundamentos propios se deduce la posibilidad de tener elaborado y -sobre todo- desplegar un plan estratégico cuando, como el mismo artículo lo afirma, no hay nuevos actores sociales que irrumpan con la suficiente fuerza como para plantearse una impronta nueva para Argentina y los actores históricos vienen de perder una generación y ver languidecer a la siguiente?
        3- ¿se cree realmente que hay posibilidad epistemológica, ideológica y política para un desarrollo de clase de tal magnitud cuando todos los sectores populares empiezan a detener su caída en 2001, después de décadas de retroceso, combinadas con la defección de las herramientas con que las mayorías se ilusionaron en diferentes momentos eligiera para cambiar el rumbo (sea la democracia condicionada de Alfonsín, la absorción neoliberal del peronismo vía Menem, sea el híbrido aliancista)?
        4- ¿Tal vez el autor cree que la teoría revolucionaria, las herramientas políticas e ideológicas no son el producto de procesos de ascenso popular en los que una más o menos vasta militancia va construyendo en el seno de los mismos su propuesta a partir dela crítica del orden constituído, crítica que es puesta al orden del día por la misma movilización social? ¿O estaba equivocado Marx cuando afirmaba que la ideología revoluocionaria (y el programa, plan, partido, etc) devienen de la critica a la ideología burguesa, ¿O cree que esa crítica deviene de alguna iluminación personal o grupal antes que de las posibilidades de repensar el mundo que abre la lucha popular?-
        5- ¿Quien dijo que en medio del cierre que el imperialismo viene dándole al mundo de esta última década (captura de las reservas de petróleo mundial, puesta en crisis de aquellos espacios que no puede capturar -Venezuela, Rusia- cerrojo financiero, etc., etc. se pueden resolver esas carencias que le asigna la kirchnerismo cuando en realidad son imposibilidades de etapa?
        6- ¿Tal vez el autor cree que “pancismo”, “odio fácil”, etc. son categorìas útiles al momento de descular la coyuntura y no entrañan una mirada elitista, pedante y fuera de toda consideración para quienes -como los sectores explotados y oprimidos (que antigualla ¿no?)- padecen el sistema? ¿ O tal vez sean simplemente el resultado de la imposibilidad del autor para comprender cómo sobreviven y resisten esas multitudes y también, por supuesto, muestran confusión ante tanto bombardeo de derecha y tan poca oferta polticia popular por fuera del kirchnerismo? (Alfonsín al menos tuvo un razonamiento más digno y más útil en los 90, cuando en medio de la ofensiva menemista y las expectativas en muchos sectores sociales afirmó que eso era confusion social y no derechizacion)
        7- ¿Quien dijo, volviendo a los presupuestos no fundados del artículo, que un candidato a la izquierda o a la derecha de Cristina es lo que definiría la “alvearización” del kirchnerismo?¿O que es el eje central a considerar de cara al 2015?
        8- ¿En qué se sostiene este proceso burocràtico iniciado en 2003 (burocrático por imperio de lo indicado en 1, 2 y 34, 6) con variable participación popular, afirmado en el plano institucional, en particular el manejo del Estado como principal heramiente de inclusión y de puesta de límites al poder fáctico, las corporaciones, el statu quo, la gran burguesía y sus aparatos, aún intactos, salvo la partidocracia opositora? a- En la dinámica de un frente de clases relativamente informal, del cual el FPV aparece como articulador principal. y en el que la promoción, caída o permanencia en planos de poder de cada agrupamiento, dirigente o referente, no deviene de la magia sino de cómo se va consolidando cada sector social en cada coyuntura. b- en el rescate de banderas históricas que caracterizaran la peronismo, rescate que permitió a estos que gobiernan rescatar al peronismo del abismo -que algunos pensaron terminal- al que lo había llevado el menemismo y a la vez rescatar al proceso poular desde banderas que perduraban en su conciencia. (esto y no el pancismo, odio fácil, etc. es lo que caracteriza al pueblo argentino frente a otroa pueblos del mundo: su capacidad para volver al cuestionamiento, la protesta, la ocupación de espacios sociales, político e ideològicos apenas se abre una posibilidad, su cultura de convertir en razón y política de Estado sus reclamos). c- Entre todas la banderas y atavismos rescatados, este último: haber accedido al Estado para incluir, redistribuir riqueza, participación, derechos, reconocimiento, etc. más allá -no mucho, por supuesto- de lo posible.
        Pero, se podría argumentar, aún hay pobres, injusticias, franjas con carencias, sectores privilegiados, especuladores, monopolios, corruptos. Por supuesto, hay capitalismo y lo habrá por bastante tiempo, el necesario para revertir una situación mundial que hace de nuestra región una isla molesta.
        Volviendo a las coordenadas del 2015, el tema no es si izquierda o derecha de Cristina, si alvearización o pansismo, sino si podemos sostener y ampliar la base de sustentación del Frente en pos de tres únicos objetivos: impedir el la recuperación del gobierno por parte de los grupos de poder más concentrados, sostener el nivel de inclusión y distribuciòn progresiva logrado hasta el momento y sancionar un paquete de leyes que termine de establecer como política de EStado todos los avances básicos producidos hasta hoy (intengibilidad de la participación del estado en todas la empresas, tanto las propias como las que lo tiene como asociado, reformas al Banco Central, AUH, PROCREAR, PROGRESAR, etc, etc)
        Alguien podría preguntar ¿eso es todo?¿lo único que interesa es conservar el gobierno? Es como preguntarle a Mao, fidel o Ho en momentos de reorganizacion y defensiva si se iban a conformar con mantener las zonas donde producìan alimentos, resguardaban sus fuerzas, consolidaban las relaciones entre sectores. La única respuesta hubera sido: SÍ (lo fue).
        Una vez más, la actitud de los enemigos de este proceso es aleccionadora al respecto: sacarnos del gobierno es lo único que los une. No hay grupo de poder que soporte no tener en el gobierno funcionarios que les consulte qué hacer y obedezcan.

      • victorlustig dice:

        Mario, de Burgos

        No se te ocurre que muchos de los problemas son tiros en el pie? que se yo, todo el comentario parece, todos contra mi, y estas solamente esperando el momento de la orden de la Larga Marcha (acordate que llegaron muy pocos).

      • Mariano T. dice:

        Es muy sencillo Mario. Esto se resuelve con elecciones.
        O presentan un candidato potable para la clase media, o el 10 de Diciembre juntan los bártulos y se van a hacer la revolución a sus respectivos domicilios.

  2. OMIX dice:

    Y sin embargo el Stablishment confía mas en Scili que en Massa, que paradoja.

    • Abel B. dice:

      Lo que digo, Omar, es que actualmente la campaña de Massa está dirigida a una cierta nostalgia menemista (“sacarle la pata de la cabeza al campo”, “No Al Nuevo Código Penal”, etc. Y es evidente.

      Ahora, confiar, confiar… El Stablishment no confía en ninguno de los dos. Y lo bien que hace.

    • ricardo j.m. dice:

      y, es menos imbecil y sabe que hablar sin decir nada es mejor que hablar pelotudeces como hace tu dios massa jajajajaja

  3. victorlustig dice:

    Abel

    El peronismo, pasada esta experiencia a la que le faltan 20 meses (se dio cuenta no?) se caracterizo por resolver problemas, y, en general en detectar en el humor popular que problema era el mas acuciante para resolver (saber leerlo por fuera de los diarios y medios de comunicacion) y resolverlos, bien, a las trompadas con los procedimientos, pero, resolverlos.

    El que detecte cual es el problema, en el sentido de saber leerlo, sera el proximo presidente, el Carlo leyo el hastio con los servicios publicos y la inflacion y lo resolvio, a la manera peronista, despues las consecuencias, que resolvia de la misma forma, como dijo el, llevando polenta a los piquetes.

    Esto no es, ni pretende serlo, un analisis de peronologia ni futurologia, es solo un par de parrafos de las 10 de la mañana

    saludos y feliz regreso de Mirtha (icono peronista a pesar de ella si los hay)

    PS Este, evidentemente, es un analisis a la Manolo si los hay

  4. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Las preocupaciones de Ricardo Tascher por los riesgos de “alvearización del kirchnerismo” se nutren en la “inclaudicable política yrigoyeniana” que el contador lituano-santiagueño José Alperovich viene conservando desde su ascenso politico en el seno del “delarruísmo”.

    ¡Calma yrigoyenianos…!!!
    A través de tu blog y a la distancia, Abel, quiero llevarle tranquilidad a Ricardito.
    In situ, en el mismo Tucumán, le van a dar seguridades los “alvearistas de Yerba Buena”, click en el link.

    Abrazo a ambos

  5. Ricardo dice:

    Gracias, Abel, siempre tan amable en tus conceptos.

    Ahora, no entiendo bien en qué podríamos no estar de acuerdo. Coincido plenamente en que las tensiones han sido generadas por el corrimiento hacia afuera que hizo el kirchnerismo respecto a los límites tolerables para el establishment en cuanto a injerencia estatal. Entonces, el término mismo, alvearización, implica un deslizamiento en dirección contraria, y que los factores de poder recuperen márgenes de discrecionalidad que el PEN hoy considera patrimonio del Estado (y porque deben serlo, agreguemos). Algo de eso se ve ahora y algo que ver tuvo con ello la estrategia de construcción puesta en práctica en los últimos años, desde antes del rompimiento con Moyano incluso.

    Entonces, mi preocupación es cuánto de corrimiento, cuánto de resignación de discrecionalidad estatal puede haber en el futuro. Y para que haya el menor posible es que la coalición que de soporte al próximo gobierno debe ser lo más amplia posible (y por eso me enoja la pretensión purista de ir con una opción propia a 2015). Sabemos que ganar es importante, pero creo que si podemos extraer una lección de este periodo luego del 54% de 2011 es que no alcanza sólo con eso, y que el volumen político es fundamental para dar soporte —no sólo institucional— a un proyecto luego, en la praxis, para que pueda ser transformador.

    Respecto a Massa, comparto también que su propuesta, hasta ahora, ha sido bastante clara en cuanto a su intención de repartir el poder. Es lo que decía por acá:

    http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2013/07/massa-y-la-autonomia-para-todos.html

    Respecto a Scioli (y vale, creo, para cualquier candidato surgido de las PASO del FpV), decía que podría hacer algo parecido a Massa, pero si el sistema de apoyos incluye el kirchnerismo, sería menos fácil:

    http://loshuevosylasideas.blogspot.com.ar/2013/09/la-cuestion-del-poder-para-la.html

    Disculpá las autocitas y la longitud del comentario. Una vez más, gracias.

    Un abrazo.

    • Abel B. dice:

      Puesto así, la diferencia sería de énfasis, nomás.

      Pero el fondo de mi posteo asume que esa transferencia de poder hacia el Estado, ya ocurrió. Y, en tanto potencial, es irreversible. Crea un problema estructural de poder, y explica, si estoy en lo cierto, la hostilidad del Establishment en serio, el global, hacia el peronismo.

      La misma razón por la que, después del romance inicial, ahora Brasil es un niño malo.

      Hay q desarrollarlo mejor. Pero fijate que este tema de la concentración de poder y el “decisivismo”, TAMBIÉN lo encontrás en Menem. En su caso, para hacer realidad lo que entonces era un sueño húmedo del Establishment, pero lo hizo desde el gobierno con una férrea voluntad.
      Aunque, como señala VictorL, lograda la estabilidad tuviera el respaldo de un sector decisivo de la población.

      Abrazo

      • EduA dice:

        No sé a qué te referís exactamente con que ahora el Brasil es el niño malo para el “establishment” global en serio pero presumo que te referís a una supuesta transferencia del poder hacia el Estado como la motivación. Aun si esa transferencia fuera realmente tal en el Brasil -tengo mis serias dudas acerca del grado-, la motivación de la salida de capitales y la caída relativa de la presencia extranjera allí no tiene prácticamente nada que ver con eso, en mi opinión. Se debe, más bien, a que se evalúa que el Brasil no está a la altura de implicar la letra inicial del acrónimo BRIC(S); en otras palabras, que por un sinfín de razones no tiene punto de comparación con la India, China o Rusia, y las burbujas, si no estallan, implosionan.

      • Abel B. dice:

        Edu: Me refiero a un hecho, de fácil comprobación. Y que estoy seguro que vos también percibís.

        Los artículos en la prensa “internacional” (del Atlántico Norte, y repetidoras) sobre Brasil tienen, en conjunto, un sesgo desfavorable: Muy distinto al que era habitual hace unos dos años. No tan agresivo como con Argentina, “más en pena que en ira”, pero negativo.

        Las explicaciones ya son un asunto de criterios. Por tu coment., parece q opinás que el actual es un sesgo correcto.

        Por mi parte, tengo mis dudas q Rusia, por ejemplo, sea una mejor apuesta a largo plazo que Brasil. De todos modos, el acrónimo de moda en esos medios es ahora MINT. Con mis reservas sobre los BRICS, los tomo más en serio que a los MINT.

        Pero depende del criterio. Vos opinaste en mi posteo anterior sobre un tema afín que el NAFTA era una experiencia de integración exitosa. Está claro que tenemos criterios diferentes.

        Abrazo

      • EduA dice:

        Deducís demasiado de lo que escribo (me parece que interpretás lo que tenés ganas de interpretar, no lo que efectivamente digo (releelo y te vas a percatar). Me hacés estas observaciones peregrinas como si no supieras qué opino en verdad sobre estos temas.

        1) No opino que el actual sea un sesgo correcto (me refiero a la implosión de la burbuja -en otros comentarios de hace meses y años la llamé “hype”- de enamoramiento del capitalismo internacional con el Brasil). Digo implícitamente que era inevitable que sucediera en cuanto burbuja -que el propio Brasil no justipreció y se engolosinó con su existencia, como si las cosas no fueran a cambiar en algún momento-. Y digo explícitamente que no creo que al Brasil se lo califique como niño malo por lo que vos decís sino porque no estuvo a la altura de lo que se esperaba de él, lo cual en sí habla más del capitalismo internacional -que esperaba en exceso, incluso poder seguir especulando sine die- que del Brasil en sí. Este desencanto no es muy distinto de los de cualquier burbuja económica o política que quieras elegir de las últimas décadas a escala global. El Brasil ahora paga la consecuencia de haberse engolosinado con ese enamoramiento sin protegerse suficientemente a tiempo.

        2) En tu entrada anterior NO dije que el NAFTA sea una experiencia de INTEGRACIÓN exitosa (ya te parecés demasiado a Norberto en malinterpretar) SINO que lo es en términos de comercio. De ahí a integración hay un océano de diferencia. En ese comentario apunté a que el Mercosur es bueno tanto para la Arg como el Brasil, pero que debe pasar a una instancia superior para que ayude a ambos países en el largo plazo, sobre todo para no canibalizarse mutuamente.

        (Ya que estamos, lo aclaro, porque veo que andás con ganas de malinterpretarme): mi comentario en tu entrada anterior, por si no lo notaste, NO es un alegato a favor de la AdP vs. el Mercosur. Son dos cosas distintas que perfectamente pueden convivir y, eventualmente, en el futuro, potenciarse mutuamente).

    • Ignatius dice:

      «Coincido plenamente en que las tensiones han sido generadas por el corrimiento hacia afuera que hizo el kirchnerismo respecto a los límites tolerables para el establishment en cuanto a injerencia estatal.»

      ¿Así que la relación con el establishment (es imposible encontrar hoy otra palabra más vacía de sentido político) es la única o la más importante causa de las tensiones? ¿No existen tensiones con el pueblo, con la gente, con los trabajadores?

      La verdad es que dan un poco de vergüenza ajena los sesudos análisis oficialistas. Por suerte queda todo registrado en la web, cosa que no pasaba en la época de Menem.

  6. Norberto dice:

    Yo he dicho ante críticas varias de compañeros, acompañantes y opositores antes y después de este supuesto cambio de rumbo, que los K no tuvieron ni tienen ni van a dejar el país que desearían, pero que no deben confundirse herramientas con convicciones, que parte de las medidas adoptadas sean ortodoxas, y que a pesar de mi posición crítica, empiecen a tener algún resultado en las góndolas, no significa que no se hayan tomado por otro lado medidas típicamente heterodoxas, como Progresar y el renovado impulso a Procrear, es decir que no creo en una alvearización K, sino en una pausa en vista de grandes cambios de la situación internacional en lo que nos atiene.
    Y creo que una vez que se haya despejado ese frente, se volverá con con renovados bríos a dejar una etapa final que deje fuera de toda discusión la impresión del lame duck, es decir que se terminará bien K y con anuncios y realizaciones de importancia, algunas de las cuales están en la gatera, si bien ocultas por la punta de lanza del poder concentrado, es decir el multimierdos y sus cómplices, dejando muy pocas posibilidades incluso al sucesor de alterar, sin grandes resistencias, el objetivo adoptado.
    Nunca menos y abrazos

    • victorlustig dice:

      Norberto
      20 meses, nada, lo que no este en marcha ahora solo sera una expresion de deseos, afortunadamente, fijese que el Club de Paris los manda a mayo a empezar negociaciones

      • Norberto dice:

        Para ser precisos, yo estoy hablando de numerosas obras en marcha con concreción en los próximos veinte meses, ademas de iniciativas que requieren que se asiente el polvo generado por acciones propias y de las usinas que refractan, como por ejemplo el tema del CP, cuya verdadera razón tiene origen en la responsabilidad penal de las personas jurídicas, convenientemente disfrazada como un problema de determinación de penas de los ladrones de gallinas, por lo menos discutible como bien hemos visto según opiniones tuyas y de Mariano de un lado, y varios de nosotros del otro.
        Nunca menos y abrazos

      • victorlustig dice:

        Si Norberto

        pero, 20 meses

        el CP esta muerto, ningun politico querra cargarse semejante muerto arriba frente a una eleccion, salvo los que no renuevan, y esos no son mayoria, es lamentable que quizas cosas buenas las hayan hecho mal, comunicado mal y defendido mal, cualquiera en su sano juicio no hubiera bajado ninguna pena ni atenuante, y, fijese, pasamos de no bajamos penas, aunque sea minimas, a es asi por que pone la responsabilidad en personas juridicas.

        Las cosas a inaugurar seran del candidato, espero que no sea Insaurralde, si dijo lo de la mudanza por inseguridad a Pto Madero, con amigos asi Scioli debe estar tranquilo (aunque sea de Palermo y la novia)

        faltan 20 meses, como la colimba vio, cualquiera que la haya pasado entendera el sentido de la frase

  7. leandro dice:

    “Las raíces profundas de las tensiones son otras. Y tienen que ver con lo más profundo en política: el poder.”
    Chau, ahí se resume todo el moco este de la Alverización, y es lo que Ricardo debería aclarar; Alvearización implica ceder el power o no? si no implica ceder el power vamos a seguir en la misma. Si implica ceder el power, no sería “Alvearización” el termino mas correcto.

    • Mariano T. dice:

      No lo van a ceder, como si fuera algo voluntario o un bien propio. El pueblo les va a quitar el poder y se lo va a dar a otro.

  8. Gerardo González dice:

    Winston Churchill y Gilbert Chesterton rechazaban las comparaciones históricas, porque llevaban a confusión política.
    Después de Alvear (1928) vino Justo (1932), previo golpe militar que Justo, ministro de Guerra de Alvear, asuzó sagazmente.
    Comparar a Néstor Kirchner con Irigoyen o Perón es una exageración, además de una mala comparación. La historia repite, pero marcha hacia adelante.
    Kirchner hizo reformas cosméticas al capitalismo argentino, sin dañar ni un día la rentabilidad del gran empresariado extranjero y nacional. Transfirió recursos de las clases medias a los marginales.
    Y eso fue todo.
    Si el kirchenismo fuera lo que dice que es, hubiera puesto a un Kicilof de entrada.
    Propuse la estatización de las AFJP y la de YPF desde mucho antes de 2003 y aplaudo lo que gobierno hizo en ambos casos.
    Había que eliminar los excesos hipercapitalistas del menemismo, pero los casos nombrados fueron producto de las circunstancias, no de una idea.
    Carrefour, Jumbo y las telefónicas siguen currando como en la época del Carlo, o mas.
    En un país como el nuestro, que tiene la honra de haber tenido un gobierno popular en 1916 (Hace 98 años!!!) y otro en 1946, que alcanzaron entre ambos un grado de igualitarismo social sin comparación en Iberoamérica, todos los gobiernos posteriores resultan menores, muy menores.
    Ni La Nación desconoce lo que NK y su esposa hicieron por los pobres y -especialmente- los marginados sociales, pero eso no merece tanta bambolla épica de sus seguidores, comparado (no debe compararse) con Perón.

  9. guido dice:

    Un cambio más o menos brutal de orientacion solo seria viable politicamente en un contexto de grave crisis economica (1989, 2001). Y resignar poder (sea quien sea que gane), que sentido tendria? El proyecto que esboza el FR explicitamente (por ahí dicen que es todo un chamuyo para llegar al poder y pelearse contra “el establishment”, ja) precisa que se vaya todo al demonio para poder llevarse adelante. De no ser asi, seria una gran desilusion para sus votantes.

    Nunca debe perderse de vista que aun los grandes procesos de cambio (Yrigoyen, Peron) son corrimientos de los margenes construidos sobre procesos que, de cualquier modo, ya estaban ocurriendo. Los conservadores venian incorporando inmigrantes a sus aparatos al menos desde 1890 (en realidad desde antes). No pocos gremios ya eran interlocutores del poder politico 20 anios antes de Peron (cuando tambien crecia sostenidamente el peso de la industria). Con miradas de mediano o largo plazo, el sentido general en que se dan las cosas es tremendamente aburrido. Preguntenle a los rusos, que se comieron el estalinismo para llegar a un lugar parecido al de Turquia. Es una perspectiva algo deprimente para hacer politica pero bue, que va a hacer. El alvearismo seria, en ese sentido, mas o menos lo mismo, sacudiendo un poco menos la copa del derrame.

    • Mariano T. dice:

      No hay motivos para un cambio muy brutal. Solo para un cambio de estilo y cambios que hagan sustentable la economía y descongelen la inversión.
      Salvo que ceben mucho la bomba y la pasen sin dejarla desinflar al gobierno que viene para que le reviente en las manos

      • guido dice:

        La falta de inversión (que no es baja en términos historicos) esta entre las cuestiones que no creo se modifiquen con un gobierno “alvearista”. Por más amistoso con los mercados que llegado el caso se muestre el PEN post 2015 deberá depender de las arcas del Estado para mover un poco la aguja (igual que ahora). Excepto…que una crisis grave pueda legitimar socialmente un proceso de reprivatizacion, privatizacion de lo que nunca fue vendido y retirada del Estado analogo a los primeros anios de la convertibilidad que haga pasar como inversion la enajenacion del patrimonio publico por moneditas.

      • Mariano T. dice:

        Vas a ver Guido. Desde mediados de 2015, si las encuestas pintan mal para el FPV, empieza a volar la inversión, hay mucho proyecto postergado. En todos los rubros, industril, agropecuario, etc. La única manera de que no pase es que ocurra algun hecho tipo 2010 (que Máximo se agarre cancer y se muera), o que en 2015 estemos en gran recesión.

      • Silenoz dice:

        “cambio de estilo “

        Ja ja… mamita superstición a todo trapo

        “y cambios que hagan sustentable la economía “

        Y si, una buena forma de decir nada

        Cada vez peor vos ehhh

  10. José Mercado dice:

    “Pero el que demolió las bases de poder que le restaban al viejo partido militar fue Menem, no Kirchner.” He encontrado en muchos lugares esta tesis pero en ninguna parte la demostración. ¿ Sería mucho pedir, cuando haya tiempo, un post explicativo ?

    • Mariano T. dice:

      El partido militar era el partido carapintada. Menem primero les prometió el oro y el moro, y luego los aplastó.

    • Abel B. dice:

      Por mi parte, pienso q la respuesta de Mariano T es cierta sólo en una pequeña parte. Los carapintadas no eran el partido militar, factor decisivo en la política argentina desde 1930, sino un grupo romántico e ineficaz de su ala nacionalista (que siempre fue la más ineficaz, de todos modos).

      La firmeza de Menem en la represión de la intentona de 1990 fue un elemento de disuasión para futuras aventuras, seguro. Pero, a mi entender, fue la privatización de las empresas militares, y la reducción implacable de los presupuestos del área, lo que contribuyó decisivamente a su demolición.

      Pero tiene razón José. Esto requiere un anállisis mucho más largo. No podemos ignorar el rol que jugó la decisión de enfrentar a la OTAN, en 1983, por ejemplo, en la desconfianza que desde entonces le tuvo los sectores dominantes en el sistema de poder global.

      • No será más bien que no existió un “partido militar”, y que golpeadores de puertas de cuarteles ya no lo necesitaron más a partir de 1983.
        En este sentido no hay que olvidar que la expresión “partido militar” fue una elaboración del politólogo francés Alain Rouquié, quien textualmente entendía que: “Las fuerzas armadas –en la Argentina- no intervienen a modo de ultima ratio o en condiciones excepcionales, sino como partido militar, y para hacer triunfar la línea política que la opinión pública u otro sector militar rechazaron”. (1)
        Esta discutible interpretación fue recepcionada por quienes buscaron a partir de 1983, en vez de análisis rigurosos de nuestro pasado, narraciones destinadas a convertir las reconstrucciones retrospectivas de esos acontecimientos en un elemento más de la lucha ideológica y política, de la construcción social de la memoria.-
        Las fuerzas armadas son una parte de la estructura del Estado, y por lo tanto como lo indica muy bien Hugo Quiroga no pueden ser un partido. Los partidos políticos, en lugar de actuar como escudos de la democracia, compartieron con los militares el protagonismo reservado solamente a las estructuras partidarias dentro de un sistema político. Ente 1930 y 1983 la mayoría de los partidos cayó en la tentación de acercarse o buscar el apoyo del poder militar.- Nace entre los partidos y los militares una larga y compleja relación de “aliados-adversarios” que los mantiene a la vez, unidos y separados. (2)
        Una lectura atenta de la obra más conocida de Rouquié, nos muestra que éste se contradice en cierta forma con la idea de la existencia de un partido militar, destacando desde el inicio un episodio de la revolución de 1890 que fue la misión que se le encomendó a Hipólito Irigoyen de sublevar el Colegio Militar, señalando el alcance simbólico de ese hecho, puesto que “Esos militares de academia que participaron de la sedición junto al futuro líder radical no eran los toscos militares politizados que se alistaban y resultaban promovidos gracias al favoritismo y las intrigas. Quienes tomaron parte en el golpe fueron los cadetes profesionalizados, acostumbrados a una obediencia a la prusiana y… cuando el 1º de setiembre se creó la Unión Cívica cadetes uniformados participaron del acto siendo recibidos por una espontánea ovación.”- (3)
        (a) Rouquié, Alain. Argentina Hoy. Siglo XXI. México. 1982. Pág. 11.
        (2) Quiroga, Hugo. El tiempo del proceso. Conflictos y coincidencias entre políticos y militares. HomoSapiens. Rosario. 2004. Págs. 19 y sgts. y 39 y sgts.-
        (3) Rouquié, Alain. Poder militar y sociedad política en la Argentina. I-hasta 1943. Emecé. Bs. As. 1982.

    • EduA dice:

      En mi opinión, José -yo soy uno que suele decir lo mismo que Abel a este respecto-, Abel sintetiza bien por qué fue así. De lo que él menciona, el factor más importante creo que fue la reducción brutal del presupuesto militar. Y, como un sub-producto de eso, la eliminación del servicio militar obligatorio, que quitó a las FFAA su poder de número.

      Luego de los 90, creo, además ya empezó a pesar el recambio generacional, y el peso del rechazo social generalizado a las intervenciones militares en los asuntos públicos -algunos lo llaman “democratización” de los cuadros, lo cual me parece demasiado-.

  11. ABEL: ¿MINT en vez de BRIC? ¿Y que es MINT? ¿Maldivas, Islandia, Nepal, Togo?
    Eddie

    • Abel B. dice:

      México, Indonesia, Nigeria, Turquía. Pero podrían ser los que vos decís, si las expectativas de retorno de una inversión especulativa fueran las más altas allí.

      Abrazo

    • Rogelio dice:

      Just business, Eddie !!!

      BRICS: Suele citarse el origen del acrónimo en un informe DE Jim O’Neill, del banco de inversiones Goldman Sachs de 2001 => http://tw.gs/Txz3cx
      MINT: Fidelity International de Inversiones en 2011 en busca de la “próxima gran oportunidad” de los mercados globales => http://tw.gs/Txz3cV

      Pero ahora pareciera que se ha iniciado una especie de “Crisis de la globalización financiera”:

      1. Los bancos occidentales evalúan los costos de la crisis de Ucrania => http://tw.gs/Txz3d3
      2. Los banqueros de Moscú dicen que las empresas rusas han retirado miles de millones de Occidente. => http://tw.gs/Txz3d4
      3. Los tenedores extranjeros se ha desprendido la semana pasada del mayor volumen histórico de bonos del Tesoro USA => http://tw.gs/Txz3ez

      Saludos

      • Norberto dice:

        Además, por supuesto una inversión de bastante riesgo, donde México es la más estable, con su narcoguerra, Nigeria puede tener muchos recursos naturales, pero es un engendro del colonialismo de la Vieja Ladrona, donde los enfrentamientos tribales y religiosos son cosas de todos los días, y aún antes que Argentina, Indonesia y Turquía se han visto obligados a devaluar en buena proporción sus monedas.
        Como se ve interesante panorama.
        Nunca menos y abrazos.

  12. ana dice:

    Le ruego del ABEL no lo ofenda a ALVEAR.
    Entre estos ensayos de irnos del progressismo mamarracho al neo liberalismo fabricador de hambre por desendustrialización hay una pequeña diferencia.
    Si bien en algún sentido el ALVEARISMO ,según mi buen saber y entender ,no supo ver el avance del INTERNACIONALISMO ,todavía conservaba la ELITE INTELECTUAL de la clase media culta(mezcla entre los descendientes de flias tradicionales y la inmigración honrada) y NO COMPRENDIO LA NECESIDAD DE POSIBILITAR AL NATIVO la participación en el dominio del manejo del barco del país que atisbó el IRIGOYENISMO ,por lo menos la ELITE QUE LO DOMINABA ERA HONRADA.
    PERO AHORA PASAMOS DE PROGRESSISMO A NEO LIBERALISMO FRIO Y CALCULADOR CON UNA ELITE QUE DEJA MUCHO QUE DESEAR POR LOS ORÍGENES DE SU PATRIMONIO.

  13. […] con la idea, que expuse en Mis dudas sobre el alvearismo que viene son más prácticas. Dije hace algo más de un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: