FIAT, Italia, Argentina y la burguesía nacional

FCA_logo

Ayer leí un título impactante Fin de una era: la FIAT cambia de nombre y se muda de Italia (memo para comunicadores políticos: Clarín sigue siendo muy bueno en titulares), con un copete que resume la noticia «Completó su fusión con la Chrysler de EE.UU. Se llamarán FIAT Chrysler Automobiles (FCA). La casa nacida en Turín sigue siendo italiana pero tendrá sede legal en Holanda y fiscal en Gran Bretaña«.

La noticia está bien desarrollada en sus diversos aspectos y, para beneficio de los visitantes K más ortodoxos que no leen al diario de la Corpo, se las copio casi íntegra:

«La FIAT dejó de existir ayer oficialmente como lo que fue desde 1899, cuando nació la Fabbrica Italiana Automobili Torino, fundada por Giovanni Agnelli en la capital piamontesa. El Consejo de Administración anunció en Turín que ahora hay un nuevo logo con fondo azul con la sigla FCA (FIAT Chrysler Automobiles). La fusión ha dado nacimiento al séptimo constructor mundial de automóviles.

Es estéril discutir si FIAT ha dejado de ser italiana porque, en realidad, el corazón de los negocios seguía siempre en manos de la familia Agnelli, pero predominaban otros mercados, como Brasil y Polonia, que producen muchos más automóviles que los seis establecimientos italianos.

FIAT había entrado a la Chrysler en 2009 con un 20% cuando la casa de Detroit agonizaba y se salvó con los italianos pero, sobre todo, con la ayuda del gobierno Obama. El acto final fue la adquisición del 41,5% de las acciones que estaban en manos de Veba, el fondo de pensiones de los casi 56 mil dependientes de Chrysler. Pero ¿puede alguien decir que uno de los tres gigantes del automóvil de Detroit no es más norteamericano, aunque sus dueños sean italianos?

La alianza estratégica fue concordada e inspirada por un personaje, el ítalo–canadiense Sergio Marchionne, administrador de FIAT, quien ayer dijo: “Este es el día más importante de mi carrera con el logro de un sueño de cooperación industrial a nivel mundial”. Hace años que Marchionne predice que sobrevivirán en el futuro unos pocos protagonistas globales en el mercado mundial del automóvil, capaces de producir de 4 a 6 millones de coches y vehículos industriales.

En este cuadro, el corazón italiano se ha ido achicando. FIAT ha sido siempre sinónimo de Italia, capaz de haberle comprado su empresa a Enzo Ferrari. Y la Ferrari es un gran orgullo industrial y de diseño para los italianos. Pero la saturación de los mercados europeos y las crisis crónicas en Italia han llevado a que la empresa, con capacidad para producir 1,5 millones de autos en los seis establecimientos principales del grupo, haya vendido sólo 340 mil en 2013, el peor año de la posguerra. Si no se contaran las ganancias de Chrysler, que el año pasado tuvo beneficios netos de US$ 1.951 millones, FIAT estaría en rojo. En 2013 las pérdidas fueron de 911 millones de euros, más que los 787 millones que perdió en 2012. Esta semana, las acciones de FIAT en Milán cayeron por sus pérdidas en 2013.

La mudanza legal a Holanda y fiscal a Gran Bretaña no cambia la propiedad del nuevo séptimo grupo global. Pero representa un shock, porque ahora las cosas no se ven más desde el Lingotto de Turín, sede del grupo FIAT. En mayo será presentado un nuevo plan estratégico. Se sabrá qué futuro espera a los miles de obreros y empleados italianos.

Italia es un gran mercado en un contexto europeo, así que la FIAT con nuevo rostro seguirá haciendo negocios aquí. Además, el plan estratégico mostrará la importancia de la nueva línea de “máquinas” (como los italianos llaman a sus amados coches) bautizada “Premium”. En una cadena –en parte mantenida casi secreta– de talleres medianos y chicos, en el mejor estilo nacional de este país con una genial industria pequeña y mediana, se están estudiando, diseñando y carrozando nuevas Masserati, Alfa Romeo, Lancia, maravillosos autos que junto con la Ferrari buscarán el mercado mundial del lujo.

FIAT Chrysler y su nueva sigla FCA es ahora un grupo global. Marchionne prometió ayer inversiones por ocho mil millones de euros este año en Italia y el mantenimiento de los niveles ocupacionales actuales. “Estamos en un nuevo capítulo de nuestra historia”, dijo John Elkan, el joven presidente de FIAT que representa a la familia Agnelli. Su abuelo Gianni, antes de morir, lo convirtió en heredero principal para que maneje el paquete de acciones de la FIAT.

El primer ministro italiano, Enrico Letta, lució optimista y dijo: “Hoy FIAT Chrysler es un actor global y creo que la cuestión de la sede legal es absolutamente secundaria. Cuentan los puestos de trabajo, cuántas unidades se venden, la competitividad y la globalidad”.

La Nación también dió la noticia (Página 12, no. Raro), pero con un tono menos «pum para arriba»:

«Muchos italianos no ocultaban su perplejidad ante el nuevo logo, un simple gráfico con las letras FCA (Fiat Chrysler Automobiles) en azul, color histórico de la marca italiana, único elemento que hace referencia al pasado … «El cambio de nombre es un golpe al corazón para las generaciones crecidas con el mito de la marca de Turín. Esperemos que no sea también un golpe a la economía de un país que siempre apoyó a la empresa, también en los momentos difíciles», dijo Michele Meta, diputado del Partido Democrático y presidente de la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados.

Su comentario reflejó el sentir generalizado de muchos en Italia, donde, más allá de las afirmaciones de que nada cambiará, el anuncio del nacimiento del nuevo grupo fue interpretado como un «arrivederci» de Fiat a la península. Es decir, casi una virtual traición a la patria de parte de una empresa cuya historia está vinculada estrechamente con la del país y que, a lo largo de los años, que tuvieron altibajos, se benefició muchísimo de su posición de privilegio dentro de la industria italiana«.

Mi reflexión: Esta fusión es un dato más que refleja la realidad de la industria automotriz – ya dije varias veces en el blog que es imposible considerar por separado a la brasileña y la argentina, y que en ambos mercados se mueven las empresas globales – y, más importante, del capitalismo industrial realmente existente.

Atención: en casi todos los países existen, y en muchos crecen vigorosas, empresas industriales pequeñas y medianas, con raíces en su comunidad. En Argentina – y para el caso, en Italia – son la mayor fuente de trabajo. En nuestro país debemos fomentarlas ayudándolas en su acceso al crédito, y exigiéndoles incorporar tecnología y diseño. Me consta personalmente, además, que todavía existen industriales del viejo estilo, que ponen el corazón en sus fábricas. Pero… en la realidad económica, la gran mayoría es proveedora o contratista de las grandes empresas, o florece en un nicho protegido por el Estado. El poder económico pertenece a las grandes. Que no están atadas a las fronteras nacionales.

Si me parece que vale la pena repetir estas obviedades, es porque en buena parte de la militancia política, oficialista y también opositora, se repiten viejos conceptos sobre la «burguesía nacional». Que se toman de los que escribían Scalabrini Ortiz y otros pensadores en la década de 1930 sobre batallas que habían dado, de 1870 a 1890, Carlos Pellegrini, José Hernández,… Tenemos entonces un discurso político más o menos progre – en boca de voceros, casi todos, de origen pequeño burgués – explicando como debería ser una buena burguesía nacional. Y lamentándose porque los capitalistas, claro, no se comportan así.

Para escandalizar a mis amigos kirchneristas, pero también porque estoy convencido de eso, en mayo de 2010 subí, en La burguesía nacional y la soja, este análisis

«Quiero indicarles un sujeto socio-económico argentino que reúne las condiciones de cómo debería ser una burguesía nacional: Un sector empresario dinámico y numeroso que ha incorporado innovaciones tecnológicas fundamentales, que ha modificado también las relaciones tradicionales entre la propiedad de los medios de producción y su utilización, y que es un jugador importante en el mercado mundial de sus productos. Se trata en su gran mayoría de empresarios nacionales, que invierten en el país. Algunos de ellos están extendiendo sus explotaciones a países vecinos; los más innovadores, exportan su tecnología a países muy desarrollados. Pero no han mostrado ninguna inclinación masiva – al contrario de lo que sucedió en otros rubros de la economía – a vender sus empresas a inversores extranjeros.

Otro aspecto importante para ubicarlos en la la tradicional concepción de una “burguesía nacional” es que son muchos, decenas de miles, y de niveles patrimoniales muy diversos. Entre ellos están algunas de las fortunas más importantes de la Argentina actual, pero la mayoría de ellos estaba hace diez años “en la lona”, aunque hoy son muy prósperos. De paso, e inevitablemente, han adquirido poder político (pusieron 13 diputados nacionales en la elección de 2009).

Por supuesto, estoy hablando de los empresarios rurales, en particular de los sojeros … Tienen poco que ver con los viejos terratenientes de la Pampa húmeda. Ni están vinculados necesariamente con las sociedades anónimas que poseen hoy la mayor parte de las propiedades. Porque se ha separado la actividad agropecuaria de la propiedad del suelo: Hoy la tierra es un insumo más, que se alquila. Los más grandes productores, los Grobo, no están ni de lejos entre los propietarios de mayor cantidad de hectáreas«.

Por supuesto, está claro que ese sector – lo que no pasó con esos 13 diputados lo hace evidente – no ha sido capaz de construir nuevas alianzas, ni elaborar una propuesta para el conjunto de la Nación (la idea que una clase social en ascenso inevitablemente lo hace es una de las fantasías marxistas). Además, hay un punto concreto que indica que no debemos poner esperanzas en que por ahí vendrá la solución a nuestros problemas: es una actividad que no crea muchas fuentes de trabajo. Y, peor, desplaza poblaciones rurales. La sociedad en su conjunto deberá elaborar – más allá de las retenciones para recaudar – las reglas que permitan que el desarrollo de la agricultura industrializada sea sustentable en términos ecológicos y, sobre todo, humanos.

Pero el punto es que esos chacareros de la Pampa gringa, en su esfuerzo, su ambición y su egoísmo, representan muy bien lo que es el empresario, de cualquier clase. Son lo que son, no lo que los intelectuales sostienen que deberían ser. En ninguna sociedad se ha construido el capitalismo con carmelitas descalzas (Y las que se proclamaron socialistas, Rusia y China, produjeron algunos de los especímenes más despiadados).

Es más, esos capitalistas deben ser favorecidos por el Estado por sobre un personaje muy parecido en sus objetivos – ganar dinero – pero que no construye: el especulador. Que, en la actual etapa del capitalismo financiero global, ha adquirido la posición dominante, tengámoslo en cuenta.

Para finalizar con la opinión de alguien optimista, volvemos a la nota de Clarín, que la completa con un breve reportaje a Cristiano Rattazzi, el presidente de FIAT Argentina. Dice, terminante “Es un cambio necesario para la empresa”. Y agrega, en un arranque expansivo de sinceridad «-La mayoría (del capital accionario) es italiana. Los dueños de la firma, la familia (Agnelli), siguen controlando la empresa. Pero, además, pongamos otra cuestión: ¿qué significa ser italiano hoy en día en estos casos? La economía actual es global, trasciende las fronteras, las necesidades cambian…«.

Debo decir que no estoy completamente de acuerdo. Las características nacionales siguen existiendo. Por ejemplo, el mismo Cristiano Ratazzi es un tipo distinto de italiano que el que personifica, por ejemplo, don Paolo Rocca, con su imagen formal y un tanto severa de padrone. Pero Ratazzi, como podemos ver en este simpático video, es un italiano característico, alguien que podía haber filmado Vittorio De Sica.

28 Responses to FIAT, Italia, Argentina y la burguesía nacional

  1. Alcides Acevedo dice:

    Es el problema de los Nac&Pop: el extremo provincianismo y anacronismo.

    No entienden los merdados globlales y siguen referenciaándose en escritos de la década del 50….

    Veanos, en particular la industria automotriz se viene revolucionado desde hace 2 décadas por los menos… ya Chrysler tuvo un intento fallido de asociación con Mercedes-Benz… las industrias coreanas a fines de los 90 casi van a la ruina, los afamados fabricantes suecos Volvo y Saab ¿qué podemos decir?, Volvo fue adquirida primero por Ford y ahora es propiedad de una empresa china… Saab no se sabe bien en qué anda…
    En particular Fiat fabricaba muchos más autos en Polonia que en Italia estos últimos años…

    Pero no sólo la industria automotriz… ¿se acuerdan de la famosa empresa finlandesa Nokia? Microsoft la acaba de comprar por monedas… Lenovo (empresa china) compró a Motorola esta semana… hace años había comprado la división de computadoras personales de IBM.

    Y así siguiendo….

    No entienden nada, no entienden las cadenas de valor globales, siguen pensando en sustituir no se sabe qué cosa en no se sabe cuánto tiempo…. después le echan la culpa del desbarajuste de la economía a una maniobra cambiaria de Shell.

    Ustedes (los Nac&Pop) le hacen, en definitiva, mucho mal al país…

  2. Politico Aficionado dice:

    Alcides Acevedo parece coincidir con un viejo planteo del Che Guevara: «La burguesía nacional no existe».

  3. ABEL: He seguido con mucho interés la evolución de Chrysler bajo la batuta del «signore» Sergio Marchionne, un tipo al que aquí tienen en muy alta consideración (con decirte que lo llaman «the turnaround artista»). Justamente, en un comentario que escribí en mi blog hace unos días, mencioné que ahora la Chrysler es tan exitosa que le compró al sindicato de trabajadores (UAW) su participación accionaria (pagará 4.350 millones de dólares, que ingresarán al fondo de pensiones del gremio). Y como la publicidad del Dodge Dart insiste en que se basa en el Alfa Romeo Giuletta, ahora es «cool» tener uno. Ya sabés la contradicción en que viven los gringos: piensan que todo lo de aquí es mejor pero simultáneamente se mean por cualquier cosa que les huela a sofisticación europea.
    Eddie

  4. victorlustig dice:

    Lo notable de los liberales all uso nostro es el cambio instantaneo de ejemplos
    de Nokia pujante globalizada a una porqueria (lo era, desde que la tomo Elop su destino no podia dejar de ser Microsoft)
    de Motorola comprada por Google, basicamente gratis, y vendida en parte a Lenovo (las patentes?), el cash se lo quedo.
    but, ahora no importa donde este el HQ, antes era un problema del pais que no permitia que florecieran industrias…

    con lo cual, mi estimado Alcides, es el pais que no permite florecer industrias o es que el capital (logicamente) busca su mejor retorno? independientemente del pais?

    no esta de mas mencionar que, siguiendo esa linea de pensamiento, lo logico para el pais es retomar la JNG.

    Ah, cadenas de valor, si, claro, los japoneses dejan el diseño afuera de Japon, sin duda alguna, las midsize de Silicon Valley se van de USA, y ninguna industria recibio apoyo estatal implicito o explicito nunca, dame un ejemplo, ponele, de 1830 para aca, 1 solo ( y te dejo la Navigation Act afuera ponele), eso es lo que liberales all uso nostro no entienden, Financial Times y Economist, si, y lo dicen, quizas debieras leer algo de liberalismo
    BTW, a pesar de los double irish sandwich y minucias por el estilo, los HQ no se mueven, por?

  5. Andrés dice:

    Buenas Abel,

    Primero quiero señalar una contradicción entre la visión de Marcchione y el plan estratégico de la compañía: No es compatible pensar que la supervivencia depende de vender un gran volumen (4 a 6 millones de vehículos) y a su vez basar fundamentalmente la estrategia de esa compañía en una línea «premium» que sólo una ínfima minoría puede pagar.

    Ahora lo importante: La burguesía nacional. Creo que no tomamos en consideración otros aspectos del tema y por eso las discusiones son muy limitadas. Por ejemplo, discutimos siempre sobre temas éticos o filosóficos que considero agotados, si la BN (burguesía nacional) tiene o no derecho a ser egoista o ambiciosa, por qu’eno «piensa en el país», etc.

    Personalmente, creo que pasa por otro lado: Las burguesías nacionales se comportan como tales cuando no les queda más remedio. Países como Corea, Japón e Israel desarrollaron este tipo de actores socioeconómicos porque las circunstancias sociales y geopolíticas lo impusieron:

    – Japón perdió la SGM y fue obligado a buscar otro paradigma de desarrollo que no fuera el militarismo, a su vez habiendo perdido el acceso a materias primas baratas en sus ex-colonias y con la tutela yanqui que no quería ni por asomo una revuelta popular ante los dueños de los conglomerados empresariales (el peligro rojo).

    (continua)

  6. Andrés dice:

    Eso obligó a sus empresarios a volverse eficientes desde el minuto cero (no por nada la calidad total y el modelo Toyota nacieron allí en los 50 con Juran y Deming, cuando en USA ni le daban bola al tema), a aprender a ser colaborativos (el terremoto de Osaka en los 90 testimonia una conducta colaborativa, se estudia en los business schools de USA) y sobre todo a colaborar sin reparos con el estatal MITI para promover exportaciones. Una especie de pacto social donde el empresario se subordinaba a la planificación estatal a cambio de un aumento de sus exportaciones (mayormente industriales) y el consumidor se aguanta pagar precios muchos más altos por los productos nacionales que en USA y Europa como parte sustancial de esa estrategia (andá a explicárselo a la clase media argentina que se stockea en los outlets de la Florida…).

    – Corea del Sur surge de la guerra de los 50 destrozada y atrasada respecto a norte comunista y con una base social agraria. El gobierno surcoreano realiza una transformación similar al caso japonés: Deja que sus conglomerados crezcan a costa de la superexplotación de la mano de obra a cambio de subordinarse a las políticas de desarrollo estatal. La población acepta las larguísimas jornadas de trabajo (pese a grandes protestas sociales) porque la visión estatal es la única que alternativas creibles. Así se crearon, con grandes sacrificios, los conglomerados cono Samsung, Hyundai y otros.

    – Israel, pese al continuo influjo de ayuda de USA y otras comunidades judías alrededor del mundo, supo siempre que su supervivencia dependía en última instancia del acceso a equipamiento militar de buena calidad y cantidad, y por eso debía quedar en sus manos, por lo que durante décadas ofreció un sinnúmero de ventajas a sus empresas militar-industriales, atrayendo además a técnicos y científicos judíos de todo el planeta para que ayuden a impulsar sus industrias satélites (semiconductores, químicos, piezas mecánicas de alta precisión, etc.). No es una casualidad que hayan ganado buena parte del mercado mundial de fibra óptica, armas, elementos de seguridad, etc.

    Tres casos diferentes pero con el mismo denominador común: O los empresarios se adaptaban al nuevo esquema o no sobrevivían. Seguían siendo y son tan egoístas y ambiciosos como los emrpesarios latinoamericanos y norteamericanos. Además, el apoyo financiero y comercial de USA jugó su rol.

    Nuestros empresarios, en cambio, no están insertos en un medio cuya supervivencia esté amenazada por el estallido de conflictos sociales o por una disputa geopolítica donde seamos una pieza clave para un bloque determinado (USA vs URSS ayer, USA vs China y Rusia hoy, etc.).

    Los sojeros seguirán exportando incluso si el tejido social se degrada a los niveles de Colombia o México (ambos países siguen sosteniendo un sistema exportador pese a la actividad de guerrillas, de paramilitares y de grupos criminales que hacen la vida cotidiana una pesadilla), y las multinacionales automotrices simplemente mudarán sus plantas ante alta conflictividad social o un abrupto desplome de las ventas internas.

    Qué puede cambiar la situación en Argentina?

    – Un abrupto cambio en el escenario financiero mundial, donde el dólar pierda gran parte de su valor y ya no se sepa cuánto valen las exportaciones ni en qué moneda ahorrar. Causará grandes cataclismos en todos los países pero en Argentina el paradigma exportador sufrirá un golpe muy fuerte y la centralidad del mercado interno y de la moneda nacional se afianzarán y con ellas los cambios en actores sociales.

    – Una perpetuación del escenario actual donde una media docena de escándalos tipo Bunge & Born con Venezuela en los 80-90 y el poco crecimiento del empleo en estos conglomerados termine hartando a una gran parte de la población. Lo del empleo no es un detalle nimio: La clase media admira a esas empresas en tanto y en cuanto mantengan la expectativa de ascenso social realizable a través de sus rangos.

    – Un subibaja continuo de precios manipulados por los oligopolios agroalimentarios que lleven a muchos consumidores a preferir marcas de segunda línea de PYMEs y cooperativas industriales de alimentos. De allí pueden surgir reemplazos a las grandes empresas actuales, con actores dispuestos a invertir y a diversificarse teniendo en cuenta que los grandísimos márgenes de ganancia no son sostenibles.

    Saludos,

    Andrés

  7. Lit dice:

    Ni Alcides ni Abel parecen haber leido Insubordinacion y desarrollo de Gullo. Les recomiendo su lectura. En particular el caso Corea del Sur con su acería.

    El mundo suele ser diferente a nuestras anteojeras.

  8. Abel B. dice:

    Estimados:

    Gracias x sus aportes. Algunos me impulsan a responderles (no Alcides. Sería inútil).

    Lit:
    He leído «La insubordinación fundante». Es más, Gullo fue invitado a disertar en un seminario del Foro San Martín, hace dos años.
    Estoy de acuerdo con su idea central, y buena parte de sus conclusiones. Y no veo donde choca con lo que relato en el posteo.

    Que Marchionne no acuerda con Gullo, obvio. Pero Marchionne no tiene responsabilidad, ni se interesa, por el desarrollo nacional.

    Andrés:
    Sus dos comentarios son muy buenos. Y merecen un posteo propio (procuraré usarlos).

    Mi observación: Ud. pone énfasis en las circunstancias q rodearon esos procesos de industrialización. Como Gullo pone énfasis en la decisión. Excelente. Ambos aspectos deben ser tenidos en cuenta.

    Ahora, el punto de esta noticia tiene que ver con la estrategia. Que siempre está relacionada a una decisión y a unas circunstancias determinadas. Argentina debe desarrollar y modernizar su industria, su economía, en ESTE marco. Que no es el de Japón en 1870 ni Corea del Sur en 1950. Que incluye a los Marchionne en lo global y, Dios nos salve, a los Ratazzi en lo local.

    Abrazos

  9. […] compatriotas que tienen sangre italiana, servirá para compensar la fuga de FIAT, de la que hablo aquí (Pensé en Domenico Modugno, pero Volare habría sido […]

  10. victorlustig dice:

    Andres se olvida de una cosa, el empleo de por vida japones, y eso, es la otra parte

    No es cierto que no le daban bola a Deming, en rigor fue Shewhart y, como tantas cosas eran de Bell Labs, es un error muy comun, y, si, le daban bola en la Bell.

    BTW los whiz kids no hubieran existido sin el primero probablemente

  11. Abel B. dice:

    OTRO SÍ, DIGO:

    Recién el estimable Artemio subió esto
    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2014/02/desfinanciar-al-estado-recuerdos-del.html

    Echa luz sobre el problema, apuntando a un factor más.

  12. Rogelio dice:

    Estimado Abel:

    Las cosas por su nombre: italianos y burguesía neocolonial

    Ya que hablamos de italianos, quizás sea oportuno recordar que el Estado Italiano controla la empresa EDESUR
    Lo hace vía el Grupo Enel y Distrilec Inversora SA que manejan desde el año 2000 el 56,4% del paquete accionario de EDESUR.

    Tomar nota que en Italia (Ley 474 de 1999) ningún accionista que no sea el propio Estado Italiano puede acumular más del 3% de las acciones de empresas de energía (incluída ENI).

    Entre nosotros se trata de un tema clásico de todos los meses de enero,
    Para ampliar dejo un link del verano pasado => click ACÁ

    El futuro energético de los argentinos
    Es un tema que tendrán que abordar los aspirantes a gobernar a partir de 2015.

    O quizás no: si nosotros colaboramos con «un poco de amnesia» tal vez logren zafar y todo continúe en penumbras, sin transparencia.

    Saludos

  13. Abel B. dice:

    Querido Rogelio:

    Ya que pedís llamar a las cosas por su nombre. Una «cosa» a mencionar es la decisión del Estado argentino que, a partir de Menem, dejó en manos privadas (o en este caso, italianas) la prestación del servicio eléctrico. Y desde entonces, incluidas las gestiones de De la Rúa, Duhalde, Néstor y Cristina, no pudo, no supo y/o no quiso controlar eficazmente. Al menos en el A.M.B.A.

    Abrazo

  14. ANDRÉS: No entiendo bien si tu crítica a la estrategia comercial del signore Marchionne se basa en mi comentario acerca del Dodge Dart, pero por las dudas te aclaro: este hijo cuasi putativo -con perdón de la palabra- del Alfa Romeo Giuletta no integra ninguna línea «premium». El precio del 2014 oscila entre los 16 y 23 mil dólares, cifras bastante modestitas para los parámetros de este país. Incluso es ligeramente más barato que los carros con los que compite y a los que aspira a desbancar: el Ford Focus, el Toyota Corolla y el Honda Civic, líderes del mercado en ese rango. Aunque, claro, tendrá que comer mucho chuño para lograrlo pues le llevan mucha ventaja por ahora.
    Eddie

  15. Andrés dice:

    Eddie,

    No es respecto a tu comentario, sino por lo que señala el artículo de Clarin que posteó Abel.
    Saludos,

    Andrés

  16. Rogelio dice:

    Abel:

    Efectivamente, tal como señalas muy bien, en materia de política energética se observa una continuidad notable en las últimas 2 décadas y media.
    Porque «no se pudo, no se supo y/o no se quiso» hacer nada mejor.
    Cada uno puede elegir la explicación que más le agrade.

    Las consecuencias más obvias que tenemos a la vista en la actualidad son:
    1. más de 11.000 millones de dólares anuales destinados a la importación de combustibles;
    2. los servicios electricos colapsan invariablemente cada vez que hay alguna tormenta fuerte o hace mucho calor y ponen a demasiados ciudadanos en situaciones de emergencia propias de siglos pasados.

    Ahí tenemos también el caso de la Central Atómica Atucha II que a 2 años y medio de su inauguración (en octubre 2011) aún no ha comenzado a generar electricidad.
    Mientras tanto los organismos ministeriales que deben informar detalladamente sobre ese proyecto permanecen absolutamente herméticos como si se tratara de una cuestión privada o íntima sobre la que no deben rendir cuentas a nadie.
    A ésta altura cuesta esperar soluciones o correcciones de los responsables de llevar adelante éstas políticas.

    Evaluación metódica de las políticas públicas
    No estoy en una actitud contestaria.
    Sí quiero ayudar a construir una cultura y procedimientos institucionales para evaluación de las políticas públicas, tal como manifesté en otros comentarios de tu blog.
    Sin evaluación responsable de las politicas públicas no hay ninguna posibilidad de mejorar ni de afrontar el futuro con chances razonables de éxito.

    Agenda 2015: que todos defiendan sus intereses
    Quizás tenga sentido procurar que el tema energético sea una punto clave en la Agenda 2015 (ya se está articulando hoy mismo).
    Que quienes aspiran a gobernar definan cuáles son sus propuestas y compromisos en consulta activa con los distintos sectores de la vida política y social (trabajadores, productores industriales y agrarios, técnicos y científicos, comerciales, …) a los que tienen que dar la ocasión de que hagan valer sus propios intereses.

    Un abrazo

  17. Gerardo josé González dice:

    Coincido completamente con Alcides Acevedo, a quién Abel trata mal pero lo publica, como a mí, que no me trata ni bien ni mal.
    Fiat se fue de Italia y quizá del mundo. Una empresa que cae hasta el punto que alcanzó en su país, no puede salvarse afuera. No puede echar ni un dependiente en Italia y pensar que EEUU le permitirá subsidiar a la península es cosa de locos.
    Ma que burguesía nacional ! Eso es un concepto de 1950.
    Acá FIAT apenas sobrevive, vean sus ventas.

  18. Silenoz dice:

    Lo que comenta Andrés de ciertas burguesías es pertinente pero de todas maneras, si buscamos algún paralelismo me parece que ninguno de los tres casos se acercan a nuestra problemática por que todos esos países no contaban con abundancia de algún recurso natural como para que el rentismo primara. Detenerse en los milagros japonés o alemán es engañoso, el repunte fue “milagroso” tras los bombazos por que sólo hubo que reconstruir infraestructura, lo más valioso (materia gris, procesos productivos, vocación empresarial, planificación estatal, etc) ya lo habían conseguido durante el S XIX.

    Tampoco alcanzaría con fijarnos que pasó en países como los nórdicos, Australia, N. Zelanda o Canadá que si se parecían a nuestra realidad (no pongo a los yanquis por que todos sabemos como resolvieron la disyuntiva) por que, como bien apunta Abel, la situación mundial en el S XIX no se parece en nada a la actual

    Pero lo que si se debe rescatar es que en todos los casos por la cuestión que sea, las elites gobernantes lograron encolumnar a la mayoría de los sectores sociales detrás de un proyecto. El caso paradigmático es el alemán en donde un junker (no muy progre que digamos) se embanderó en el “relato” de F. List y notablemente en un poco menos que 50 años disputaba de igual con la industria inglesa con el “agravante” que para 1850 Alemania no existía como país. Es lograr lo que don Ferrer más o menos definió, hace rato ya, con su concepto de “densidad nacional”.

    Yo creo que el gran impedimento para dedicarnos a “laburar” pasa por la formulación de ese proyecto “encolumnador” y, una vez puesto de acuerdo en esto, buscarle la vuelta debería ser tan problemático como en aquellos tiempos. La búsqueda de ese “relato” que realmente pegue a quienes corresponda es lo que falta, nada fácil por cierto por que el “relato” de proyecto de país del pocho (quienes muy pocos cuestionarán seguramente) tampoco caló hondo.

    Y otro gran impedimento es la extranjerización de nuestra economía, eso nos juega totalmente en contra y no por malos en su totalidad al menos, sino que inclusive pone “barreras a la entrada” de nuestros PyMES. Ahí abajo está el potencial no por patriotas sino por ansias de ser referentes en su metié y/o trascender el país.

    Y bueno, el lugar que no ocupa el privado deberá hacerlo el Estado.

    Saludos

  19. Mariano T. dice:

    No echa mucha luz. Maslaton es el DÉlía de la derecha, y no siembra una hectárea. No es nadie

  20. Mariano T. dice:

    Y mientras tanto la enemistad entre un gobierno de 12 años y la vedadera burguesía nacional debe ser un caso único en el mundo, con ambos sectores tratando de causarse el máximo daño.
    Y en todos estos 12 años (Perón gobernó solo 9, en comparación), la base industrial avanzó muy poquito, apenas cambiaron tímidamente la proporción de exportaciones, y se constituyó una limitante para un desarrollo ulterior que son las divisas.

  21. EduA dice:

    Perdón, Andrés, no me parece que haya una contradicción. El artículo no dice que basará «fundamentalmente» su estrategia en la línea «premium» sino -textual- «Además, el plan estratégico mostrará la importancia de la nueva línea de “máquinas” (como los italianos llaman a sus amados coches) bautizada “Premium”. Dice, «además» e «importancia», no «fundamentalmente». Sin duda esta línea tiene como objeto captar a la crema de la demanda, chica pero muy rentable, ofreciéndoles autos construidos aprovechando el mallado histórico de excelencia de empresas especializadas en Italia, que es lo que el artículo indica o permite inferir. El volumen se obtiene con otros modelos, como el Dart que señala Marmaduke, o el 500, o tantos otros actuales o por venir.

  22. Silenoz dice:

    A esa «verdadera burguesía nacional» que hacés referencia más vale perderla que encontrarla. Desde el momento en que no son capaces de ver más allá del poroto sin procesar… tan sólo les resta pedir que la tierra «no se seque nunca», «visionarismo» que no llega siquiera a la punta de la nariz.

    Si el más destacado de dicha «verdadera burguesía nacional» es un Grobo, ‘tamo’ jodido’

  23. victorlustig dice:

    Notable, realmente notable, Uds creen que Fiat desaparece, les sugeriria revisar como funcionan las estructuras impositivas en USA.

    BTW Silenoz, lo dije en 2008, esto es la crisis de 1873, cambiamos los nombres nomas, el desarrollo es el mismo, y, en vez de los descubrimientos de oro, esta la maquinita de la Fed

    de paso, todas, absolutamente todas las burguesias son iguales, los robber barons eran burguesia de USA recuerdelo, depende del gobierno ayudarlas o pelearse con ellas

  24. […] cómo no. Además, creo que completa, con una ducha fría de realismo, las reflexiones que yo hacía ayer sobre la “burguesía nacional”. Al final, agrego unas […]

  25. Silenoz dice:

    «todas, absolutamente todas las burguesias son iguales»

    Mmmmm si y no, la burguesía japonesa comprometió trabajo de por vida….

    Pero lo más importante es que esas burguesías eran nacionales, lo que NO pasa con nosotros pensando en el nucleo dominante de la UIA.

    Y un sector «patriótico» que no se le ocurriría NUNCA intentar ganar más poniendo aunque sea un poco de «valor agregado» a sus yuyos…. ¿Para qué si así tan pauperizados como están pueden ahorrar en gusanos y, encima, tienen espalda para tironearla por meses?

    Se conforman con u$s 300 la TN a diferencia de obtener unos mil y pico como hace N. Zelanda.

    Si le tomo el «límite» al si y no de arriba, me parece que tiende a no

  26. victorlustig dice:

    Silenoz

    40 años de pendulo solo hacen que los reflejos sean defensivos.
    Le doy un ejemplo

    Monte Maiz, nacieron con la proteccion, despues, si, no, si, no

    Ud que cree que haria un metalmecanico de ahi, vender, tener la menor cantidad de gente posible y con el exceso comprar campo

    Cambiar educacion asi, es tarea de mas de 20 años de seguir en la misma, como Brasil, que estuvo 60 y aun le cuesta.

    La gente es igual en todos lados, y, es razonable que alguien que ve que estas con deficit, dolar bajo, inflacion y reservas bajando piense automaticamente, el dia de la marmota y actue en consecuencia.

    La gente no quiere epica, quiere vivir razonablemente con el producto de su trabajo, y, ese es el recuerdo de Peron, quiere que sus hijos vivan mejor que ellos, y asi siguiendo.

  27. Silenoz dice:

    Victor yo no hablé nunca de épica y/o patriotismo, además los comportamientos que citás no son más que el reflejo de una situación que delinea la administración -circunstancial- del estado de acuerdo a la «elite» -con sus distintas alianzas- que asume.

    Vos, yo y «laggente» lo que hacemos es tratar de adecuarnos a dicho contexto.

  28. Jorge Alberto DIOS dice:

    FIAT PLAN ARGENTINA, ENGAÑA A LA GENTE. JORGE ALBERTO DIOS. GRUPO N° 9354 ORDEN N° 165. PAGAMOS DOS VECES LAS CUOTAS, Y ME DIJERON QUE SE EQUIVOCARON, PERO NO ME DEVUELVEN EL DINERO. QUE PASA.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: